05 noviembre 2012

Recibiendo a García Calvo en su segunda vida

"El futuro es eso con que os engañan, a los viejos también, pero sobre todo a los más jóvenes, cada día: os dicen “tenéis mucho futuro” o “tenéis que haceros un futuro”, “cada uno tiene que hacerse su futuro” y eso es justamente, aunque no lo digan, una resignación a la muerte, a la muerte futura. El futuro es eso; por tanto, el futuro es el que necesita el Capital; el dinero no es más que crédito, es decir, futuro, fe en el futuro; si no pudiera echar cuentas, ni habría Banca ni habría presupuestos estatales. El futuro es de ellos, es su arma. Por tanto, nunca dejéis que os suene como algo bendito o beneficioso: debe sonaros justamente a muerte, que es lo que es el futuro. Lo que estemos haciendo aquí, lo que estáis haciendo aquí, ello dirá lo que da de sí, pero no tenemos futuro; no tenemos futuro porque eso es propio de las Empresas, de las finanzas y del Capital. ¡No tenéis futuro!: esto es lo que hace falta ser valientes para denunciar."
Agustín García Calvo en las Asambleas del 15M.
(Gracias a Selo Blanco por darme a conocer este texto)
Lejos quedaron los tiempos de los viejos dinamiteros idealistas y de las patrullas milicianas, que al calor de la Guerra Civil, regaron este estremecido territorio de revolución y de sangre. La tempestad arruinó la cosecha y sus restos fueron alimento para las aves de rapiña que ensuciaban el paisaje con sus oscuras formas. Pero no todo estaba perdido. Bajo el suelo yermo, en su interior,  las capas freaticas aún contenían el viejo sueño libertario con que alimentar las futuras simientes.
Agustín García Calvo fue una de esas espitas que permitieron que las viejas esencias continuaran manando. Lo hizo desde la poesía, desde el ensayo, desde la gramática, desde la traducción, desde el teatro, desde la filosofía, desde la charla, desde la tertulia, desde la polémica y desde una cátedra de Latín en la Universidad Complutense que perdió por unirse a las protestas estudiantiles en 1965. Tomó las de Villadiego que entonces se llamaba París y se rodeó de una cuadrilla de espadachines de la Santa Acracia donde creció en fama y prestigio retroalimentándose con los hallazgos  y novedades madurados alrededor del Mayo francés. Cuando volvió en 1976, siguió siendo un poeta libre que huía como la peste del verso libre. Lo suyo eran las viejas formas poéticas castellanas que servían de marco para hermosos textos cristalinos y solemnes. Poemas musicados, como ese que Amancio Prada convirtió en  himno de libérrima afirmación amorosa:

O también no musicados, recitados por el propio autor, con ese aire de aguerrido bandolero de Sierra Morena que no le abandonaría hasta la hora de su muerte:
 

(Aquí enlace al texto) 
Así fue Agustín García Calvo, un hombre que llevo la radicalidad de su pensamiento hasta su propia vida, sin miedo a las contradicciones al que ese pensamiento podría exponerle. Se demuestra en su famoso pleito con Hacienda cuando se descubrió que nunca había realizado la declaración de la renta y pidió a sus amigos y lectores que lo hicieran por él, tal como exponía aguerridamente en este artículo de El País. (Ver enlace al texto)
"Ellos querrían que un anarquista, ya que tenga que haberlos, fuera miserable, piojoso, bohemio, pintoresco, drogota, enloquecido y febricitante de hambre y frío, y mejor que todo, naturalmente, muerto, muerto como Sacco y Vanzetti, y entonces todo estaría en su orden por lo menos, y hasta podrían dedicarle una manifestación comnemorativa en la futura sociedad del bienestar"
O cuando confeccionó ese suicida Himno de la Comunidad de Madrid a cambio de una peseta que imagino al menos, rubia y reluciente. Aquí lo podéis escuchar en su propia voz:

