29 febrero 2012

Rescate V.I.P. (Kaskarilleira Existencial 15)

El recuerdo de los viejos días de gloria deportiva no aminoraban su sensación de inutilidad presente. Se había convertido en un robot de salón. Un maniquí alto y almidonado condenado a la perpetua sonrisa y al estrechamanos. Por lo menos esas pedigüeñas estatuas humanas que pululan por calles y parques se ganan la vida poniendo el plato ante los viandantes. Él no. Más allá de las ubres de su familia política el mundo se había convertido en un territorio vedado. Aburrido   decidió a matricularse en una de esas escuelas de negocios pijas que prometen convertir a cualquier cabeza hueca de familia bien en uno de esos venerados robagallinas que aparecen puntualmente en las listas Forbes. Lo curioso es que éstos no suelen visitan esos centros. Si lo hacen es para dar una conferencia que deja exhausta la caja de caudales por largo tiempo. 
La carrera no le fue nada mal. Tuvo suerte. Su hambre de actividad tropezó con las ganas de triunfar de un tutor ambicioso empeñado en hacer realidad sus librescas fantasías financieras. Si hubiera justicia, su largo y provechoso proyecto fin de carrera hubiera merecido un cum laude.  Le entusiasmaba salir al camino y comprobar que los gigantes eran solo inofensivos molinos cuando su nombre entraba en juego. Un nombre con el poder de aflojar puertas y carteras. Era bonito pero poco duró. La familia tomó cartas en el asunto y tuvo que irse a un aburrido retiro dorado. Hasta que todo se complicó recordaba con nostalgia los viejos tiempos. Como si  hubiera renovado las viejas hazañas deportivas. Nunca pensó que aquellos con los que había chalaneado, fueran tan cobardes como para cantar La Traviata a la más mínima presión. No, no eran deportistas como él.

Siguió hablando y hablando. Justificándose. Sin salirse un centímetro del manido discurso que habían perfilado los medios. Pero yo sabía que había algo más. Estaba seguro. Mis muchos años de experiencia detectivesca en mi amada Kaskarilleira  no me permitían pensar otra cosa. Aquel tipo mentía o al menos no decía toda la verdad. No es que me importara mucho. Había cumplido con mi parte y mi recompensa estaba a buen recaudo en un caja fuerte de las Islas Caimán
Una escena memorable y bizarra digna de este país de chirigota. Como cuando aquel guardia civil entró en el Congreso pistola en alto. Ahora por lo menos la cosa tenía su toque aventurero. Como una vieja película de Burt Lancaster o Erroll Flynn. ¿Quién iba a imaginar que un jinete a caballo, enmascarado y disfrazado como bandolero de Sierra Morena iba a saltar sobre la muchedumbre increpante; sobre las cámaras, los micrófonos y los reporteros; sobre el cordón policial y en pleno paseillo hacia el juzgado agarraría de la mano a aquel tipo enorme, como pesaba el muy cabrón, para que se sentase en la grupa antes de salir por patas y dejar a todo dios con la boca abierta?
Ahora ya estaba a salvo de todos. Menos de si mismo.

14 comentarios:

  1. Me parece que alguien a cambio de una jugosa indemnización, se autoinculpara. El príncipe y la princesa serán felices, comerán perdices y el bandido del caballo, lo venderá para pagar la hipoteca o el céntimo sanitario en la paja, para luego más tarde emigrar. La vida de ladrón en España es dura, hay tanta competencia...

    ResponderEliminar
  2. Pues fíjate que yo creo que no va a salir impune del fregao... Creo que va a pagar por sus deslices, aunque seguramente se le atenuará la pena por haber evitado en todo momento salpicar a la casa real.... Cha veremos, cha veremos..

    Un beso, Krapps

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno, Krapp, que con tus tres primeras frases ya habías creado toda la presentación, identificable, de la historia.

    Malos tiempos corren, de escasos escrúpulos, en que ni siquiera los braguetazos son suficientes para satisfacer ambiciones.

