01 abril 2012

¿Ya nunca podremos ver ésto?

"Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las fragantes flores son nuestras hermanas; el venado, el caballo, el águila majestuosa son nuestros hermanos. Las praderas, el calor corporal del potrillo y el hombre, todos pertenecen a la misma familia...

...Los ríos son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Los ríos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras, deberéis recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y hermanos de vosotros; deberéis en adelante dar a los ríos el trato bondadoso que daréis a cualquier hermano...
Esto lo sabemos: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia...
¿Dónde está el espeso bosque? Desapareció. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así termina la vida y comienza la supervivencia...."
(Fragmentos de la Carta del jefe indio Seattle de la tribu Suwamish al presidente de los Estados Unidos Franklin Pierce)

21 comentarios:

  1. Estoy en Galicia pasando unos días y leo desolado las noticias sobre el incendio probablemente provocado en las Fragas del Eume. Comparto contigo tu estado de ánimo. No conocía estas fragas pero me llena de dolor su pérdida irreparable. Es cierto que el hombre pertenece a la tierra, pero estamos acabando con ella. Me temo que el año va a ser pavoroso cuando ha empezado la temporada de incendios en el mes de marzo. Terrible, doctor Krapp, ves esto y se te cae el alma a los pies. Y no se puede hacer nada. No sé si has visto Los sueños de Akiro Kurosawa pero en esta inquietante película sobre el futuro del mundo y la belleza de la naturaleza hay algo de lo que transmites con estos vídeos. Es una película tan hermosa como perturbadora. Saludos desde Galicia.

    ResponderEliminar
  2. Quiero pensar que no son vecinos para no sentir vergüenza, quiero pensar...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi un millar de búfalos pudriéndose en la planicie, abandonados por el hombre blanco que los abatió desde un tren al pasar. Yo soy un hombre salvaje y no comprendo cómo es que el caballo humeante de hierro puede ser más importante que el búfalo, que nosotros sacrificamos solamente para sobrevivir..
    Mi profesión es forestal, aunque nunca he ejercido. Nací en una ciudad y de pequeño siempre me fascinaron los árboles y con Don Felix empezó mi aventura con la Naturaleza. Ahora vivo en un pueblo y tengo en el salón una chimenea de leña. Esta la alimento con leña que yo corto en un bosque cercano de roble. Es un bosque donde nunca me he encontrado con nadie y algunas veces estoy solo en medio del bosque, apago la motosierra y me quedo en silencio, son momentos emocionantes. Solo corto los brotes pequeños y dejo los mejores ejemplares, algunas veces pienso en el daño que hago e incluso a veces le doy las gracias por lo que me aporta, hablo con el bosque, y aunque te parezca una gilipollez, alguna que otra vez en el silencio del mismo parece que te contesta.
    Solo corto lo que necesito y nunca dejo rastros de mi presencia, ni una colilla, ni un papel, nada más que las rodadas del coche con el remolque e intento minimizarlas.
    Volviendo al tema de tu entrada, alguien debiera a ponerse a pensar porque en Galicia la zona más verde de España, es donde secularmente se producen más incendios. Es muy posible que una politica forestal donde la riqueza del bosque se reparta entre los vecinos de forma comunal sea el mejor guardabosques, aquí en Burgos tenemos la zona de pinares que funciona así y no hay un incendio en miles de hectáreas de pino silvestre, se explota solo la madera que crece y el bosque se mantiene, en caso de incendio, la movilización popular es tal que nunca pasa de pequeñas superficies. Es modelo Urbion y es un ejemplo europeo de autentica sostenibilidad. Un saludo y perdona la extensión, pero me toca la fibra este tema...

    ResponderEliminar
  4. No te olvides que la Naturaleza se regenera de manera asombrosa, tan solo hay que dejarla hacer y no estorbarla (cosa esta ultima que no parece muy clara para algunos)..
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Ayer ví algunas imágenes en la televisión, y dan ganas de llorar. Pienso en todo lo que se ha perdido, en el proceso de liquidación casi sistemática que está sufriendo Galicia desde hace tiempo y no puedo comprender cómo es posible que la mayoría de estos incendios sean provocados. ¿Qué tipo de mentalidad puede tener un fulano que le prende fuego a un lugar como ese? ¿Qué tipo de hienas tenemos en Galicia?
    Es posible que parte de lo que se ha perdido pueda ser recuperado, no lo sé. Pero ya nunca será lo mismo. Ni lo veremos nosotros, porque este tipo de pérdidas no se restauran en dos días. Es mucho más rápido el fuego, siempre.
    Y ahora nos queda esperar, ver cómo otra hiena probablemente envidiosa de la fama que ha conseguido esta, se pone a buscar algo más grande, de más impacto.

