08 febrero 2012

Sicarios de la cruz




17 comentarios:

  1. Muy buena esta colección de horrores "religiosos". Esa charlatanería de feriantes (espléndido Mitchum como siempre; e incluso Lancaster, aunque me gusta más en sus últimos papeles que en esta época). De la flagelación de Nelson no hay nada que decir: se comenta sola.
    Es de suponer que al menos dos o tres asistentes a cada uno de los pases de estas películas se habrá hecho alguna pregunta al terminar de verlas. Claro que también es de suponer que los "creyentes" no ven este tipo de cine. Un buen fanático no se arriesga nunca a poner sus valores en cuestión, nunca se acerca al fuego. Salvo tal vez los cínicos, los que de un modo u otro viven del culto: esos probablemente se rían de quienes les dan de comer.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, la cruz ha llegado a ser en ocasiones más peligrosa, cortante, mortal, que una espada.

    ResponderEliminar
  3. Y lo que nos cuesta la puta cruz de los huevos, en mi pueblo se van a gastar 36.000 euros en la Iglesia y no tenemos la calle mayor asfaltada, cuando me queje del tema, me preguntaron que si yo era anti-iglesia, les dije que yo no era anti-nada, pero que en los últimos cinco años el pueblo ha puesto 150.000 aurelios y la Iglesia nada. Que cada palo aguante su vela...

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Cómo me ha gustado siempre Robert Mitchum¡¡¡
    Pues sí, Krapps, por la cruz ha sido siempre un arma mucho más poderosa que la espada, por ejemplo. Los fanatismos son así de aborregantes.

    Un beso fuerte, Doc.

    ResponderEliminar
  5. La cruz siempre ha tenido mucho poder. Por la cruz se ha matado, injuriado y perseguido.

    Me ha resultado muy curiosa la mezcla de violencia y erotismo que desprenden muchas escenas.

    Un abrazo, Krapp.

    ResponderEliminar
  6. Amor/odio; ciencia/ religión; el bien y el mal. Siempre estaremos ante eternas dualidades. La vida no es plana.

    ResponderEliminar
  7. ¿Y qué decir de las cruzadas de antes y de ahora?
    Cuántas felonías se han cometido en nombre de la cruz...a lo largo de la historia.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, PASEANTE. Lo más curioso es que todos estos personajes son en realidad son farsantes y cínicos
    Mitchum en La Noche del Cazador es un un falso predicador que se dedica a matar mujeres y robar fortunas.
    Lancaster es un pícaro inmoral con mucha labia que descubre que con la religión puede ganar mucho dinero.
    El Hermano Justin en Carnivale es un ser diabólico en el más estricto sentido de la palabra. Un lacayo de Lucifer o quizás el mismo Lucifer.
    Nelson Van Alden es un agente del FBI reprimido que se flagela por que no quiere aceptar sus propios impulsos. También es un tipo que es capaz de asesinara aun compañero en nombre de la religión.
    Como ves los cínicos tienen cuatro personajes en los que mirarse.

    ResponderEliminar
  9. Aunque a veces le llega con acompañarla, TESA.

    Bueno TEMUJIN algo hemos avanzado, antes la Iglesia no pagaba impuestos y encima había que darle el diezmo. Con todo es mucha pasta lo que se está gastando en tu pueblo. Eso es lo que ganará Zapatero por año en su calidad de expresidente y consejero de Estado vitalicio.

    ResponderEliminar
  10. Tienes buen gusto, NOVICIA. Mitchum con esa cara dura era todo un fenómeno.
    Como decía antes la cruz le hace buena compañía a la espada.
    Otro beso par ti.

    Hay violencia y erotismo porque la religión cuando se vive o se dice vivir de determinada manera lleva indefectiblemente a la sublimación de las tendencias más reprimidas y reprimibles.
    Un abrazo, CRISTAL

    ResponderEliminar
  11. Son dualidades para complicarnos la vida. Para someternos. Para obligarnos a tomar partido. Pero es una dualidad irreal e interesada que no tiene que ver con lo que pasa delante de nuestros ojos, ANGIE.

    Las religiones monoteístas necesitan las cruzadas o llámalas yihads para imponer su dios único sobre los otros dioses únicos, LUIS. Las politeístas en cambio permitían, o mejor dicho permiten, la adaptación de nuevos cultos y nuevos dioses, dioses extranjeros, sin mayor problema.

    ResponderEliminar
  12. Me exaspera la iglesia, su charlatanería y su hipocresía... Pero si parece que también estoy hablando de los políticos...
    Las dos instituciones hacen lo imposible para que aceptemos sus verdades como actos de fe.

    ResponderEliminar
  13. Me exaspera la iglesia, su charlatanería y su hipocresía... Pero si parece que también estoy hablando de los políticos...
    Las dos instituciones hacen lo imposible para que aceptemos sus verdades como actos de fe.

    ResponderEliminar
  14. Juegan con las creencias, con los alineamientos, con la necesidad que tenemos los individuos de abandonar nuestra soledad y refugiarnos al abrigo de los demás. Esa es su victoria y también su fracaso, JOSELA.

    ResponderEliminar
  15. Mi favorita es "El fuego y la palabra". El personaje de Elmer Gantry, trotamundos buscavidas bregado en mil puebluchos, es el prototipo religioso del ciudadano medio: digo Amén Jesus Oh Gloria Aleluya, pero me doy la vuelta y hago lo que me conviene. Un mucho o un poco como todos nosotros, no nos engañemos.

    I/m on my way to the promise land

    ResponderEliminar
  16. Que tormenta de imágenes.
    Una mirada a la explotación de la estupidez de tantos , más los que se les suman por conveniencia o convencionalismo social.
    Pero al final cada árbol produce el fruto que contiene.
    Toda una mirada a la esquizofrenia colectiva.
    Bravo.

    ResponderEliminar
  17. Hace años que vi "El fuego y la palabra", ENRIC, pero aún recuerdo el poder y magnetismo de aquel personaje interpretado magníficamente por Burt Lancaster. Yo más que compararlo con el humano corriente, lo veo más cerca de esos tipos aprovechados que conociendo el mundo que les ha tocado vivir dicen y hacen lo más adecuado en el momento más oportuno.

    Gracias, CARLOS. Como decía antes se trata de cuatro impostores que excepto en el caso del agente del FBI, saben mover los botones que mueven la sensibilidad ajen y solo para obtener un beneficio. Una esquizofrenia colectiva alimentada por la propia esquizofrenia individual.

    ResponderEliminar