21 septiembre 2011

En el Club Diógenes

"Ya sabe que hay en Londres muchos hombres que, unos por timidez y otros por misantropía, no desean la compañía del prójimo, y no obstante se sienten atraídos por unas butacas confortables y por los periódicos del día. Precisamente para conveniencia de éstos se creó el Club Diógenes, que ahora da albergue a los hombres más insociables y menos amantes de clubs de toda la ciudad. A ningún miembro se le permite dar la menor señal de percepción de la presencia de cualquier otro. Excepto en el Salón de Forasteros, no se permite hablar en ninguna circunstancia, y tres faltas en este sentido, si llegan a oídos del comité, exponen al hablador a la pena de expulsión. Mi hermano fue uno de los fundadores, y yo mismo he encontrado allí una atmósfera muy relajante."
  Arthur Conan Doyle, La aventura del intérprete griego, 1893.



26 comentarios:

  1. Supongo que ese club está formado por individuos que, cada uno a su manera, desprecian el aborregamiento del ganado que los rodea. Pero muchos de estos no se dan cuenta de que también son miembros de ese ganado.

    De los vídeos que has seleccionado destaco:
    Frenzy – Para mí, una de las mejores de don Alfred.

    La conversación entre Moriarty y Holmes: “Se interpone usted a una poderosa organización cuya completa extensión no puede llegar a comprender. Debe usted retirarse sr. Holmes…”

    Ratigan: Como en casi todas estas películas de animación(y en el resto del cine), me llama la atención su lenguaje simbólico subliminar. Me he quedado con tres detalles. Al principio se ve como la alfombra forma una pirámide y en su cúspide está Rátigan. El suelo donde se desarrolla la escena es ajedrezado. También aparecen espejos.

    Un abrazo, Doc.

    ResponderEliminar
  2. Vaya Dr...tu escrito me ha recordado, por la similitud, a los institutos. Los chicos y chicas deberían comportarse como en este club (aunque no lleguen a ser indeseables), deberían ignorarse y cada cual a los suyo. También se les expulsa con tres amonestaciones...
    Claro que pensándolo mientras escribo de esto también deberían aprender en el fútbol: a no cometer tantas faltas y cada uno a su juego...y si no...a la calle

    En cuanto a los vídeos me he ido primeramente al de animación...soy así...

    Bs

    ResponderEliminar
  3. Da la impresión, ante el conjunto de videos precedidos por ese párrafo del señor Doyle, de que la soledad y la maldad suelen ser compañeras. Algo de verdad ha de haber en esto, ya que la misantropía, es decir, la aversión hacia los humanos, se considera por lo general como una actitud y no como un desarreglo psicológico: es, por tanto, una opción.
    Y si partimos de la suposición aristotélica de que el hombre es un animal social, nos hallamos entonces ante seres antisociales o como mínimo asociales. Es posible inventarnos entonces un nuevo silogismo: si eres antisocial eres enemigo del género humano. De ahí a la maldad de un Moriarty por ejemplo, hay un paso.
    Lo cual no casa bien con Diógenes; que era un solitario, sí, pero era desprendido y buscaba la honradez. Por eso algunos conceptos como, por ejemplo, "síndrome de Diógenes" para referirse a esos seres huraños no me cuadra mucho con la realidad.
    Y ya me he liado. No sé a qué venía todo esto.

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría pensar que la felicidad individual es posible, pero nuestra condición social nos obliga adecuar nuestros deseos a los del entorno y eso lo hace harto difícil.

    Estupendos vídeos. Voto porque las mujeres, como Tesa, puedan ser socias.

    ResponderEliminar
  5. Pues igual no viene mal, de vez en cuando. estar en un Club Diógenes que nos centre en nosotros mismos y nos aísle de todas las influencias externas, que son la mayoría.

    Yo me apuntaría a uno, seguro, pero que fuera mixto, hombres y mujeres. Sería de lo más interesante. Aunque no entiendo muy bien qué sentido tiene ir a un club donde no se puede hablar con nadie.

    ResponderEliminar
  6. Holmes era misógino y no le gustaba hacer amistades, su hermano aún más insociable y del todo punto apático ( casi todos los inspectores contables lo son:-) así que mucho me temo que ni a TESA, ni a mi nos admitirían en ese club... bueno, a mi, ni aun con barba... a la media hora me lanzan por la ventana, por haberme dado las tres advertencias de expulsión por hablar.. yo prefiero, no comer a quedarme sin poder hablar.

    Me gusta el silencio cuando estoy conmigo misma ( a veces) aunque casi siempre lo callo con música... si estoy con gente, me pone muy nerviosa si la gente permanece callada, es un defecto grande lo sé.



