16 diciembre 2010

Sobre la nada nuestra

Tantos y tantos siglos intentando construir una personalidad individual poderosa, asentada y bien definida para que ahora toda una recua de científicos sociales, psiconeurólogos y futurólogos de variado pelaje nos informe de que pronto nos convertiremos en simples nodos individuales dentro de una red global de conocimientos, modos y experiencias. Cada uno de nosotros será una simple neurona en un gran cerebro universal que funcionará al unísono, sin estridencias ni desajustes. Cada uno será una celdita dentro de la gran colmena humana y deberá contribuir con su propia cera y miel a los objetivos globales.
A los defensores de estas teorías se le ponen los ojos como chiribitas al comentar esas cosas. Alguno incluso llega a salivar sin medida pensando en un futuro tan prometedor.
Sin embargo no le dan tanta relevancia al  problema de los disidentes. Es obvio pensar que al igual que ocurre en los cuerpos vivos, los que se nieguen o tengan la insensata idea de elegir su propia camino se verán abocado a sufrir la dura represión de los leucocitos de turno. Ninguna excrecencia, ninguna bacteria, ninguna extraña infección puede ser permitida por los controladores del bien común. 

¿Controladores? ¿De que me suena esta palabra? 
Controlar, dirigir, manejar, manipular. 
Alguien tendrá que controlar este tinglado. Alguien tendrá que hacer de araña. 
Esos chicos de las torres de control lo supieron entender como nadie pero fueron demasiado arrogantes. Demasiado reconocibles. Se les vio demasiado el plumero. Su afán crematístico les hizo precipitarse y como otros apresurados pioneros acabarán en el cadalso.
En cambio están los que controlan las finanzas internacionales, los que controlan las economías de los países, los que pueden acabar con un gobierno, reducirle la pensión a tu padre o dejarte en el paro. 
 Ahora les llaman mercados aunque es un nombre como cualquier otro. En realidad nadie los conoce, nadie los puede conocer.  La red global que hemos construido los solapa, los aparta de nuestra vista, los difumina. Decía el Voltaire más cínico que prefería la dictadura a la democracia ya que en aquella sabías a quien cortarla la cabeza en caso de que el gobierno te fastidiase.  
¿A quién hay que cortarle la cabeza en la red global? ¿Quién es el responsable de este lamentable desaguisado? Ni siquiera esos famosos papeles del Wikileaks nos aclaran las cosas. Es cierto que nuestros gobernantes han perdido el culo por quedar bien con el poderoso imperio, pero ahora sabemos que ni siquiera el propio imperio domina la situación. Hay una especie de espíritu ingrato que se cierne sobre todos, como aquellas lenguas de fuego se cernían por encima de los apóstoles para darles fuerza y sabiduría. A decir verdad, es un espíritu poco santo ya que lo que a ellos les otorgaba el  suyo, el nuestro nos lo quita. Ahora nos sentimos más dependientes, más débiles, menos seguros de nosotros mismos. 
Cada hombre, un nodo. Un nodo que delimita una nada. Entre muchas otros nodos que construirán la gran red de nadas que se extenderá de forma absoluta y definitiva.
Sin historia seremos solo pura biología. Volveremos al paraíso que nos arrebataron. 
A la nada que es nuestra.

23 comentarios:

  1. Espero morirme antes que verme convertida en un simple nodo...
    Estoy de acuerdo contigo, Krapps. Estos controladores globales no tienen ni cara, ni nombres públicos al alcance de los nodos en potencia... No hay a quien dirigir una queja, una duda... Sólo se nos permite seguir la senda pre-marcada sin mirar hacia los lados por si algo nos llama la atención y nos salimos del rebaño...
    Tenemos nuestro propio líquido amnióntico, que se limita a nuestro entorno inmediato y creemos que controlado eso, controlado todo. A veces hasta morimos sin ser conscientes de que hasta eso, que creemos nuestro y único, está manipulado por hilos que sólo a veces somos capaces de percibir...
    Yo me voy a aplicar mucho para ser una buena disidente.

    Un beso, Krapps. Have a nice day.

