15 febrero 2012

Monsieur le Président y el druida

  • Monsieur le Président, ahí lo tiene. Desde que lo sacamos de sus viñetas no ha querido probar alimento. Dice que le resultaría indigesto tragar algo en 3 D.  
  • ¿Y que ha comentado sobre la poción?  
  • Nada, se niega a hablar con nosotros de ese tema. Le hemos dicho que no somos soldados romanos pero nos ha contestado que tampoco dirá palabra a sus esbirros galos.  Piensa que somos agentes de Roma, el único imperio que conoce.
  • Déjeme a mí, Nodoyuna. Druida Panoramix, soy el Presidente de la República... 
  • No siga, no reconozco la autoridad de la república romana sobre la Galia. 
  • Nooo. Se confunde. Soy el Président de La France. El jefe de los galos. Hace siglos que nos hemos liberado del yugo romano. 
  • Para ser jefe de los galos no es usted muy poco impresionante que digamos. Si hubiera conocido a Vercingétorix
  • Vercingétorix murió muchos siglos atrás y yo tengo pocos minutos para hablar con usted. Me espera la canciller y siendo germánica tiene muy poca paciencia con los retrasos.
  • ¿Ahora estamos sometidos a eso salvajes germánicos? 
  • Nooo. Solo colaboramos con ellos en el bienestar de Europa. Vivimos en una sociedad diferente a la suya, druida. Ahora hemos estrechado lazos entre los diferentes pueblos aunque a veces hay que sangrarles un poco cuando se desmandan. 
  • Disculpe mi indiscreción, Monsieur le Président ¿hoy van a volver a intentarlo con Grecia?
  • Querido, Pierre Nodoyuna, Grecia es ya un cadáver. Poca sangre le queda ya, pero nos sirve de espantajo para amedrantar al resto. 
  • Usted, que se hace llamar jefe de los galos, debería saber que en nuestro tiempo y a pesar de su declive, aún  teníamos cierto respeto por la que era cuna de cultura y civilización. Los griegos no tenían poder, pero seguían siendo los grandes hacedores del saber y la cultura en todo el orbe. Lamento que digan que usen tácticas sanguinarias con ellos, algo que considerarían sacrilegio hasta los mismísimos romanos.
  • Nooo. Hablamos de sangrías económicas, no de sangrías humanas. Ya no  es necesario pasar a degüello a los habitantes. Son mano de obra útil y deben seguir consumiendo nuestros productos. Por cierto, la que usa el bisturí y corta el tejido podrido es la canciller, yo me limito a ponerle la lupa delante para que pueda ver mejor. 
  • Debe ser nuestro destino, siempre subordinados. Con poción o sin poción. 
  • Precisamente para hablar de su poción lo hemos traído a este mundo 3D, druida. Resulta que los hispanos, a las que nuestra cirujana de hierro ya les ha echado el ojo por su situación calamitosa, gozan de una extraña situación privilegiada en el terreno deportivo.
  • ¿Deportivo?
  • Sí, todas esas ejercicios que adora el populacho relacionados con los Juegos Olímpicos y otras nuevos de gran éxito. La cuestión es que lo ganan todo  y pensamos que a lo mejor le habrían robado a ustedes su famosa pócima.
  • Monsieur Le Président ¿duda usted de nuestra lealtad a la Galia? Yo puedo demostrar mis credenciales ¿cuales son las suyas? Es usted canijo, moreno y feo. Tan feo como los romanos malos de nuestras historias. Lléveme inmediatamente a mi mundo o no responderé de mis actos. Le advierto, por si piensa impedirlo, que antes de salir de allí me he tomado un trago lo suficientemente poderoso como para derribar de un  guantazo a cualquiera de sus centurias, por mucho fuego que escupan sus armas.
  • Tre bien, me ha convencido. Lo llevaremos de vuelta a sus historietas, pero antes quería pedirle un favor a título personal. Por favor, déjenos Nodoyuna
---------------------------------
  • Ahora  que estamos solos, dígame la verdad ¿No habrá traído algún frasquito con poción mágica por si se le acababan los efectos de la que tomó allá? No sabe como se lo agradecería. Ejem, ejem estoy muy enamorado, pero mi amada Carla es demasiado exigente. Una auténtica leona en la cama. A veces me cuesta estar a su altura. Me vendría tan bien su maravilloso elixir. Le garantizo que lo administré con moderación. Unas gotitas cada noche pueden suponerme muchas horas de felicidad conyugal. ¿Qué le parece? Ayúdeme hombre, se lo ruego.

12 comentarios:

  1. Vercingetorix po lo menos lucho y tuvo la mala suerte de encontrarse con Julio Cesar. Aquí no hay Julio Cesar, ni Escipion, ni Alejandro Magno; aquí solo hay unos vividores y unos parásitos y con los parásitos ya sabemos lo que hay que hacer...
    Lo de la burla a los deportistas, el humor debe imperar es más sano que los mercados y uno queda un poco gilipollas si contesta a un chiste de forma seria...