    Lo siento los vídeos no los puedo ver ahora... a ver si en otro momento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Doctor Krapp, entrada breve pero densa. Siempre se ha asociado a Diogenes (equivocadamente creo) con la gente que vive entre basura. Más bien creo que fue una persona que buscaba la perfección entre las otras personas, minusvalorando o despreciando ciertos comportamientos.
    Creo que todos somos Diogenes en algún momento de nuestras vidas, sin embargo aunque valoro la soledad, (en mi caso es un bien escaso pues tengo tres hijos y mi profesión es social) no creo que en la soledad y la critica excesivamente ácida este la solución. Los sábados por la noche disfruto de la soledad de mi salón y son momentos muy necesarios, en esos momentos escribo la mayoría de las entradas, veo películas que he visto muchas veces y disfruto de mi "yo". ¿Me gustaría un club Diogenes? si de vez en cuando, pero no para todas las tardes y no creo en la misantropia, aunque algunas veces me avergüence de la condición humana, es lo que soy y es algo que no puedo remediar, debemos aprender a vivir con ello. La película de Vendetta es una mis favoritas y aunque este dialogo en particular, "”Naturalmente. No me cuestiono tu capacidad de observación, simplemente señalo lo paradójico que es preguntarle a un hombre enmascarado quién es.Pero en esta noche tan prometedora permíteme que, en lugar del vanal sobrenombre, sugiera el carácter de esta dramatis persona. Voilà!! A primera Vista, un humilde Veterano de Vodevil en el papel de Víctima y villano por Vicisitudes del destino. Este Visage ya no más Velo de Vanidad es un Vestigio de la “Vox populi” ahora Vacua, desVanecida… Sin embargo esta Valerosa Visión de una extinta Vejación se siente reViVida, y a hecho Voto de Vencer el Vil Veneno de estas VíVoras en aVanzada, que Velan por unos Violentos Viciosos y por la Violación de la Voluntad!! El único Veredicto es Venganza, ¡Vendetta! Como Voto, y no en Vano, pues la Valía y Veracidad de ésta un día Vindicará al Vigilante y al Virtuoso. La Verdad es que esta Vichisoise de Verborrea se está Volviendo muy Verbosa, así que solo añadiré que es un Verdadero placer conocerte, y que puedes llamarme “V”.”, es muy bueno yo me quedo con
    este otro...con permiso...
    "Hay, claro está, personas que no quieren que hablemos. Sospecho que, en este momento, estarán dando órdenes por teléfono, y que hombres armados ya vienen en camino.¿Por qué? Porque mientras puedan utilizarán la fuerza ¿Para qué el diálogo? Sin embargo, las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo tome significado y, si se escuchan, enuncian la verdad. Y la verdad es, que en este país, algo va muy mal, ¿no? Crueldad e injusticia, intolerancia y opresión. Antes tenías libertad para objetar, para pensar y decir lo que pensabas. Ahora, tienes censores y sistemas de vigilancia que nos coartan para que nos conformemos y nos convirtamos en sumisos. ¿Cómo esto ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable? Bueno, ciertamente, unos son más responsables que otros. Y tendrán que rendir cuentas. Pero, la verdad sea dicha, si estás buscando un culpable, sólo tienes que mirarte al espejo. ¿Por qué lo hiciste?, Porque tenías miedo ¿Y quién no? Guerras, terror, enfermedades. Había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorberos el sentido común. El temor pudo con vosotros y, presas del pánico, acudisteis al actual li­der, Adam Sandler. Os prometió orden, os prometió paz. Y todo cuanto os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión."

    Todo los que os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumision..., da para pensar...

    ResponderEliminar
  8. Releyendome, creo que me he ido por los cerros de Ubeda...

    ResponderEliminar
  9. El club Diógenes pertenece a esa clase de sociedades legendarias que existían y en algunos casos aún existen en Londres desde antes del período victoriano. Las había de todo tipo y en algún caso tuvieron una importancia fundamental en el desarrollo de acontecimientos históricos como las famosas sociedades geográficas que ayudaron a colonizar África y el Asia Suboriental. Conan Doyle las retrata tanto en obras de Sherlock Holmes como en otras historias, lo mismo que hizo Julio Verne en varias de sus obras con el caso paradigmático de La vuelta al mundo en 80 días.
    Concretamente el club Diógenes es una creación de Conan Doyle y aparece en varias aventuras de Sherlock Holmes, aparte de en El Interprete Griego, vinculada a la aparición en escena de "su hermano más listo": Mycroft Holmes. Lo que se insinua en estas historias es que en realidad es la tapadera de los servicios secretos británicos en aquel período.

