13 junio 2011

El lote de la Frau

  • Quierro cambiarr el lote
  • Pero Frau, ya lo tenemos embalado para que se lo pueda llevar.
  • Quierro cambiarlo. ¡Ich sagte!,
  • ¿Y que hacemos con las islas griegas? ¿Qué hacemos con Donoussa y Kufonisia en las Pequeñas Cícladas y con Spetses y el islote de Spetsopoula en las Sarónicas?
  • No las necesito, mis compatrriotas hace tiempo que se apoderraron de ellas grracias al turismo. Quierro otra cosa: quierro a los Niños del Pireo.
  • ¿A todos?
  • ¡Nien! Solo a los que bailen el sertaki y sean mayorres de edad, aún estamos por valorarr la viabilidad del trabajo infantil. Los Niños del Pireo animarán la prroductividad de nuestrros trabajadorres inmigrantes.
  • ¿ Y respecto a los irlandeses?
  • ¿Parra que querremos los caladerros del Gran Sol?. A nosotros solo nos gusta la carrrne. La carrne en sus múltiples forrmas. Solo algunos marriquitas prefieren el arenque o el salmón. En su lugar que nos envíen la colección completa de sus canciones de taberrna  que darrrán mucho juego en nuestras inigualables brauereien.
  • Entiendo que tampoco le interesan las bodegas de Oporto.
  • ¡Nien! Ya tenemos bebida suficiente en nuestro inmensa patria. En cambio nos falta la saudade, la melancolía, el lagrrrimeo tonto. Somos demasiado rraciioanales para esa clase de emociones. Envíennos una rremesa de cantantes de fado, todo lo que haya por Lisboa y alrrededores.

  • Queda España. ¿No quiere a los ingenieros, a los arquitectos, a los científicos del I+D, a los médicos?  Allí no tienen sitio.
  •  Pues que los metan en sus torrtillas y se los coman con kartoffel. Das ist Scheiße. A mi de Spanien lo que me gustan son los admirrrables suspirros de sus gentes. Mándeme los suspiros de España. ¡Ich liebe sie jetz!

21 comentarios:

  1. O estoy yo obsesionada o lo estás tú,Krapps, pero yo sigo sintiendo por aquí un tufo a Merkel que echa patrás....
    Pues sí, probablemente lo único nuestro que ya le pueda interesar son los lamentos tipical Spanish que tanto nos caracterizan... Lo demás de interés, ya es prácticamente suyo.

    Un beso y feliz semana, doc.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, la cobarde de Merkel , nos vende un negocio como si fuera un favor. LLamar "rescates" al 8% acumulativo, no es sincero que digamos, más bien es un negocio.
    Por cierto ¿QUIENES SON LOS CLIENTES DE LOS PRODUCTOS ALEMANES?..
    ¿Si cae España? ¿Que pasaría con Alemania? ¿No se han enterado de la mariposa famosa?

    A pasarlo bien y gastar poco...

    ResponderEliminar
  3. Y lo más triste del asunto es que aún encima se lo va a llevar todo a precio de saldo. Al final van a tener razón los que dicen que hubo una Tercera Guerra Mundial, sí, y que fue exclusivamente económica. Que Alemania logró vengarse, por fin, y que junto con Estados Unidos y China es ahora quien se enseñorea de las vidas y haciendas de los vencidos.
    Y que lo único que nos queda es decir: "¡que nos quiten lo bailao!" porque para otra cosa tal vez no valemos ya.

    ResponderEliminar
  4. Que el poder no tiene paaaaaaatria.
    Un abrazo, Krapp.

    ResponderEliminar
  5. como anda usted tanto tiempo....?espero que super bien....impecable su post....siempre aqui descubro cosas nuevas...

    ResponderEliminar
  6. Y pepinos. Que le manden pepinos que ahora tenemos excedente.

    ResponderEliminar
  7. Has despejado mis dudas, aparto la idea de comprarme un coche alemán... Pero en Zaragoza hay una factoría de la Opel... ¿Qué hago?

    Mientras despejo las dudas, vuelvo a escuchar las canciones que nos regalas...

    ResponderEliminar
  8. Cuenta la leyenda que hubo una vez una sargenta de hierro alemana que quiso dominar Europa, y habiendo visto que usar ejércitos y bombas fallaba, porque se perdían entre los guerrilleros del sur, montañeses y escurridizos, optó por el acoso comercial, económico y mediático, para lo cual contó con la ineptitud de los débiles gobernantes locales, quienes enzarzados en luchas internas no supieron ni pudieron defenderse de tal invasión, por lo que se oyeron lejanos suspiros, eco de los últimos de filipinas, que inspiraron el famoso pasodoble, en una vieja taberna de Cartagena.

    ResponderEliminar
  9. ¿Tufillo a Merkel? En los años 70 había un entrenador en el Atlético de Madrid llamado Max Merkel y apodado Mister Látigo por su especial dureza. No creo que sea pariente de esa señora, era austríaco. Feliz fin de semana, Novicia aunque aún quedan varios días.

