29 marzo 2011

Renove cerebral (Kaskarilleira Existencial 12)

  • Buenas tardes, soy Salustiano Telerín y le llamo para pedirle su colaboración en una encuesta que estamos realizando para saber el uso que se le da al...
  • No me venga con el cebo de la encuesta y dígame que coño venden. Son las cinco y media de la tarde, hora que suelo emplear para el solaz o la meditación. Hoy en particular mi cerebro sestea y no está para determinada clase de lindezas.
  • Precisamente nuestro trabajo consiste en solventar esa clase de limitaciones. Podemos conseguirlo de forma total y absoluta. Para siempre.
  • Mire capullo, no lo conozco de nada y no le consiento que me llame limitado. Soy detective privado. Tengo una vida muy ajetreada y seguro que ha oído hablar de las malas pulgas que nos gastamos los de mi gremio cuando nos quieren joder con impertinencias varias o promesas imposibles. 
  • Señor, afirmo que ésta puede ser la oportunidad de su vida. Créame. Déjeme que se lo explique al menos.
  • Le doy treinta segundos para soltarme sus chorradas. No intente ninguna triquiñuela. Iría por usted. Reconocería su horripilante voz de pito hasta en un concierto de música heavy.
  • Empiezo. Como usted sabe el gobierno ha iniciado un plan con el que pretende sustituir los cerebros viejos y gastados por otros nuevos que respondan mejor a las condiciones y exigencias de la vida moderna.
  • ¿Si cree que ya lo sé, por qué me lo repite? ¡Acelere, que no tengo todo el día!
  • Bueno,puesnuestraempresaestáencondicionesdeofrecerleunagranpromocióneconunascondicionesmuyventajosasparanuestrosnuevosclientes.Soncerebroscontrastadosyhansidosometidosamilpruebasantesdeserpuestosencirculación.Garantizamosademásquetodoslosdatosdesuviejocerebroserántraspasadosalnuevosinningunaperdidadeinformación.Porsupuestoencasodequenoocurrierasíledevolveríamoseloriginalelimportedelnuevoyotrocerebromásderegalo.EncasodequeeligieselaopciónPremiumtendríaderechoaunpackdecuatrocerebrosintercambiablessegúnelestadodeánimodecadamomento.
  • ¿Ha terminado el discursito?
  • Sí, ya está. Sé lo he dicho de un tirón. Me siento orgulloso. Es usted mi primer cliente.
  • ¿Oiga, usted acaba de estrenar uno de esos cerebros nuevos, verdad?
  • Sí, claro, es un requisito imprescindible para trabajar en Cerebralia.
  • No me lo jure. Mire Salustiano, a mi me gusta el que me vino de fábrica. Puede que parezca un viejo desván destartalado. A veces incluso tiene goteras y en ocasiones oigo corretear a la manada de ratones que se zampan el maíz de mi sesera. Pero le tengo cariño. No conozco otro y desconfío de las pretensiones de este gobierno. ¿No será que pretenden usar el nuestro ante la inoperancia del suyo?
  • Señor, nuestra empresa lo único que hace es cambiar el envase. Las mismas ideas en un recipiente más adecuado y funcional. De un material duro y resistente como el diamante.
  • Dígame la verdad, ¿qué se pretende hacer con los cerebros viejos? ¿No se venderán al Tercer Mundo haciéndolos pasar por nuevos? Cuénteme algo si es que quiere llegar a un acuerdo ventajoso conmigo.
  • Tengo prohibido hablar de eso, señor. 
  • Haga un esfuerzo, Salustiano. ¿No le merecerá la pena el riesgo para conseguir su primera comisión de ventas?
  • Solo sé lo que cuchichean los compañeros en voz baja, le ruego que no me meta en un compromiso. 
  • Venga, hombre. Puedo hablar con mis clientes de Kaskarilleira, gente adinerada y de tronío a la que le vendría bien un buen alicatado en la azotea.
  • Le diré algo, pero en voz baja: Misteriosos camiones salen cada noche de la fábrica cuando la producción ha cesado. Van repletos de enormes cajas plateadas. Se dice que el lugar de destino es un importante país centroeuropeo. Allí...
  • Ya entiendo. Hace tiempo que se habla de la fuga de cerebros a Al... 
  • ¡Baje la voz, se lo ruego!. Allí, frente a lo que se piensa, los cerebros no son utilizados para aprovechar la inteligencia de sus portadores, sino por su sabor. Ellos son poderosos y ya tienen lo que necesitan para continuar prosperando. Sí suena horrible, pero es verdad: nuestros cerebros son materia prima en sus fábricas de embutidos. Gracias a su apuesta por el I+D han descubierto las cualidades dietéticas de los sesos ibéricos y las nuevas salchichas han tenido un éxito tremebundo entre los gourmets. Incluso se habla de comercializarlas en el extranjero.
  • ¿Sabe que me estoy jugando el pellejo al comentarle ésto?
  • No me diga más, nuestro gobierno ha llegado a un acuerdo secreto para entregar cerebros a cambio de que ellos, tan poderosos, avalen nuestra solvencia económica. Puta crisis.
  • No puedo seguir hablando. Estoy perdido, vienen tres seguratas hacia aquí con las pistolas en la mano. ¡Me van a matar, los conozco bien! ¡Haga algo, detective! 
Click
  • Lo siento, no puedo cambiar tu destino. Ya se sabe: el que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla. Puede que la tuya esté dentro de una fuente de plata acompañado de un buen montón de chucrut y puré de patatas.
    Prost mein Freund.

