24 septiembre 2010

A quien corresponda

No es tan difícil.
Solo tuviste que dejarte llevar.
A medida que fuiste aflojando las ataduras, los razonamientos asumidos y nunca cuestionados mostraron su verdadera naturaleza.
Eran frágiles. Volátiles.
Aquello que resultaba trascendente se derrumbó como un castillo de naipes con el primer golpe de viento. Por lo menos en tu caso.
Tú nunca fuiste un progresista de verdad. Para ti aquello era un club social. Una forma de hacer amigos y sobre todo de ligar. Se supone que las "progres" son más generosas, ¿no?
Realmente te has vuelto muy atrevido para poder ya decir cosas así. Antes, un pensamiento de esa naturaleza sería una herejía y lo esconderías debajo de tu última capa de racionalidad.
Ahora todo es más fácil. Solo hay que dejarse llevar.
Estás acostumbrado. Cuando llegaste a la universidad nadie te hizo exámenes de autenticidad para ingresar en eso que pomposamente llamaban el “compromiso”. Conociste a aquella gente. Fuiste parte de su tinglado lleno de ritos y convenciones. Al final hasta conseguiste trabajo gracias a tus aventuras políticas. Primero las becas. Luego los exámenes a medida. Tiempos gloriosos donde estaba todo por hacer. No había tiempo para contradicciones. Con los tuyos formabais un grupo sólido y compacto donde se compartía trabajo y tiempo libre.
Más tarde cada uno se empezó a buscar la vida. La familia y todo eso. Sin embargo, vuestros lazos profesionales se estrecharon al llegar gente nueva. Para esos solo miradas desdeñosas y condescendencia.
Pasó el tiempo y empezaron a cambiar los objetivos. Pocos cargos para tanta gente. Te olvidaron. Después de todo tus desvelos, te dejaron al margen. En la cuneta.
De esa sensación de despojo viene la necesidad del cambio. Algunos le llaman resentimiento. Dicen que te has vuelto un reaccionario.
No te conocen.
Lo único que hiciste fue dejarte llevar. Al hacerlo, llegaste al otro lado.
Al sitio donde siempre debiste estar.

17 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. El Compromiso. La Militancia. La Conciencia de Clase... todas esas palabras que se pronuncian con mayúscula, que tanto juego daban para dejar epatado al personal en los bares y a las progres en el catre...
    De pena. Has descrito a cuchillo a un biotipo que en mi juventud lo infestaba todo. Y de aquellos polvos vinieron estos lodos, no hay duda. Qué bien se vendió esta gente. Claro que también habría que hablar de la disciplina ciega al Partido, por ejemplo. De la sumisión al orden estalinista, de callar, de decir "si bwana" a todo lo que vinise del Comité.
    Es obvio que estoy hablando del PCE, pero podría aplicarse hoy a cualquiera de los partidos actuantes: como muy bien dijo el ínclito Alfonso, "el que se mueva no sale en la foto". Y así nos va, a ellos y a los viandantes.
    Y luego el posibilismo: entre tu post anterior y éste lo has retratado perfectamente.
    Has sabido transmitir muy bien el asco. Lo tuyo, definitivamente, es la novela negra; en todos los sentidos de lo negro.

    ResponderEliminar
  3. Y al hilo de esto, alguien inventó ese dicho de que esos universitarios comunistas a los 20 años, son tontos si siguen siéndolo a los 40.

    ResponderEliminar
  4. También se da el hecho, del cambio de ideas a medida que cambia la cuenta corriente... muchas veces van parejos...Por aquello que una cosa es predicar y otra muy distinta dar trigo...

    ResponderEliminar
  5. Buena entrad Doc. No pillo muy bien a quien se la dedicas pero como dice Un paseante, es un estandar(Y no de Jazz) aplicable a muchos políticos.
    Una pregunta: ¿Qué significa ser progresista?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Con harta frecuencia nos dejamos arrastrar por intereses de una u otra índole, pero que acostumbran a pecar de egoísmo oportunista. Las modas de toda índole tienen mucho poder de sugestión. Como otros aspiran a lo mismo y vivimos en un mundo competitivo, la tarta no da para tantos y viene la decepción, el desengaño y el cambio de "chaqueta". Es el momento, quizá, de volver a las raíces...que, de hecho, siempre han estado presentes más o menos camufladas coyunturalmente.

    La canción de Nancy Wilson me ha gustado, ¿tiene algo que ver con el texto?

    ResponderEliminar
  7. Gracias Doc por exprimirme la materia gris. Hoy has tocado un tema realmente doloroso, por real.

    Está claro que ser progresista se ha quedado en nada vistos los resultados. Pero para mi, llámame iluso, tiene un sentido que consiste básicamente en poner por delante de cualquier otro argumento el bienestar de las personas independiente del volumen de su cuenta corriente. Eso debería ser el progresismo del siglo XX! aunque lamentablemente la idea va en contra de lo que es la naturaleza humana. Un ser egoista nunca tolerará que otro que no se encuentra presuntamente a su altura encuentre un similar nivel de comodidad social y eso imposibilita cualquier espectativa de mejora.

    Después de contemplar una crisis sin precedentes y de ver que los presuntos culpables son generosamente retribuídos; después de asistir al hecho de que un gobierno socialista español haya aprobado una reforma laboral que arruina las espectativas futuras de miles de españoles; después de saber que si dispones de mucho dinero y no quieres tributar siempre existe un paraíso fiscal dispuesto a acoger tus beneficios que quedan de esta forma exentos de tributación alguna; después de asistir a una especulación inmobiliaria que ha destrozado parte de nuestro ecosistema; después de todo eso y mucho, mucho más me temo que la esperanza se ha quedado en nada y que todos los que hayan asistido a ese enorme teatro deben haber quedado tan decepcionados que apenás les quede una pizca de inocencia para intentar creer que el mundo tiene sentido y que vale la pena intentarlo.

