27 septiembre 2012

El horror y el dolor (Madrid, a 25 de septiembre)

33 comentarios:

  1. 0 comentarios, eso ponía al pie de la entrada. Ya no lo pone. En cierto modo acabo de enturbiar la entrada porque 0comentarios, sin comentarios, me parece el comentario más idoneo para ella... Esta tan nítida, tan llena de contenido, que, cualquier anexo corre el riesgo de enturbiarla; Pero no obstante diré algo: Siento lástima de esos policías, no puedo más que apiadarme de ellos. Tiene que ser terrible en la noche, cuando uno se refugia al calor de las sábanas y aparecen, como demonios inmisericordes en medio del sueño, las caras de esas gentes indefensas que, tan sólo, pedían que no les quiten el pan a sus hijos, y a los tuyos. Y tú, apretando los dientes hasta que te saltaban del dolor,con furia desmedida, los apaleaste y golpeaste hasta la extenuación...

    Vivir una vida con esta carga es algo que no le deseo a nadie y me compadezco de quien lo sufre.

    Y si acaso hay de esos policías, los que tal comportamiento no les quita el sueño... Eso es mucho más terrible aun; pues significa que no les queda ni el más mínimo resquicio de humanidad. ¡Pobres (iba a decir gentes, disculpas) pobres cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Desastre, para bien o para mal esta entrada es mérito de otros. No creo que esos policías tenga la facultad de discernimiento cuando se lanzan en oleadas sobre esos bultos sospechosos que tienen delante. No solo pasa con ellos, algo parecido debe ocurrir con los ejercitos en la batalla. Luego es mejor olvidar, no recordar, pensar que solo cumplías con tu deber para liberar tu conciencia. En determinadas actividades o te aíslas de lo que haces o tu conciencia acaba matándote.

      Eliminar
  2. Ya, ya me imagino que habrá bastantes policías a los que les hubiera gustado servir al coronel Kurtz. Parece que va en el código genético de esta gente, aunque por supuesto hay de todo; como también hay de todo al otro lado, no nos engañemos. Pero el fondo del asunto es que a fin de cuentas solo obedecen órdenes: serán más o menos macarras, se ensañarán más o menos, pero ese guión está escrito por los de arriba. El jefe de los antidisturbios obedece al ministro del Interior, que a su vez obedece a su presidente. Que a su vez obedece a un sistema.
    Los policías no tienen nombre ni cara, en este tipo de fregados: son simples peones. Y con esto que quede claro que no los defiendo, sino que podríamos cambiar unos por otros, un gobierno por otro, y el resultado sería parecido.
    La idea siempre es la misma: hay que poner al pueblo en su sitio, que si no se desmanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que esa ley de la obediencia debida actúa tanto como autosugestión como derivación de las propias responsabilidades. El reconocimiento de que se disfruta apaleando, causando dolor, algo de lo que habla Kurtz/Brando es algo que nadie quiere asumir. Los policías no tienen cara porque se convierten en grupos indefinidos de personas enfrentados a otros grupos indefinidos de personas a los que tienen que machacar. Es otra forma de proyectar la individualidad sobre el grupo e intentar que desaparezca dentro de la masa.

      Eliminar
  3. Durante los días en que en Valencia a los antidisturbios les dio por pegar a adolescentes que protestaban por, entre otras cosas, la falta de calefacción en su instituto por los recortes, yo discutí mucho con policias y militares a los que conocía. Incluso discutí con uno que paré en el trabajo. Todos contestaban como cuerpo, me refiero, dando consignas de grupo, eran violentos, no se podía permitir que cortasen una calle sin permiso, se siguieron órdenes, etc. A todos les pregunté lo mismo. Y si fuese tu hijo (o hermano, o padre) el que estuviese indefenso en el suelo? Sigues pegando? Te sigue pareciendo lícito? Todos titubearon. Creo que ninguno piensa en el grupo al que atacan como personas, como gente con nombre, vida, familia. En ese momento son el enemigo, no hay más.
    Pero no es así. Ellos están para protegernos, tienen que tener juicio, moral. Con qué cara miras a tu hijo cuando vuelves a casa si le has pegado a un crio como él, asustado e indefenso. Quizás hasta te ha visto hacerlo en las noticias. Cómo le explicas que eres uno de los buenos. No creo que acepte lo de recibía órdenes. En eso tendrían que pensar, aunque fuese un segundo, cuando se cambian la gorra por el casco.
    El juicio es necesario. Que vayan bien identificados también.
    Los excesos de autoridad me dan un miedo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te contestaban como cuerpo ya no eran individuos si no representantes de ese cuerpo. Cuando la pregunta era individualizada te contestaban como tal.
      El ser humano dimite de sus propias responsabilidades cuando las remite a un grupo que le acoge. Alivia saber que la culpa no es solo de uno y que es compartida con otros. Por ese agujero muchas veces se aparca el sentido de la responsabilidad individual y se remite a una instancia superior. Luego la propia dinámica de grupo es la que genera ese estado de embriaguez que propicia la violencia.