Charlas, testimonios inapelables que de  tan extremados, pasar por ellos era como pasar por el filo de una navaja.  Sin embargo no negaba el compromiso necesario cuando las miserias de la realidad empezaban a demostrar  su siniestra faz. Ahí estuvo el año pasado en la Puerta del Sol, a sus 84 años, en el glorioso 15m,  dispuesto a seguir batallando con las armas que mejor conocía: el pensamiento y la palabra. Lo que mejor supo hacer hasta el final. 
I
Enorgullécete de tu fracaso,
que sugiere lo limpio de la empresa:
luz que medra en la sombra, más espesa
hace la sombra y más durable acaso.
No quiso Dios que dieras ese paso,
y ya del solo intento bien le pesa;
que tropezaras y cayeras, ésa
es justicia de Dios: no le hagas caso.
¿Por lo que triunfo y lo que logro, ciego,
me nombras y me amas?: yo me niego,
y en ese espejo no me reconozco.
Yo soy el acto de quebrar la esencia:
yo soy el que no soy. Yo no conozco
más modo de virtud que la impotencia.
II
Pero no cejes; porque no se sabe
cuándo pierde el amor, dónde la tierra
volteando camina, ni qué encierra
mensaje del que nadie tiene clave
Pues el Libro Mayor (y eso es lo grave)
del Debe y el Haber nunca se cierra,
y acaso acierte el que con tino yerra;
ni es nada el mundo hasta que el mundo acabe.
Si te dicen que Dios es infinito,
di que entonces no es; y si finito,
que lo demuestre pues y que concluya.
Pero no hay Dios ni hay Ley que a contradanza
no se pueda bailar. Tu muerte es tuya.
Tu no saber es toda tu esperanza.

29 comentarios:

  1. Pues a mí el futuro sí me preocupa y mucho, Krapps. Debe ser que estoy completamente alienada, pero no puedo evitar darle vueltas, sobre todo pensando en mis hijos.
    Mencanta Amancio Prada. Lo conocí gracias a una prima mía hace muchos años y desde entonces lo he escuchado.
    Un beso fuerte y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema, desde mi punto de vista, es que pensar en el futuro nos haga olvidar nuestra realidad presente. Solo el ahora se puede modificar porque solo el ahora es real. Si nos asustamos con lo que pueda pasar gastamos energías que mejor podíamos emplear trabajando con el presente.
      Besos fuertes y feliz media semana que es lo que queda.

      Eliminar
  2. No le conocía y sin dudas resulta un profundo pensador. Su visión del futuro resulta liberadora. Y este poema que incluyes al final es simplemente maravilloso. Nuestro no saber es toda nuestra esperanza, claro que sí.

    Me llama un tanto la atención notar que este año se están yendo muchas almas aladas este año y dejándonos sin sus palabras y su poesía.

    Gracias por tu regalo, que finalmente incorporé a mi entrada.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que García Calvo tenía mucha razón cuando dice que hay que liberarse de la idea del futuro ya que sin duda nos inmoviliza y nos somete. EL saber, un sabor falsificado por los juicios ajenos, nos condiciona ya que casi siempre no nos permite observar las cosas con la suficiente ecuanimidad de juicio.
      Pasa que hay personas que significaron mucho en determinado tiempo y lugar pero que en esta constante mutación de valores nos olvidamos de lo que ellas fueron y significaron hasta que nos enteramos de su muerte. Entonces las echamos de menos y las comparamos con un presente que nos parece adusto y superficial.
      Besos

      Eliminar
  3. Nos vamos quedando sin gente como esta, coherente, que sigue una línea hasta el final y lo hace de manera contundente y, sin embargo, amable.
    Yo lo veo como un eterno universitario.
    Saludos, Dr.
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, le va bien ese calificativo de universitario a la vieja usanza. Entendiendo por tal a todas aquellas personas amantes del comentario, la dialéctica y la charla clara y animada para contrastar puntos de vista diferente. Un sofista en el mejor sentido de la palabra. Algo que en la propia universidad se está perdiendo.
      Saludos Blue, siempre encantado de verte por aquí.