    Los clientes de los productos alemanes son casi la totalidad de la población con poder adquisitivo. No hay nada como el marketing de la seriedad y la responsabilidad para que la gente te tome como tal aunque por detrás puedas ser un truhán. A pasarlo bien, Temujin

    ResponderEliminar
  10. Ciertas victorias se alimentan del sentimiento de derrota de los vencidos. Conseguida la victoria moral todo viene por añadidura. Quizás no haya que caer en ese juego, Rick.

    El poder tiene patria solo para esconder el botín de lo que espolia, Torcuato.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro verte de nuevo, Geraldine. Ya sabes, aquí un amigo. Gracias

    Mejor que solo les lleven pedacitos de esa zona por donde más suelen amargar, Tesa.

    ResponderEliminar
  12. Sigue tus instintos, Luis frase que me extrañaría que no fuese ya lema de alguna marca de coches. Escúchalas y seguro que cada vez encontrarás cosas nuevas en ellas.

    Impecable resumen de los que nos está pasando,Rrío. Lo que hoy es noticia mañana será leyenda o quizás pasodoble aunque casi mejor no.

    ResponderEliminar
  13. Me refiero que las fabricas tetonas necesitan clientes fuera de sus fronteras. EEUU lo entendió muy bien con el Plan Marshall. A mi me interesa que mis clientes tengan dinero, es logico...

    Fabricas "teutonas" quise decir...

    ResponderEliminar
  14. Los Estados Unidos lo entendieron así antes del Plan Marshall, tras la Primera Guerra Mundial y por eso, los alemanes dependientes de los americanos sufrieron aquella espantosa crisis después del crack del 29 que llevaría al poder a Hitler. Puede que aprendieran la lección de entonces y por eso han ayudado a generar esta economía de dependencia que está asfixiando a muchos países europeos.

    ResponderEliminar
  15. Tampoco nos rasguemos las vestiduras. Alemania lleva años haciendo las cosas, si no bien, desde luego mucho mejor que nosotros: por eso nosotros tenemos un mayoritario turismo de alpargata y una industria del ladrillo de pelotazo (ya sé que esto es una simplificación muy exagerada, pero se entiende).
    Y no olvidemos el axioma internacional, transversal a todas la épocas y culturas: "El que paga, manda".

    ResponderEliminar
  16. Jung creía en una conciencia colectiva territorial y aunque siga teniendo mis dudas al respecto, si que hay cosas que me lo hacen pensar aunque solo sea por un fenómeno de sugestión colectiva. La idea de que en los llamados países latinos reina la picaresca, el chanchullo y que en cambio los alemanes son eficaces, seguros y de buena ley ha sido muy bien publicitado facilitando su progreso y nuestro retardo. La gente se sugestiona por el estereotipo y lo interioriza siguiéndolo a pies juntillas. ¿Cómo un país tan seguro, tan pulcro puede ser emisor de infecciones alimentarias? Pues curiosamente, Enric las dos últimas proceden de allá: la actual y la de la carne de hace apenas unos meses.

    ResponderEliminar
  17. alemanes: trabajadores, serios fiables...

    españoles:gandules, festeros, amantes de los chenchullos...


    La fama es lo que es y ahora llega la hora de las indenmizaciones a los agricultores y distribuidores españoles y en vez de Alemania que divulgó las imjurias, pagará la Comunidad Europea, es decir todos nosotros.

    No lo entiendo.

    ResponderEliminar
  18. jaja, con qué "salero" decís cosas tan serias. Los comprendo perfectamente. Es que da mucho enfado. Ufff si lo sabremos nosotros. Pero a no claudicar, que todo tiene su peso específico y el tiempo es redondo.
    Un abrazo desde Buenos Aires

    ResponderEliminar
  19. Así es, Josela, los viejos estereotipos funcionan y son útiles incluso en temas económicos. Pagará la Unión Europea pero la fama no se apaga. En caso de robo, cachear al pobre, el otro es demasiado convincente para ser sospechoso.

    Gracias, Susana, lo del salero es un bello piropo. De todo se sale y lo importante como dices es no claudicar, no dejarse llevar, Argentina con todos sus problemas es un buen ejemplo de ello.

    ResponderEliminar
  20. Ya sabemos que en todas partes cuecen habas. Pero también tienen una industria óptica, automovilística, de maquinaria pesada, técnica y electrónica, química, etc, de primerísimo orden.
    ¿Qué tenemos nosotros aquí?
    Yo siempre he achacado las diferencias a La Reforma y su impulso e hincapie en el trabajo. Pero como aquí triunfo la Contrareforma, nos quedamos con un imperio que se deshacía (pese a las riquezas que llegaban de América) lleno de hidalgos venidos a menos y rentistas, que era la obsesión de medio país: ser rentista y vivir sin trabajar.

    ResponderEliminar
  21. Veo que estás muy de acuerdo con las tesis de Max Weber en ese maravilloso libro "La ética protestante y el espíritu del capitalismo". Es cierto, asumo que el catolicismo con su condena de la usura y sus enquistamiento en la vida social ha impedido el desarrollo de los valores económicos que fomentaron las iglesias reformistas, en especial la calvinista. Sin embargo creo que se ha convertido en un estereotipo demasiado abrumador que a veces impide ver realizaciones positivas nuestras y deficiencias congénitas de ellos.

    ResponderEliminar