    ResponderEliminar
  6. Siento que haya gente a la que no le duela lo que le pasa a la naturaleza. No sé qué es lo que puede pasar por la cabeza de alguien para poder hacer algo así. No sé qué habrá detrás, supongo que dinero, en la mayoría de los casos es cuestión de dinero. No me parece normal que no se llegue a los causantes de estos desastres, si así fuera no seguiría pasando impunemente. No creo que sea complicado seguir la pista: ¿quién se beneficia?

    El lugar me ha traído recuerdos: cuando era niña me enviaron de colonias a Puntedeume. Recuerdo que pasábamos con frecuencia por un pequeño puente de piedra, como el de la foto que has puesto. ¿Será ese? No recuerdo más cosas del entorno, una pena que ya solo pueda verlas en vídeo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me temo que no, Krapps. Nunca ese paraje volverá a ser el mismo. al menos nuestros ojos no lo volverán a ver igual. A lo mejor, con cuidado y con suerte, con responsabilidad y respeto, nuestros hijos, o sus hijos, volverán a disfrutar de él tal cual se muestra en esas fotos tan preciosas que has puesto...
    El hombre - en general - es como si tuviera la idea de que lo que ha tardado años o siglos en formarse, puede regenerarse en unos meses. A otros incluso peor: les da igual. Que unos poquitos estemos concienciados de la catástrofe que estas acciones y otras muchas que ya conocemos suponen para nuestro hábitat no compensa tanta negligencia.
    Yo conozco sitios que en su día disfruté absolutamente frondosos y vivos y que cuando he vuelto a enseñárselo a mis hijos estaban prácticamente muertos. Ni la sombra de lo que fueron. En unos pocos años hemos acabado con ellos....
    Es tristísimo.

    Un beso, Krapss.

    ResponderEliminar
  8. Si hacemos caso de lo que comenta el gobierno e la Xunta de Galicia solo se ha quemado un 10% del parque natural. Por una vez prefiero creer lo que dice esta gente.
    ¿Qué son las Fragas del Eume y que supone su perdida? Ya habréis leído que es el más importante bosque atlántico que se conserva en Europa y a nivel ecológico la pérdida de su masa forestal sería equivalente, y no soy exagerado, a que un alguien hiciese estallar por los aires la Catedral de Santiago, la Muralla de Lugo o la Torre de Hércules. Pero más allá de eso, lo importante es el valor sentimental que tiene para los que año tras año nos hemos acercado allí para imbuirnos del espíritu de la naturaleza. Los que vivimos apenas a unos kilómetros tenemos la costumbre de llevar a los visitantes allí para que disfruten de la joya de la corona, de nuestro baúl de los tesoros. Casi siempre vuelven con cara de pasmo y lanzando loas a la madre naturaleza.
    No, no es una simple masa forestal; con la quema de la Fraga también se incinera algo de nosotros mismos y que ningún desalmado tiene derecho a arrebatarnos.
    Ahora os contestaré personalmente.

    ResponderEliminar
  9. Hace pocos años sufrí la tragedia de los incendios en carne propia (Aliaga) y cada vez que paso por los restos se me encoge el alma. Todavía están llevando a cabo tareas de limpieza que acrecienta mas la soledad y desamparo de esas montañas...

    Comprendo tu estado de ánimo y lo lamento. Poco a poco los espacios naturales van desapareciendo. El mundo se encamina hacia su destrucción. Se viene anunciando y cada vez parece más próximo ese momento. No deseo sufrirlo ni que lo padezcan las generaciones futuras...Y lo peor es que ante estas tragedias, acusamos más la sensación de IMPOTENCIA.

    ResponderEliminar
  10. Yo tengo las Fragas del Eume a pocos kilómetros de casa, JOSELU y es una visita habitual cada verano incluso ver como se refleja el cambio estacional. Las noticias al día de hoy son algo más alentadoras ya que la superficie quemada es inferior a la prevista pero la gente sigue indignada y ayer hubo concentraciones en las principales ciudades. Los pirómanos se han ido de rositas durante demasiado tiempo, debe haber penas mayores y autenticas políticas forestales para no rasgarnos las vestiduras año tras año por la misma problemática.

    ResponderEliminar
  11. A veces los enemigos están demasiado cerca como para ser creíbles, BLUE pero tampoco descartes que detrás de todo esté la chulería de dar la nota, la venganza o la actividad de mercenarios a sueldo de terceros.

    Los bosques siempre han hablado, TERMUJIN pero no todos quieren oírlos como tú. Algunos solo ven el botín, por eso las especies autóctonas han ido desapareciendo y se han implantado otras invasoras y de crecimiento rápido como el eucalipto que tanto han dañado a nuestros espacios forestales.
    Aquí también hay muchos bosques comunales pero no se cuidan como antes aunque están en mejor situación que los particulares. El problema es que el bosque ya no es un lugar donde extraer riqueza, salvo la maderera, y crece la maleza, los tojos etc... Otro detalle importante, los que queman el bosque son ajenos a los que viven con y por él. Saludos

    ResponderEliminar
  12. No creo que sea una peculiaridad étnica, RICK, esa actitud abunda en todas partes. Hienas que pueden tener motivaciones muy variopintas desde intereses económicos hasta como dices, la pura emulación. Es complicado todo ésto pero las autoridades deben estar para algo. Debe caer el peso de la ley y se deben tomar medidas ejemplarizadoras. ¿Por qué no se obliga a los pirómanos a repoblar los montes, por ejemplo?
    Al final el daño causado es menor de los esperado eso al menos es motivo de cierta satisfacción.