      Eliminar
  4. Estamos en una incertidumbre constante y esto va a más.A mí me obsesiona que sera de mís hijos que ahora son adolescentes pero...tambien me digo que tenemos que seguir y ser más unidos.Lo que nos alimenta(es mí caso) es cuando lees y sabes de gente de valía.Resurgiendo de sus propias cenizas cada "X" tiempo cómo el ave Fenix.Que pena y que fustración saber que gente de esta guisa ya no quedan o si quedan: son los menos.

    Un abrazo Krapp.

    PS:me encanta Amancio Prada!





    No

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que decía antes, nos acordamos de esta gente cuando al morir los echamos de menos. Esa incertidumbre constante que nombras, esa inquietud que no conoce reposo, es uno de los males que más nos afligen y precisamente el pensamiento o la calma que se desprende de estos viejos sabios podrían servirnos de anclaje con esa realidad que se nos escapa de las manos.
      Un abrazo, Bertha.

      Eliminar
  5. Supongo que porque siempre he sido bastante inconsciente del concepto tiempo ( no me entero en qué día vivo) nunca me ha preocupado excesivamente el futuro, si acaso a corto plazo, mucho más el presente... el futuro es una hipótesis probable, pero nada más.

    No conocía a este hombre y me ha encantado lo que has mostrado de él ¡¡vaya tipo!! sí por las patillas podría ser un bandolero de Sierra Morena:-) el futuro nos lo estamos cargando cada día, cada instante... la mayoría por no hacer nada por defenderlo, una minoría por asesinarlo directamente en nuestra cara, TODOS CULPABLES.

    Lo triste es que efectivamente el supuesto futuro nos lo estamos cargando cada día por nuestra pasividad y cada día debería ser lo único importante, si no nos damos cuenta de esto somos bobos rematados... Han tenido que ser desahuicidas miles de familias para que la gente se una y exija soluciones, ahora parece que tarde mal y arrastras, gracias a miles de personas que llevan peleado lo indecible empiezan a dibujarse soluciones, que para muchos llegarán tardísimo.

    Sieeempre lo mismo, esperamos al desastre para ponernos en marcha. Solo cuando nos pisan le pie a nosotros reaccionamos, mientras con la cabeza en un caldero. A veces tengo la sensación que se escurren las horas como agua en un cesto, eso sí que me agobia...yo me muevo por horas, días y como mucho meses, no sé mirar más allá ...miro el reloj y al minuto siguiente han pasado tres horas, esa sensación de que se esfuma el tiempo, la mayoría de las veces sin poder hacer todo lo que deseo es para mi lo terrible...


    Así que vaya pena que se haya ido alguien así... justo gente de esta es la que necesitaríamos encabezara algo grande, algo en lo que creer, alguien a quien seguir con la seguridad de que no se va a vender al mejor postor, que no actuará por vete a saber que intereses o fines.

    Creo que uno de los drama que vivimos es que muchos deseamos que las cosas cambien, estaríamos dispuestos a muchas cosas por ello, pero estamos desnortados, nadie ofrece un proyecto ni ilusionante, ni creíble, ni viable. Creo que solo con líderes como este hombre con una trayectoria seria, coherente, que cuenten con el respeto de todos por valía intelectual, humana y con el carisma suficiente para arrastrar a la gente, pondrían en marcha lo que ahora está aletargado. No creo en Mesías pero sí en gente excepcional con la suficiente fuerza, coraje y entrega para impulsar e ilusionar al resto. Lástima que hoy ya nadie se sacrifica por el bien general... tristemente eso son cosas del pasado y como no surja gente de esta pronto... los rebotados, desesperados y envenenados de todos lados tomarán las riendas... eso sí que me asusta, no en futuro, en el presente que ya se palpa por todos lados.