    ResponderEliminar
  2. Para mi lo del liquido amniótico, pero siempre a favor de los leucocitos.

    No te precipites con wiki leaks, me dijo Brian.

    ResponderEliminar
  3. Uf, parece ser que Terry Gilliam ya lo vió claro cuando rodó Brazil, una película a todas luces recomendable y que habla precisamente de eso.

    Creo amigo Krapp que hace mucho que somos nodos y la crisis lo ha demostrado de forma evidente. Y si dejas de serlo probablemente te acusaran de haber violado a dos mujeres a pesar de que estas se vanagloriaran en público de su "hazaña" sexual o te enviarán a algún lugar en donde no exista la posibilidad de que tus "peligrosas ideas" se extiendan. Es la historia de la humanidad, amigo.

    Mañana colgaré un video sobre un tema que se llama Cambalache escrito por Enrique Sánchez Discepolo e interpretado por Serrat que ejemplifica lo que es la naturaleza humana. "Siglo XX cambalache, problemático y febril". Solo has de cambiar el número del siglo y el tema tiene igualmente vigencia.

    Saludos
    Jazzy

    ResponderEliminar
  4. Tremendo, lo de los nodos y la nada. Yo estoy contigo, no somos nada, lo sé porque, por ejemplo, cuando te pasan una factura de teléfono que no es tuya y llamas, no sabes dónde, pues te contesta un nodo del otro lado del mundo -lo de la globalización que dices- y se lo explicas, te dice que no se puede hacer nada. A ti te gustaría hablar con el nodo superior pero no es accesible porque no está en su área de control. Y así podría seguir contando otras historias pero no íba a arreglar nada porque soy un nodo, que habla, sí, pero para nada. Mucho mejor ser nodo mudo.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo me niego a ser nodo y nada!! y aunque la historia siempre tiende a repetirse, el tiempo pasa inexorablemente.. tic, tac... cada minuto ya es pasado.. por lo tanto lo que ocurre hoy mañana ya no es ni existe PERO SE TRANSFORMA por lo menos eso es lo que quiero conservar y gracias a eso nuestra mente evoluciona.. Y aunque es cierto que cuando nos morimos volvemos a la nada, lo que queda hecho permanece y llega a ser historia tanto bueno como malo..
    Querido Doc, creo que eso es lo que importa no crees??

    Buena semana y besos

    ResponderEliminar
  6. En realidad, Krapp,nunca hemos dejado ser nodos. Pero nos habíamos hecho ilusiones de ser otra cosa. Unas veces nos devuelve a nuestra mísera realidad el espíritu, otras la ciencia y otras el NODO.

    ResponderEliminar
  7. Me he dejado algo y es que aunque los controladores controlan a su vez ellos mismos son controlados.. el circulo siempre es el mismo Y es que en cual quier ámbito sea el que sea por muy alto que uno esté siempre habrá un momento en el que coincidimos todos.. volvemos a ser polvo y nada.. (eso sí aunque me niegue a ello jaja)

    Besos Doc de nuevo

    ResponderEliminar
  8. Es cierto todo lo que apuntas, en la Revolución Francesa el pueblo tenía claro que debía asaltar La Bastilla, aunque luego los beneficios se los llevara la burguesía, pero ahora, ¿donde está la Bastilla?

    Totalmente de acuerdo, no somos nada o somos nodos, que para el caso es lo mismo.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Estupenda entrada Dr.

    La historia de la humanidad es una partida de ajedrez de los poderosos (unos pocos) contra el resto (millones).

    Ellos son Karpov y el resto estamos empezando a aprender a mover las piezas en un juego que nos han obligado a jugar. Cuando mueven un peón nos parece descabellado, raro, ridículo, pero si lo hacen es con un fin. No dejan nada sin atar. Ven veinte jugadas por delante mientras nosotros nos quedamos atontados mirando ese peón, haciéndonos preguntas que no nos llevan a ningún lado.

    Te recomiendo ver, si no la has visto la película ESTÁN VIVOS de Carpenter. Es una metáfora cojonuda de este tema.

