19 febrero 2013

Desengrasando al pez gordo (Kaskarilleira Existencial 22)


Campo de golf  "El Cobijo del Pijo" 9,43 am. Hoyo 4
El Pez Gordo se dirige cansinamente hasta el grupo de acacias donde ha caído la bola. Está ilusionado, desde allí con un buen lanzamiento podría traspasar el bunker y llegar hasta el green. Un doblebogey en el cuarto hoyo sería un acontecimiento prometedor para empezar con buen pie su agotadora jornada ejecutiva.
Hurgando en el suelo encuentra la pelota y se agacha para recogerla. No tiene tiempo, en ese preciso momento algo le cae encima hasta deslizarse sobre sus brazos. Se estremece de asco. Es como si le hubiera tocado algún bicho viscoso y le vienen malos presagios. Al tocarse descubre la verdad.
  • Tengo una cuerda alrededor del cuerpo. Como es posible.
Tras un tirón, siente como ahora la soga se ha apretado contra su cuerpo. Se tambalea como un fardo mientras es izado. A un metro sobre el suelo su cuerpo deja de moverse. Es entonces cuando una voz le llega desde las alturas. 
  • Muy fácil, nada es imposible para un lacero experto y pertinaz.
Al mirar arriba, ve al tipo que le habla con voz jovial.  Ha montado una rústica polea desde una rama situada cerca de la alargada copa de la acacia. Se le ve contento en su traje caquí. Lleva además un salakoff blanco con el que saluda al Pez Gordo antes de seguir hablando.
  • Siento no haberme presentado: soy detective, buscador de manipuladores y lacero ocasional, pero solo cuando se trata de peces gordos.
  • ¿Se puede saber que pretende? ¿Qué quiere de mí?
  • No se asuste, no debería temerme, no soy funcionario. En realidad solo quiero hacerle partícipe de mis cualidades como preparador físico ¿o prefiere que use esa mierda de anglicismo tan de moda: personal trainer?
  • No necesito preparador físico y quiero que me baje inmediatamente de este arbol.
  • Vaya, va a ser verdad eso que dicen de que la tele engorda. Ahora visto desde aquí, parece más delgado, más consumido, más poca cosa si me permite decirlo. Aunque a lo mejor es que es de esos que solo se hinchan cuando pueden hacer ostentación pública de su poderío y tienen carta blanca para decir y ofender a cualquiera.
  • ¿Es usted uno de esos ofendidos? Lo lamento, yo solo soy portavoz de la organización a la que represento.
  • Venga, más vale que no escurra el bulto. Es complicado hacerlo estando colgado de esta preciosa acacia como pieza de matadero.
    Se preguntará porque le he puesto en una situación tan embarazosa y debe saber que no actúo movido por el  capricho. Perdone la gracia pero hay razones de peso para colocarlo de esta guisa.
  • ¿Qué razones pueden justificar esta locura?
  • Sus propias palabras y la necesidad de ser coherente con lo expresado en ellas.  Haga memoria, ¿no recuerda cuando dijo aquello de que "a la Administración le sobra grasa y le falta músculo y que por lo tanto se hacía imprescindible adelgazarla"?
  • Como no lo voy a recordar, esas palabras me han causado muchos sinsabores.
  • Pues ya ve, estoy dispuesto ayudarle para que se hagan verdad. Colgado durante unas cuantas horas de este árbol y teniendo en cuenta que no va a aparecer nadie ya que se prevén temperaturas tórridas, seguro que conseguirá cierto grado de congruencia y de paso bajar esos kilitos de más que le siguen sobrando.
    Pillín, esas comidas y cenas de alto standing siempre acaban haciendo mella, eh. Yo le garantizo afinar su silueta, lo de fortalecer su musculatura correrá luego de su cuenta o la de los empresarios si es que les puede colocar esa partida de gastos.
     