24 comentarios:

  1. hay ciertas comidas que es mejor no saber de qué están hechas...algunos ni comiendose un cerebro podrán pensar....

    ResponderEliminar
  2. Nos comieron el cerebro con créditos baratos que se volverán caros y nos lo comieron con el que "ya te que pones" te compras coche, muebles y vacaciones a pagar a 35 años; cuando acabas de pagar el primer coche esta transformado en radiador o en guardarrail, los muebles no tienen polilla porque es serrín forrado y los tienes que tirar en 10 años y en aquellas vacaciones que follabas dos o tres veces diarias se han transformado en discusiones de como llegar a final de mes. Ahora nos piden nuestros hijos, todas las mentes brillantes de este país tienen que emigrar y lo hacen en masa, por eso queda lo que queda y tenemos lo que tenemos, hay veces que me dan ganas de sacar un garrote y liarme a...
    Un excelente relato en fondo y forma, muy descriptivo diría yo...

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Y anda que no se vende/come embutido en Alemania y aledaños¡¡¡
    Nos tienen comidito el seso, y por lo visto, hasta literalmente....
    Has estado grande aquí, Krapps.
    Bueno... ¡¡que te voy a decir que tú no sepas¡¡¡

    Un beso, liebe freund :P:P (está mal escrito, pero mentiendes, no???)

    ResponderEliminar
  4. Mi hija lo tiene claro: quiere irse de aquí en cuanto pueda y Alemania, junto con Canadá, son sus destinos más deseados... otra cosa es donde acabe, claro, pero su ilusión está puesta en esos dos paises.... Ya me la comerán el tarro y volverá insensible... :'(:'(

    ResponderEliminar
  5. La extrema estafa que se ha cometido en España, la brutal tomadura de pelo ejecutada por Bambi ZP encañonado por los salvajes poderes financieros no tiene perdón. Por mucho menos, en cualquier otro momento histórico, la gente hubiera salido a la calle y armado una revolución. Pero es el país del Lazarillo de Tormes: vendieron la moto a unos cuantos, y luego resulta que tenía las ruedas pinchadas. El cerebro tiene mucho menos valor en España que el chorizo. Ojalá se pudiera huír de este país plagado de estafadores y listillos... admirados, eso sí, por una mayoría silente que luego llora (lo peor). Saludos

    ResponderEliminar
  6. "Soilent Green", cuando el destino nos alcance. Me he sentido transportado.

    ResponderEliminar
  7. Ahora me lo explico todo.
    Y es que, cuando se habla claro...

