09 abril 2013

Novedades en la guerra de sexos

Noticias de nuestro(a) corresponsal en la guerra de sexos. ¿Cómo va la lucha intrépido(a) y sagaz reportero(a)? 
  • Dura y encarnizada, popular y distinguido(a) presentador(a) del telediario de turno. Las huestes femeninas han penetrado a fondo en lugares claves dentro del territorio enemigo. El ejercito masculino parece estar en plena retirada y a la defensiva.
  • ¿Parece? 
  • Sí, algunos(as) conspicuos(as) observadores(as) militares no se fían de tal repliegue. Según ellos(as), todo podría obedecer a una táctica masculina para debilitar a las mujeres. Comentan que ellas, al ocupar más territorio y diversificar sus acciones, reducen su capacidad de maniobra y estarían en situación de debilidad  en caso de que el machismo solapado decidiera lanzar una última y taimada contraofensiva.
  • Escueto resumen, intrépido(a) y sagaz reportero(a)
  • Gracias, popular y distinguido(a) presentador(a) del telediario de turno.

59 comentarios:

  1. vivo en un quinto, las guerras del sexto son como mi bso :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo te que te imaginaba viviendo en un caserón enorme allá por los Pirineos. Yo sí que vivo en el sexto y entiendo de guerras vecinales. Aprovecho la ocasión para poner la banda sonora de un tema que bordaba Susana Rinaldi.
      http://www.youtube.com/watch?v=Rc4F3vgRtbM
      (Para copiar el enlace hay que hacerlo desde el menú archivo)

      Eliminar
    2. no imaginabas tan mal. llevo uana doble vida por imperativo laboral. en la ciudad (sin exagerar, eso si) por el dia, a casi 1110 metros de altura en el prepirineo para dormir, tranquilo y sin ruidos (que eso me los prefiero elegir a mi gusto).

      Eliminar
    3. Siempre has sido hombre de extremos, Jesús y me parece muy bien. Solo espero que no tengas Jet Lag entre tanto viaje:)

      Eliminar
  2. Demasiado paréntesis. Tanto paréntesis no puede ser bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno, Angie, ¿acaso la vida no es un paréntesis entre dos nadas?
      Besos

      Eliminar
  3. Paa mi que las mujeres solo mandan, desde hace años y ahora lo quieren hacer público...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la exteriorización de un poder implícito y solapado legitimado ahora por la buena conciencia.

      Eliminar
  4. Al final tanto monta, monta tanto,(Isabel como Fernado) (la Tacher y el Reagan). Entre los dos jodieron el mundo.
    Esto del victivismo entre sexos no cuela, al menos en lo que se refiere en las altas estancias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tú, los hechos así lo manifiestan. No sé puede usar la diferenciación de sexos solo en aquellas cuestiones en que favorece a la parte que uno defiende.

      Eliminar
  5. Subestima nuestra capacidad de reorganización el intrépido reportero.
    No tienen las armas cambiadas los del dibujo???

    Un beso, Krapps.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La observación del reportero o de las fuentes que alimentan su información quizás sean producto de que cuanto más alejamiento de la zona de aprovisionamiento se corre más peligro de que te pille el contraataque. O sea, como ha jugado siempre el Atlético de Madrid.
      Me temo que eso de las armas cambiadas está hecho con cierta mala leche ya que se combate al otro con las mismas armas que mejor sabe utilizar.
      Besos

      Eliminar
  6. Margaret Thatcher o Angela Merkel son la mejor demostración de que el poder político no tiene sexo: una vez instalados en él, no hay mujeres ni hombres. Ambos géneros, como uno solo, se dedican a servir al Poder Supremo, que por supuesto tampoco sabe qué es eso del sexo ni le importa.

    Y con cualquier opción de poder (empresarial, sindical, etc) pasa lo mismo. Yo aún diría más: muchas mujeres, por esa pulsión competitiva que el sistema nos inocula, pretenden asentarse en su área de poder por el sistema de ser más macho que los machos.

    Tal vez la inteligencia femenina sea superior; y estoy convencido de que lo son su capacidad de trabajo y de estudio: no hay más que ver las universidades hoy en día. Pero otra cosa es el contacto con el mando: eso emborracha a cualquiera. Así que, al menos en lo que a mí respecta, que hagan lo que quieran. No les arriendo la ganancia.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo.
      Tras estos conflictos y aspiraciones lo que hay son relaciones de poder. Ahora mismo vivimos en la falsedad de la violencia de género. No hay violencia de género, hay violencia del poderoso o del que se cree tal al débil o al que se cree tal. No hay diferencias entre acoso laboral, acoso escolar o acoso familiar. No hay diferencia entre violencia contra las mujeres, violencia contra los hijos o de éstos a los padres y violencia de los jefes contra los currantes. Todo es producto del uso y el abuso del poder.

