16 septiembre 2010

Asideros contra el vacío

El Escritor Progresista Latinoamericano acaba su charla y mira complacido a la concurrencia. Predomina el público femenino de mediana edad. Un público entusiasta. El más fiel.
En la segunda fila, una mujer de pelo blanco aprieta contra su pecho un viejo volumen de su obra más conocida. Está conmovida. Ilusionada.
En pocos minutos aquella mujer le pedirá un autógrafo con voz trémula. Cuando él estampe su rúbrica, el libro perderá su condición reconocible para pasar a ser otra cosa. Quizás un asidero para no caer al vacío.
Le encanta escribir para las mujeres. Es algo que cuida mucho desde que se ha vuelto más sofisticado. Más evanescente. Menos dogmático.
Había que colorear el viejo catecismo antimperialista. Las viejas consignas maniqueas no tienen sentido en el mundo actual. Su idealista público juvenil de antaño son los burgueses dubitativos de edad mediana que ocupan los asientos del auditorio. Hoy reclaman otras cosas. Un cierto feminismo poético está bien. Hablar de la belleza de los desposeídos suena estupendo. Incidir en la ruindad consumista del mundo occidental es un necesario y bello contrapunto.
El moderador está a punto de abrir el coloquio. Abundarán las preguntas complacientes. Incluso algo babosas. No se librará de alguna impertinencia. Cuba y Chávez, irán en el lote. Fijo.
Él no es solo una máquina de pensar y de escribir. Tuvo sus dudas. Muchos años atrás se sintió conmovido cuando la Primavera de Praga fue marchitada por los tanques soviéticos. El derrumbe de los países comunistas todavía fue más impactante. Pero aquella no era su causa y aunque sigue dudando, no es lo suficientemente idiota como para vilipendiar a aquellos que le apoyan. A los que han hecho de su viejo texto, nacido de la rabia, un manual de obligada lectura en los centros escolares del país caribeño.
Tampoco es desagradecido. Chávez ha elogiado públicamente su libro y con su habitual facundia cuartelera se lo regala a cualquier individuo que pase por sus palaciegas estancias bolivarianas.
Siempre quedan los yanquis. Son enemigos que nunca fallan y él también necesita asideros para no caer al vacío.


24 comentarios:

  1. Me da la sensación de que para este escritor, su trabajo, que en mi opinión debería ser el fruto de su mente prolífica e imaginativa, no es más que un negocio al fin y al cabo, aunque lo adorne con conjugaciones perfectas de palabras....
    Es como si en lugar de evolucionar a su ritmo y en su propia dirección, lo hubiera hecho a marchas forzadas y en el mismo sentido que sus lectores, que no deja de ser triste no?? Porque no hay nada peor en esta vida que tener que mostrarse obligatoriamente de una manera determinada....
    Seguro que ni me he acercao a lo que pretendías con esta entrada, Krapps....
    En casa veré el video este finde, que aquí ya sabes que no puedo.

    Un beso y feliz jueves.

    p.s. Te sienta fenomenal el otoño ;-)

    ResponderEliminar
  2. ay, se me había olvidado, Krapps.
    Esa foto la tenía yo guardada y pensada para un post que tengo por ahí a medias.... No te importa si tb la uso, verdad?? Si encuentro otra la cambio, pero es que esta me gusta mucho....
    Gracias :D

    ResponderEliminar
  3. Muchos intelectuales creyeron durante años que la Revolución Cubana era peculiar. Algunos se confesaban antisoviéticos y procastsristas, incluso después de que Fidel Castro aprobase la intervención en Checoslovaquia de los tanques rusos y del Pactos de Varsovia... Hasta llegaron a pensar que la Revolución cubana haría un socialismo con alegría y con toda clase de libertades. Luego vinieron una suerte de signos clarificadores: la caída en desgracia y exilio de Guillermo Cabrera Infante y el cierre de algunos medios. Sin embargo muchos intelectuales de izquierda preferían mirar hacia otro lado...En Europa los emblemas castristas y guevaristas seguían estando de modo. Escritores como Lezama Lima, Guillermo Cabrera Infante, Heberto Padilla, etc. estaban de moda. Pero el boom, como su mismo nombre lo indica, era, además de un conjunto de buenos libros, un fenómeno de marketing capitalista.

    No sé hasta qué punto ese Escritor Progresista vividor y acomodaticio podría ubicarse en este bloque...