    Mil gracias ha sido todo un placer conocer a alguien así.
    ¿Sabes si tiene descendientes directos ?:-)


    Muuuchos besos Dr y ... bueno, habrá que conformarse con soñar, al menos esta noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el futuro tampoco es una hipótesis probable con dices, María. Lo veo más bien como una pura entelequia multiusos que puede servir para cambiar el presente o dejarlo como está. Son los poderes de cada tiempo y lugar los que lo han hecho tan relevante porque les sirve para consolidar su dominio.
      El pobre hombre en situación lamentable aquí en la Tierra se le prometía un futuro dichoso en la otra vida, el futuro, para que fuera más sumiso en el presente. Una falacia religiosa que nos ha envenenado a todos.
      Lo dijo Machado y suena a recurrente: caminante no hay camino, se hace camino al andar. Y como no hay camino tampoco hay metas. Solo el poder de actuar aquí y ahora.
      Es bueno encontrar a gente que te diga que vas por buen camino, pero mejor es que lo llegues a pensar por ti mismo(a). Nadie nos va a sacar las castañas del fuego y aunque te pueden ayudar a hacerlo, es la propia persona quien debe arrimar su mano al calor. Delegar la propia responsabilidad individual en líderes carismáticos no deja más que ser una manifestación de nuestro fracaso a la hora de modificar nuestra realidad, la pequeña, la que nos rodea. Modificando la pequeña es como se provoca que cambie la grande. Cuando Cocó Chanel abrió su primera tienda en París seguramente pensaba en crear una moda moderna y sport, solo el paso del tiempo demostró que liberando a la mujer de refajos, corsés, faldas largas, sombreros de pluma etc.. estaba contribuyendo a la propia emancipación femenina de forma decisiva y trascendente. Esas son las verdaderas revoluciones y no las que se llaman como tales y conducen a lo que antes ya había aunque con otras formas de dominio
      Muchos besos, María, desconozco si AGC dejó descendientes.

      Eliminar
  6. El Sr. Garcia Calvo y yo posiblemente hariamos "buenas migas", la verdad es que no le conocía como a otros muchos pensadores. Pensadores, que palabra tan compleja que engloba a los que piensan y a los que dicen que piensan. La visión de los anarquistas como dejados, inaseados, sucios o ignorantes se corresponde con la imagen que tiene mucha gente, influenciada por los medios de manipulación. Nadie se imagina a un vendedor de camiones "acrata", que vista razonablemente bien y sepa leer y casi escribir.
    Anarquía es sin gobierno, no sin orden, como la poesía de García Calvo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El estereotipo, como diría García Calvo, es otra forma de dominio. Etiqueta a la gente, divídela en grupos y si no es de tu cuerda denígrala para que la gente no caiga en la tentación de valorarla tal cual es en realidad. Es un viejo juego en el que todos de forma consciente o inconsciente participamos. La cuestión es eliminar la individualidad y la excepción. Para muchos un vendedor ácrata, aseado y grande como tú suena raro, pero también sonaría raro un presidente negro en el Sur estadounidense en tiempos, no tan lejanos, en que linchaban a los "afros" solo por atreverse a besar a mujeres blancas.

      Eliminar
  7. Curioso?? Que este hombre haya pasado de puntilla por la vida.
    Supe de el por el País hace unos días, el día que falleció.

    El himno es un verdadera joya…lastima que este en el cajón del olvido, aunque no me extraña por que estos no cambian el color de la bandera, por vergüenza.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas que pasó tan de puntillas, yo lo vi recitando poesías y discursos en protestas universitarias y largando lo suyo en conferencias o por la radio. El Himno fue una especie de "cachondeo" con los socialistas de Leguina a lo que él se prestó. ¿Cómo un anarquista puede hacer un himno de una Comunidad cuando abomina de la idea de Patria? Tuvo su gracia
      Salud

      Eliminar
  8. La Santa Acracia, sí señor. García Calvo, Aranguren... incluso Tierno Galván, con sus luces y sus sombras, fueron un faro, una guía para algunas generaciones entre las que nos hallamos. Y con la muerte de cada uno de ellos se muere algo en todos nosotros. Lo peor, con todo, es que no vemos referentes nuevos, que los "intelectuales" de ahora parecen agazapados. En contraposición, aquella fue una quinta de héroes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los intelectuales de ahora, que los hay, son más oportunistas, ahí tienes la deriva de Savater que pasó de presupuestos ideológicos muy similares a AGC para acabar apoyando a los chicos de la Díez. Quizás aquellos vivieron tiempos donde había más tortazos que tortas a repartir y se hicieron más duros y menos influenciables. No es casualidad que los referentes ideológicos de los indignados tengan todos más de 70 años.