    ResponderEliminar
  10. La necesidad de apartarse del rebaño común no exime a sus participantes de participar en otro rebaño que no se reconoce como tal, Torcuato aunque el misántropo pretenda y niegue su pertenencia a cualquier grey. Son tres puntos muy interesantes los que has sacado a colación.

    No sé hasta que punto un exceso de individualismo puede ser buena, Lola No veo a los cartujos como un ideal. Sin embargo creo que el excesivo gregarismo a lo que se ven sometidos los chavales no contribuye a su formación. Tanta supuesta vida exterior nunca cubre el vacío interior y nadie les ayuda a buscar las respuestas en su interior. Es una lacra que desmorona cualquier proyecto educativo que vaya más allá de la mera instrucción.

    Son clubs antiguos y carcas. Incluso hoy en día, o al menos hasta hace poco, la admisión de las mujeres en cualquier clase de club estaba reducida al mínimo, Tesa. Por supuesto, las mujeres serían también entusiastas participantes en un club de estas características. Estos capullos se lo pierden.

    ResponderEliminar
  11. Lo de asociar la maldad -a través de los vídeos- con el texto de Doyle, es un recurso algo "malévolo" de este doctorcito, amigo Paseante. Las intenciones de Mr. Doyle eran otras, más bien quería localizar un lugar adecuado y singular para colocar al hermano listo de Sherlock.
    No creo que la misantropía sea un arma tan perniciosa, a veces se conforma exclusivamente en despreciar a la humanidad por motivos puramente psicológicos o filosóficos, aunque en su paroxismo, cuando detrás hay una mente criminal con mucho octanaje puede producir estos personajes singulares de ficción que a mí me atraen tanto.
    ¿Cómo era Diógenes? Más que desprendido lo veo desligado de las necesidades mundanas del humano corriente. Vivía para si mismo, eliminando la superchería y todos aquellos elementos que no contribuyeran a su bienestar personal es decir, incluyendo esas emociones como la envidia, el rencor, el odio que nunca satisfacen a la persona que las sufre.

    La felicidad personal sería posible si no se interfiriera con la felicidad ajena, eso es cierto, Luis. Los verdaderos misántropos en su idealismo soterrado esperan conseguirlo.
    ¿En los clubs que conoces las mujeres ya tienen los mismos derechos que los hombres?

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo, Angie sería muy importante que existiera algo así. Ni el yoga, ni la meditación lo consiguen del todo. ¿Por qué los cartujos se van a vivir con otros cartujos a pesar de no poder hablar con ellos? Supongo que para repartirse el trabajo y que alguien sea testigo de sus sacrificios.

    María, creo que el hermano de Holmes, usaba lo de la contabilidad como tapadera, era un tipo que guardaba en su mollera muchos secretos de Estado pero bajo una pinta anodina. No hay que fiarse de las apariencias.
    Debes llevar muchas cosas en la alforja y por eso necesitas soltarlas y comunicarlas a los demás. No es un defecto y en todo caso siempre puedes hablar contigo misma que dicen que da buen resultado. Espero que puedas ver los vídeos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Mi imagen de Diógenes no es la de un idealista con ansias de perfeccionar la humanidad. Lo veo como un hombre que expresa su filosofía a través de su forma de vida y no tanto de sus enseñanzas.
    Él mismo es su propio modelo.
    Renuncia a la superchería del mundo y llega a una especie de ascetismo a través de esa renuncia. Es ácido porque no cree en los valores sociales y elige la soledad porque muy pocos se atreven a llegar a donde llega él. Lo de harapiento y todo lo demás con eso del síndrome es la etiqueta se le ha colocado por su abandono de las tentaciones mundanas y su conformismo con una vida sencilla, alejada de la pompa y el boato.
    Nosotros estamos comprometidos con las cosas que nos rodean, insertos en un mundo que no nos gusta pero que tenemos que soportar. A veces desearíamos renunciar a todo ello, pero estamos apegado a nuestra realidad que como tal es única, es única para cada uno.
    Eso dos textos de V, una película que se está convirtiendo en un símbolo de la conmoción en que vivimos, son realmente ejemplares, Temujin. Si he elegido el primero y no el segundo, es porque revela más de la personalidad extravagante del protagonista. Concuerda el primer texto más con la idea de la entrada.
    No creo que te hayas ido tanto a los cerros de Úbeda, lugar que en su acepción puramente geográfica espero conocer algún día.

