07 septiembre 2012

Perforando mi descanso (Kaskarilleira Existencial 18)


Se acabó el descanso y aún no son ni las nueve.  Monstruos antidiluvianos se aposentan debajo de mi ventana para atormentar con sus rugidos despiadados mi anhelada paz estival. 
Puta Kaskarilleira, amamantada con ruidos. 
Gaviotas, bocinas de ambulancia, trajín de camiones portuarios, nocturnos alaridos tabernarios con pretensiones cantarinas, zanjas cosidas y descosidas mil veces...
Podría sacar el revolver, apuntar a ese oxidado martillo hidráulico y hacerlo volar por los aires. Tengo puntería y sé que no habría desgracias personales, pero soy un tipo con excesivo pudor. No quisiera estar en el pellejo del portador del cachivache cuando tuviera que dar explicaciones en la Mutua sobre su repentina fobia a su herramienta de trabajo.
Maldita tortura. Estamos enfangados en una conspiración ruidosa de la que apenas somos conscientes. Inermes ante el ruido más allá de cualquier otra consideración. Atocinados en la barahúnda apenas podemos entender lo que nos rodea. Al final, no podremos distinguir entre el traqueteo devorador de aceras y el sonido de la ametralladora que nos mata.
Seguro que hay una máquina silenciosa que hace su trabajo sin violar el silencio. Seguro que podría haber calzadas reversibles de quita y pon. Podrían ser de plástico.  Hoy todo es de plástico. Si no nos mata el ruido, si no nos aniquilan los mercados o Ángela Merkel, lo hará el plástico. Unas aceras de plástico con unos enganches en cada tramo para separar las piezas del puzzle. Meter lo que haya que meter: tubos de agua, gas, cable, cualquier mierda falsamente necesaria y luego cerrar. Todo más cómodo y sencillo. Y no me hagáis reír con la tontería esa  de que se perderían puestos de trabajo. ¿Cuándo la humanidad ha renunciado a  unas pulgadas de confort por miedo a perder unos miles de puestos de trabajo? Esas delicadezas solo son permisibles con las corporaciones que dirigen el cotarro y no con un montón de obreros de mierda que a falta de otro trabajo se pueden enviar al Polo para ver si perforando encuentran petroleo.
Bah, solo despotrico por despotricar y ya me faltan excusas para no levantarme. Tengo que decidirme a emprender la caza. En algún maldito rincón de algún maldito lugar, el Gran Manipulador tiene puesto su culo y yo debo dar con él. No hay ninguna otra cosa que merezca mis desvelos.

33 comentarios:

  1. Bienvenido al mundanal ruido, Krapps.... Si vivieras en mi Madriz sabrías bien lo que es el mundanal ruido... Pero no en la Moraleja, no... En plena Avda. del Mediterraneo. O en Atocha. Entonces sí que despotricarías, sí.
    Yo soy de materiales nobles. El plástico lo justito e inevitable.

    Un beso y feliz otoño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias con retraso, Novicia, ya he cumplido mi semanita ruidosa. Viví en las postrimerías de Atocha, por Antón Martín, todo un año y medio y se lo que se cuece en aquellos acantilados furiosos.
      El plástico es muy huidizo y se esconde donde menos puedas imaginar.
      Besos y feliz septiembre.

      Eliminar
  2. No me das envidia, desde luego. No sé si podría acostumbrare de nuevo al "mundanal ruido" y espero seguir tal que así sine die...
    En fin! no te pediré paciencia, si no todo lo contrario, así que desenfunda y ¡duro con ellos! Krapp. :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, que conste que el narrador de esta historia, mi detective kaskarilleiro, es más contundente que servidor, ya que tiendo más a la paciencia y la maldición en voz baja, pero sí, en muchas cosas le doy la razón.

      Eliminar
  3. Pues yo siento decirte que pienso salir bastante, pero bastante , a la calle a hacer ruido, igual hasta llevo cacerolas y todo.

    Pero si nos limitamos al ahora, el ahora mismo, el ruido no me viene de fuera sino de dentro, y por cierto no sé qué es peor porque te diré, me cuesta leer dos líneas sin que mi ruido interfiera con lo que leo. Al menos esto que estoy escribiendo espero que suene coherente.

