25 mayo 2012

Antojos de los mercados


  • Señor Presidente, un grupo considerable de ciudadanos está a punto de traspasar el umbral de la pobreza, ¿los dejamos pasar?.
  • No, que esperen. Primero habrá que ablandarlos, no quiero que los mercados se vuelvan a quejan de que se los enviamos muy crudos. Dile a tus compinches que les suelten la cantinela habitual.
  • Ya sé a lo que se refiere aquello de "Hoy en día nuestra única opción es el sacrificio y si en todo caso hubiera culpables, lo serían ustedes por haber vivido por encima de sus posibilidades". Increíble que se puedan creer esas sandeces.
  • Una sandez bien decorada da inmejorables resultados. Coméntale a los tuyos que la pinten bonita para que sigan tragando ¿Has  negociado con los mercados?
  • Sí, pero no tengo buenas noticias, no nos quieren dar una prorroga. 
  • Eso es una contrariedad, pensé que estarían de mejor ánimo
  • Estaban eufóricos pero no me hicieron ni caso, parecían pasárselo en grande mientras columpiaban a la prima de riesgo. No vea como se reían cuando ella gritaba: "quiero volar más alto, más alto" Hicieron oídos sordos a nuestras súplicas. Al final, casi  me echan de allí de mala manera. Me dijeron que no les gustaba hablar con lacayos, que viniera a verlos el pez gordo, si se atrevía.
  • Nuestro futuro depende de ellos ¿no habrás sido desconsiderado?
  • Fui sumamente cordial. Incluso apelé a su sentido común. Ese que usted tanto venera. Me contestaron como macarras barriobajeros. Algo así como que me dejara de milongas, que me comiese con patatas mi puto sentido común y que ellos ya tenían el suyo a buen recaudo en algún paraíso fiscal.
  • Gente idólatra y sin entrañas ¿Cómo se puede rechazar algo tan sagrado de forma tan odiosa y repugnante? 
  • Piense que son como niños malcriados disfrutando mientras le quitan los ojos a sus muñecos de peluche. Tenía que ver como tienen aquello con los restos de...
  • Basta, no quiero saber lo que hacen con nuestra sufrida clase media.  Ya tenemos bastante con entregarles los lotes que nos solicitan.
  • Por cierto,  me comentaron que la última remesa que les llegó no tenía la calidad de las anteriores y que apenas les duró unos días. Quieren más y de mejor calidad. Ahora prefieren que les enviemos tiernos jóvenes emprendedores con mucho futuro por delante.  
  • Con ellos no tendrán futuro. Se deben haber vuelto sibaritas, para el uso que les van a dar, debería serles indiferente un tierno joven emprendedor o un correoso exfresador jubilado.
  • Son antojo de los mercados, Presidente. Usted mismo dice que nuestro futuro depende de ellos.
  • Exacto, no hay otro posible si queremos mantenernos en nuestra posición actual. Ya ha pasado un buen rato, compruebe si los del umbral están suficientemente ablandados y luego seleccione aquellos que tengan pinta de jóvenes emprendedores, si es que queda alguno disponible.  Cubriremos las vacantes con algún muchacho que no haya acabado la carrera por falta de recursos económicos. Supongo que habrá para una remesa.
  • Sí que habrá, Presidente, seguro. Mire, tengo que decirlo, me gusta trabajar para usted. Creo que pasará a la historia como un  benefactor providencial para el futuro de nuestro país y sus ciudadanos.  
  • Le agradezco sus palabras, pero eso solo será posible cuando metamos en la cabezota de cada uno de nuestros súbditos un poco de sensatez y cordura, eso de lo que tanto carecen y que yo les puedo por proporcionar por arrobas.
  •  

25 comentarios:

  1. Bajo la bandera del bien común siempre se hicieron atrocidades, ahora estamos asistiendo a una de ellas. Lo malo no es quien la comete, lo peor son los cómplices silenciosos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los que se arrogan actuar por el bien común tienden a usurpar la libertad ajena en su propio beneficio y dominio. La historia ofrece miles de lecciones al respecto. Ellos actúan por el bien común tras asumir que hay un mal común que afecta a todos indiscriminadamente. En esa simplificación siempre hay fieles vasallos dispuestos a entregar su alma a cambio de seguridad.