    ResponderEliminar
  13. Afortunadamente ANGIE ese puente y el espacio que circunda el Monasterio está a salvo. ¿Motivos para cometer semejante tropelía? Supongo que hay algo de bajos instintos al final de todo el proceso. Hay seres humanos que les tienta sobremanera destruir lo bello y si además hay otras motivaciones añadidas mejor que mejor.

    ResponderEliminar
  14. Es un paraje muy grande y cierto e NOVICIA hasta la mejor repoblación deja sus huellas. Además pronto llegará la lluvia y eso arrastrara tierras y restos de vegetación al río. Por cierto, aparte de la flora tiene una fauna singular y algunos anfibios son casi autóctonos de la zona. La actitud humana es realmentesuicida. Estoy seguro que los autores de esta barbaridad sabían el daño que podían causar. Eligieron un momento de terrible sequía y un día con un feroz viento del Nordés.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Me acuerdo de lo que comentabas de Aliaga, LUIS. Mientras la gente se mueva en los parámetros del interés inmediato económico o emocional hay poco que hacer. Preferimos pensar que no somos parte de la naturaleza, que somos una entidad aparte, y en nuestra inconsciencia pensamos que el daño que le hacemos no nos afecta. Grave error, solo somos una pieza del puzzle aunque nuestra vanidad nos hace querer ver que somos nosotros quienes manejamos el juego. Eso solo nos puede llevar a un fin previsible.

    ResponderEliminar
  16. Es muy triste Dr. que esto pase en las Fragas del Eume así como en cualquier otro lugar de la tierra.
    Lo lamento mucho por tí y por tus paisanos, y por supuesto, por todos nosotros.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Yo crecí entre bosques, no tan lejos de ahí... y se me parte el alma cada vez que veo o sé de esa ya "lacra maldita" de nuestra tierra. Y por más que lo intento, nunca llegaré a comprender a quien o a qué obedece, (oscuros intereses económicos aparte) tan inmundo comportamiento.
    Y también como tú, no entiendo como en esta sociedad de la tecnología, y del gran hermano para todo, se pueden ir de rositas, año tras año... esos extraños e incompresibles para mí, especímenes que me resultan los pirómanos.

    En fin... ojalá cese cuanto antes ese desastre y haya cabeciña onde toque, para la repoblación...

    Unha forte aperta, Krapp.

    ResponderEliminar
  18. No creo, CRISTAL, que sea una lacra exclusivamente nuestra. Es cierto que históricamente el pueblo gallego ha tenido muy baja estima hacia todo lo suyo, producto de su previo sojuzgamiento, pero lo de los incendios forestales se ha globalizado de tal manera que afecta a todo el mundo en todas partes.
    Lo del tema judicial tiene tela habiendo un servicio como el SEPRONA tan eficiente para otras cosas pero las leyes no son suficientemente lesivas para los pirómanos.
    Apertas.

    ResponderEliminar
  19. Me da muchísima pena que el ser humano no aprecie y valore la naturaleza; es nuestro habitat y nos lo cargaremos si seguimos así.

    ResponderEliminar
  20. Bueno es ir en contra de la devastación.
    Mejor aún hacer algo al respecto.
    El individuo de hoy piensa que todo lo ha rebasado; pero si cada uno hace algo es mejor.
    Por ejemplo, si armamos una protesta mundial en forma de evitar comer las reses ,ya con éso le damos reversa a la destrucción de millones de hectáreas.
    Si metemos conciencia de que hay que cada quien tomar el hábito de plantar árboles y flores con frecuencia; se ayuda a los bosques y a las abejas.
    Tienes razón que todo ésto es enfermante.
    Pero la mayoría están viendo y se quedan mirando.

    ResponderEliminar
  21. Yo lo veo como una dinámica irresoluble, JOSELA. La expansión humana no hay quien la pare y la naturaleza es su víctima pero podría llegar a ser su verdugo. No veo que nadie haga nada por evitar la inevitable colisión.

    Sí, sin duda que todos podemos hacer algo desde nuestra pequeña parcela pero los que gobiernan el mundo y los que sacan buen provecho de la coyuntura actual, son los que toman las decisiones. ¿Te imaginas, CARLOS, decirle a los chinos después de tantos siglos de penuria que deben parar su crecimiento, comprar menos coches y construir menos centrales nucleares? Habría razones para hacerlo ¿pero ellos harían caso?

    ResponderEliminar