    ResponderEliminar
  14. Pues no sé si me gusta la idea, Krapps. Sobre todo por lo exclusivos que se sienten los que pertenecen a ese tipo de clubs. Aparte de lo fatal que me parece que no sean mixtos, claro. Supongo que consideran que el silencio, la abstracción y la "interioridad" que allí se busca no son compatibles con la presencia de mujeres, y entonces ya sí que me dan ganas de quemar el chiringuito.

    Sé que hay gente muy exclusiva, muy especial, muy "suya" y con cierta tendencia a la sociopatía, pero en cuanto ellos mismos se ponen el cartel, para mí pierden toda su "especialidad"...
    Luego somos las mujeres las raritas....

    Un beso y buen finde, Krapps.

    (Los videos en kelo, como siempre)

    ResponderEliminar
  15. Estos clubs nacieron por esa búsqueda de la exclusividad. En algún caso por motivos clasistas, en otros por ser reservados para gentes con los mismos gustor, en el caso de los clubs políticos o las logias masónicas buscando la clandestinidad.
    En el siglo XIX y principios del XX había lugares donde si se producía la confluencia de hombres y mujeres: en los salones de las grandes damas con sus tertulias musicales, literarias o políticas. Todo el que era "alguien " o quería ser "alguien" en el mundo social deseaba ser invitado a estas reuniones donde se practicaba el ingenio, el refinamiento y las artes de la seducción. Territorio propicio para que ciertas mujeres demostraran sus habilidades.
    Un beso y no te olvides de ver los vídeos, si es menester.

    ResponderEliminar
  16. Yo, en cuestión de clubs, sigo la máxima marxista: no hacerme de ningún club que me admita como miembre.

    ResponderEliminar
  17. A última hora del día quisiera teletransportarme a ese club, pero por poco tiempo, no soy yo de quedarme callada mucho rato.

    ResponderEliminar
  18. Teniendo en cuenta el ingenio inglés sería capaces de crear un club para aquellos que no quisieran ser miembros de un club que les admitiese. Los ingleses son unos hachas para redactar estatutos de esta índole, Enric.

    Sí, Josela quizás lo ideal sea tener un club de esos para cada estado de ánimo. Un club para la soledad, un club para la fiesta, un club gastronómico por supuesto etc...

    ResponderEliminar
  19. Seguramente una retirada en alguno de estos clubes podría ser una buena forma de refugiarse del mundanal ruido y la estupidez humana. No obstante, el hecho de que estén controlados por unos cuantos los convierte en una reproducción micro- de la sociedad. La autoridad, el control, continuarían estando en manos de unos pocos, pues, en estás microsociedades elitistas. Estaríamos en lo mismo de siempre.

    Quizá haya que optar por la compañía animal, bastante más edificante y humanizadora.

    ResponderEliminar
  20. La compañía animal compensa de muchas cosas pero no de la sensación de "soledad en compañía de otros elegidos". Con los animales solo es posible un trato desigual y así como los hombres necesitan ejercer sus ansias de dominio también tienen la necesidad de encontrarse entre iguales que reconozcan su singularidad.
    Iguales pero singulares aunque suene contradictorio.
    Las estructuras de poder que rigen estas sociedades son menos importantes que el hecho de encontrar a aquellos que son de tu misma casta y que lo tanto puedan apreciar con tino tus propias cualidades.

    ResponderEliminar
  21. Bueno... habrá de todo como en "botica", digo yo, o para gustos, colores... pero prescindiendo de la otra mitad... no irán muy lejos. Eso, seguro.

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Hay gente capaz de prescindir de todo lo que no llevan en su propio equipaje. Una opción posible y respetable. Tampoco está demostrado suficientemente que la filantropía generalizada sea fuente de felicidad en ésta o en otra vida futura.

    ResponderEliminar
  24. Adoro a Sherlock Holmes y V de vendetta (que, digan lo que digan mis frikis y eruditos amigos, le da mil vueltas al cómic). La canción de Oh, ratigan! es brutal.
    ¿Cómo se llamaba el hermano de Sherlock? ¿Mycroft?
    Algo que no tiene nada ue ver con tu tópico, pero que se me ha ocurrido viendo el primero de los enlaces: es una lástima que no hagan cine mudo, porque no me importaría buscar trabajo de intertitulista.

    Un besso,

    4ETNIS

    ResponderEliminar
  25. Se llamaba Mycroft que no es contracción de Microsoft por mucho que le gustase la cosa a Bill Gates.
    No sería mala idea ponerle títulos a aquellas viejas películas mudas de Hitchcock como esta titulada en español "El demonio de las rubias", otra vuelta de tuerca a la leyenda/historia de Jack el Destripador.

    ResponderEliminar