      Eliminar
  2. Me pregunto si el señor presidente, de este país o de cualquier otro afectado por "la crisis", conseguirá dormir pacíficamente por las noches. Porque imagino yo que todavía le quedará algún recuerdo de cuando era joven; de cuando, en el colegio o la universidad, estaba rodeado de sers jóvenes como él, algunos de ellos ilusionados con su futuro; de los currantes que pasaban a su lado alegremente, con sus fantasías de clase baja pero tan respetables como las de la élite o más....

    La desmemoria es muy mala compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mercado está saturado de medicación para aliviar el insomnio, amigo Rick.
      Por lo que sé, el actual presidente no tuvo una vida de mucha combatividad en su etapa universitaria. Fue un chico de derechas de toda la vida y pertenecía a una familia acomodada. Buenas notas, empollón, quizás más preocupado por su nivel académico que por lo que podría pasar en su entorno. Nada de eso es malo pero tampoco te prepara demasiado para estar en contacto con la realidad.

      Eliminar
  3. La clase política ha estado a la altura de la mierda, pero ninguno de ellos pagará por ello, ni enconómica ni moralmente. Es el sacrosanto principio democrático: aquellos que elegimos son totalmente irresponsables ya que al fin y al cabo los hemos elegido nosotros. Me pregunto cómo nadie quiso ver lo que iba a venir, cuando cualquier ciudadano normal podía advertir que aquello no era posible, que tendría que estallar y nos llevaría a todos por delante, bueno a todos no, los que lo causaron y se beneficiaron de ello, siguen de rositas, siguen en el poder y siguen enriqueciéndose cuanto más nos hundimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Económicamente seguro que no, moralmente puede. Hay muchos de ellos que son de la estirpe de Mr.Scrooge y puede que los fantasmas del pasado, del presente o del futuro vayan a atormentarlos en la Navidad. Lo que todavía no logro entender es si cuando juran el cargo, también firman un documento que les libera de cualquier responsabilidad política. Podría ser así y que nadie nos haya informado al respecto.

      Eliminar
  4. Vergonzoso, como decía un tuitero: no hay forma de ver la tele o leer un periódico sin que te acuerdes de la madre de alguien -lo he dicho fino. Nos tratan como carnaza para los mercados. Un 25% de desempleados y se cuestiona la legitimidad de intentar buscar comida en los contenedores de basura o de la que se desecha de los centros comerciales. Hay que ser hipócritas e .......... Si a la gente le quitas la casa, el empleo y hasta la comida solo le queda salir a la calle y ponerse a pegar tiros porque ya da igual, o no, al menos en la cárcel la gente tendrá techo y pan.

    Muy mal, pero que muy mal pinta todo. Decía Federico Mayor Zaragoza hace poco que es el fin del sistema capitalista, un cambio de ciclo que no durará mucho y a tenor de cómo están yendo las cosas es posible que así sea pero da miedo el desenlace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para alivira la tensión es relajante maldecir. Siempre fuimos carnaza lo que pasa es que antes tenían que cazarnos y ahora ya estamos troceados en los frigoríficos del matadero listos para ser trinchados.
      No te fíes con lo de la cárcel, hubo épocas en que la gente le traían la comida de casa o morían en la indigencia.
      Los cambios dan miedo siempre porque nos agobia la incertidumbre, pero a veces es necesario que estallen las cosas para obligarnos a retomar posiciones y empezar de nuevo.

      Eliminar
  5. Pues ahora Dr, a ver que cuento chino nos suelta nuestro presi... porque otra vez nos la van a meter doblada con los más de 19.000 millones que parece necesita BANKIA, amén de los 4.000 que ya les han dado...