    La resistencia de muchos intelectuales a ver la realidad de Cuba que no es otra que la de una Dictadura ha sido compartida por muchos durante demasiados años. Yo mismo no me cercioré de ello hasta que la visité en 2004.

    Algunos creen ver atisbos de apertura en Raúl Castro y en algún discurso menguado del renacido Fidel. Pura falacia. Nada cambiará hasta que se mueran del todo...

    Perdón por la divagación, amigo Krapp, pero el tema de Cuba me exaspera...

    ResponderEliminar
  4. Hola amigos,

    No se puede juzgar a la Cuba castrista de forma benevolente a no ser que seas un fascista convencido o un absoluto ignorante que no tiene ni la más remota idea de lo que significa el regimen de Fidel. En la Cuba castrista el jazz estaba prohibido y la gente que intentaba tocarlo eran denunciados, encarcelados y en algún caso torturados. Por no hablar de lo que hicieron con los pobres homosexuales porque amigos, la homosexualidad estaba prohibida en Cuba. Si no que se lo pregunten al pobre Pablo Milanés. Claro que otros no tuvieron tanta suerte como Pablito que con un importante esfuerzo de autorepresión consiguió dejar de ser un perseguido para convertirse en verdugo.

    Y no hablemos del masaje público que acostumbran a dar algunos presuntos intelectuales de izquierdas a gente tan despreciable como el Che, un auténtico psicópata que regento los campos de concentración (si, campos de concentración) que se repartían por la mayor de las Antillas. Por si alguién lo duda, suyas son estas palabras: "Odio como elemento de lucha; odio inquebrantable por el enemigo, el cual empuja al ser humano más allá de sus limitaciones naturales, convirtiéndolo en una efectiva, violenta, selectiva y despiadada máquina asesina (...)". Está es la idea que sobre la justicia tenía El Che. Paquito D'Rivera le decía a Santana (cuando este apareció en la ceremonia de los Oscars ataviado con una camiseta con la foto del Che bajo un crucifijo que colgaba de su cuello); "combinar a Cristo con el Che Guevara es como entrar a una sinagoga con una Svástica colgando del cuello; y es además una bofetada en el rostro de los jóvenes cubanos de los años 60, que tenían que esconderse para escuchar tus discos de "música imperialista".

    Perdonar la longitud del mensaje pero omo a Luis Antonio este tema me revela. Ya ves Krapp, haces aflorar siempre mis sentimientos más revolucionarios. Felicidades por la historia pero esta vez aún más por la magnífica redacción.

    Jazzy

    ResponderEliminar
  5. El texto me ha fascinado y la expresión "Escritor Progresista Latinoamericano" me parece todo un hallazgo. El tema de Cuba levanta pasiones viscerales, como todo lo que pudo ser y no fue, porque nos enfrenta a la gran evidencia de que no hay alternativa, que no es posible el cambio real, y eso, viniendo de en quien se depositaron tantas esperanzas, es una traición insoportable.

    ResponderEliminar
  6. Hola de nuevo,

    Perdona mi intromisión pero lo que sorprende, Enric, es que alguien haya pensado en alguna ocasión de que el régimen cubano era una alternativa. La realidad es que Cuba salió de Batista para entrar en otra dictadura, de derechas o de teórica izquiera, pero una dictadura al fin ya que sesgaba de forma brutal la libertad de los ciudadanos cubanos. Por tanto no entiendo que esperanzas podían ponerse en ello a bo ser que tuvieras un desconocimiento absoluto de lo que allí estaba sucediendo.

    La Cuba de Castro sólo pudo ser algo en la mente de algunas personas con más intención que sentido común.

    Yo fue visitar Cuba en el 2000 y me encontré un país lleno de escombros en el que los cubanos estaban encerrados sin posibilidad de salir al exterior. Un país lleno de jineteras (mujeres jovenes y liberadas) que en la noche buscan consuelo, suyo o de sus compañeros/as, normalmente turistas ávidos de, digamos, establecer contacto humano y que con suerte pueda conducirles a la libertad. También un país lleno de gente valiosa que había sido derruído para satisfacer las miserias humanas de unos pocos elegidos. Vamos, como la peor de las dictaduras.

    Saludos amigos y gracias por este interesante debate,
    Jazzy

    ResponderEliminar
  7. Veo que he desbarrao a tope eh???
    Bueno, la próxima vez intentaré hacerlo mejor, Krapps. I promise :D

    ResponderEliminar
  8. Como comparto tu punto de vista, permite que me guarde los comentarios por no esparcir las vísceras propias.