      Eliminar
    2. Pero no olvidemos que el ''poder'', aunque sea casi siempre invisible a nuestros ojos, nunca es un ente abstracto. Analizándolo, el que pueda, verá empresas y personas detrás. Y yendo al mundo ''micro'', el del día a día, el despacho y el supermercado, según de qué contexto hablemos, todavía hay demasiado machismo como para olvidarnos de ese problema. Y no hablemos en los países islámicos, por ejemplo. O sea que sí hay diferencia entre unos tipos de violencia y otros, aunque convengo en que todos compartan cierta naturaleza común: aglutinar a todos en ese ente ''poder'' lleva replegarnos y evitar encontrar soluciones para cada problema que veamos.

      Eliminar
    3. El poder es el objetivo último, el que justifica el conflicto y la opresión. No es en si mismo algo a lo que hay que combatir como no se puede combatir los condicionamientos emocionales que son intrínsecos anuestra condición humana. Lo que si podemos hacer es ser conscientes de sus tentaciones e intentar canalizarlo para que no sea dañino para nadie. Eso supone acercarse a cada realidad, conocerla y combatir sus taras con los medios que cada una nos permite sin dejar de pensar nunca en el objetivo último.

      Eliminar
    4. A eso iba, a que llevar el tema al 'Poder' no nos lleva a nada, al menos si queremos problematizarlo, claro. Es que hemos salido del tema, porque yo hablaba en concreto del machismo. Ya sé que hoy en día hay mucha tontería en esto de la 'guerra de sexos', o quizás habría que decir mucho/a tontería/o, pero el machismo sigue siendo un problema en muchos ambientes, y basta en principio con estar atentos para sofocar los incendios cuando estén en nuestra mano, por así decirlo.

      Eliminar
    5. De todas formas, esto solo era un apunte a lo que decíais. La entrada trata también de otras cosas, y me recuerda un poco a otra que escribiste con la que estaba muy de acuerdo. No recuerdo el nombre, iba sobre las mujeres que siguieron la estela del hombre, en su proceso de emancipación, quedándose a veces sin una identidad definidad y cayendo en el rol de ''Brigget Jones'', con sus insatisfacciones. Yo firmaría esta idea, aunque sin generalizarla a todas las mujeres bien ''emancipadas'' y diversificadas, claro. Creo que es un proceso inevitable y necesario el que hayan trasmutado así el rol y, poco a poco, acabarán evolucionando (hablo siempre en general, como si fueran una especie de colectivo, cosa también dudosa) hacia algo distinto. Entonces habrá una sociedad realmente igualitaria.

      Eliminar
  7. Masculino,femenino,plural,singular, etc.Esto es como el cantar del meo Cid cada uno lo entiende a su manera...En vez de estar guerreando lo mejor es unirnos en un mísmo frente y que el que valga que marque las pautas y que mas da que sea nene/a?

    Esto es lo que nos debilita: estos pulsos que mantenemos aveces inecesariamente.Esa es, mí modesta opinión.

    Un abrazo feliz día Krapp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diferenciación de género ha sido muy útil para la consolidación del patriarcado y ahora es muy útil para reivindicar el papel de las mujeres pero como tal como expresé en el comentario anterior creo que enmascara otras guerras más reales y sí, como dices nos debilita a todos porque nos hace errar en nuestros objetivos.
      Abrazos y feliz día.

      Eliminar
  8. Yo he vivido (y sigo viviendo) en un mundo dominado totalmente por las mujeres, pero no me rebelo. Sé que es así, y en cierto modo, me gusta, por lo menos ahora.

    ResponderEliminar
  9. No eres el único en ese tipo de situación pero quizás participas del privilegio que supone ser diferente en un mundo de iguales cuando esa diferencia no es motivo de rivalidad y encima hasta puede que te lleven en "palmitas".

    ResponderEliminar
  10. Concuerdo con que, al intentar ocupar más territorio, las mujeres hemos perdido capacidad de maniobra, Doc., y hemos además entablado una feroz guerra ya no con "el sexo opuesto", que considero complementario y absolutamente indispensable en mi vida de mujer, sino con nuestras propias fuerzas y aspiraciones reales a una vida plenificante. No se puede estar en todo y seguimos intentándolo... Eso de que tenemos un umbral más alto de atención dispersa es sólo un mito. En los últimos días sin marido en casa, han pasado cosas insólitas pero elocuentes: se me ha olvidado y quemado la manopla dentro del horno por querer atender cocina y lavarropas al mismo tiempo, se me ha perdido una llave que ya aparecerá y, lo peor, he pagado la misma cuenta de luz, dos veces por cajero automático y por ventanilla y boleta en mano en el banco, a pesar de haber estado sin luz más de tres días por el temporal que inundó mi casa y la de tantos...