      Eliminar
  9. No se puede decir más alto, ni má claro, ni más contundente ni más brillante "El futuro es eso con lo que nos engañan" cada día, arguyo. No dejemos que pensando en el futuro nos quiten el presente y, por lo menos, que no nos puedan callar.

    ¡Que razón tenía Quevedo cuuando a las reuniones de los gobernantes las llamaba auditorio de cestos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es justamente una de esas ideas que nos permite entender de otra manera la realidad. El futuro esclaviza y retarda la idea de cambiar el presente por so hay tanto interés en que estemos tan atentos a él.
      No conocía esa expresión de auditorio de cestos. A lo mejor en estos tiempos sería mejor llamarlo auditorio de cazos.

      Eliminar
  10. Lástima de comentario perdido que me curre y desapareció con el mensaje de error. ¿Adónde habrá ido a aparar?
    Solamente en este nuevo decir que me ha reconfortado en este tu blog el encontrarme con la entrada interesada en Agustín G.C. al que considero que forma parte del mundo de la cultura con mayúsculas.
    Agustín colaboró en un programa de Radio 3, (si, la RADIO TRES de toda la vida), allá por finales de los ochenta, que se emitía los sábados por la mañana, en el que hacía un repaso filosófico de la actualidad, incluso con preguntas de los oyentes, que era fascinante.Recuerdo también que la sintonía del programa era el himno de madrid pero versión coral, al estilo operístico.

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. Siento lo de tu comentario Rafa, tengo experiencias en esa clase de faenas.
      Es cierto lo del programa, lo recuerdo vagamente. Recientemente tuvo una intervención larga en el fenecido programa Carne Cruda también de Radio 3. Solo hay que buscar por su nombre acompañado por las palabras Carne Cruda y escuchar el podcast correspondiente.

      Eliminar
  12. Me ha gustado mucho la visión de las capas freáticas como salvaguardas de sueños.
    Tenía razón. A veces nos preocupamos tanto de algo que no sabemos si existirá (o de lo que fue, en mi caso) que olvidamos lo importante, el presente.
    Gracias por... por compartir, por traer esperanza, por el bofetón (suave) para despertar. Gracias por hacerme reflexionar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo de las capas freáticas, por tu atención y por tus animosas palabras.
      Desgraciadamente una cosa es predicar y otra dar trigo. Uno intuye por donde está la verdad, la ve en el GPS, pero luego nos cuesta la vida acercarnos a ella.
      En vez de bofetones prefiero los pequeños calambres o como esas rayas sonoras que ponen en las carreteras para que te vayas a los arcenes.
      Muchos besos para ti.

      Eliminar
  13. Merecido homenaje el que brindas a este grandísimo pensador. Cada día pienso menos en el futuro. Bastantes quebraderos conlleva el presente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis. Ciertamente creo es inútil volcarse en algo que nunca ha existido, ni existirá nunca en este presente continuo al que estamos condenados.

      Eliminar
  14. Me regalaron un libro y en la dedicatoria me escribieron un poema de García Calvo,al que no conocía y que me sonaba a ministro. Me gustó.
    « libre te quiero » y en la voz de Amancio Prada, qué decirte...
    A prpósito de futuro, lei esta mañana en no sé donde, que hay que romper si vemos que lo necesitamos, si no nos hace feliz lo que estamos haciendo, si no nos llena. Sentirse uno bien consigo mismo es lo más importante. Y el futuro ya lo viviremos cuando nos toque.



    Se me perdona por la ausencia?



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedas perdonada.
      Nadie menos ministrable que García Calvo anarquista de principio a fin, aunque tampoco te puedes fiar, hubo dos cenetistas en el gobierno de la República.
      El futuro nunca nos toca, es como esos muñecos que les ponen a los galgos en las carreras para que corran más rápido y que nunca llegan a alcanzar.
      Feliz fin de semana.

      Eliminar
  15. ...Y el ejército y Dios y las leyes y todas las patrias se creen que tú no eres nada...que no eres nada! Gracias y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por confirmar las verdades que a muchos no les apetece saber.
      Salud

      Eliminar