    Supongo que el Sr. Presidente, este grandísimo benefactor que nos ha salido y que nos va a dejar como a los somalíes viviendo en chozas y comiendo moscas... nos dirá que el pobre Rato, está estresadísimo y debemos pagarle una vacaciones en Baden Baden después de haber tenido el año pasado un agujero de 3.000 millones en pérdidas y silbar haciéndose el despistado como que con él no iba la cosa... ¡¡a Alcatraz tenían que ir todos!! :-)

    Y eso, sin contar que la prima de riesgo ya está rozando otra vez los 500 puntos... por culpa de que se ha filtrado la noticia de que Mas y compañía necesitan que el estado central les salve del hundimiento del Titanic que se les avecina en Cataluña...¡¡pobrecitos mis queridos catalanes!! les veo en peregrinación a Bruselas llenos de butifarras, perolas de escudella cantando els Segadors jajajaja... a ver si esos niños malos que sacan los ojos a los muñecos, se apiadan... y no, me temo que no... al resto de los españoles nos imagino haciendo la marcha roja y gualda (como en su día hicieran en verde los marroquís) a ver si los narcos de Gibraltar, nos dan asilo político, que.... va a ser que tampoco ... ¿qué nos queda? ¡¡ Lourdes!! :-)


    Muchos besos Dr y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé tú pero yo no tengo tanta pasta, María y encima tendré que ponerme a rezar el rosario para que la que he ahorrado no me la arrebaten. Creo que los chicos de Mas han preferido llevar primero sus viandas a Madrid a ver si hay dinero para ellos como al parecer hay para Bankia, aunque esos 13.000 millones de deuda son como para acojonar a cualquiera. Hace tiempo que no los veía tan modositos en la Villa y Corte.
      Antes que Lourdes, menos mal que nos queda Portugal. Allí está Fátima :)

      Eliminar
  6. Antes que nada y para los que ya me han leído: he cambiado la última frase final del texto. Me gusta más como queda ahora, aunque sobre gustos...

    ResponderEliminar
  7. Cada día estoy mas convencido que (este invento de Europa) funciona como una gran multinacional o lo que es lo mismo una empresa. Nuestro presidente es el director general de este país, que recibe ordenes de la empresa matriz, que a la vez recibe ordenes del “gran hermano”, que no sabemos muy bien quien coño es.
    Mientras no se quiera despejar esta incógnita, por parte de los directores generales y su presidente….no saldremos de la puta retórica…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No crees que le das mucho poder al presidente? ¿No será más bien el botones o el chico para todo?
      "Oye, chico, tráeme un café o te subimos la prima de riesgo"
      "A la orden, señor"
      "Lo que usted diga, señor"
      Ese Gran Hermano se parece a los emperadores del Japón o a los viejos califas árabes. Nadie podía mirarlos directamente sin riesgo de perder la cabeza.

      Eliminar
  8. Por arrobas...
    Me ha gustado mucho. Mejor no se puede decir, más claro tampoco.
    No me explico cómo alguien pensaba que iban a solucionar algo. Primero porque estamos a merced de poderes mayores. Segundo, porque aunque tuviesen el poder de decisión, viendo cómo les ha ido a las comunidades en las que gobiernan desde hace años... Si tenían las recetas para sacarnos del hoyo lo esperable es que en esas comunidades las hubiesen aplicado. Pero al contrario. La comunidad valenciana, donde reinan (es la palabra exacta, esto no es gobernar, esto es más poder de señor feudal) hace 20 años, se encuentra en quiebra, intervenida de forma velada, con más paro que el resto (si cabe), con implicados en mil tramas en puestos relevantes...
    Pues eso, será que aún estamos crudos.
    Tanta realidad me abruma...

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Nuria.
    Les cogieron con el pie cambiado porque solo querían el poder por el poder. Supongo que la idea es: primera alcanzamos el poder y luego ya veremos lo que hacemos. No había recetas, solo ansiedad por conseguirlo. Lo de la la Comunidad Valenciana o Reino de Valencia, es absolutamente bochornoso y lo que es peor creo que la podredumbre se ha instalado no solo en en las altas esfera políticas si no que ha contaminado a buena parte del tejido económico de aquella sociedad. No hay nada más corruptor que el dinero fácil.