    Un beso, Dr.Krapp, ponte tapones en los oídos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena coherente porque sabes controlar muy bien tu ruido interior, no sabes como te entiendo. Sí hay ruidos necesarios y hay ruidos que nos importunan. Hasta para combatir el ruido que quieren instalar en nosotros necesitamos hacer ruido o al menos darle otro contenido.
      En fin mejor será lo de los tapones que otras veces han sido útiles..

      Eliminar
  4. Uno vive en un pueblo y todavía le despiertan los pájaros...Vete a un pueblo a vivir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El contraste entre estar en un pueblo y volver a la ciudad provoca estos sinsabores. Tal como están las cosas con el curro, vivir en un pueblo va a ser casi una obligación o incluso ser más atrevido y huir al monte.

      Eliminar
  5. Hay ruidos y ruidos, no se puede tolerar que a uno le despierten de su letargo con esta infame maquinita…es para cabrearse, y con razón…Doc, se presenta este otoño otro ruido mucho mas amable, entre comillas…como siempre hay ruidos y ruidos.
    Salud y a hacer ruido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estamos ruidos y ruidos auqnue a los agradables les prefiero llamar sonidos, directamente. También los ruidos requieren cierta jerarquía.
      Salud y buenos sonidos.

      Eliminar
  6. Los últimos párrafos me han recordado a esto:
    "la vida no vale nada
    si yo me quedo sentado
    después que he visto y soñado
    que en todas partes me llaman"
    Como quien tuviera una misión a realizar: encontrar al gran manipulador, tal vez también es quien perfora tus descansos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Eso era de Pablo Milanés? Gran letra. Seguramente el Gran Manipulador tendría mucho que decir al respecto ya que a veces usa a mediadores para conseguir sus viles objetivos. A ver que hace Fiz Arou ante tan poderoso rival, si es que da con él.

      Eliminar
  7. Eso lo arreglas cerrando la ventana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Privilegiados los que tenéis doble ventanal o doble cristal. El resto hacemos lo que podemos.

      Eliminar
  8. Uhmm te invito a mi pueblo. Petardos, despertàs, verbenas cutres, ... Me agobio sólo de pensarlo. He pasado de los grillos a esto. Así que por mi empieza a disparar.
    Sabes que se cree que si la humanidad desapareciese desaparecerían antes las grandes construcciones, puentes, edificios, etc que los objetos de plástico? Tus aceras perdurarían miles de años.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero las fiestas y los petardos de la mañana, aquí les llamamos dianas y alboradas, son unos pocos días al año. Volverán los grillos y los pájaros.
      Todo lo que se relaciona con los desechos de plástico es alarmante y la cosa no tiene fin a no ser que los enviemos a algún asteroide basurero.
      Besos

      Eliminar
    2. Uff, en Valencia para celebrar cualquier cosa... petardos.
      Y las obras también son infinitas (las dejan inacabadas eternamente, como por ejemplo el Ágora)... Me vuelvo al campo en cualquier momento.
      Besos.
      Pd: asteroide basurero? Puede. Todo menos usar otros materiales.

      Eliminar
  9. Por decirlo de alguna de las maneras tenemos que sufrirla los que vivimos en la urbe y,tambien en ciudades de segunda La tan llevada temida contaminación acústica...

    A veces me pregunto que tambien mata o desquicia una ausencia de ruidos y más los que estamos ya contaminados...El plástico opino lo mísmo sera muy práctico pero lo justo...no es el amor de mí vida.Pero aguanta lo que le echen...y tambien fastidia lo que puede.


    Un abrazo Dr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te digo Bertha que el exceso de silencio no sea también dañino tomadfo en grandes proporciones pero una pequeña cura al año no creo que nos haga mal a casi ningún urbanita.
      Lo malo del plástico es que está instalado en nuestras vidas y tampoco no conocemos opciones diferentes.
      Abrazos

      Eliminar
  10. Veo que estás en plena forma, amigo Krapp. Ácido, satírico, crítico... Como siempre. No cambies. Y el Depor en 1ª. Como debe ser...