  • ¡Yo no soy un puto funcionario! Dije lo que se espera que diga un  dirigente empresarial en la actual coyuntura.
  • ¿Y que mejor cosa que predicar con el ejemplo?  Más teniendo en cuenta tan horrorosos precedentes. Menuda herencia le han dejado sus antecesores: corrupción, chanchullos, el último en la cárcel. Va siendo hora de tener al mando de tan poderoso organismo a alguien responsable y cabal. Cuando la gente vea como ha quedado detrás de este tratamiento de choque ganará mucha credibilidad. Se lo aseguro.
El detective baja del arbol de un salto, saluda levantando brevemente el salakoff y se dirige hacia un  cochecito eléctrico situado a pocos metros de la parte posterior de la acacia.
  • No me deje aquí, se lo ruego.
  • Comprendo que quizás se aburra. Intente dormir, pero si se desvela,  pruebe a contar funcionarios. Los que mandaría a su casa si se hiciesen realidad sus deseos.  Seguro que después de cuatro horas, contando uno tras otro, todavía no serían suficientes para satisfacer sus caprichos.

31 comentarios:

  1. No sería mala idea, no. Aunque la verdad, yo creo que este tipo de personajes no tienen arreglo: por muy colgados que se vean, en cuanto vuelven a tocar el suelo recuperan sus malos hábitos de inmediato. Fíjese usted si no en el señor Bárcenas: con la que le está cayendo y el tío sigue impecable, con la cabeza bien alta, despreciando a trodo cuanto bicho viviente se le aproxima.

    No digo yo de llegar al linchamiento, pero... ¿qué tal quedaría una soga colgada en la puerta de entrada a la CEOE, en la casa de Bárcenas y otros cuantos de su grey? Solo por asustar un poco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están bien educados pero la procesión va por dentro. La gente inmersa en determinadas directrices ideológicas es heredera de aquella hidalguía decadente tan bien retratada en el Lazarillo de Tormes: mantener el tipo hasta el final caiga quien caiga.
      Quizás algunos de ellos pensasen que la soga es un tipo nuevo de corbata y no tendrían reparos en hacer uso de ella.

      Eliminar
  2. ¡¡El gordito es Vicente Boluda, el del AVE!! ¿a que sí? bueno, no sé si es él seguro, a lo mejor lo ha dicho más gente, pero recuerdo leerle eso de que había que adelgazar a la administración, mientras despotricaba por lo mal que trataban a Cataluña en los PGE y recuerdo que me partí de risa viéndole a él hecho una bolita de sebo jajaja sí, sí... si no habías pensado en él, adjudícale por favor a el papel, físicamente es el mejor candidato, por dentro creo que también le va perfecto... se merece estar colgado de un árbol durante un buen rato ¡mira que soy mala!! :-)

    Me temo que el gobierno, con la poca imaginación que se gasta y sus pocas luces, sieempre va a lo fácil, recortar presupuesto de sanidad, educación, salario y puestos a los funcionarios... eso sí, a los de abajo, jamás a los de arriba. Justo a los que tiene agarrados por el cuello y solo pueden decir sí o sí o ¡¡fuera!! siempre cargando contra los débiles... a los gorditos sebosos, esos del hoyo 4, a esos no, esos a dejarlos seguir engordando hasta que exploten ¿y si les pinchamos con una aguja? a lo mejor son como globos y salen disparados haciendo eses por el cielo mientras se desinflan y desaparecen;))

    Increíble lo que te ha salido Dr. sabiendo que estabas haciendo equilibrios en el alambre, mientras una taladradora perforaba la acera bajo tu ventana ¡¡imposible nada mejor!! :-)


    Muuchos muchos besos, artiZta ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí que cada cual ponga el nombre que quiera independientemente de la idea que haya tenido yo. Lo de adelgazar la administración es algo prototipico de esos sicarios con látigo que quisieran tenernos a todos de rodillas.
      Ingenuamente llegué a pensar que la ética está por encima de las ideologías pero ahora me doy cuenta que los políticos de derechas están liberados de semejantes rémoras y eso que su cercanía al catoliscmo debería servirles de patrón. Los políticos que se declaran de izquierdas, sin serlo como en el caso del PSOE, cuando te putean al menos ponen cara de pena.
      Gracias. Muchos besitos y feliz fin de semana.