    ResponderEliminar
  10. Suena a guión de película de bajo coste, pero es la pura realidad.
    Somos ovejas en manos de... cabrones.

    Muy bueno el post, Krapp.

    Qué deprimente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tesa.
      Solo tengo una duda ¿alguna vez dejamos de serlo?

      Eliminar
  11. Estamos viviendo, malviviendo y sintiéndonos culpables por haber pedidos préstamos y que nos los concedieran y ahora con la soga al cuello y la tarjeta del paro en la puerta de la nevera para ver cuando nos toca renovar.

    Y es indignante que los responsables de la gestión de Bankia se vayan de rositas y nos dejen a nosotros el marrón.

    ResponderEliminar
  12. La culpabilidad es un elemento primordial para generar este estado de malestar y confusión. Es necesario universalizar las culpas para que los auténticos responsables puedan librarse de las suyas. El sistema económico se impone desde arriba y si la gente quiso comprar una vivienda y cargarse de hipotecas es porque el sistema generó esa necesidad. Todo estaba provocado para que la economía fluyera por los cauces que ellos pensaban que eran los adecuados. Cauces que se han demostrado que eran un puro fraude fomentado y consentido de principio a fin.

    ResponderEliminar
  13. A mí lo que me preocupa seriamente es que se nos tome por tontos de remate. Y dada la resignación que mostramos ante tales desmanes me temo... que les asista algo de razón...

    Seguirán en sus "trece" mientras nos limitemos a exteriorizar nuestro malestar...sin más

    ResponderEliminar
  14. ¿Tú estás resignado? yo no, pero tampoco podemos ir a la calle lanzando cócteles Molotov a diestro y siniestro. Yo creo que más que resignación lo que hay en la gente es expectativa, como un paquete de dinamita que espera que alguien encienda la mecha. Va a pasar más tarde o más temprano, porque es un problema universal que va más allá de lo que pueda ocurrir en un país concreto. La presa ya tiene brechas considerables y solo falta que haya un elemento para que se produzca la ruptura y salga como un torrente el agua contenida.

    ResponderEliminar
  15. Estaba segura de haber dejado un comentario aquí, Krapps. Lo siento.
    Pues sí, a base de repetirnos machaconamente lo del sacrificio ineludible (nuestro sacrificio, claro) para que todo se equilibre, nos lo estamos creyendo y la angustia y el desánimo se han instalado en nuestras vidas como una constante con visos de hacerse eterna.
    Deberíamos confiar en nuestra fuerza como grupo, como sociedad. Al fin y al cabo, ellos no son nadie sin nosotros. Pero la situación para muchísima gente ha llegado hasta un punto tan tan complicado que los ánimos se diluyen entre tanta miseria y tan negro futuro.

    Un beso, Krapps. Y feliz finde.

    ResponderEliminar
  16. No hay nada que sentir, nos pasa a todos, Novicia.

    Sí, puede que haya cierta sugestión colectiva que invita a dejarse llevar por la angustia y el desánimo pero también hay un nivel de rebeldía creciente que se está empezando a sentir a nivel global. Primero nos quejamos, pero cuando la queja ya no llega porque el malestar sigue aumentando, entonces es cuando la gente se unirá y tirará para adelante. Noto que los errores se van acumulando por arriba, uno tras otro, y que tienen mucho miedo, porque el poder de una población indignada y que ya no tenga casi nada que perder puede ser demoledor para sus intereses.
    La dinamita está preparada, falta el elemento que encienda la mecha.
    Besos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. No se cuando, ni qué será lo que encenderá esa chispa que nos eche a todos a la calle a ajustar lo que haya que ajustar... ni siquiera sé si lo veré... pero sé una cosa: ese día llegará y entonces no habrá quien lo pare. Ha pasado en otros momentos de la Historia y volverá a suceder. Cada vez está esto más "maduro".
    Al tiempo.

    ResponderEliminar
  18. Será sin duda la chispa de la vida, de una nueva vida, como la de Cocacola, pero con menos fotogenía y marketing

    ResponderEliminar