08 diciembre 2011

Hijos de la luz, hijos de las tinieblas





16 comentarios:

  1. Jo.
    Piel de pollo, se me ha puesto.

    ResponderEliminar
  2. 'El infierno' tiene un encanto especial, solo he visto fragmentos mal vistos, un día quiero verla como Dios manda.

    Ni idea de Carnivale.

    Diría que en cuanto al 'demonio', 'El exorcista' es inexcusable, pero tampoco se hecha en falta en este post, porque no pegaría entre estas delicias pintorescas, como el Fausto de Murnau o Legend, jeje Usaron a ese demonio como portada de un libro que trata la figura del demonio en el cine.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué horribles ,Dr. Krapp!. Me santiguo y persigno, las dos cosas, por si acaso.

    ¿Y por qué ponen siempre feos a las demonios si está comprobado que la maldad no entiende de esas cosas?

    Que le roben los sueños es de lo peorcito que le puede pasar a uno.

    ¿Pero estás mejor? ¿Esto es alguna pista de cómo va tu dolencia?

    ResponderEliminar
  5. Hola Doc,

    Como dice Angie yo también sostengo la creencia de que los demonios no son tan feos. De hecho suelen ser coquetones y se encuentran por todas partes.Largas melenas rubias o pelo azavache tirao p'atras con cantidades estratosféricas de gomina y dosis de abrillantado extra. Esos son los demonios reales, aquellos de los que tanto debemos temer. De tipos con cuernos he visto algunos pero no son malos los pobres, tan solo han escogido mal.

    Decirte que me impresionaron los créditos de Carnivale. Cuestan más dinero esos créditos que algunas películas españolas enteritas...

    Saludos Krapp,
    Jazzy

    ResponderEliminar
  6. Acojonantes... de acojonar.
    A mí me dan mucho miedo las películas que tratan estos temas. No sé, supongo que es porque aunque no crea en ello superficialmente, en el fondo pienso que puede existir tal cual se representa en las películas... Cuando salen a la luz tantas manifestaciones que la iglesia interpreta de una forma y la ciencia de otra, creo que si no todos los casos, al menos algunos son sospechosos de tener orígenes más allá de la mera interpretación científica...
    Muy buena selección, Krapps. Como siempre, vaya, pero no siempre te lo digo.

    Un beso fuerte
    `
    p.s. Qué tal ese cuerpo?? Mejor???

    ResponderEliminar
  7. 1 Entonces vi que emergía del mar una Bestia con siete cabezas y diez cuernos. En cada cuerno tenía una diadema, y sobre sus cabezas había leyendas con nombres blasfemos.
    13:2 Parecía una pantera, pero tenía las patas como las de un oso y la boca como la de un león. El Dragón le cedió su poder y su trono con un inmenso imperio.
    13:3 Una de sus cabezas parecía herida de muerte, pero su llaga mortal ya estaba cicatrizada. Toda la tierra, maravillada, siguió a la Bestia,
    13:4 y todos adoraron al Dragón porque él le había cedido el poder, y también adoraron a la Bestia, diciendo: "¿Quién se le puede igualar y quién puede luchar contra ella?"
    13:5 Y se permitió a la Bestia proferir palabras altaneras y blasfemias; y se le dio poder para actuar durante cuarenta y dos meses.
    13:6 Ella abrió la boca para maldecir a Dios y blasfemar contra su Nombre y su Santuario, y contra los habitantes del cielo.
    13:7 También le fue permitido combatir contra los santos hasta vencerlos, y se le dio poder sobre toda familia, pueblo, lengua y nación.
    13:8 Y la adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no figuran, desde la creación del mundo, en el Libro de la Vida del Cordero que ha sido inmolado.
    13:9 ¡El que pueda entender, que entienda!
    13:10 El que tenga que ir a la cárcel, irá a la cárcel; y el que tenga que morir por la espada, morirá por la espada. En esto se pondrá a prueba la perseverancia y la fe de los santos.

    La Bestia de la tierra
    13:11 En seguida vi surgir de la tierra otra Bestia que tenía dos cuernos como los de un cordero, pero hablaba como un dragón.
    13:12 Esta Bestia ejercía todo el poder de la primera y estaba a su servicio; y logró que la tierra y sus habitantes adoraran a la primera Bestia, a aquella cuya llaga mortal se había cicatrizado.
    13:13 También realizaba grandes prodigios, llegando a hacer descender fuego del cielo sobre la tierra a la vista de todos.
    13:14 Y por los prodigios que realizaba al servicio de la primera Bestia, sedujo a los habitantes de la tierra para que fabricaran una imagen en honor de aquella que fue herida por la espada y sobrevivió.
    13:15 También se le permitió dar vida a la imagen de la Bestia, para hacerla hablar y dar muerte a todos aquellos que no adoran su imagen.
    13:16 Así consiguió que todos —pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos— se dejaran poner una marca en su mano derecha o sobre su frente,
    13:17 de manera que nadie podía comprar o vender, si no llevaba marcado el nombre de la Bestia o la cifra que corresponde a su nombre.
    13:18 Para esto se precisa sutileza. El que tenga inteligencia calcule la cifra de la Bestia, porque es una cifra humana: 666.


    Este es el Apocalipsis de San Juan, una muestra fehaciente de los daños que puede hacer el vino en las personas.
    Mucha gente lleva siglos viviendo de este cuento, ¿no serán ellos las bestias?