      Eliminar
  3. Me encanta Fiz Arou (se llama así ¿no?)Ya iba siendo hora de que alguien sembrase un poco de inquietud en todos esos peces gordos y manipuladores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se llama así, el apellido es un homenaje a una vila indómita en el corazón da Costa da Morte. Habrá más castigo, Manuel, no te quepa duda.

      Eliminar
  4. Yo me pregunto, lógicamente, una pregunta ¿ habrá árboles suficientes?, mejor dicho, dos preguntas ¿aguantaran tanto peso?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede usar un mismo árbol con fuertes ramas para colgar a un racimo de ellos. No me gustaría que usaran esos ornamentales con más 500 años de historia y que han visto de todo. Se merecen otra carga.

      Eliminar
  5. Al final, Doc, ya sabemos quién era el mantero de Candela Peña; el insigne Trainer doping coach, Mr. Eufemiano y sus amigos de la Once junto a los zapateros Kelme. Ahora que está tan en boga las transfusiones en tetrabrik Don Simón; no hay nada como el deporte cardiosaludable. El hacedor del coaching empresarial, por ende los nuevos camellos de laboratorio y experimentos de la calidad, productividad y escaqueo contable. Menos mal, que nos quedan los Trastámara de Portugal. Da igual quien apañe el cerdo, siempre habrá un S. Martín. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eufemiano si que sería un Gran Manipulador con un poderío semejante al que busca mi detective. Las competiciones deportivas de cualquier tipo no serían lo que fueron sin su entusiasta colaboración. Deberían darle el Premio Nobel de Química o algo así. Ya quisieran los de "cochino"ing empresarial tener a su servicio a alguien él, seguro que en vez de pisotear curritos pensarían más en expandir sus negocios.
      Abrazos

      Eliminar
  6. Y digo yo, ya puestos,¿por qué no colgarlo de otra parte más sensible de su anatomía? Dicen que el dolor invita al arrepentimiento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tentador, Carlos, pero como se trata más bien de dar ejemplo y que pierdan peso como ellos pretenden de la administración pública no les vendría más estas cuantas horas expuestos al sol.
      Saludos

      Eliminar
  7. Me pregunto lo mismo que Temu y me contesto que no.
    One question, Doc: ¿Qué fue antes? ¿La imagen o el texto???

    Besos, Krapps.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El texto, la idea. No he encontrado en Internet ningún pez gordo colgado de un árbol por eso tuve que recurrir a una opción más previsible.
      Besos y feliz finde, Novi.

      Eliminar
  8. Me he tenido que tomar mí tiempo para saborear esta entrada...deja un gusto regusto tremendo.Solamente lo va a dejar cuatro horas contando funcionarios...?,

    No soy violenta... pero sí, puñetera.:)).Que aprenda y vea lo que duele cuando te exprimen.

    Un abrazo Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. En principio puede ser suficiente. Imaginemos que es el mes de Julio, que estamos en Madrid y que el calor aprieta. Yo no quisiera estar en el pellejo de un pez gordo por muchas escamas que tenga.
      Si vemos que no es suficiente, se le puede colgar de nuevo.
      Un abrazo Bertha.

      Eliminar
  9. Dicen que sobra grasa, la paradoja es que cada uno entendemos la grasa de distinta manera, y la mas dañinas es la de los altos cargos puestos a dedo, pero esa seguirá, así que se dejen de monsergas y digan que lo que van a tocar es músculo.

    Liposucción a la inversa
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo van a decir ya que ellos mismos se ven como el músculo del país y los demás son actores secundarios, personal de relleno, extras de película, meros comparsas, grasa excedente y manejable.
      Los privilegiados no pueden permitirse estar en contacto con esa clase de morralla y por eso les molesta que se les equiparen a gente como ellos. Cuando dicen "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades" se refieren a la masa informe que se creyó con el derecho de vivir como solo saben vivir ellos, los dueños del cotarro.
      Valientes advenedizos.

