08 mayo 2011

Nave a la eternidad

  • Tenga cuidado, Santidad, el Santo dos Croques no está para trotes. Hemos tenido que poner una valla para que visitantes y peregrinos no le sigan dando mamporros con sus cabezas. Debemos proteger nuestro glorioso Pórtico.
  • Cardenal, durante muchos siglos humanos de toda laya y condición han golpeado sus testas contra la de este santo con la esperanza de que les transmitiera su sabiduría. Yo soy el Papa, heredero de Pedro, aquella piedra sobre la que el Señor edificó su Santa Iglesia. Una piedra contra otra piedra ¿qué podría pasar?
  • ¿Este es el mostrador de embarque? Tenga la amabilidad de atenderme, señorita.
  • Temo que se equivoca, Monseñor, no soy mujer, soy un ángel. Las alas las llevo recogidas debajo del uniforme. No se nos permite tenerlas enhiestas en horario de trabajo.
  • Siendo ángel nos entenderemos a las mil maravillas. Ya sabrá que soy el difunto Papa y que llevo un buen rato en esta Estación Término sin que todavía se haya anunciado mi destino.
  • Tendrá que esperar como los demás. Entre las víctimas de las inundaciones en Indochina y los cientos de muertos en varios conflictos, de esos que ustedes consideran periféricos, estamos saturados de trabajo. 
  • Soy el vicario de Cristo ¿eso no significa nada?
  • Significa que humildemente deberá aguantar turno con los demás, tal como hubiera hecho él. Incluso hemos procurado que comparta sala con otro hombre de religión.
  • Si se refiere a ese individuo barbudo que ha llegado hace un rato todo mojado y con olor a pescado, casi prefería estar solo. Me mira de una manera a la que no estoy acostumbrado.
  • Él también se ha quejado de usted. Parece ser que lo conoce. Dice que no quiere estar al lado del jefe de los cruzados.
  • Pues resolvamos las cosas de una vez y estaremos todos a gusto. ¿Cuando llegará mi nave hacia la eternidad?
  • ¿Nave a la eternidad? Creo que está confundido, Pontífice. El viaje será individual y de vuelta a casa. Ahora tendrá  que esperar hasta encontremos otro cuerpo donde pueda reencarnarse. No debe  preocuparse, somos muy escrupulosos en nuestro trabajo.
  • ¿De que me está hablando? La reencarnación es una idolatría sacrílega, incompatible con nuestras creencias cristianas.
  • Lo que pasa en la Estación Término ya no es cuestión de creencias. El asunto es así y no de otra manera desde el principio de los tiempos. Además, si lo piensa bien, volver a nacer es otra forma de eternidad y a algunos les puede servir para rectificar errores del pasado.
  • ¡Esto es intolerable! Un Papá no comete errores, por eso llega a Papa. Usted ni se imagina lo que cuesta alcanzar la cúspide en una sola vida. ¿Qué alicientes puede tener la existencia si tanto sacrificio se diluye en la nada?
    Borrón y vida nueva, valiente mierda.
    ¡Hasta ahí podíamos llegar! Exijo mi eternidad ¡y la quiero ahora!

20 comentarios:

  1. Eso le comentaba una vez a mi difunto padre. Le decía, ¿imaginas a las monjas, los curas y demás personas dedicadas por entero a las religiones que cuando mueran no encuentren nada?.

    Debe ser jodido, yo por mi parte estoy mejor en el infierno, la compañía es más divertida; pero que esperen, continuaba yo. Mi padre me decía que era un cabrón; pues por eso papá, por eso estoy mejor en el infierno. Me ha gustado el relato, El Papa y Bin Laden curiosa pareja, tan diferentes, tan similares...

    ResponderEliminar
  2. Choque de piedras: a barrer.
    Así que el Papa y Bin Laden... menuda pareja de iluminados. Sería una burla macabra que cada uno de ellos se reeencarnase en el otro; pero eso sí, recordando nítidamente quiénes eran antes: eso sí debe de ser una forma refinada de infierno para este tipo de personajes.

    ResponderEliminar
  3. Se equivoca absolutamente el pontífice. La eternidad la vamos a compartir Fidel Castro y esta menda.
    Y que de gracias que aún le hablan y le dan tratamiento VIP...


    Un beso, Krapps.

    ResponderEliminar
  4. Es que la Tierra está muy mal pero el cielo... ya no vale para nada. Los veo a los dos bajando a buscar nespresso.

    ResponderEliminar
  5. La reencarnación tiene esas cosas, Temujin no suele convencer a los que esperan un premio. A mi ese determinismo de cielo o infierno me ha parecido siempre demasiado simplificador aunque muy propicia para esos dogmáticos empeñados en imponer su ideología de premio o castigo.

