06 agosto 2010

La maldición vive arriba (Kaskarilleira Existencial 7)

Los Montescos tienen a los Capuletos. Superman tiene a la kriptonita. Chávez tiene al "imperialimmo" americano. Yo, más modesto, solo tengo a mi vecino.
Era hora de tomar una resolución. 

De poner las cosas claras. 
De dejarse de inútiles componendas y tirar hacia arriba. 
Observé por última vez mi arma mortífera y la puse en su estuche. Luego la guardé en el bolsillo trasero del pantalón.
Llamé a la puerta y salió aquel tipo bajito, fuente fatal de mis desventuras.

  • Hola vecino ¿qué te trae por aquí?
  • Quería pedirte un favor, si eres tan amable como para concedérmelo.
  • Suelta por esa boquita.
  • Creo que es de dominio público que soy detective privado en Kaskarilleira
  • El mejor, sin duda.
  • Gracias. Pues bien en los últimos días estoy metido en un asunto extremadamente complejo y enojoso que me obliga a patear mañana, tarde y noche los más alejados rincones de nuestra entrañable ciudad.
  • ¿Quieres que te ayude? Tengo algunos conocimientos de artes marciales.
  • No, no van por ahí los tiros. Me conformo con algo más sencillo. Simplemente que adelantes tus cotidianas actividades sexuales a una hora más temprana.
  • Pero…
  • Déjame continuar. Esta casa es muy vieja. Sus paredes son finas y transparentes como la piel de los viejos. Se oye todo. Cuando entras borracho y tropiezas con el mueble del recibidor. Cuando abres y cierras las persianas como si se tratase de una guillotina jacobina. Cuando tiras de la cadena del wáter y las cataratas del Niágara se precipitan tuberías abajo. Y sobre todo, cuando pretendes echar la casa abajo a golpe de polvos.
Tras mis últimas palabras, el tipo se empezó a hinchar como un pavo real. Le había tocado su punto fuerte. El único. Su punto G.
  • Por lo menos reconocerás que mis ocasionales partenaires se lo pasan de puta madre.
  • Si tu lo dices. Chillar chillan un rato, aunque tú lo haces menos atractivo cuando intentas acompañarlas con tus propios alaridos. En fin son tus cosas, pero quiero que me comprendas.
  • Comprendo que estás demasiado estresado y que necesitas un alivio de vez en cuando. Te puedo pasar una de mis chicas para que te eche una mano. ¿Quieres mirar mientras lo hago?
Imposible seguir razonando con un fulano tan infecto. Uno de esos que solo piensa a través de su miembro. 
Cayó pesadamente al suelo después de uno de mis exquisitos crochets de derecha. Antes de que se recuperase, saque la jeringuilla del estuche y se la clavé en el cuello. El bromuro alimentaría su arteria carótida y yo por fin podría descubrir si era verdad aquella vieja leyenda urbana sobre sus inapelables efectos.
Al menos podría pasar una noche tranquila.

15 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Qué mala es la envidia ¡¡¡¡ :P:P:P:P
    (es broma, Krapps).
    Es cierto que se lee y oye bastante sobre episodios de estos (gente que oye a sus vecinos cuando kilan) y que al parecer es bastante molesto. Más que las persianas-guillotina y que los golpes a los muebles. Más incluso que las bolitas esas de acero que botan a cualquier hora de la noche y que ya son hasta como de la familia... Afortunadamente hoy en día la mayoría de los muros que separan las viviendas son lo bastante compactos para impedir que los alaridos y conversaciones amorosas los traspasen... A ver cuando damos un pasito más y conseguimos aislarnos también de las puertas y ventanas y del ruidazo de los cubiertos cuando se caen al suelo....

    Krapps, muy feliz finde. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues no sé, pero si lo de la invitación a compartir una de sus chicas iba en serio...
    Claro que también podría ser que la tal chica fuese un callo y por eso te la quería pasar. No sé. En cualquier caso, tú la próxima vez tómale la palabra antes de inyectarle el bromuro.

    ResponderEliminar
  3. Di que sí, dale.
    Hay que tener clase también para follar.
    Tanto verdulero suelto...