    En el enlace tienes la primera parte pero creo que están todas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. En cierto modo esto ya lo veía venir Orwell y Huxley, entre otros. La colectividad de hormiguitas. Puede que el futuro sea así, no me extrañaría nada. Y el único consuelo que me queda es que posiblemente yo ya no lo vea, o me pille tan mayor que me dará igual. Claro, esa es una visión egoista del asunto (el que venga detrás que arree), pero la verdad es que no se me ocurre otra cosa.
    Ahora, que sigo diciendo lo mismo: gran parte de lo que pasa es culpa nuestra por no reaccionar a tiempo; salvo algunas gozosas mentes libres, la mayor parte de la población está más atenta a la vida y milagros de Belén Esteban que a lo que está pasando a su alrededor. Y me temo que eso no hay dios que lo arregle.
    Mientras las televisiones no salten por la ventana, el personal seguirá adormilado.

    ResponderEliminar
  11. Por mi parte creo que sí sabemos quienes son éstos contoladores. Como dicen los detectives de novelas negras,: Sigue el rastro del dinero.
    Hasta la cima de la pirámide quienes manejan la economía se aseguran de que los sistemas de gobierno funcionen codependientes de ellos.
    Igual que alguna vez se llegó a separar el estado de la iglesia, hay que separar el estado de la economía.
    El estado debe comprender que así sería poseedor de un auténtico poder de estadista y podría poner límites a los abusos bancarios y financieros, aplicando así mismo la obligación de que todo capital estuviése impedido de congelarse como lo han hecho en la actualidad y de ahí deriva la crisis.
    En cuanto al presagio de esclavitud que narras lo van logrando por medio de crear un modelo de sociedad robótica en donde todos los jovenes piensan igual, así manipulándo a las masas cual rebaño.
    Se habla mucho de intervención extraterrestre, aunque hasta éste momento no hay prueba alguna de tal cosa, y de ser así imáginate la cosa se pondría aún más de ciencia ficción y nos estarían manipulando desde arriba,y entonces nuestra única esperanza sería que Dios despierte y resuelva.
    No creas, todo ésto aumenta a las penas existenciales el dejarle a nuestros hijos un desastre de sociedad.
    O como comenta un paseante, si las más de las personas están atentas a Belén Esteban, hay que concientizarla a ella a que haga voz la necesidad de éstas soluciones, en lugar de las taradeces de sus relaciones y dramas inanes.
    También habría uno que lograr más espacio en la tele para difundir las posibles soluciones,así metiéndoles gente como en Troya.

    ResponderEliminar
  12. pero eso siempre ha sido así, no hay nada nuevo, salvo los medios y la tecnología, pero el comportamiento es el mismo que en toda nuestra historia.

    ResponderEliminar
  13. V.I.R.U.S.

    Votantes Iracundos Rebeldes Unidos Sediciosos

    ¡¡Muerte al nodo!!

    ResponderEliminar
  14. Creo que el ser humano siempre ha estado sometido y controlado, lo que pasa es que la cadena que llevamos ha cambiado de longitud y a esto algunos le llaman libertad...

    El problema actual es que no es fácil identificar al "IMPERIO" que nos sigue encadenando y esto se traduce en que disparamos nuestro malestar al azar...

    Algunos prefieren seguir en el limbo y otros ingenuos piensan que es más digno estar en la verdad...Yo, cada vez, albergo más dudas.

    ResponderEliminar
  15. No puedo replixcar nada a un comentario tan lúcido, . Happy Weekend.

    Elija Maritoñi, amniótico o leucocitos, todo no va a caber en el frasco.

    Tengo que ver otra vez Brazil Jazzy, que creo que me imprersionó bastante. La imagen que tengo en la cabeza en este tipo de cuestiones es La Biblioteca de Babel de Borges. Assange es un nodo más pero por lo menos intenta desvelar algo de este tejido pegajoso.

    ResponderEliminar
  16. Mi primer comentario anterior era dirigido a la amiga Novicia

    Muy bueno Angie, me encanta tu sarcasmo. Es el que se necesita para sobrevivir como un nodo eficaz.

