08 febrero 2011

Cenando con mi lado emocional (Kaskarilleira Existencial 11)

Dedicado a cierta buscadora de tesoros que quizás ignora, quizás no, que el mejor tesoro es ella misma.

La mala fama me precede. Soy -según se dice- un tipo arisco, frío y despiadadamente analítico. Me parece bien. Gracias a esas armas, me he convertido en el más implacable sabueso que haya conocido Kaskarilleira. Mi ciudad. Mi cuna y mi tumba. 
Muchos piensan que no es suficiente, que debería darle más juego, más vidilla a mi lado emocional.  
  • ¿Quién es ese? ¿Dónde está?-les pregunto.
  • Debes buscarlo tú o dejar que fluya desde tu interior.
  • Si es líquido y está escondido como el petróleo, sería mejor instalar una torre de exploración para localizarlo.
  • No te lo tomes a guasa, Fiz, tu salud emocional no es ningún chiste. Debajo de tus aires de tipo duro hay un ser escindido que sufre.
"Un ser escindido que sufre". Cuando te dicen esas cosas no puedes permanecer impasible. 
Soy un tipo de acción. Debía hacer algo. Sin más demora.
Decidí invitar a cenar a mi lado emocional. 
Compré selectas viandas en un ultramarinos fino del centro y me pasé la tarde entera cocinando. 
No soy un  Bocuse, ni tan siquiera un Pepe Carvalho pero hay media docena de platos que me salen algo decentes. Preparé cuidadosamente la mesa del comedor. La de los viejos banquetes familiares. Dos comensales en las cabeceras y una semiautomática en la repisa de debajo de mi asiento, por si las moscas. No hay que fiarse de desconocidos.
¿Cómo se convoca a tu lado emocional? En mi caso estába claro.

Me había echado en el sofá y cerrado los ojos para dejarme llevar por la música. Cuando los abrí, un niño de unos 9 años me observaba atentamente desde la puerta. Era un niño raquítico, de aspecto lamentable y mientras me miraba no dejaba de hurgarse la sucia nariz con el dedo índice.
  • ¿Qué coño haces aquí, nene?
  •  Soy tu lado emocional ¿No me reconoces?
  • No, no te reconozco. ¡Pero si eres más canijo que Bart Simpson! Además esta noche no he preparado un menú infantil.
  • Bobo, soy tu lado emocional. Me gustan las mismas cosas que a ti y encima las disfruto mejor.
Era deprimente. Mi lado emocional se parecía a un Joselito desnutrido de postguerra. Lo comprobé cuando ya en la mesa se puso a tragar como un poseso y sin las mas elementales normas de educación. Era repulsivo verle sorber la sopa, relamer las salas y la forma que tenía de trasegar mi vino. No pude probar bocado. Coronó su impudicia con un colosal regüeldo que haría temblar las Murallas de Jericó.
  • ¿Has comido bien? Pues ahora lárgate.
  • ¿Cómo me voy a ir así?  Me llamaste para conocerme y todavía no sabes nada de mí.
  • Comes como un cerdo y te comportas como un hospiciano ratonero al que han llevado en excursión por el campo. Ya me llegó. Vete.
  • ¿Si quieres hablamos de tías? -Una risita maloliente, con gemido final, se escapo de aquellos dientes mezquinos.
  • No quiero verte más- empuñé la pistola y le apunté a la frente- Me has tenido bien agarrado por el pecho durante muchas noches de insomnio y no te perdono que seas tan poca cosa, cabrón.
  • Eres un puto racionalista sin remedio, que lo sepas.
Sonó un disparo que hirió al marco de una vieja foto de boda. Para entonces, el niño se había esfumado.

22 comentarios:

  1. Claro: tienes desatendido a tu lado emocional. Y como es lógico, para una vez que se puede poner las botas con tus viandas, se las pone. Es lo que os pasa a los tipos duros. Si es que con la señorita Holiday no es suficiente, hombre; viene muy bien para las carencias más inmediatas, pero hay que invitar al niño con más frecuencia. Así, tratándolo más, irá cogiendo modales.

    ResponderEliminar
  2. Lo emocional va unido a lo racional, ¿o no?. La razon provoca muchas emociones y las emociones son perfectamente racionales, somos humanos y tenemos emociones.

    ResponderEliminar
  3. Tener desnutrido el lado emocional es denunciable, que lo sepas.

    ResponderEliminar
  4. Es lo que pasa cuando no alimentas como debes tu lado emocional, Krapps. Que pasa un hambre de mil demonios y que se te sube a la chepa en cuanto huele algo rico....
    Menos mal que ha estado listo y tendrá una próxima oportunidad... O has errado aposta???

    Un beso y cuidese, doc.

    ResponderEliminar
  5. Genial, Krapp. Me ha encantado eso de que el lado emocional del tipo duro sea ese criajo. También me ha encantado el enlace a la canción de Billie, para seguir leyendo, más metido en el ambiente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado tu texto, pero sobre todo eso de invitar a cenar a tu lado emocional.