    Que conste que el menda no ha usado el nombre de Bin Laden cada uno que ponga ahí el que quiera. Esas confusión de personalidades daría mucho de sí y crearía situaciones ciertamente cómicas, Rick.

    ResponderEliminar
  6. ¿Tú con ese espanto de hombre que no deja de largar y largar? ¿Además ibas a admitir que te mangonease como ha hecho con todo el mundo?. No te veo con él Novicia, lo siento. Besos.

    El cielo ya no es lo que era, , cierto es. Los científicos lo amenazan todo. Ahora incluso sostienen que no hubo un big bang primigenio, parece ser que somos el producto de un bucle de big bangs extendidos a lo largo del tiempo y del espacio.

    ResponderEliminar
  7. Oye, quizá se reencarne en un niño al que un cura toquetea constantemente.
    Un abrazo, Krapp

    ResponderEliminar
  8. Krapps, lo decía por lo eterno... Que a mí ese hombre me pone malísima... Ya veríamos quien mangoneaba a quien ;-)

    Un beso, Doc

    ResponderEliminar
  9. Uffss.
    Eso de la eternidad tiene que ser muy cansao ¿eh?

    ResponderEliminar
  10. Siempre que te leo me queda la sensación de que hay un mensaje dentro de un mensaje dentro de un mensaje... o sea una cierta sensación de coitus interruptus.

    La escena sería digna de un Cruz y Raya de los de antes, que además de descojone tenían sentido trascendental.

    Por cierto la reencarnación, si es que existe, me pongan tres quilos, pero eso sí, no la quiero en cuerpo de otro (que asco!) si no en el mio propio reencarnado con treinta años menos.

    ResponderEliminar
  11. No dudo de tus cualidades, Novicia pero en eso del mangoneo, él tiene un curriculum excepcional.

    Más que cansao es como muy largo ¿no, Tesa?

    ResponderEliminar
  12. ¿Coitus Interruptus? Ufff, casi me quedo con la idea de las Matrioskas rusas, Rrío. Cuando usas simbolismos y todas esas cosas parece que los mensajes se amplían y hasta que forman eco entre ellos. En fin, la reencarnación tiene mucho que ver con esa idea de que nada muere, todo se transforma aunque eso sí: requiere cambiar el envase cada cierto tiempo.

    ResponderEliminar
  13. Pues coincido con Tesa, no me seduce para nada eso de la eternidad...

    ResponderEliminar
  14. wow me quedé con ganas de seguir leyendo jajaja. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Reproduzco el comentario de Luis Antonio en estos días en que blogger se convirtió en devorador de palabras:

    Pues coincido con Tesa, no me seduce para nada eso de la eternidad...

    Respuesta:
    Lo de la eternidad no pasa de ser una idea tranquilizadora para almas agitadas que quieren llegar a un destino abandonando el vaivén. ¿Acaso la vida tiene un sentido?

    Tú lo que quieres saber, Yul es si el Papá se acomoda a otro pellejo o con sus tremebundos poderes puede conseguirse una eternidad a su medida. Sería un atrevimiento por mi parte avanzar conclusiones sobre la suerte de tal alto personaje. Dejemos la cosa en vía muerta, por ahora.

    ResponderEliminar
  16. Quienes quiera que son o hayan sido, (Papas, batatas o Zan Ahorias)que se pongan a bailar ahí mismito en el pórtico con "la turba celeste que nadie podía contar" (que a lo mejor eran humildes manifestantes de vaya a saber qué causa, quién sabe que querrían las almas de los bienaventurados)al ritmo de la eterna música de los músicos de piedra...
    Me alegra esta visita al pórtico, hace mucho que no pasaba por ahí...

    ResponderEliminar
  17. ¿Conoces el Pórtico?
    Me parece que es una buena solución ver a los encopetados monseñores de la Santa Madre Iglesia transformados en bailarines de piedra, en hermosa piedra hecha por avezados canteros. Ya quisieran una eternidad semejante esos señorones aunque quizás no la valorasen. Son demasiado carnales, demasiado caducos.

    ResponderEliminar
  18. Pois diante do santo estiven hai uns días, a dar os croques... e díxome que xa nada era o mesmo alí. Así que marchei desolada pra o fin da terra a para as outras Catedrais de auga.
    Oh!tempora oh mores...
    Menos mal que sempre nos quedara Kaskarilleira...
    Bicos Krapp.

    ResponderEliminar
  19. Kaskarilleira xa tampouco é o que era. O Depor en segunda e despois de cen anos, sen contar a dictadura paleofranquista claro, gaña a dereita nunhas eleccións municipais.
    Bicos.

    ResponderEliminar