    ResponderEliminar
  2. Un chiste que me contó el otro día mi nano:

    "Somos como el chico tonto de la clase: sólo se nos da bien el deporte y la religión"

    Ahí vamos, a la zaga de Grecia como nadie lo remedie....

    Un beso, Krapps

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el giro. Pensé que el bueno de Panorámix iba a envenenar a los hispanos con algún brebaje de los suyos, pero no: al final pueden más las exigencias de Carla, son más urgentes. Pobre Nico.
    Y qué lejos queda Grecia de su pasado glorioso. Supongo que en aquella época tan laureada la mayoría de sus habitantes serían desconocedores de su estatus (el saber siempre ha estado en manos de pocos), pero en la actualidad es peor: todos son conscientes de su negro presente. Y ya ve usted, parece que se rebelan. Un poquito, al menos.

    ResponderEliminar
  4. pasando a saludar...usted no se pierda!...

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, creo que Grecia les viene muy bien para meter miedo. Aquí ya deben estar preparándose para empezar a dar palos como allí.

    He estado en la mani y no había forma de moverse, creo que ha salido mucha gente a la calle pero dirán que hemos sido cuatro.

    ResponderEliminar
  6. Aunque solo practico el sosegado deporte de pasear y el de jugar alguna que otra partida de guiñote no me vendría mal una cucharada sopera de esa pócima...

    Con la fama que tenemos, al menos que tenga fundamento...eso que comentan de los carpetovetónicos.

    ResponderEliminar
  7. Creo que ellos no eran tan grandes, ni tan pequeños nosotros, TEMUJIN. Allí también había parásitos, vividores y sobre todo menos mecanismos de control social por eso tenemos una imagen tan mitificada. Pocos tenían valor para contar lo que escondía tras la realidad de sus hazañas, aunque algunos lo hicieron, porque nadie ni entonces no ahora quiere perder su pellejo.

    Vamos a la zaga de Grecia pero tampoco me parece envidiable todo lo que se esconde tras el "milagro" alemán, NOVICIA.
    http://www.youtube.com/watch?v=phKR1oF-H54
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Gracias, PASEANTE. Puede que Grecia esté lejos de su pasado glorioso pero tampoco envidio el presente de las potencias pujantes de Europa. Grecia es el monigote de los palos, él que nos debe servir como ejemplo para saber el lugar que ocupamos. Los nazis también hacían documentales didácticos para que los judíos supieran cual era su posición en el mundo.

    Saludos, GERALDINE.

    ResponderEliminar
  9. Hoy mismo están dando palos por un tubo en Valencia a niños a los que tú podrías darle clase, ANGIE. Habrá candela, pero supongo que la candela sirve también para descongelar las conciencias.

    Querido LUIS, el mercado, el ilegal y el legal, está lleno de pócimas que se ofrecen como un billete hacia la felicidad. Ahora bien, excepto alguna de conocidos beneficios no todas dan lo que dicen ofrecer.

    ResponderEliminar
  10. "la que usa el bisturí y corta el tejido podrido es la canciller, yo me limito a ponerle la lupa delante para que pueda ver mejor"...mejor descripción imposible... Siempre hay un chivo expiatorio, un ligapalos, y que les sirva pa' ejemplo y pa' remedio... y no existen, creo, los países, las sociedades perfectas... la cuota de fascismo latente, el que se deja convencer "para salvar su pellejo". Trabajar arduo desde donde sea para volver al "mis derechos son una continuidad de los tuyos" en lugar del "mis derechos terminan donde comienzan los tuyos"... o salimos a flote todos juntos o nos hundimos... me van a decir que el barco es cada vez más pequeño? y bueno, nuestros brazos tienen que ser más y más fuertes... a nadar!! y sin poción jaja...

    ResponderEliminar
  11. Parece ser que hemos progresado. Ahora no se trata de invadir, ni de luchar cuerpo a cuerpo, ahora las guerras se libran en las agencias de calificación y si hay que hundir a un país se le hunde sin más, sin tener en cuenta si ha sido cuna o tumba de la civilización occidental.

    Me parece, Krapp que esa pócima nos va a hacer falta a más de uno para soportar los tiempos que corren.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La frase esa que dice "mi libertad, continúa o es continuación de la tuya" hace muchos años que se me quedó grabada y me parece maravillosamente lúcida al lado de esa mezquindad que sostiene que termina en la libertad ajena. No habría chivos expiatorios si siguiéramos esa máxima, si comprendiéramos de una maldita vez que John Donne tenía razón:
    "Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quien doblan las campanas: doblan por ti."
    Encantado de leerte de nuevo, MYRIAM.

    La mejor pócima es no creerse lo que dicen para minusvalorarnos y empequeñecernos, CRISTAL. La mejor pócima es darle unos buenos masajes a nuestro ánimo para que nuestra autoestima crezca robusta y sólida, como ella se merece. Solo vencen porque los creemos gigantes, detrás hay unos patéticos Magos de Oz que no pueden darnos miedo.

    ResponderEliminar