    Muchas veces ese lado emocional, como muy bien reflejas en tu relato, es un perfecto desconocido.

    Deberíamos de invitarle más a menudo.

    Abrazos, Krapp

    ResponderEliminar
  7. Querido Paseante, haré llegar tus sabios consejos a nuestro bravo detective y es que no te puede fiar, nuestro amigo debió pensar que con la actitud lo solucionaba todo. Descuidar a su niño no tiene perdón de Dios.

    Pues, Temujin, ahora los nerólogos, psiquiatras, psicólogos y demás fauna están empeñados en pensar que las dos cosas están compartimentadas en dos hemisferios fronterizos y separados, caul si se tratase de un nuevo muro de Berlín.

    ResponderEliminar
  8. Denúncialo, Tesa aunque a lo mejor perdemos un buen detective y ganamos un hombre entero.

    No, no, no. Ël es él y yo soy yo, Novicia El Círculo de los Suicidas Perezosos no se hace responsable de las opiniones y situaciones que viven sus socios. Desconozco las motivaciones de ese disparo, sin duda emocional, y tampoco si esa criatura volverá a inmiscuirse en la vida de nuestro Fiz.
    Besos del Doc.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Tor. Uno nunca sabe del todo, a ciencia cierta, quien es el personaje que habita dentro de nosotros y nos hace compañía o simplemente la puñeta.

    Gracias, Cristal. Estoy contigo, a veces preferimos manejarnos con la mitad más visible pensando que es la única real. Grave error que nos lleva de cabeza al malestar, el dolor y la neurosis. Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Es que no sé, invitarlo a comer con la pistola...es muy fuerte. Parece que no lo ha dejado crecer..... y después le pega un tiro. Ahí hay mal rollito

    Leo y río.

    ResponderEliminar
  11. Fiz es un ser precavido y desconfiado, Angie, hay que entenderlo. Un tipo tan cercano, que sabe tanto de él y al mismo tiempo tan extraño, tan distinto.
    Me gusta eso de leer y reír.

    ResponderEliminar
  12. Tras esa imagen de hombre duro se esconde un corazoncito capaz de palpitar con ternura. Por cierto, el del sombrero con el ala caída se parece mucho a ti Dr. Krapp.

    ResponderEliminar
  13. También me ha gustado Billie Holiday y su "Lover Man". Me he quedado con las ganar de conocer esos platos que sabes cocinar. Pepe Carvalho nos lo habría dicho...

    ResponderEliminar
  14. Seguramente, Luis. Todo duro de aire novelesco necesita ciertas dosis de ternura y una mirada abismada y húmeda dirigida hacia el fondo de su cubata. Sí, pasar por el Círculo de los Suicidas deja cierta impronta en el rostro y al final parecen hijos del mismo padre.
    Pepe Carvalho era un ilustrado que quemaba lo que amaba y era muy prolijo detallando sus menús. Temo que este Fiz Arou sea menos sofisticado que el ilustre hijo de Manuel Vázquez Montalbán.

    ResponderEliminar
  15. He leído y releído, pero no he encontrado rastros del helado... ¿cómo se le ocurre invitar a comer a un niño sin convidarle helado? mala cosa... Yendo al video: me pareció ver a alguien de curiosos anteojos y baja estatura relativa ( digo así pues no conozco la altura real de los demás bailarines) bailando apretadito con una dama... ¿es que el niño se le ha escapao a un sarao, medio aburrido de tanto racionalismo ambiente?

    ResponderEliminar
  16. Claro el muy capullo del detective pensó que su lado emocional era un tipo prepotente y semejante a su propia persona adulta y desvergonzada. Seguro que preparó unas botellitas de bien vino e incluso champán y se olvidó de los postres.
    Myriam, nunca aceptes la invitación a cenar de alguien que desdeña los postres. Prometo ver el vídeo minuciosamente hasta localizar a ese gnomo gafudo.

    ResponderEliminar
  17. Lo he visto, lo he visto. Era un ciudadano quizás de color y ciertamente bajo. Se le veía muy feliz en noche de baile. Hummm no sé si a nuestro detective le complacería ese lado emocional alternativo.

    ResponderEliminar
  18. en todo caso, el lado emocional no deja de ser sorprendente y de atacar a traición...

    ResponderEliminar
  19. Es un tipo peligroso y hay que andarse con tiento con él.

    ResponderEliminar
  20. Estupenda la canción de Billie Holiday. Por eso no me cuadra mucho que un tipo que convoca a su lado emocional con esa melodía, tenga como lado emocional precisamente a ese niñito canijo. No y no,...no me cuadra.

    Pero, claro!! Acabo de darme cuenta. Esto ha sido escrito por un "tipo duro".

    Buenas noches Doc, ;-)

    ResponderEliminar
  21. Exacto, Luna, un tipo duro y algo prepotente que usa la razón como un bazooka dificilmente puede disponer de un yo emocional en condiciones y a la altura de su raciocinio
    Buenas noches, princesa ;)

    ResponderEliminar