    Un beso.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí esa es mi idea y la que intenté expresar en la entrada. Creo que la dispersión no beneficia la condición de la mujer e incluso las hace más vulnerables. Es una dispersión en la que el varón nunca ha caído ya que sigue ocupando el espacio tradicional sin apenas aumentar su campo de actuación.
      Llevas una temporada aciaga, espero que cambien las tornas y las lanzas vuelvan a ser cañas.

      Eliminar
  11. Puede ser que como jamás he sufrido discriminación por razón de mi sexo, más bien al contrario, en este tipo de disputas dialécticas casi siempre me coloco al lado de los hombres. Es un poco como la borracheras. Es triste ver a cualquiera dando tumbos, pero me hace más efecto y da más pena ver a una mujer, que aun hombre. Quiero decir que entre un machista recalcitrante que a estas alturas resulta casi cómico, amén de patético y a una ultrafeminista tiquismiquis y desquiciada por cualquier tontería y que toma como tremendos agravios las cosas más nimias, casi me exaspera más ella. Supongo que también porque me da coraje que nos supongan a todas las mujeres así.

    La verdadera defensa de los derechos de la mujer, no tiene nada que ver con la guerra de sexos practicada por algunas que se dicen representantes feministas. Es más, ciertas posturas extremas que adoptan me parece totalmente contraproducentes.

    Como te he leído por ahí arriba y comparto al cien por cien, se trata de manera genérica de proteger al débil frente a los abusos del fuerte y punto. Se debe respete a la persona sea mujer u hombre, en realidad a mi es lo único que me interesa y dejarnos de gastar balas en guerras estériles de tipo lingüístico por ejemplo. A veces me parece tan ridículo que casi me proboca hacerme pelín machista jajaja vamos a terminar sin poder decir nada con sentido de tanta susceptibilidad como hay.

    Jamás comprenderé que colocar aes por todas partes supone un mayor respeto a la mujer. Un hombre con un lenguaje correctísimo y escrupuloso al extremo puede ser un déspota machista agresivo, tanto como no serlo quien jamás diga médica o abogada, que por cierto yo misma jamás uso:-)

    Mi querido compañero reportero, corto la presente conexión hasta próximas emisiones:))


    Muuchos besos, besas... besitos y besitas ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco los hombres son un modelo a seguir, creo yo. Lo que si me parece tremendo es lo que está pasando a nivel judicial en separaciones, divorcios etc...
      Esa criminalización de las tensiones, ese juego de intereses, esas falsas acusaciones para hacerse con el patrimonio del otro, esa complacencia de la judicatura en el juego de lo políticamente correcto, ese burda mentira de la discriminación positiva etc . Todo ésto está generando muchos de los crímenes de los que nos escandalizamos día tras día.
      Hay que defender al débil y castigar al agresor, pero no dar por hecho que éste es siempre miembro de un determinado grupo.
      No es un crimen ser blanco, ni ser hombre, ni no ser anciano ni niño, ni ser un urbanita, ni vivir en un país desarrollado.
      No, no lo es por mucho que la vida sea más cómoda si hacemos uso de determinados estereotipos.
      Besos dulces de fin de semana.
      Corto y cierro.

      Eliminar
    2. No hablaba de modelos a seguir mi querido Dr. me refería a la repulsa personal que me producen determinadas manifestaciones. Siendo negativas ambas, me exaspera más las que vienen de las locas de mi género, que de los locos del otro:-)

      El tratamiento legal, en asuntos de violencia de género ( porque en divorcios, aunque lo parezca, no hay discriminación, son otros los motivos de fondo) se basa en la cualificación del comportamiento masculino por razón del resultado. Los hombres matan a sus mujeres ( a la inversa muy pocos) causan siempre lesiones más graves que estas, con intención de evitar estos males mayores, se comenten muchos males e injusticias menores. Es lo malo de una ley generalista, olvidó algo esencial, matizar una casuística casi infinita.

      Muuuuchos besos dulces y sobre todo ... secos de finde ¿tendremos suerte y dejará de llover por fin?:))

      Eliminar
    3. Los hombres matan a "sus" mujeres por múltiples motivos y no son diferentes a los motivos que "algunas" mujeres matan a los hombres, así lo pienso yo.
      No entiendo eso de que la cualificación del comportamiento masculino se basa en el resultado ¿en que se basa la cualificación del comportamiento femenino? ¿En la genética?
      Muchos besos another day

      Eliminar
  12. UNIFEM (Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer)*


    "La violencia contra las mujeres, es quizás la más violenta violación de los derechos humanos y quizás la más generalizada. No conoce límites geográficos, culturales o económicos. Mientras continúe, no podemos afirmar que estemos logrando progresos reales hacia la igualdad, el desarrollo y la paz."
    Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas.