    ResponderEliminar
  9. Interesante tu entrada con el video.
    En mi pobre opinión, creo que las circunstancias mandan y no es mas valiente el que se enfrenta a todo lo que se le pone delante sin importarle que le corten el cuello con tal de defender sus ideales!!!, como tampoco es menos valiente el que se doblega y vende su culo para salvarse y salvar a los suyos!!!! son dos formas de combatir, el que si merece mi desprecio es el que se arrastra y se vende al poder sin necesidad de ello, para obtener unas migajas sin importarle el daño que haga o tenga que hacer a los suyos.


    Jejeje sabia que tu blog me iba a gustar, gracias por pasarte.


    saludos canarios

    ResponderEliminar
  10. Te voy a reñir severamente, Novicia y lo hago porque más allá de cualquier interpretación política, que existe, tu comentario ha dado plenamente en el blanco sobre mis intenciones y tú te disculpas por ello. Sobre la gente que se deja llevar y que vende su autenticidad por la corrección, por la fama, por el que dirán y por tantas otras cosas.
    Respecto a la foto por supuesto que puedes usar. En todo caso al único que le puede molestar es a Banksy.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. La revolución cubana fue una revolución del marketing, Luis, mal que les pese a quienes la hicieron. Un bloque sólido de burócratas encorbatados derrotados por un grupo de jóvenes barbudos de traje caqui en su mayoría universitarios. Mola. Suena bonito y romántico. Todos se apuntan al carro y nadie se quiere luego bajar para que no se vean sus desnudeces. Hay que esperar a que llegue otro y si somos suficientemente cobardes nos vale con lo que ya tenemos. Padilla, Cabrera Infante fue represaliados y a Lizama Lima no le dio tiempo o era intocable a pesar de su homosexualidad.

    Estoy muy de acuerdo contigo Jazzy. La figura del Che es una gran farsa, un monigote al que atribuir nuestras esperanzas defraudadas. En realidad es solo un cartel en la pared, la figura real es la de un individuo infantil y con mucha adrenalina de más. Personalmente pienso que se dedicó a la revolución como podría haberse dedicado a un deporte de riesgo si hubiera nacido en una época más actual. Nada más simplista que su pensamiento que incluso se percibe en esas penosas películas con Benicio del Toro.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tus palabras, Enric. te diría aunque suena a excesivamente pesmista que las esperanzas solo existen para ser luego defraudadas. Nos pasamos la vida en un perpetuo "No es ésto". "No es ésto" en vez quizás de aprovechar mejor lo que nos dejan tener. Sí, Jazzy, hubo gente que pensaba que la Revolución cubana era la solución porque tenía la necesidad de creerlo. Luego lo que hubo después y describes tardó mucho tiempo en reconocerse y todavía hoy en día no se quiere ver según la ceguera mental de cada cual.

    Gracias, Doc

    La idea era retratar al tercero de esos prototipos Contra. No sé puede criticar al que cree en una idea aunque sea equivocada o al que no tiene medios para luchar o teme por su vida. El otro es el que sabe y calla o pone excusas o habla del mal menor o de que otros son peores y es mejor soportar el que ya tenemos.

    ResponderEliminar
  13. Vale que la actitud decidida de una sola persona puede hacer mucho por los demás, pero el grupo de personas que la rodean pueden añadir o restar fuerzas a esa actitud.

    De la tendencia a perder la capacidad crítica para dejar en manos de uno (quien dice uno, dice unos pocos o demasiados) las expectativas de todos surgen las pesadillas...

    La revolución cubana (como muchos otros movimientos) se tornó en modelo superfarafantástico.
    Recuerdo las discusiones generadas entorno a tan románticas figuras... y ahí hallo el problema en vestir de esa guisa a las figuras... pero nunca el futuro de tantos puede dejarse en manos de tan pocos...
    Así somos. Así nos va.

    Bastaría simplificar: Sin seguidores ciegos no hay líderes prepotentes...

    Releyendo mi comentario me parece que edito una ristra de obviedades... Lástima...!

    ResponderEliminar
  14. Cuba es el sueño que se convirtió en pesadilla.
    Muy bueno tu post, y ese video.

    ResponderEliminar
  15. Esa es tarea de líderes y héroes. Lo que pasa es que el mundo no la configuran los líderes ni los héroes tal como decía Bertold Brecht en aquel hermoso poema.
    De las delegaciones surgen los desamparos. Delegar es dejar de hacer para que lo hagan otros y abusurdo es pretender que no se tomen otras atribuciones. Obviedades que valen nunca sobran, Borraeso.