    Un abrazo, aunque no me lo devuelvas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis se hace lo que se puede y espero que el Depor también.
      ¿Estás mimoso? Pues venga otro abrazo para ti.

      Eliminar
  11. Yo tengo la suerte de vivir en un sitio en el que me despierta el canto de un gallo, DrKrapp.
    Aquí, en este pequeño pueblo no existe contaminación acústica ni de gases tóxicos; ni tampoco hay problemas de aparcamiento ni aglomeraciones. El aire es puro, el tiempo es lento y los pájaros nos ponen la música de fondo a la vida; pero también se comen nuestra fruta y ponen todo perdido con sus cacas... En el paisaje natural dominan las grandes encinas, los pinos, las lavandas, los romeros y los tomillos que dan alimento a los conejos. En el cielo puedes ver a las águilas imperiales, las reales, los milanos y los buitres inspeccionando sus territorios.
    Las viviendas no pasan de 2 alturas y conforman un pueblo armonioso y bello alrededor de una iglesia del siglo XV-XVI . Viven aquí unas 1200 personas de forma permanente, de las cuales están "desestresadas" unas 1100.
    Los políticos que nos gobiernan son de derechas, y en el momento del boom inmobiliario querían hacer un plan para aumentar la población a ¡¡¡ 50,000 personas !!! Su deseo de hacerse millonarios haciendo de este pueblo una pequeña y apretada colmena tipo Alcorcón o Móstoles fracasó... Afortunadamente la burbuja estalló y no pudieron jodernos la vida.
    Seguimos viviendo aquí los 1200 , sin delincuencia y casi todos con una sonrisa dibujada en la cara....
    Como recuerdo de la especulación y de la avaricia quedaron muchísimas viviendas sin terminar.... y ahí están, afeando el ambiente y esperando -día tras dia-a que los tiempos cambien...
    Todo esto a tan solo 25 minutos de Madrid.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sana envidia. En mi ciudad también cagan los pájaros, unos enormes bicharracos blancos llamados gaviotas que lo cagan todo y lo dejan perdido. En realidad hay un reparto equitativo de espacios entre gaviotas y palomas, lo que no cagan unas lo cagan las otras.
      Las gaviotas te obsequian además todas las mañanas con una explosión de graznidos ya que han cogido la costumbre de nidificar en los edificios. Eso obliga a llamar al ayuntamiento que de allí a unos meses suele tomar cartas en el asunto.
      Me preocupan esas 100 personas que no se "desestresan" en tu pueblo, seguramente pertenecen a aquellos que se frotaban las manos con el futuro negocio inmobiliario.
      Mucha suerte y felicidad en tu refugio.
      Abrazos

      Eliminar
    2. Esos 100 son los que han nacido aquí y no saben lo que tienen, jajaja.... Por otra parte solo se puede vivir y soportar un lugar como este, si es que se ha vivido en uno como el tuyo; pero elevado al cubo y ha terminado loco :)

      Eliminar
  12. Aaaah, el blues de la vuelta a casa. No me extraña su cabreo, herr doktor: además de volver, el escenario es apocalíptico.
    Sí, la verdad es que a veces dan ganas de agarrar la pistola y liarse a tiros con todo. Al menos los que viven en el campo pueden recurrir aún -más o menos- al lirismo, a las actitudes franciscanas. Pero los urbanitas estamos marcados, palpamos con mayor intensidad toda la cochambre física y espiritual que nos rodea...
    En fin: paciencia y aguante. A veces hay que imbuirse de esa actitud al estilo Simon y Garfunkel cuando decían aquello de "Soy una roca, soy una isla" para seguir adelante. Es el mas puro espíritu cuidadano. Es lo que nos queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El contraste es duro porque pone en evidencia que la vida podría ser al menos más llevadera.
      Los que vivimos cerca del mar sabemos que hasta las rocas terminan desgastadas por el viento y no pueden mantenerse eternamente iguales. Supongo que tendrá ventajas dejarse llevar y acabar convertido en un buen montón de arena.