    Al menos una de cada tres mujeres en todo el mundo ha sido golpeada, coaccionada sexualmente o ha sufrido otro tipo de abuso en su vida (siendo el culpable de los abusos generalmente un conocido). La violencia contra las mujeres y las niñas es un problema con proporciones de epidemia, quizás la violación de los derechos humanos más generalizada de las que conocemos hoy en día. Destroza vidas, rompe comunidades y detiene el desarrollo.

    Las estadísticas muestran un panorama desolador en relación con las consecuencias de la violencia contra la mujer (en 2002 el Consejo de Europa adoptó una recomendación en la que declaraba la violencia contra la mujer como una emergencia de salud pública y como causa mayor de muerte y discapacidad de mujeres entre 16 y 44 años). En un informe del Banco Mundial, se estimaba que la violencia contra la mujer era una causa de muerte e incapacidad entre las mujeres en edad de procrear tan seria como el cáncer y una causa de mala salud más frecuente que los accidentes de tráfico y la malaria juntos. El coste económico también es considerable, pues un informe de 2003 del Centro de Control y Prevención de Enfermedades consideraba que sólo en los Estados Unidos de América el coste de la violencia que sufren las mujeres a manos de sus parejas supera los 5.800 millones de dólares al año: 4.100 millones son para servicios de atención médica y sanitaria directa, mientras que la productividad pierde cerca de 1.800 millones de dólares.
    .../...

    ResponderEliminar
  13. Llevar el tema a la atención pública
    En su mayor parte, el coste humano de la violencia de género es invisible. El miedo y la vergüenza siguen impidiendo que muchas mujeres denuncien su situación y, por ello, los datos recogidos son a menudo insuficientes e inconsistentes. Sin embargo, en las dos últimas décadas se han alcanzado logros significativos para sacar el tema a la luz pública e incluirlo en las agendas de las políticas internacional y nacional.

    Las organizaciones de la mujer se han puesto a la cabeza llevando a cabo una amplia gama de esfuerzos innovadores como la prestación de servicios, el cabildeo y la redacción de proyectos de ley, la concienciación de la abogacía, la educación y formación y la creación de redes regionales, nacionales e internacionales que trabajan por acabar con la violencia.

    Más de 45 países tienen ya una legislación específica sobre la violencia doméstica y un creciente número de países ha instituido planes nacionales de acción para acabar con la violencia contra la mujer. Sin embargo, la falta de los recursos adecuados para aplicar estas políticas sigue impidiendo el progreso.

    Tomar la seguridad en sus propias manos
    Las redes regionales, nacionales y mundiales creadas por grupos de mujeres están creciendo en fuerza y en impacto. Estas redes, como la Red regional del Pacífico contra la violencia contra la mujer, the Women, la Red Africana para el Derecho y el Desarrollo, el Foro de Asia Meridional contra el tráfico de personas y muchos otros, han llegado a desempeñar un papel primordial en la lucha por concienciar a las distintas comunidades y conseguir un cambio positivo aquellas actitudes y prácticas relacionadas con la violencia de género. Estas redes han inspirado una amplia gama de campañas que han hecho de este tema un centro de atención. En los años 80, el Día internacional contra la violencia contra la mujer se encontraba entre las primeras campañas organizadas y se celebraba todos los años el 25 de noviembre en toda América Latina para honrar a las hermanas Mirabel, tres activistas políticas asesinadas. En 1999, las Naciones Unidas se unieron a la campaña designando el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La campaña Los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género es otro símbolo del movimiento mundial de mujeres y de las redes que buscan el fin de la violencia de género. Está coordinada por el Centre for Women's Global Leadership y trabaja desde el 25 de noviembre hasta el 10 de diciembre (Día de los Derechos Humanos). Involucra a cientos de organizaciones de todo el mundo en actividades como programas en los medios de información, manifestaciones, conferencias, exhibiciones y representaciones.

    ResponderEliminar

  14. Algunas agencias de la ONU también se han unido a las ONGs y a los gobiernos para llevar a cabo campañas regionales que conciencien a las comunidades y las lleven a la acción. El UNIFEM, haciendo gala de su profundo compromiso con la erradicación de la violencia contra la mujer, ha liderado la coordinación de varias campañas interinstitucionales de la ONU llevadas a cabo a escala regional en los últimos años en África, América Latina, Asia y la región de la CEI. El UNIFEM también encabezó la organización de una videoconferencia mundial sobre el fin de la violencia de género en 1999. La conferencia, una revolucionaria colaboración entre las instituciones de la ONU unió cinco lugares (Estrasburgo, Nairobi, Nueva Delhi, la ciudad de México y Nueva York) para hablar sobre estrategias innovadoras para tratar el tema a escala mundial.