    Los sueños alargados casi siempre terminan en pesadilla y más cuando no son los propios y tienes que realizar los ajenos. Muchas gracias, Tesa.

    ResponderEliminar
  16. Escribir para la galería, para responder a las expectativas que los demás han depositado en ti, aunque sea a costa de tenerte que tragar más de un sapo, es algo muy frecuente en el mundo en que vivimos que está más sujeto a las necesidades del mercado, que a la calidad literaria.

    Con respecto a Cuba, a la represión y falta de libertades que se vive dentro de sus fronteras, casi todo se ha dicho ya. Nunca me han gustado las dictaduras de ningún signo.

    Sin embargo me gustaría que ese maravilloso país supiera compaginar los avances que ha conseguido en muchos campos, con la democracia y el respeto a las libertades y encontrara su propio camino alejado de una inexorable vuelta a un capitalismo al estilo de Santo Domingo, o Haití .

    Besos y abrazos Doc.

    ResponderEliminar
  17. Difiero con sus comentarios acerca de la figura de Guevara...a veces me parece que se habla de Batista como si hubiera sido un paraíso la cuba de su época... críticas a la revolución cubana, si, claro, hagamos todas las que queramos... mi libertad de expresión en este momento está regulada por un mercado que determina que mi música NO SIRVE, por un sistema de críticos pagos AL QUE NO VOY A PAGAR que obviamente opina que mi música no sirve, y así seguimos... todo tiene su lado oscuro, nuestras supuestas democracias también... a mi me apena Cuba, me apena, pero no más que los turcos quemados en alemania cada dos por tres...

    ResponderEliminar
  18. Lo ha clavado usted, herr doktor: no ha escrito una alegoría, sino una perfecta relidad. Esto es periodismo, pura y simplemente. Un Larra, está hecho usted.
    Maravillas de la reconversión, eso es de lo que trata su escrito. Y los hay a cientos.

    ResponderEliminar
  19. Por supuesto, Cristal, sería muy duro no poder compaginar ambas cosas. El problema es que a veces interesadamente se usan disyuntivas maniqueas y absurdas como si la libertad no fuera compatible con otros progresos sociales. Niego ese razonamiento.

    Como acabo de decir, Myriam, me niego a jugar a las dicotomías bicolores. Rechazar la mitología del Che en lo que tiene de falso no significa reivindicar la figura de Batista. Tampoco niego la necesidad de la revolución cubana pero si sus resultados. Estoy de acuerdo contigo -te sigo tratando de tú- en el absurdo sometimiento a unas leyes del mercado absolutamente discriminatorias pero sigo creyendo que la alternativa no es un montón de consignas, cuatro santos de devocionario obligado y hambre para todos. La realidad tiene lados oscuros, mejor sacarlos al sol.

    ResponderEliminar
  20. Esto si que es coincidencia, Paseante nos hemos felicitado mutuamente por nuestros respectivos post a la misma hora y minuto (13,28) y encima con palabras semejantes. Para ti yo lo he clavado, para mi el tuyo es revelador. No sé en mi caso, en el tuyo lo confirmo: tu texto es magnifico.

    ResponderEliminar
  21. Dr! lo de "sus" era por los mensajes de varias personas, no por tratarte de Ud así como así. Acuerdo con tu aclaración, me resultaba necesaria, te lo agradezco; a veces no entiendo muy bien en este diálogo dilatado por el tiempo y sin café de por medio...

    ResponderEliminar
  22. Me alegro de que te haya servido, Myriam. Un saludo

    ResponderEliminar
  23. ¿Este, es de Bansky? lo utilicé en una entrada, pero ya no lo recuerdo. (cosas del Alzheimer precoz...)
    Y en otro orden de cosas y por darle otro cariz a la cosa...
    Nadie está a salvo de sus propias miserias, por mejor y más bueno que se sea... no importa en "qué". Y la vanidad,(creo que ahora lo llaman auto-estima) aún la justificada... es pecado capital.
    Pero es fácil bajar esa pendiente amigo, y el que esté libre de pecado (que no soy yo) que tire la primera piedra.

    Amén.

    ResponderEliminar
  24. Es de Bansky. Nadie está a salvo de sus propias miserias pero las que proceden de la hipocresía revestida de vanidad suelen generar alguna de las peores.

    ResponderEliminar