      Eliminar
  4. El horror crece, de las inocentes acampadas del 15m la situación empeora y las quejas se radicalizan. También lo hace la respuesta de un gobierno, no, de un gobierno, no, de una clase política que cada vez tiene menos respuestas y menos soluciones y se atrinchera en sus instituciones. Nos exprimen cada vez más para mantener su estatus. Esto se va pareciendo a un escenario pre-revolucionario, esperemos que para bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el horror primero solo nos afecta como espectáculo pero poco a poco, si es lo suficientemente fuerte, termina interiorizándose. El caso actual remite más a la conciencia del fracaso de un modelo y a la ausencia de alternativas a la vista. Eso causa malestar, desesperación y desconsuelo que quizás esté propiciando un escenario prerevolucionario.

      Eliminar
  5. Algunos estudiamos las tácticas de los antidistubios, las tácticas militares me refiero, y puede que algún día les toque correr a ellos y a los que los mandan, que al fin y al cabo, son los responsables...
    Puede que algún día no muy lejano esto se radicalice más y puede que la respuesta de la gente no sea tan pacifica y puede no nos dejemos pegar por quienes, en teoría al menos, nos debieran defender...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno hay que tener cuidado al seguir las tácticas de los rivales puede que sin darnos acabemos siendo como ellos. Ahora bien, a veces la autodefensa está más que justificada.

      Eliminar
  6. ¡Qué triste! Una guerra entre hermanos en la que todos pierden... Sólo gana el odio...Lo he visto y sigo viéndolo tantas veces en el centro de mi ciudad. Terminamos odiando a quienes se supone que deberían protegernos. Es un caos, la absoluta subversión del orden. ¡Lo lamento tanto! Pero no puedo decir que me sorprende. Aunque siempre me da vergüenza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca la policía en ningún lugar ha estado en favor del pueblo, siempre ha sido un instrumento del poder. La violencia siempre conduce a parecidos lugares: a la desdicha, al odio y a esas heridas que cuesta tanto cerrar como bien sabéis en Argentina.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Para entrar en el Ejército, en la Policía o en la Guardia Civil no hace falta tener un currículum muy brillante. Y mejor no hablar de valores éticos...Con esto sólo quiero señalar que es muy fácil que se "cuelen" personajes necesitados de demostrar sus cualidades...tales como la fortaleza física y el menosprecio de las razones que mueven a muchos a manifestarse...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende, no es lo mismo entrar en la Policía o el Ejército como soldado o número que como oficial o inspector, por lo menos antes había dos categorías bien diferenciadas. Aunque tienes razón hay un déficit de valores éticos o por lo menos son menos importantes que aprender a usar las armas contra posibles enemigos. Yo creo que hay un sector que entra bajo esas premisas que dices, hay mucha ideología detrás, pero hay otros que lo harán por vocación o simplemente por tener un trabajo permanente, cosa cada vez más compleja.

      Eliminar
  8. La manifestación era pacífica, se había advertido repetidamente que si se producían altercados detendrían a la gente y se inculparía a los organizadores. Creo que los que la montaron fue el mismo grupo que ya ha intentado desestabilizar otras manifestaciones pacíficas. ¿Y los polis infiltrados qué hacían allí? Canta mucho el tema.