    Pues Lisebe, yo creo que la historia es perecedera. ¿Qué sabemos en realidad del pasado? Un montón de restos, un montón de textos manipulados. Nada de nada. Un motivo para darte la razón en lo relativo a vivir cada momento. Todos nos controlamos mutuamente, eso es lo terrible.

    Y lo peor de todo, Doc Vitamorte, ni siquiera conocemos en que consiste nuestra mísera realidad.

    ResponderEliminar
  17. Cristal. los ladrillos de la Bastilla actual están construidos con nuestros propios cuerpos ese es el verdadero problema, creo yo.

    Voy a ver esa película que no conocía Tor aunque más que con la imagen de un grupo de élite que maneja todo el cotarro más bien pienso en una distribución de poderes como en aquellas vieja células comunistas donde nadie conocía la estructura global para evitar su desmantelamiento por las fuerzas policiales.

    La gente teme saber y prefiere mirar al otro lado, Paseante. Es una pared demasiado alta que desanima escalarla, es entendible que la gente prefiera distraerse con otras cosas aunque nos parezcan ridículas.

    ResponderEliminar
  18. Yo que soy aficionado a la novela negra, Carlos, te digo que hoy en día es difícil saber rastrear ciertas rutas. El poder estatal es puramente representativo como era el poder de aquellos reyes en plena época feudal. Pero tampoco el F.M.I. es el núcleo del poder, ni tan siquiera los grandes especuladores internacionales por si mismos tiene ese poder. No hay extraterrestres mal que nos pese, quizas sea una conjunción de fuerzas diferentes que solo son poderosas cuando mantiene unida su fuerza, al igual que en El Señor de los Anillos.

    Hay un nivel de control que no había antes producto del avance de las telecomunicaciones, Gatuna. Uno antes podía vivir a muchas millas del palacio sin sentirse controlado.

    Mientras los votantes no prefieran ser botantes (echadores) veo cruda la cosa, pero eso sí contáis con toda mi ayuda en esta coyuntura, Enric.

    Luis, me inclino a pensar que esa cadena de la que hablas ha disminuido aunque nos hayan hecho pensar lo contrario. Nunca los poderes se han metido tanto en nuestra vida personal, nunca hemos estado tan vigilados, tan observados. La verdad es muy amarga y entiendo que muchos decidan abandonarse a otras inercias aún sabiendo que son frágiles y fútiles.

    ResponderEliminar
  19. He sonreído con las palabras de Voltaire.
    No importa pagar un precio, con tal de saber quien está enfrente, de verles venir.
    Ya somos nodos delimitando una nada, desde hace tiempo.

    ResponderEliminar
  20. Dr. Krapp, personalmente me gustaría ser un virus, penetraría en el "cerebro controlador" y cual maldición gitana le crearía "una "cagalera" que cuanto más corra, más se cague y cuando paré reviente.."
    Un saludo.
    P.D. Voltaire tenia razón.

    ResponderEliminar
  21. Bueno las palabras de Voltaire las he modificado para que cupieran en una frase pero la idea era esa, Tesa. Habrá que pagar mucho para saber quien realmente nos viene o nos puede venir encima.

    Temujin, te veo muy guerrero contra los males del mundo aunque hay algunos que son tan viles que cuesta identificar esa es la base de su éxito.

    ResponderEliminar
  22. La verdad es que parece que más allá del, ¿qué hay de lo mío? nada nos importe... y el que se sale de la fila sin avisar... por más razones sobradas que tenga... no sale en la foto.
    Quizás sí, que tengamos lo que nos merecemos, por aguantar esta mecha que parece que nuca vaya a tener fin...
    ¿Pero quién le pone el cascabel al gato?
    En fin, el tema no es como, eso ya se verá... y se verá, sin duda! la pregunta es ¿hasta cuando?
    A saber...

    ResponderEliminar
  23. La palabra "solidaridad" es una de las muchas palabras solemnes que circulan por el mundo tras la Revolución francesa como símbolo de los derechos humanos y sin embargo una de las menos utilizadas en la actualidad, Cristal00k. La solidaridad que es expresión de fraternidad y que respeta la individualidad sin someter en una mera pieza dentro de una gran maquinaria de sometimiento.

    ResponderEliminar