    ResponderEliminar
  8. Ay, sí.
    Yo quiero sustituir mi cerebro viejo y gastado por uno nuevo con modernas prestaciones.
    Igual, hasta la telepatía... y la teletransportación.

    ResponderEliminar
  9. Es cierto, Geraldine, por mucho que digan que estamos hechos de lo que comemos.

    Lo tuyo también es muy descriptivo y aleccionador, Temujin, pero desgraciadamente por cada cuatro "desvelados" hay miles de personas que prefieren seguir soñando. Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  10. Sí, Novicia, buena tierra para la chacinería aunque conste que yo no empleé la palabra Alemania :)). Un país maravilloso por otra parte y altamente recomendable. No te preocupes sin tu hija tiene la fortaleza de su madre no lo conseguirán. Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  11. Has hecho una magnífica descripción, Pesadillas, pero ¿acaso no pensarán los italianos lo mismo con lo que les ocurre a ellos con tipos siniestros como Berlusconi y toda esa cohorte de politicastros enfangados en la corrupción? ¿Y en Francia con Sarkozy? ¿O en Argentina?.
    Es cierto lo que dices, pero es más genérico y universal de lo que pensamos. Si lees, por ejemplo, esas famosas novelas negras suecas notarás la misma sensación de estafa con respecto a los poderes fácticos que gobiernan por allá.

    ResponderEliminar
  12. Me acabo de acordar de esa película Enric y es verdad que tiene mucho parecido con la historia. La imagen que se me viene a la cabeza es el personaje que interpretaba Edward G. Robinson dejándose morir en un curioso lugar antes de ser convertido en un montón de proteínas y vitaminas.

    No amigo, Luis, no puedo contarlo todo. Si lo contase todo mi futuro no sería mejor que la del teleoperador.

    ResponderEliminar
  13. No te veo, Tesa. Eres demasiado carnal :) y no te imagino con un cerebro metalizado y frío. Recuerda que solo cambia el contenedor y no el contenido.

    ResponderEliminar
  14. Pues yo ya, casi que, ¡virgencita, virgencita, que me quede como estoy!
    Sempre chove en Kakskarilleira... y me temo que tenemos parato...
    Y encima, me gustan mucho más los percebes que el chucrut. Aissss

    ResponderEliminar
  15. Gracias, herr doktor: el que avisa no es traidor. La desgracia es que el mundo está lleno de Salustianos que seguirán comiéndole el coco a potenciales compradores; bueno, en este caso, intercambiadores.
    Y tiene usted razón: cerebro por cerebro, mejor el malo conocido que el bueno por conocer. Además, seguro que los nuevos vienen con un chip implantado para seguirnos via GPS, o algo. Pues buenos son.
    Y los de Al... claro, para qué quieren cerebros españoles si cualquier cerebro medio suyo supera ampliamente los nuestros. Se ve que ahora les va el embutido.

    ResponderEliminar
  16. Cristal, cuidado con eso de la lluvia que ya llevamos la etiqueta y luego no hay dios que nos la quite de encima. Hoy hace un día tan luminoso y alegre que dan ganas de escaparse a la calle y echarse un bailecito. Sí, sí ya sé que lo decías en plan simbólico. Yo también prefiero los percebes.

    Es cierto Paseante, Salustiano empieza comiendo y puede acabar comido. Te garantizo que los nuevos, los de serie, vienen con localizador, detector de criminales en potencia y banners de publicidad cada 15 minutos.
    A los de por allá siempre le fue el embutido o el embutecimiento una característica reveladora de su por otro lado acogedora personalidad

    ResponderEliminar
  17. Para mí el mejor cerebro, sea viejo o joven, es el que sabe resolver problemas. De teóricos pedantes ya estoy saciado...

    Un abrazo

    PD.- Mucha innovación estilística, pero es un auténtico "coñazo" entender al que habla de un tirón o en voz baja...