    La respuesta de la comunidad internacional
    El cambio radical de las normas, leyes, políticas y prácticas relacionadas con el tema, ha ido emparejado con las respuestas de la comunidad internacional. Esto ha facilitado el reconocimiento de la violencia contra las mujeres como un abuso contra los derechos humanos.

    La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), celebrada en 1981, reconoce la violencia contra la mujer como una forma de discriminación especialmente atroz que debe ser erradicada. Los Estados que tomaron parte en la Convención tienen la obligación de usar todos los medios apropiados para eliminar la discriminación contra la mujer. Otras declaraciones de política internacional dirigidas a terminar con la violencia son la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer adoptada por la Asamblea General de la ONU en 1993 y la Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Beijing en 1995. Ambos documentos definen la violencia de género como una violación de los derechos de la mujer y como una forma de discriminación que impide que la mujer participe plenamente en la sociedad y realice su potencial como ser humano. Así mismo, dichos documentos comprometen a los firmantes (los Estados Miembros de la ONU) a llevar a cabo acciones para proteger a las mujeres y las niñas.

    ResponderEliminar
  15. "El coste económico también es considerable, pues un informe de 2003 del Centro de Control y Prevención de Enfermedades consideraba que sólo en los Estados Unidos de América el coste de la violencia que sufren las mujeres a manos de sus parejas supera los 5.800 millones de dólares al año: 4.100 millones son para servicios de atención médica y sanitaria directa, mientras que la productividad pierde cerca de 1.800 millones de dólares."...
    Ya me gustaría saber a mi como han medido ese impacto, como también me gustaría saber porque a la violencia se le ponen etiquetas, la violencia es violencia, en cualquiera de sus formas, parece que con este tema hay violencia de primera y de segunda clase, cuando todas son violencia y todas son igualmente condenables.

    "Esto ha facilitado el reconocimiento de la violencia contra las mujeres como un abuso contra los derechos humanos." Parece ser que la violencia contra los hombres no va en contra de los derechos humanos...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. El reto: ni un minuto más
    Se ha progresado en la concienciación de la magnitud del problema. Sin embargo, a pesar de este progreso, el mundo de hoy no es más seguro que el de hace dos décadas. Hay una violencia creciente en las sociedades en general y una continuo alejamiento entre los compromisos políticos y los recursos necesarios para llevarlos a cabo. Las intervenciones contra la violencia no serán eficaces hasta que el nivel de los recursos se equipare al de la magnitud del problema.

    La violencia contra la mujer es actual, generalizada, sistémica e incluso autorizada. El reto más importante sigue siendo pasar de la conciencia de que se trata de una violación de los derechos humanos y un delito a hacer de la violencia de género algo inaceptable para la sociedad y contrario a sus normas. Los gobiernos, las ONGs, la sociedad civil, el sector privado y los organismos internacionales deben trabajar juntos para enfrentarse a este reto de forma competente y para aportar la voluntad política, el compromiso y el valor para erradicar esta laceración de la vida humana.

    Fuente: UNIFEM * (Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer)

    El Informe va firmado además de por la ONU por OXFAM y Amnistía Internacional y es mucho más largo, pero creo que ya abuso de tu hospitalidad con este resumen, que por otra parte, me ha parecido necesario 'recordar'.

    Está claro, que es de voces mucho más autorizadas que la mía, Max. Soy una pesada lo sé. Pero lo que es, es...

    Y pido un favor Dr. : intentemos, dentro de lo posible... no enzarzarnos en una de esas baldías polémicas que no nos mueven ni un ápice a ambos de nuestras encontradas posiciones en este tema envenenado. Respeto por adelantado y desde ya! todo cuanto tengas que decir al respecto.

    Un abrazo. Uno de verdad.

    ResponderEliminar
  17. Temujín, si lees el resumen del informe, varás que ese dato que apuntas, también sale reflejado en él. Casi al principio.
    Y cada uno escoge y está en su derecho... entender lo que quiere entender.

    El informe, habla de una situación en concreto, la de las mujeres. Lo que no avala ni menoscaba ningún otro maltrato, a ningún otro colectivo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, Cristal, no pongas la venda antes de que haya herida. Primero, porque no estamos en las antípodas como crees a pesar de antiguas discusiones sobre el tema. Segundo porque corroboro tusa datos y los hago propios.
      El único matiz que hago es que además afirmo que detrás de la mal llamada violencia de género hay una violencia de poder y en definitiva de sometimiento de unos sobre otros. Es una violencia equiparable a otras formas de violencia y como dice Temujin una violencia contra los derechos humanos. ¿Por qué es brutal en el caso de la mujer? Pues porque entran motivos pasionales, sentimentales y también de raiz cultural creados en el seno de la sociedad patriarcal.
      Lo que comprenderás no puedo admitir es que esa violencia sea consustancial al varón, digamos genética o propia de su naturaleza, por lo tanto el calificativo de "violencia de género" es un absurdo en si mismo.
      Saludos cordiales

      Eliminar
  18. Yo lo único que entiendo es que en España, se ha demonizado a los hombres y no se han conseguido resultados en este tema y eso es un abuso de derecho. Se combate una injusticia con otra.
    Eso sin contar con el entramado de gente en asociaciones variopintas que vive "del rollo" mientras las verdaderas victimas siguen cayendo.