    ResponderEliminar
  4. No sé. Espero expectante la declaración de su socio, quien supongo no estará dispuesto a comerse el marrón él solo. Tal vez el niñato este no se vaya completamente de rositas, después de todo.
    Ahora, eso que dice usted de que no estará a salvo de sí mismo, lo dudo: este tipo de cantamañanas no saben qué es enfrentarse a uno mismo. Ese tipo de actos son para los humanos con un cierto grado de autocrítica, de ética (sea del tipo que sea)... palabras que resultan muy engorrosas para ciertos indivíduos.

    ResponderEliminar
  5. Tú lo has dicho: este es un país de chirigota en la que los toreros asaltan el Congreso y los yernos de los reyes, además de dar el braguetazo, se fugan con el botín.

    Paísssss....

    Un abrazo, Krapp.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que el socio se va a comer todo el marrón o por lo menos eso es lo que pretende el del braguetazo real. Después de ver lo de Garzón y con el Gürtel campando feliz por las valencias, creo que éste, a pesar de que la cosa huele muy mal, se va ir de rositas. Pero si en este país si tienes pelas puedes robar... porque te pagas una buena defensa y echas mano de todas las amistades corruptas con influencia y listo. Y los demás a trabajar más y a cobrar menos... Y sn protestar, que hay que sacar adelante nuestra España

    ResponderEliminar
  7. Esplendido escrito...
    ¡Ungranpillin!

    ResponderEliminar
  8. Me queda exigua credibilidad por la Justicia de este país y me temo que el desenlace de este contencioso - si es que se produce algún año de estos - contra el yernísimo del JC no la va a incrementar.

    ResponderEliminar
  9. No sé si mi detective de Kaskarilleira estará muy de acuerdo con que le quiten la autoría de semejante fechoría (¿o hay que llamarla aventura?) que además ha sido muy bien remunerada, TEMUJIN. El sí se sabe manejare entre la ladrones y seguro que encontrará donde esconder su tesoro en esta cueva de Ali-Babá.

    Mi opinión concuerda con la tuya, NOVICIA. La cosa se ha destapado y a narices del sombrero de copa ha de salir una paloma pero se procurará que sea bien blanca y poco amenazante para que permanezca el menor tiempo posible en la jaula.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, TESA. Malos tiempos para los que sufrimos la situación no para los que sacan todo el partido posible de ella.

    Creo que va a ver un careo entre ellos y saldrán chispas, PASEANTE. Cualquier humano, a no ser que sea un psicópata, valora sus actos es inevitable la cuestión es que luego puede encontrar motivos para justificarlos o más bien para autojustificarse.

    ResponderEliminar
  11. Cuando leí lo del botín, CRISTAL, inexplicablemente pensé en el que lo lleva de apellido y al que han descubierto con unos cuantos milloncejos de nada por Suiza.
    ¿A donde se puede ir un yerno del rey con un botín semejante? Le doy vueltas y no lo entiendo. La sensación de impunidad hace ciegos a la gente o a lo mejor tiene razón El Jueves:
    http://www.eljueves.es/medio/2012/02/27/1814_portada_370x507.jpg
    Un abrazo

    Como decía más arriba, ANGIE, la cosa se ha complicado un poco para él. Si sale de rositas la opinión pública se echaría encima y la Familia Real se la juega. En el ajedrez hay que sacrificar una torre para salvar a la reina, al rey o a ambos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, KUTO. Tal cual

    Como ya he dicho, LUIS, la cosa está tan complicada que algún castigo puede ser necesario. A Garzón se lo cargaron por lo de las escuchas y así se pudieron permitir el lujo de absolverlo por cuestiones como lo de la Guerra Civil que eran mucho más sangrantes. En estos casos siempre es más útil el camino de en medio. Estoy pensando en los procesos por el 23 de Febrero, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  13. Interesante el blog, lo acabo de descubrir. Espero seguir frecuentando, felicidades. Saludos desde el sitio juegos de Mario

    ResponderEliminar
  14. Gracias y de nada, la publicidad todavía es gratuita.

    ResponderEliminar