    ResponderEliminar
  8. ¡Cuánto tiempo sin ver al enano de "Twin peaks"! Sigue de narrador oscuro, que es lo suyo...
    Yo soy bastante materialista en este tipo de asuntos: no creo en el Mal como ente constituido, del mismo modo que no creo en el Bien: si no crees una cosa tampoco puedes creer la contraria.
    Pero comprendo que estos temas dan mucho juego: el ser humano, en su búsqueda de mitos, comienza siempre por los más básicos, y de las abstracciones ha creado las imágenes. Que luego en cada zona del planeta haya unas religiones o unas creencias más o menos divergentes es irrelevante: son todas hijas del miedo a lo trascendente.
    Y claro, el Arte no podía ser inmune a esto. En cualquier caso, ya digo, nunca me han interesado mucho este tipo de cosas. No sé, debe ser que me falla alguna válvula, o algo.

    ResponderEliminar
  9. Abrígate con algo, amiga TESA, que empieza a hacer frío.

    Encantado de verte por aquí, CESARE. Todo lo de Melies, es fascinante si pensamos que fue el primer cineasta que se atrevió a llevar la ficción al cine y siempre desde una perspectiva fantástica fabricando esas joyitas llenas de magia e imaginación.
    Carnivale es una serie fastuosa de la HBO (al igual que Los Soprano, The Wire, A dos metros bajo tierra etc...)en que se trataba esa dicotomía entre el bien y el mal. Duró solo dos temporadas por problemas presupuestarios pero dejó huella. Es altamente recomendable.

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que el tema iconográfico siempre tiene un contenido ideológico y servía también para aleccionar a las masas en un mundo de analfabetos. Es una lógica simplista pero eficaz hacer que el mal sea feo y el bien lindo.
    El motivo de la entrada tiene mucho que me produjo esa serie de la que acabo de escribir: Carnivale. Gracias, ANGIE.

    Es cierto lo que dices JAZZY y si recuerdas esa maravillosa película de Wolf Rila luego versioneada por John Carpenter El PUEBLO DE LOS MALDITOS ya nos ponían a unos niños rubitos y maravillosos como símbolos de maldad. Lo que pasa es que la fuerza escénica del mal en forma de macho cabrío todavía ejerce influencia en nuestro subconsciente.

    ResponderEliminar
  11. La cuestión del mal y del bien como fuerzas absolutas simplificadas en figuras reales es una manifestación de la necesidad humana de darle forma visible a elementos que se escapan de la comprensión común. Así nacieron los dioses, la mitología y la magia. Aunque aparentemente nos hemos liberado de estos saberes gracias a la razón y la ciencia siguen flotando en algún cortex profundo de nuestro cerebro y de vez en cuando suben a la superficie.
    Estoy algo mejor, besos NOVICIA.

    ResponderEliminar
  12. El Apocalipsis quizás sea más un remedio al alcoholismo y a las adicciones que un producto de ellas, TEMUJIN. Las historias de terror, de miedo y más si son apocalípticas no nacieron porque sí. Eran una forma de encauzar a la gente por el buen camino. Poniendo delante de los ojos el estropicio que causa la maldad y los seres que se esconden detrás de ella, la gente corría a acogerse al amparo de la virtud. El éxito de estas historias tiene mucho que ver con el miedo a lo desconocido de aquellas gentes. No deberíamos despreciarlos por ello, era un mundo atroz muy difícil para la supervivencia.

    Te aconsejo que veas Carnivale donde el enano de Twin Peaks (Michael J. Anderson) adquiere protagonismo y realiza un gran papel.
    Has explicado muy bien, PASEANTE, lo que ha acabo de escribir hace un momento. Creo que es importante recordar que esos códigos iconográficos y espirituales tenían una finalidad casi de exorcismo. Si personificas al mal, dándole una imagen determinada te resulta más fácil liberarte de él. Nuestro mundo es mucho más complejo y la duda ha anidado en nuestra mente hasta el punto que todo aquello nos parece anacrónico y superado. Desgraciadamente no nos hemos liberado del miedo

    ResponderEliminar
  13. Mi personificación favorita del Mal sigue siendo Drácula, aunque las pelis ''serias'' de exorcismos también me pueden dar miedo.

    ResponderEliminar
  14. Es que el mal de Drácula está imbuido de cierta atmósfera romántica donde la sensualidad y el erotismo son componentes fundamentales. Un mal feo y desgreñado, por decirlo así, enfrentado a un mal resplandeciente y atractivo. Todos nos inclinamos por la segunda opción.

    ResponderEliminar
  15. "Ahora la furtiva serpiente pasea
    con tierna humildad
    y el justo se desespera en los desiertos / donde vagan los leones.
    ...
    Sin contrarios no hay progresión. Atracción y repulsión; Razón y Energía; Amor y Odio, son necesarios para la existencia humana.
    De estos contrarios sale lo que el religioso llama el Bien y el Mal. El Bien es un ente pasivo que obedece la razón. El Mal es el brote activo de la Energía.
    ...
    En Verdad, a la Razón le pareció como si el Deseo hubiese sido expulsado; pero la versión del Demonio es que el Mesías fue quien cayó y formó un cielo con lo que había hurtado al Abismo."

    'Willian Blake: Las Bodas del Cielo y el Infierno'

    ResponderEliminar
  16. El gran William Blake fue un tipo polifacético de una creatividad extraordinaria capaz de ofrecer ideas luminosas como la que has expuesto. Lo hizo desde dentro, desde un misticismo interior que desafiaba todas las estrecheces e imposiciones de las religiones constituidas. Su obra, producto de esa misma visión interiorizada, alcanza momentos de intensidad deslumbrante y arrebatadora.
    Gracias por traerlo aquí.

    ResponderEliminar