      Eliminar
  10. Pues a unos cuantos, colgaba yo tal que así... pero sine die. Que estoy 'mu jarta' Doctor. Bien! por Kaskarilleira y sus habitantes justicieros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado tiempo. Las lecciones mejor en pequeñas dosis para hacer que los destinatarios tengan tiempo de arrepentirse y modificar sus hábitos.

      Eliminar
    2. ¿Modificar hábitos? como no sea el de Santa Rita... lo que me llevo no me lo quitan...

      Eliminar
  11. Jajajajjaj No soy funcionario! Me he reido tanto. Haces realidad en tus relatos lo que a casi todos nos gustaría hacer (aunque las normas y la ética no nos permitan casi ni pensarlo).
    Cómo me gusta tu humor. Venir, leerte y releerte es un placer.
    Besos Doc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La ética es un arma de un único filo, corta a los que creen en ella y deja impunes a los que la desprecian aunque luego paguen sus consecuencias.
      Si es posible intentaré dar más Veni, vidi, ridere
      Besos

      Eliminar
  12. Nosotros nos estamos quedando muy delgaditos, sí que nos están exprimiendo. Yo colgaría a Rosell de los ricitos. Que un personaje como ese sea presidente de la CEOE cuando no sabe ni hablar... Y cuando habla.... hay que ver lo que suelta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es, Rosell tiene rizos. No me perdonaré ese olvido yo tan preocupado por la apariencia capilar pero que conste que de mí no ha salido su nombre.
      En tiempos del Cid aunque no había empresarios a la moderna manera ya se decía aquello de: "Dios, que buen vasallo, si oviesse buen señor"

      Eliminar
  13. Creo ANGIE, que tú has conectado con la misma inspiración con la que conectó el Dr KRAPP al escribir esta entrada, así que... premio para la srta:-) y un beso.


    Y al hilo de lo que me comentas arriba a mi, mi querido Dr., a mi, si me dan una patada, el gesto que tenga en la cara quien me la da, me da lo mismo, la patada me duele igual.. es más, si quien me atiza, encima me pone cara de pena, además me parece un hipócrita redomado :-)


    Más besos y feliz semana a todos...que no nos cuelguen a nosotros, a ser posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi idea era que las caras pueden ser intercambiables como los cromos, para unos puede ser una persona para otros otra. La patada es la misma, cierto, pero no está mal saber quien te la da para poder darle debida respuesta.
      Feliz semana, prefiero que no me cuelguen, me gusta tener el suelo debajo de mis enormes pies.

      Eliminar
  14. Me uno a la sugerencia de Carlos Galeón y me ofrezco a elaborar una amplia lista en la que no faltarán gobernantes de unas cuantas comunidades, empresarios y banqueros corruptores y demás ralea de la misma guisa.

    Ve preparando cuerdas, Dr. Krapp. Mientras, podemos ir incorporando en el Código Penal esta modalidad de castigo...Tampoco hay que descartar el linchamiento, si los jueces no ejercen de tales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí lo de las listas me da algo de yuyu aún recuerdo, lo vi además en un documental el otro día, las que hicieron golpistas y fascistas en el 23F.
      Yo prefiero más que el ahorcamiento el oreo que tratándose de peces gordos también da mucho rendimiento de sí.

      Eliminar
  15. Hombre, el linchamiento....
    Pero bien mirado, se lo tienen merecido porque llevan una temporada desaforados, sueltan unas ideas por esas boquitas qué pa qué. Y ganas de rectificar, ninguna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El linchamiento es multitudinario, escandaloso, rápido e irreversible. Cualquier castigo debe permitir la penitencia y el arrepentimiento, en ésto mi visión es muy semejante a la católica aunque luego al final éstos no prediquen con el ejemplo.

      Eliminar