    ResponderEliminar
  19. Temujin

    Las siguientes cifras son de aquí, de un país de lo que se considera el 'primer mundo' En otros (mundos) son muy superiores, eso si es que en esos países se lleva algún tipo de estadística... Pero sólo en China, por ejemplo, faltan más de 30MM (sí, 30MM) de niñas que son 'suprimidas' al nacer, por el simple hecho del género. Pero existen casos mucho peores, como en Vietnam... donde se las vende a los burdeles sobre los 6 años, para morir abandonadas en la calle, sobre los 14 o 15 más o menos, de SIDA, lepra o de miseria directamente.

    Aquí, el balance de 2012 de mujeres muertas por la violencia machista fue de 61.

    *El balance de 2011 de mujeres muertas por la violencia de género fue de 66.

    *El balance de 2010 de mujeres asesinadas por sus parejas o ex-parejas fue de 78.

    Y en 2013, a falta de renovar la estadística que es de febrero, llevamos 4. Aunque desgraciadamente, fijo! que no terminamos el año con esa cifra.

    La mayoría, antes, han sido apalizadas, insultadas y vejadas de todas las formas y maneras posibles.

    Si la ley está mal, que la cambien! y si hay abusos que se corrijan! pero las cifras son estas y no otras.

    ResponderEliminar
  20. Hemos consentido la detención de miles de hombres que luego, en su mayoría, han resultado absueltos, y probablemente habremos condenado a más de un inocente, en aplicación de unas leyes que, como la Ley de Enjuiciamiento Criminal, denomina "agresor" al denunciado, antes de iniciar cualquier investigación tendente a averiguar la certeza de los hechos. Y mientras tanto, la mayoría de las mujeres que sufren violencia extrema siguen en muchos casos padeciéndola en silencio, viendo cómo su causa ha sufrido el desprestigio por la acción de los que sólo las han utilizado para sus propios fines y aspiraciones.
    (María Sanahuja magistrada de la Audiencia Provincial de Barcelona y miembro de Jueces para la Democracia y la Plataforma Otras Voces Feministas)


    Según el Observatorio de Consejo General del Poder Judicial, durante el primer año de vigencia de la ley se detuvo en España a 150.000 varones (160.000 de acuerdo con las cifras aportadas en los Cursos de Verano de El Escorial), o sea más de 400 por día.


    Además, desde que se puso en marcha la orden de protección, más de 250.000 hombres han sido sacados por la fuerza de sus casas, separados de sus familias, desposeídos de sus bienes en juicios inapelables o enviados a la cárcel, en muchos casos, como si se tratara de maleantes no reciclables para la sociedad.
    • Denuncias 2007 a 2010 470.706

    • Sentencias 2007 a 2010 78.423

    • Sentencias por delito 2007 a 2010 40.081

    • Sentencias por falta 2007 a 2010 29.341

    • Sentencias conformidad 2007 a 2010 58.880

    • Sentencias absolutorias 2007 a 2010 14.359

    • Sentencia condenatorias 5.184 (1,10%)



    Recursos apelación estimados con absolución del hombre:

    • Condenas 4.002

    • Recursos estimados 1.512

    • Hombres realmente condenados 2.489

    • Hombres inocentes con sentencias

    (primera y segunda instancia) 24.061



    Porcentaje de condenas sobre total (4T 2010)

    • Ciudadanos denunciados 25.574 (100,00%)

    • Ciudadanos condenados 2.489 ( 9,73%)

    • Ciudadanos absueltos 23.085 ( 90,20%)

    De 25.000 ciudadanos denunciados son absueltos 23.000 ¿has visto esto en algún otro delito?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los datos que expones son realmente alarmantes y nos hablan de una legislación incapaz de encontrar un punto justo entre la defensa de unos y la penalización de los otros.
      Las leyes no tienen porque resolver las causas de los conflictos pero al menos no deben agraviarlos o generarlos donde antes no los había.
      Gracias, Temujin

      Eliminar
    2. Los datos que expone ese informe de la ONU, ¿no son alarmantes? ¿o no lo lo son tanto como estos?. ¿O es que duelen más unos que otros? Supongo que o las fuentes no os merecen la misma credibilidad o vuestra 'conciencia de género' sólo funciona en un sentido. Aunque lo más probable es que se me escape la razón...
      Y por cierto, ¿porqué no me das las gracias a mi también? :(