    :)

    ResponderEliminar
  4. Todos queremos estar dentro, revueltos, en medio.
    Que fea es la exclusión

    ResponderEliminar
  5. Y a partir de ahora, ¿a quién culparás de tu soledad? Creo que debías haber aceptado la invitación.
    Mis vecinos también molestan, pero son mucho más aburridos que el tuyo. Cualquier día te pido ayuda...

    ResponderEliminar
  6. Típico comentario de viernes al mediodía a punto de irse para casa, Novicia. Seguro que hoy ya no piensas igual o quizás es que vives en un piso moderno o en un chalet adosado. Mi detective no debe tener esa suerte y se debe conformar con una vivienda multitudinaria y ruidosa, como las de antes. Besos.

    ¿Fiarse de la palabra de un tipo semejante, Paseante? Pides demasiado a un tipo duro y sin escrúpulos como mi protagonista que no se fía ni de su sombra. Además quizás piense que un polvo precipitado no compensa una noche de sueño perdido. Suele pasar a partir de cierta edad.

    ResponderEliminar
  7. Es que es desesperante, Tesa que a las autoridades a estas alturas no obliguen pasar un perceptivo examen de aptitud antes de emprender una vida sexual activa. Luego pasa lo que pasa.

    Feísima, Maritoñi. Excluirte en donde nadie te ha invitado es de una bajeza casi inverosímil.

    Yo creo que mi detective es un ser adusto y misántropo Luis, disfruta de la soledad y abomina de la compañía ya que le gusta rumiar sus penas en la intimidad sin que nadie le pregunte nada. Cuando vea a Fiz le diré que estás interesado en las chicas de su vecino. Prometido.

    ResponderEliminar
  8. Krapps , para bien o para mal, vivo en un bloque de pisos de hormigón armado, con unos muros que son el terror de los instaladores de persianas, aire acondicionado o cualquier cosa que requiera hacer agujeros en la pared, pero aún así, oigo las putas bolitas de acero del vecino de arriba y los portazos de los de enfrente... No tengo pasta para aislarme hasta el punto ideal.
    Y hoy es jueves ya.... Mañana pensaré lo mismo :D

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Es suficiente como aislamiento y además responde a las características conventuales que se requiere en tu caso, Novicia.
    ¿Alguien sabe donde guardan nuestros vecinos de arriba las famosas bolitas de acero?
    ¿Las tienen escondidas?
    ¿No serán las míticas bolas chinas de las que las féminas hablan maravillas?
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Todo es posible en el Agosto de Kaskarilleira city. Y digo yo... ¿nadie oye la puerta del párking? justo cuando estás ya medio traspuesto.... grrrrrrr
    Bien por Fiz,a semejante vecino hortera hay que darle bromuro, caña o lo que haga falta.
    Salidos, digo... saludos Doctor!!!
    (en qué estaría yo pensando...)

    ResponderEliminar
  11. Agosto kaskarilleiro:
    Gaviotas noctámbulas en perpetuo y casi cocainómano frenesí.
    Voces roncas de mesón y albariño subido cantando viejos temas a las 2 de la madrugada
    Camiones de la basura como tanques ruidosos en "Operación tormenta del desierto".
    Persianas que se cierran, motos que arrancan, juventud embotellada, cohetes que estallan y el lejano sonido de una verbena pachanguera cruzando la ría.
    En fin Cristal00k, ¿qué te voy a decir que no sepas tú?

    ResponderEliminar
  12. Con su permiso...Yo vivo en casa unifamiliar y ya me gustaría oír más expresiones de esas...Casado y fiel que es uno... Un saludo..

    ResponderEliminar
  13. Por cierto, vengo de un convento, que "me se" olvidaba...

    ResponderEliminar
  14. Bienvenido, Temujin. Ay esas casas unifamiliares lo que se están perdiendo con lo dichoso que es vivir con vecinos arriba, abajo y en cualquier parte, momento o lugar. Es un convento muy acogedor ese tiene todas mis bendiciones ya te he visto allí de eficaz sacristán ¿o quizás cillero?

    ResponderEliminar
  15. Soy el "Padre Educador" de las nuevas novicias...

    ResponderEliminar