    ResponderEliminar
  18. Amigo, Luis Antonio, un detallito modernito al año no hace daño ¿digo yo?
    Te facilitaré las cosas para que no te quejes, aunque bien sabes que el fondo hace la forma y que hay una causalidad en hacerlo así:
    Bueno, pues nuestra empresa está en condiciones de ofrecerle una gran promoción con unas condiciones muy ventajosas para nuestros nuevos clientes.Son cerebros contrastados y han sido sometidos a mil pruebas antes de ser puestos en circulación.Garantizamos además que todos los datos de su viejo cerebro serán traspasados al nuevo sin ninguna perdida de información.Por supuesto en caso de que ocurriera le devolveríamos el original, el importe del nuevo y otro cerebro más de regalo.En caso de que eligiese la opción Premium tendría derecho a un pack de cuatro cerebros intercambiables según el estado de ánimo de cada momento.
    Incluso te voy a poner el otro:
    Misteriosos camiones salen cada noche de la fábrica cuando la producción ha cesado. Van repletos de enormes cajas plateadas. Se dice que el lugar de destino es un importante país centroeuropeo. Allí...
    Allí, frente a lo que se piensa, los cerebros no son utilizados para aprovechar la inteligencia de sus portadores, sino por su sabor. Ellos son poderosos y ya tienen lo que necesitan para continuar prosperando. Sí suena horrible, pero es verdad: nuestros cerebros son materia prima en sus fábricas de embutidos. Gracias a su apuesta por el I+D han descubierto las cualidades dietéticas de los sesos ibéricos y las nuevas salchichas han tenido un éxito tremebundo entre los gourmets. Incluso se habla de comercializarlas en el extranjero

    ResponderEliminar
  19. Yo creo que Salustiano no lo ha hecho en medio minuto, yo habría cortado seguro, aunque no le quito el mérito ante una historia tan sesuda.

    Vaya faena lo de leerse lo bajito y apretado para que luego esté normal y separado para Luis Antonio. Ostras, no te lo perdono, que ya tengo presbicia. Menos mal que hoy luce el sol ¡MENOS MAL!

    Y a mí tampoco me importa que mi hijo se vaya al extranjero a que hagan con su cerebro lo que quieran, es más, estoy loca por mandarlo de Erasmus.

    Saluditos.

    ResponderEliminar
  20. Yo también creo que al final Salustiano se asustó ante el tono de Fiz y lo hizo más rápido, Angie.
    Comparto tu visión de las cosas, yo también soy presbítico, aunque debes comprender aque después de la regañina de Luis Antonio debía de hacer algo para complacerlo. Trabajo me llevó, pardiez.
    ¿Tienes un hijo en edad de Erasmear? No lo esperaba de ti.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Todo se andará, amigo Krapp, pues muchas de las cosas que intuyeron los creadores de la ciencia ficción al final han llegado a ser reales, incluso la realidad supera con creces los desastres anunciados (no hay más que ver lo que está ocurriendo en Japón)

    ¿No te acuerdas cuando decían que había que comer sesos porque tenían mucho alimento?

    Si de exportar cerebros se trata...todo es posible.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Tal como está la cosa, Cristala lo mejor tenemos que comernos nuestros propios sesos en un mundo donde solo se necesita nuestros cuerpos para seguir funcionando como autómatas o zombies. Yo robot, todos robots.

    ResponderEliminar
  23. Me gusta la forma en la que aborda sus textos doctor, una mezcla entre critica social y cierto humorcillo negro.
    La globalización en muchas ocasiones es lo que desea, comienzan por crear modas en la vestimenta y acaban por conseguir que todo el mundo piense de la misma manera..con el claro objetivo de evitar la rebelacion de unos pocos librepensadores..
    Espero seguir leyendole.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Gracias, Eva, no sé puede hacer crítica social sin cierto humor negro ya demasiado serio es el mundo como para no tomarlo a risa.
    Sí, estoy de acuerdo, se empieza por lo más aparente y llamativo ya que es lo que más atrae y se termina por uniformarnos a todo.
    Espero tu visita.
    Un saludo

    ResponderEliminar