    Muchos de los que vinieron de fuera en autobús fueron apartados de su trayectoria para registrar sus pertenencias, impidiéndoles durante media hora hablar con el móvil. Utilizan métodos totalmente represores, que nada tienen que ver con un régimen democrático. Nos quieren meter miedo pero la cuestion es que los que están muertos de miedo son ellos porque saben que no nos van a callar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Presupongo que cuando dices "la montaron", te refieres a lso que montaron la bronca. Hay tipos que se dedican a eso con motivo o sin motivo, puede ser por razones políticas, celebraciones deportivas o incluso un concierto de rock como hace poco.
      Ellos son el arma pero al mismo tiempo son víctimas de la propia dinámica social. No dejan de ser funcionarios sometidos a los mismos recortes que el resto de sus compañeros pero obligados a ser el brazo armado del gobierno que los machaca.

      Eliminar
  9. A mi me da, que estos a antidisturbios les hacen un test psicologico para ver hasta donde pueden dar desi.
    De otra manera lo que paso en la estación de Atocha no tendria explicación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué dices que les hacen tests de resistencia como a los bancos? Seguro que tienen puntuación más alta que ellos.

      Eliminar
  10. Creo sinceramente que se han pasado un pueblo con esta actitud tan extrema.En el metro daba miedo: verles la cara de locos de algunos y, dando porrazos a diestro y siniestro esto es denunciable.Tengo la sensación de que saldran cosas más sucias de este día porque seguro que alguie se sacara de la manga algo que haga más pupa.

    Un abrazo Dr.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más sucio es lo que nunca vamos a ver en este y en otros días parecidos porque se desarrolla fuera de las cámaras y de la prensa.
      Abrazos

      Eliminar
  11. Sé que mi opinión no va a ser popular y que seguramente se me echará la peña encima, pero sé también que si no lo digo, reviento.
    Me alucina lo fácilmente que se juzga a todas las fuerzas del orden desde el evidente desconocimiento de lo que realmente hay. Son funcionarios, como tantísimos otros, y lo mismo que todos los funcionarios que trabajan en otros sectores no son unos vagos, la policía, en general, independientemente del cuerpo donde trabajen, no son bestias, ni gilipollas, ni unos incultos, ni unos locos y ni mucho menos unos asesinos. No hago más que leer lo mismo en todas partes y cada vez me pongo más mala cuando veo lo alegremente que se juzga a la gente.
    Sí se les hacen test psicológicos (que muchos otros opositores no tienen que pasar) y se les hacen unas pruebas culturales y se les pide unos niveles mínimos (como a cantidad de otros funcionarios). Precisamente porque los que van a tener delante no son siempre estudiantes o jubilados, o currantes, o cualquiera que vaya a hacer gestiones a través de una ventanilla... Ningún otro funcionario tiene tantas papeletas para que se le pongan delante unos cuantos energúmenos que le llamen a 10 cms. de su cara hijo de puta y le escupan, como si ellos tuvieran la culpa de la mierda de situación que estamos viviendo todos.
    En las fuerzas de orden hay de todo, como en todas partes y ellos, la mayoría, intentan cumplir con su trabajo, a pesar de estar exactamente igual de jodidos que los que tienen enfrente.
    Por supuesto que algunos (insisto, algunos) se han excedido en sus funciones, en esta ocasión y en otras, igual que hay médicos, maestros, etc etc que hacen su trabajo fatal, sin ningún tipo de rigor ni de profesionalidad... Vale, si un mal policía lo hace mal, todos vemos la sangre, el maltrato, pero también si un mal médico no trabaja bien, un enfermo puede hasta morir y si un profesor es malo y no tiene vocación, un niño, un adolescente, puede tener problemas psicológicos que le marquen para siempre o ser un zote también de por vida.
    En resumen, me molesta infinito que se juzgue tan alegremente a nadie, me da igual que sean policias o cualquier otro funcionario.
    A mí me jode igual que a todos la situación, los abusos, la hipocresía que se gastan los políticos, su incapacidad, su absoluta ineptitud para resolver esto donde nos han metido, pero estoy más que harta de que se le eche la culpa a una gente que lo que hace es trabajar en medio de conflicto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amen, el enemigo no son los guardias, los guardias son el medio, el enemigo es otro...