      Un último apunte, sin ánimo de entrar en una guerra de datos que ni tendría sentido, ni nada solventa... en esa estadística falta un dato... digamos insignificante... pero que marca una diferencia importante.
      -Faltan los datos de los muertos- Ah! que no hay... o si los hubiere, es un dato residual que no merece la pena ser reflejado en la estadística (muy mal hecho por otra parte)

      Por lo demás, me alegra sinceramente, saber que la mayoría de los denunciados, 23.085 de los 25.574 denunciados sean inocentes y estén a salvo y en sus casas, a pesar de esa 'malvada' ley. Porque quiere decir que los tribunales aún saben como impartir justicia y porque una tasa de maltratadores de ese calibre, sería una losa para cualquier sociedad.

      Lástima que no podamos decir lo mismo, de las víctimas 'mortales' de esta guerra.

      Y ya... Max... siempre me arrepiento de entrar al trapo, pero lo hago... mea culpa. Está claro que hay cosas y temas que me pueden.

      En fin! bicos y mis disculpas por adelantado, porque para nada es mi intención ni llevar más razón, ni molestar.

      Eliminar
    3. No acabo de entender ese comentario de:
      "me alegra sinceramente, saber que la mayoría de los denunciados, 23.085 de los 25.574 denunciados sean inocentes y estén a salvo y en sus casas, a pesar de esa 'malvada' ley."
      Se supone que las leyes deben ser justas y si de 25 mil casos en 23 mil hay denuncias falsas o que no han salido adelante, debe suponerse que no cumple con sus objetivos.
      Eso es lo que entiendo yo.

      Eliminar
    4. Llego tarde a este debate y no pretendo entrar en él porque soy la primera que reconozco que la legislación de esta materia en este país es penosa, pero como dije arriba por ser generalista y no precisar casuística, no porque no sea necesaria.

      Cuando me refería a que la conducta masculina la cualifica su resultado es porque ese resultado siempre es más dañoso y grave del hombre a la mujer, que a la inversa. El porcentaje de muertes que causan ellos es infinitamente mayor al que causan ellas, así como la gravedad de las lesiones que producen. Pero dicho esto, estoy de acuerdo en que calificar “de género” a este tipo de violencia es sexista y discriminatorio, porque no es el género el que la causa, es la educación sexista justamente la causante de este mal.

      Tampoco es de recibo tipificar como delito un ligero empujón en una discusión acalorada porque suceda en el seno de una pareja, ni que se use la vía penal para sacar del domicilio familiar a los hombres tal cual sucede en muchos casos, podría seguir con los errores e injusticias que se cometen al ampara de esta ley, son muchos peeeero...

      Dicho esto, permíteme TEMU que cuestione de arriba a abajo estos datos que exponen y te diré por qué.

      Para empezar todas las sentencia dictadas de conformidad entre los años 2.007 a 2.010, debe entenderse como condenatorias, porque dictar una sentencia de conformidad quiere decir que el denunciado reconoce los hechos y se conforma con la pena, de ahí que se califique así, por tanto todas ellas son condenas es decir hay que sumar estas 58.880 a las 5.184 que dan un total según esas cifras de 64.064 CONDENAS en 4 años.

      Fíjate el número de condenas que señalas solo en el 2010= 2.489 ¿61.000 en los tres años anteriores? ¿...?

      Es imposible que si cifra el número de denuncias en 470.706 solo haya 78.423 sentencias porque eso supondría que 382.283 se archivaron y doy fe que el porcentaje de archivos en esta materia es insignificante. Por decir algo, en toda mi vida profesional y son más de 18 años, he visto tres archivos ;))

      Termino, la estadistica del 2010 que aportas al final ya es de traca, porque si ese año solo hubo 25.000 denuncias quiere decir que los tres años anteriores hubo más de 100.000 cada año, absolutamente falso porque el número de denuncias ha ido en aumento año a año exponencialmente. Resumen...¿ de donde han salido estos número? :-)


      Insisto, la legislación es mala y genera muchas injusticias, pero estos datos son falsos con todos mis respetos, por decir algo como mera referencia un 99% de las denuncias que yo he visto han sido admitidas a trámite, de ellas un 90% condenatorias y de ese porcentaje el 80% dictadas de conformidad y me dedico sobre todo a esto, así que he visto muchísimas, solo hablo de mi experiencia, en lo que valga de mera referencia, nada más.


      Muchos besos, feliz tarde y paz para todos :))

      Eliminar
  21. La violencia no tiene justificación alguna, venga de donde venga...Defenderse de la misma es un derecho y no se pude homologar con la violencia que se ejerce gratuitamente.

    No a cualquier tipo de violencia, sea física o moral.