    El mensaje que se ha transmitido es SALVESE QUIEN PUEDA. Y de esa forma no vamos a mejorar nada si no se plantéa una profunda renovación de los valores humanos algo que no va a suceder porque al humano poderoso no le interesa. Cuando la cosa explote, caeremos todos en una agujero y voleremos al principio de la historia.




    Saludos
    Jazzy

    ResponderEliminar
  8. Pero esto yo creo que se puede aplicar a cantidad de grupos, incluso a nivel individual... El idealismo te refuerza, crees que puedes conseguirlo todo. Crees en ciertas cosas y luchas por ellas de verdad... Con el tiempo las cosas cambian y tú también. Tu realidad no te permite soñar con utopías y terminas sucumbiendo al lado práctico de todo. Lo importante es ser capaz de mantener vivos y firmes esos principios que te forjaron desde muy pronto y que son 4 pero muy válidos....

    Un beso, Krapps.

    ResponderEliminar
  9. Paseante, todos los partidos y grupos de aquel tiempo participaban de aquella historia y hacían ostentación de sus catecismos ideológicos para atrapar a toda gente en busca de algún tipo de arraigo. Una juventud desamparada en busca de una meta. Lo sabían y usaron sus armas. Había idealismo y necesidad. El primero casi siempre es la capa superficial del segundo. Tu comentario ha complementado excelentemente mi entrada.

    Alguien lo inventó, Tesa, pero seguro que no lo vivió en sus propias carnes. Es un topicazo muy injusto a pesar de que expresa ese oportunismo real que existe entre los miembros de las diversas generaciones.

    ResponderEliminar
  10. Torcuato, me he limitado a hacer la plantilla y prefiero que cada uno la use con aquellas personas que puedan responder a ella. El progresismo es un concepto multiusos, como unas de esas navajas suizas, cada uno lo usa como mejor sabe o le interesa. ¡Vaya pregunta para hacérsela a un gallego! :)))))

    Estoy de acuerdo con tu comentario Luis aunque en aquel entonces, en la Transición, había junto al oportunismo un verdadero interés por cambiar una realidad anquilosada.
    El título de la canción es Masquerade is over. Creo que tiene algo que ver con el texto.

    ResponderEliminar
  11. El progresismo Jazzy, se resecó cuando prefirió apelar a las viejas doctrinas, las viejas prácticas y los viejos estilos para modificar la realidad. Una socialdemocracia débil, mera apuntaladora de un sistema corrupto, una alternativa comunista brutal, ciega aniquiladora de libertades y un falso populismo artificioso tan frecuente en América latina. El movimiento ecologista, los movimiento alternativos y libertarios ofrecieron un camino pero no se supo seguir. Quizás tendrán que agravarse las contradicciones como decía Lenin para que las cosas exijan por si mismas un cambio. También creo que en los últimos 50 años no todo ha sido fracasos.

    Por supuesto que no solo tiene una lectura individual, Novicia. El verdadero idealista se fortifica con la realidad ya que sus principios se basan y se adaptan a ella. Lo malo es que en muchos casos las personas renuncian a ellos al primer golpe de viento, como decía arriba, señal de que no estaban muy arraigados.
    Un neso

    ResponderEliminar
  12. Siempre ha habido grupos y personas que han tendido a manipular y siempre ha habido individuos fácilmente manipulables. De todos ellos se alimenta el poder que utiliza todos los mecanismos posibles para integrar, reconducir y asimilar las propuestas más progresistas o revolucionarias.

    Hubo efectivamente mucho progre que lo era para tener mejores oportunidades de llevarse a mujeres al catre, mucho oportunista y mucho chaquetero, pero también hubo personas que creyeron en sus principios e intentaron, en la medida de sus posibilidades, llevarlos a la práctica y ser consecuentes con ellos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Exacto, Cristal, hubo y hay gente de los dos tipos. A veces ese oportunismo es consciente y tiene fines muy concretos e interesados pero otras es producto de la adopción de una estética sin pensar en el contenido ideológico que es consustancial con ella.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Remar, remar para volver a la orilla.

    Completamente de acuerdo contigo.

    Muy buena entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Bicefalepna. Remar pero saber también que luego tendrás agujetas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. La verdad acostumbra a ser irremediable y la verdad es que en las revoluciones, en todas, siempre hay elementos que se "apuntan al carro" en beneficio propio y acaban desvirtuando poco o mucho, la idea original.
    Inevitable, la condición humana, especialmente la de algunos les puede. Y ya lo decía mi madre: "la jodienda no tiene enmienda" ¡que quieres!
    Pero esa misma "progresía" con todos sus defectos fue un revulsivo en medio de la podredumbre rancia que nos envolvía en esos años.
    Y ¿sabes? no creo que ahora haya cambiado gran cosa esa idea. L@s hay que parece que les vaya de "un polvo"
    En fin... abrazos, Sr. provocador...

    ResponderEliminar
  17. Fue un revulsivo hasta que les dio por ocupar el espacio que la podredumbre rancia tenia como propio. La mayoría de la progresía impostada lo fue a posteriori cuando accedieron al poder y no supieron practicar las ideas que les llevaron allí.

    ResponderEliminar