      Eliminar
  13. La inercia del modelo explotador del pasado la mantiene vigente.
    Los cazadores se emplazan por todas partes para desmontar el aparato antiguo y formar la reconstitución.
    Como base necesaria queda a prohibir que se inactive el esfuerzo de creación de empleos y que sean privados los bancos y las televisoras, pues desde ahí se puede desenredar el caos al que nos sometieron quienes decidieron que todo al vencedor y nada al vencido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que ese modelo explotador es en el que estamos instalados desde que la economía rige el mundo, las diferencias son más formales que reales, y cambiarlo, "desenredar el caos" como dices va a costar mucho esfuerzo aún sabiendo de su necesidad tal como está el mundo.

      Eliminar
  14. Mmmmm no sabes ¡¡cómo te comprendo y cuantísimo suscribo al mil por mil todo lo que ha dicho tu alter ego aquí!! :-)

    No recuerdo que actor contestó a la pregunta de si le gustaba Madrid tras su visita ... sí, preciosa, pero a ver si por fin encuentran el tesoro:-)

    Estaba toooda llena de obras, agujeros, taladradoras, etc... tec... un verdadero queso gruyer no sé si sería por la ampliación de alguna linea de metro amén de alguna de esas obras faraónicas emprendidas por su entonces alcalde Gallardón, cada vez más abducido por las tres Ks:-)

    Estoy contigo que es inexplicable que abran y cierren cincuenta y cinco mil veces las calles para meter y sacar cada vez una cosa diferente, me parece genial tu propuesta, además de ruidos que hacen a veces insufrible el trabajo y el descanso e inevitablemente terminan desquiciándonos, es que da pena ver terminar una calle y al día siguiente rompiéndola y parcheándola... en donde vivo, hace unos tres años, se pasaron la vida cambiando el revestimiento de las calles cada mes ¡¡una cosa increíble!! ahora de adoquines, ahora de piedra, ahora levanta otra vez y asfalto... parecía que no sabían cómo gastar tiempo y dinero amén de la paciencia de toodos... lo dicho Doc ¡¡están locos estos romanos!! y lo peor, nos enloquecerán a todos:))


    Un beso muuuy grande y feliz día nublado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      El actor que dijo eso fue Danny DeVito en un viaje a España y le volvieron a preguntar si pensaba igual en su última visita:
      "Se comenta que durante una de sus visitas a Madrid la ciudad estaba completamente en obras con casi todas las calles levantadas y que al despedirse del alcalde usted comentó "Les deseo que encuentren pronto el tesoro" ¿Es cierto que hizo ese comentario? De serlo, le felicito ya que es una obra maestra de humor.
      -Sí , la frase era mía. Estaba llena de agujeros. Y todavía esperando a saber dónde está el tesoro"
      Pero hay muchos pequeños madriles en muchos sitios. Cuando instalaron el cable recuerdo un tramo de acera que fue abierto cinco veces en pocos meses. Contratas para abrir las zanjas, otras para cerrarlas, todo el mundo feliz porque había dinero. Hoy no hay dinero pero pasa lo mismo. Se monta un boulevard con árboles gastándose millones de euros a pesar de ser un estorbo para vehículos y viandantes y cuando llega al ayuntamiento otro partido, el PP, se lo carga gastándose en ello otra buena pasta.
      Besos y feliz día
      PD: Yo también soy anósmico

      Eliminar
  15. Es cojonudo Max!!! Me ha gustado enormemente. La ironía hacia el yugo alemán en muchos de tus relatos me encanta.
    Y respecto a enviar trabajadores al Polo, leí hace poco que quieren perforar la Luna porque hay bolsas de hidrógeno o nitrógeno......locuras. Entre eso y que el presidente de Nestle quiere privatizar el agua potable mundial, estoy como Isaac. Resumiendo "hasta los cojones".
    Lo bueno es que siempre nos quedarán los relatos.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lía.
      Te voy a contar un secreto: yo antes pensaba que solo nos quedaban los cuentos y las historias como salvavidas pero ahora me apetece un huevo dinamitar el mundo para saber si está hueco por dentro :)
      Abrazos

      Eliminar