      Eliminar
    2. Cualquier persona sometido a presión y acompañado por otros tan armados como él podría actuar como ellos pero también tienen que tener el temple suficiente para, por ejemplo, no entrar en una estación como la de Atocha lanzando pelotas de goma a diestro y siniestro. ¿Te imaginas a un artificiero de la misma policía que le temblaran las manos cuando tuviera que desactivar un explosivo? A un antidisturbios se le debe exigir algo parecido ya que, aunque haya pasado en las manifestaciones del años pasado, no debe esperar que le lancen flores los manifestantes.
      En las profesiones en que hay armas, incluso un bisturí es un arma, y por tanto peligro de muerte para terceros el rigor deber ser máximo.
      Nadie duda que no son responsables últimos de la represión pero los palos que dan proceden de sus manos y no de quien les manda.
      Abrazos a ambos

      Eliminar
  12. ...perdona que me meta en dónde no me llaman.Estoy en parte de acuerdo con Novi que aveces se hacen los juicios a la ligera...

    -Pero da la casualidad que ese día estaba en Madrid y en la estación no se procedía en consecuencia había muchísima rabia en su forma de manifestarse sin identificar a nadie por las bravas aquí mando yo y punto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual acabo de escribir. Desde hace muchos años, desde que yo mismo estuve en varias ocasiones a punto de recibir un porrazo me hago la misma pregunta ¿los estímulos que reciben los antidisturbios para actuar solo únicamente verbales o también se les suministra otras sustancias?
      Un saludo

      Eliminar
  13. Estoy de acuerdo con DESASTRE MANIFIESTO, tus imágenes lo dicen todo Dr.

    Pero jajaja ya sabes que nunca me aguanto, perdón:-)

    Aun cuando es verdad que las fuerzas de orden público son un colectivo con mucha gente y de todos los tipos, lo siento, precisamente por estar ahí deberían dar ejemplo en situaciones límite y no... desgraciadamente muchos de ellos, no dan la talla, demasiados.

    A parte de consignas de superiores y demás.

    De otro lado, lo mismo, naturalmente también hay energúmenos, pero es que se supone que unos van a poner paz y los otros son los delincuentes, que se igualen ambos en su comportamiento, NO VALE, a mi no me vale. Que encima en ocasiones las fuerzas del orden sean aun peores que los delincuentes, es lo peor que le puede pasar a un país. Si se consienten los desmanes en quienes tienen que impedirlo, ESTO SE TERMINÓ.

    Es terrible suponer que de verdad hay gente que se hace amiga del horror, para no temerle... lo más horrible que le puede pasar a un ser humano. ¿De verdad supones que los energúmenos que existen dentro y fuera de la policía, esa gente de un lado y de otro que pegó a mansalva son gente que se ha hecho amiga del horror, para no temerle? ¿gente que ha sufrido tanto que se ha deshumanizado? porque de eso habla ese increíble diálogo que has reproducido de esa fantástica que es Apocalipsis now.

    No lo sé, yo creo que no tendremos esa suerte, porque si fuera así, hasta podrían tener disculpa... a mi me parece simplemente gente que se deja llevar por la visceralidad, que le sale su lado animal, la bestia y la deja salir con toda la fuerza y punto.

    La fuerzas del orden deben estar entrenadas para contenerse el doble que el resto, porque su trabajo es ese justamente, contener a los demás, no dejarse llevar.

    En situaciones límite, es verdad que vete a saber como reaccionamos cualquiera nosotros, pero repito, nosotros no somos profesionales, ellos se supone que sí. A parte de los casos puntuales de bestias en acción, es cierto que lo peor son las consignas que de uno y otro lado se dan en estas concentraciones... en la poli infiltrados para montar camorra y amedrantar, seguramente ordenado ese comportamiento desde arriba, en el lado de los antisistema, lo mismo...

    En medio, la gente de buena fe que solo quiere vivir y con todo el derecho del mundo manifestarse en paz porque no pueden y al final son ELLOS los que se llevan los palos de unos y otros, sin merecerlo en absoluto.


    Un beso muy graaaaaande Dr.



    Feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El anonimato propicia la violencia. Los policías van con cascos que les tapa la capa y apenas se les ve el número de identificación. Los perturbadores igualmente van cubiertos con capuchas o pasamontañas para no ser reconocidos a partir de ahí todo es posible por una y otra parte.
      Sí, creo que hay gente que se hace amiga del horror para no vivir aterrorizado. Para ello no se requiere un estado especial de ánimo solo estar con los fuerzas que dirigen ese terror. La gran pensadora Hannah Arendt recibió muchas críticas cuando tras asistir al juicio de Adolch Eichmann expuso su teoría de la banalidad del mal.
      Copio literalmente de la Wikipedia:
      "Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», el «pozo de maldad» que era considerado por la mayor parte de la prensa. Los actos de Eichmann no eran disculpables, ni él inocente, pero estos actos no fueron realizados porque Eichmann estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócrata, un operario dentro de un sistema basado en los actos de exterminio"
      No sé si esa actitud fría es mejor que la del sádico que se limita a dejarse llevar por sus pulsiones animales.
      Como dices tú y como ya he comentado más arriba, precisamente por hacer lo que hacen, deberían ser más cuidadosos para que no ocurra lo que ha ocurrido. Ellos y sus mandos, claro. Además solo ha servido para desacreditarlos tanto a nivel nacional como internacional en unos momentos críticos.
      Besos grandes.
      Feliz semana

      Eliminar
  14. Con 20 o 21 me vi rescatada por un «gris» que me empujó para no darme con la porra. Me temo que de esto ahora hay bien poco y no lo entiendo. Ya sé que se deben a la disciplina del mando, pero son personas, no? No están indignados y hartos con lo que está pasando? Son capaces de arremeter salvajemente contra ciudadanos que sólo piden una vida digna? Pues parece que sí.
    No entiendo nada.

    ResponderEliminar
  15. Los que ya tenemos unos años hemos vivido experiencias semejantes a ese respecto. Desgraciadamente las diferencias en este terreno entre aquellos tiempos y éste son menores de lo que sería de desear. Así van las cosas.
    Hoy los policías se han manifestado en Madrid por los recortes pero siguen estando muy "orgullosos" de la actuación de los antidisturbios en días pasados. Ellos mismos establecen las barreras que les separa del resto de los ciudadanos.

    ResponderEliminar
  16. Las imágenes expresan la realidad de un régimen que utiliza a sus esbirros como perros de presa contra la gente a quienes deberían servir.
    La actitud pandilleril que se rebaja a cometer éstas abyecciones por tener un empleo como éste degrada a éstos que se venden por unas monedas y son los huevos prestados a los que recurre el sistema.
    Algún día llegará la conciencia de dignidad de no someterse a éstas bajezas, y entonces de seguro no estará Rajoy pegando hostias sin contar con éstos huevos de alquiler.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil un cambio de actitud, siempre ha sido así con un régimen u otro. En estos días se han publicado imágenes de la violencia franquista al lado de estas últimas prácticamente idénticas y en la misma postura. Luego hay que oír las justificaciones de los líderes sindicales policiales ya que al mismo tiempo que protestan por los recortes del gobierno justifican la actitud represiva de sus compañeros. Al parecer para hacer su trabajo tienen que reprimir a la manifestantes civiles que también están defendiendo sus intereses.

      Eliminar
  17. Dice Susskind, que somos una especie de cavernícolas primitivos y agresivos. Y está claro que así es. Tampoco es difícil pasar de agredido a agresor, de lo que hay múltiples ejemplos conocidos por todos.
    En todo caso bien traídos esos fotogramas de Cóppola, tan simbólicos, haciendo referencia a la Rama Dorada y al Corazón de las Tinieblas. Tienes la mano rota para buscar y utilizar vídeos en tus entradas.
    En cuanto a lo del 25 S, más allá de ideologías, creo que es una de las muchas que veremos y nos "tocarán" en este tiempo de frontera en el que estamos inmersos. Pero me niego a perder la esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo somos cuando nos dejamos llevar por nuestra naturaleza extrema. Es la civilización, hasta los pueblos más primitivos tienen una civilización, la que encauza esas fuerzas elementales que perviven en el ser humano. Cuando al hombre se le permite la impunidad saca a relucir su lado más salvaje y destructivo.
      Al igual que en los años 30 en este momento un modelo social se está resquebrajando, las fuerzas oscuras que anidan por debajo de las formas sociales tienen una magnífica oportunidad para madurar.

      Eliminar