    No pongo nombres ni géneros a los violentos. Todos son de la misma ralea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para los que la ejercen quizás la violencia no psicopática siempre tenga algún tipo de justificación aunque nazca de sentimientos falsos y engañosos. Solo sé que la mejor defensa frente a ella nunca es un nuevo ataque.

      Eliminar
  22. uy! perdón Krapp, se me había pasado por alto tu primera respuesta. No la he visto hasta hace un momento. :(

    ResponderEliminar
  23. Y sí, la violencia, al final, siempre es estructural, sin importar en que ámbito nos movamos. Totalmente de acuerdo. pero esos datos son tan o más alarmantes que los que aporta el amigo Temujin. Ojalá esta sociedad, que hace aguas por todas partes, sepa como hacer frente a estos y otros retos que tenemos planteados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es un error contrastar datos contra datos. Nadie niega que en unos sitios se ha avanzado mucho y en otros la situación es catastrófica, pero unas situaciones determinadas no deben ser justificantes para injusticias de tipo contrario.

      Eliminar
  24. A mi lo de la guerra de sexos me parece absurdo, ya deberiamos haberlo superado. No me gusta la discriminación de ningún tipo, ni negativa ni positiva. Ambas son trampas, injustas. Además creo que las mujeres cuando llegan al poder (no me incluyo porque yo no llegó, juas) cometemos el error de querer imitar patrones masculinos, en lugar de usar nuestras propias estrategias.
    No avanzamos, retrocedemos, es un espejismo.
    Besos Doc!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos decretar un armisticio entre las partes:)
      Repetir los patrones masculinos ¿o acaso son los patrones que adopta cualquier grupo humano de cualquier condición cuando llega y pretende aferrarse al poder?
      Soy más optimista, hemos avanzado pero no tanto como piensan algunos.
      Besos, Nuria.

      Eliminar
  25. Por fin Doc. He podido llegar a su morada. Creo que la mafia del Nasdaq me ha soltado la mordaza. Bueno, estoy alucinando la que tiene montada aquí. Lo primero que me viene a la cabeza es aquel film del siempre corrosivo y auténtico Danny de Vito—por cierto, también se ha separado— de la camarera de Cheers, a su vez hermana del gran R. Perlman— “La guerra de los Rose”, que guapa estaba la Turner y que joven Douglas Jr. Esto no tiene remedio y lo más triste, es que Mediaset se hincha para variar con la noticia de Manzanares, a ganar euros. Todo el mundo tiene en su país un pequeño Fargo…Las guerras como las escopetas la carga el diablo. Cuando hay algo tan hermoso que se llama divorcio y tan amigos. Una pena. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discúlpame por tardar tanto tiempo en contestarte fueron días perentorios y agitados.
      Desde que se estrenó, La Guerra de los Rose siempre ha sido un modelo maximalista frente a los asuntos de la realidad. Conozco parejas que se han relajado tras contrastar sus propias batallas con aquel litigio atómico entre la Turner, preciosa y Douglas, impertinente como corresponde. Hay Fargo en cada mente y no solo en ese objeto codicioso llamado Belén Esteban. ¿sabes si tiene previsto alguna intervención nueva en su versátil nariz?
      Abrazos

      Eliminar
  26. Guerra sí, pero de postín porque hay que ver qué dulce atracción entre ambos sexos.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De postín pero sin padrinos ni invitados. Ahí lejos de los corresponsales y los reporteros se cuecen las mejores batallas.
      Abrazos

      Eliminar
  27. No creo tanto en una guerra de sexos y sí más en una guerra de idiotas. Me molesta mucho cuando oigo eso de "mujer tenía que ser" o "los hombres os creeís muy..." Me parecen frases propias de gentes de muy baja preparación; pero lo que más me molesta es que pretendan hacer míos sus descarriados pensamientos atribuyendolos a la generalidad.

    Nací en el seno de una familia marinera. Mi padre siempre defendió, y así nos lo inculcó, que no existen dos personas iguales, que las diferencias entre las gentes radican en sus idiosincrasias, y unas son mejores personas y otras peores. Es la elección de cada cual sin que en ello influya para nada el sexo, la raza o la religión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las guerras las generan idiotas que les dan más importancia a lo que representan que a lo que realmente son.
      Estoy de acuerdo con lo que re decía tu padre. En cada conflicto "armado" hay una renuncia a la propia individualidad en beneficio de una falsa identidad colectiva que si se escarba un poco apenas tiene relevancia.

      Eliminar
  28. Un tema más que neurálgico.
    Las mujeres desde su nuevo puesto alcanzado deberían encargarse de arreglar al mundo ya que nosotros no lo hicimos.

    ResponderEliminar
  29. Creo, Carlos, que eso es tarea de todos y en todo caso ellas no pueden ocupar todos los espacios. Eso solo les trae complicaciones y malestar.

    ResponderEliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar