13 mayo 2010

Viviendo de rodillas

¿O sea que te han dicho que vivir de rodillas está mal?
¡Qué sabrán ellos! ¿Acaso nos quejamos?
Sí, ya sé que nos obligaron a estar así para dar confianza a los mercados, pero ya puestos en situación la cosa tiene sus ventajas. Incluso hay más igualdad, ya que en esa posición las diferencias de altura son menores.
No poder conducir nos fastidia un poco, pero a cambio tenemos menos contaminación ambiental. Además los transportes públicos apenas son necesarios; nos costaría un mundo llegar a ellos y la gente siempre prefiere quedarse en casa cuidando de la familia y de las plantas, que viene a ser lo mismo.
Hacemos muy poco deporte, debemos reconocerlo. Un poco de natación -hemos inventado un estilo nuevo pero implica cierto riesgo de ahogamiento-, alguna partida de ajedrez, las cartas, el parchís, el dominó. Sin embargo es un alivio habernos librado del forofismo que siendo la salsa de las viejas competiciones generaba muchas broncas entre la gente. De hecho, si hubiera conflictos importantes, la cosa se pondría complicada. Somos occidentales civilizados y hemos descartado el sistema de resolver nuestras disputas a garrotazos en plan Goya. Tampoco podemos correr para escapar, ni tomar carrerilla para acometer a nuestros rivales. Solo nos queda hablar y hablar y hablar hasta que alguien se queda roque, dormido sobre la alfombra. En nuestro mundo triunfa siempre el parlanchín, el que tiene más pico, pero eso también pasaba antes cuando vivíamos enhiestos.
¿Qué hacemos cuando alguien se sobrepasa? Muy fácil, le obligamos a estar a cuatro patas. ¿Crees que no es mucho castigo? Se ve que no sabes lo que jode esa pequeña diferencia cuando vives entre gente arrodillada pero que puede mover las manos.
Ahora con esta recobrada lentitud hemos vuelto a disfrutar de la naturaleza, de los paisajes y de eso que llaman los cursis “las pequeñas cosas”.
Somos más prósperos, tenemos más dinero y menos oportunidades para gastarlo.
Nos hemos librado de las grandes palabras, de los grandes conceptos y tenemos una única ilusión: volver a estar levantados algún día.
Si lo piensas bien nuestros benefactores internacionales fueron justos con nosotros: o nos arruinábamos de pié o manteníamos nuestro bienestar de rodillas. Al principio fue un poco bochornoso, pero ahora todo va sobre ruedas y si nos sabemos comportar han dicho que serán generosos.
Estamos aliviados, hemos conservado nuestro estatus y no somos demasiado infelices ¿de que nos podemos quejar?

26 comentarios:

  1. Yo estoy hasta el culo, porque al final la crisis la pagamo slos ricos. Los pobres ¡qué¡ si ya están acostumbrados.
    Fima: La Lomana

    ResponderEliminar
  2. De rodillas hemos vivido siempre por este complejo congénito que traemos desde tiempos inmemoriales. Durante un tiempito conseguimos erguir la cabeza y mirar al resto del mundo "respetable" a los ojos y de tú a tú, pero como somos como somos, pues en lugar de pasar por los pasos intermedios e ir afianzando la postura poco a poco, de repente nos sentimos capaces hasta de volar sin darnos cuenta de que todo lleva su maduración y de que el afianzamiento en cada nueva postura es obligatorio antes de pasar a la siguiente.... Conclusión/consecuencia: pues que no nos mantenemos de pie con seguridad, es ficticio, y al más mínimo soplo de viento, que otros se tambalean pero aguantan y recuperan su status, nosotros nos rompemos y se acabó la aventura....

    No sé si he captado bien el mensaje subliminal que querías transmitir, Krapps.... pero es que estoy tan influenciada por la situación que todo lo relaciono con lo mismo.... Me perdonarás, verdad???

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Siempre, como dice Novicia, hemos vivido de rodillas. A veces con la cabeza alzada o mirando hacia el suelo pero de rodillas al fin y al cabo...

    Cuando tachas de "cursi" al que disfruta de las pequeñas cosas me siento aludido. Para algunos son las únicas que se pueden alcanzar. Por eso son maravillosas, entre otras cosas porque lo que es pequeño es individual, mientras lo que es colectivo es enorme, adocenado e inasequible. Si una cosa es pequeña nos salva de caer en sus garras, porque es precisamene la pequeñez lo que podemos domesticar...

    Las cosas grandes nos están vedadas a la mayoría. Por eso los que alcanzan esas cimas son "especiales", y los demás, cursis... Algunos "cursis", como mucho tenemos derecho a soñar con las grandes. Que no es poco.

    ResponderEliminar
  4. Una idea y una metáfora genial ¡Pobres españolitos! ¡Cómo nos tomaron el pelo! ¡Y cómo nos lo creímos! Hace 50 años Espña vivía en la autarquía cuando, por ejemplo, Alemania (la RFA claro) se había reindustrializado tras la guerra y rodaba veloz en los puestos de cabeza de la economía mundial. Esa es la diferencia, que vamos siempre tarde y mal. Nos pensamos que con playas y construyendo pisos de mala calidad ya éramos europeos de 1ª, una potencia mundial. Ahora purgaremos nuestro pecado. Espero que aprendamos la lección y también espero que en alguna parte aún queden algunos políticos decentes y con arrestos para renovar a la actual clase dirigente y empezar a hacer las cosas bien, cueste lo que cueste (Qué tontería ¿No?)

    ResponderEliminar
  5. No sé de quién es la frase que dice algo así: "Más vale morir de pie que vivir de rodillas"

    ResponderEliminar
  6. Como en toda buena pelea hemos encajado mal el primer puñetazo en el estómago, pero todavía nos queda la patada en las costillas y cuando estemos en el suelo nos repartirán por todas partes, tiempo al tiempo. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Perdona Krapp, que primero responda a Luis Antonio, ya que ambos en otros lares os tomasteis antes esta licencia.
    Luis Antonio, la frase la dijo el "correcaminos". Luego la hicieron suya variopintos personajes que acabaron dando "tiros de gracia" de rodillas a los que siguieron queriendo vivir de pie cuando a ellos ya no les interesaba.
    Hay mucha demagogia(ahora ya no va contigo Luis)en prensa, blogs y varios más, por aquello de que a río revuelto ganancia de pescadores.
    Ahora a tí Krapp, a mí también me avergüenza que nos tengan que decir de fuera lo que tenemos que hacer. Claro que nos lo merecemos, pero aquí hay, muchos o pocos no sé, boxeadores de fondo que, aunque noqueados, no dan a doblar sus rodillas.

    ResponderEliminar
  8. Estoy tan acostumbrada a vivir arrodillada que me identifico plenamente con el prota de tu post. Como bien dices: "Estamos aliviados, hemos conservado nuestro estatus y no somos demasiado infelices ¿de qué nos podemos quejar?

    Gracias por tu comentario en la entrada que mi parcera me dedicó, ya sabes mi número por si algún día te apetece llamarme. Te aclaro que hablo de cualquier tema...

    Un beso multicolor y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  9. Es que encima que les damos trabajo para que no vivan en la mendicidad se creen en condiciones de subirse a nuestras aristocráticas chepas y a nuestras nobles barbas. Saludos, La Lomana.

    Has dado en el blanco de mis intenciones, . No sé podía decir mejor.
    Complejo de nuevos ricos siempre con el miedo de volver al arroyo. Sin embargo, parte de la culpa también la tiene el repulsivo sistema en que estamos obligados a vivir.

    ResponderEliminar
  10. Realmente eres un cursi de mucho cuidado, Luis. No existen las pequeñas cosas, solo existen las cosas reales y tangibles; lo demás, las grandes cosas, son vaporosas ideas que flotan sobre nuestras cabezas y están rellenas de aire, aunque son útiles para salir de nuestra condición reptiliana. La frase esa es de La Pasionaria y fue reutilizada por el Che Guevara.

    Es cierto, Ralph, somos grandes encajadores y podremos seguir sufriendo con gesto alegre en el semblante. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Alemania recibió mucha pasta de Estados Unidos después de las dos guerras mundiales pero también es cierto que el terreno estaba abonado tras una fantástica revolución industrial que aquí apenas se produjo, Enric. Nuestro desarrollo fue el propio de un país económicamente dependiente: remesas de emigrantes y turismo, es decir, construcción. Por cierto, las remesas de los emigrantes también se emplearon en la construcción. La hipertrofia de este sector tan sometido a los vaivenes del mercado, casi como un monocultivo en país tercermundista, nos ha llevado a esta previsible tragedia económica. Los que llegan tarde al pastel están condenados a alimentarse de sus restos. No hay duda.

    ResponderEliminar
  12. ¿El correcaminos? Vaya. Me gusta lo que dices sobre el tiro de gracía, Doc. Respecto a lo otro creo que no deberiamos alimentar nuestro ya de por si sobrealimentado complejo de culpa, no todo es culpa nuestra. El sistema esta viciado y corrupto aquí y en Helsinki.

    Apuntado queda, Annie y respecto al tema te recomendaría un poquito menos de resignación ante la realidad.

    ResponderEliminar
  13. En esa posición estamos desde hace tiempo, conformándonos con el pan y circo de turno y con el culo en pompa para lo que sea menester.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. No resulta novedoso esto que cuentas, estoy con Novicia, hemos vivido de rodillas desde siempre, generación tras generación, a la sombra de una minoría de erguidos, que manejan los hilos de este teatro de títeres.

    ResponderEliminar
  15. En mi pueblo llamamos cursi a quien presume de fino y elegante sin serlo. Ni me considero cursi ni elegante. De alguna cosilla, sí presumo...Tú llamas “cosas reales y tangibles” a lo que yo considero “cosas pequeñas”, pero creo que estamos hablando de lo mismo, ¿no? Y a lo que yo me refiero como “sueños” tú le llamas “vaporosas ideas que flotan sobre nuestras cabezas y están rellenas de aire”...Compara tus términos con los míos y dime quién es el “cursilexical”

    Las frases, pensamientos, sentencias, aforismos, etc. me gustan o no independientemente de quien las haya formulado o utilizado.

    ResponderEliminar
  16. AL DR. VIAMORTE:

    En el entorno en que me crié escuché algo así como lo que tú expresas. Tuvieron que pasar muchos años, conocer en directo a los otros, escuchar sus versiones y leer bastante para descubrir que todas las monedas tienen dos caras

    ResponderEliminar
  17. Lo de estar con el culo en pompa es una expresión muy acertada, Cristal. Sin embargo si el autoengaño es el pivote de nuestra existencia, el pan y el circo son casi imprescindibles.

    No es novedoso, Tesa pero que nos dejen el derecho al pataleo y la posibilidad de decir de vez en cuando que el Emperador está desnudo.

    ResponderEliminar
  18. La palabra cursi la emplea el narrador en un texto que es una ficción, mínima pero una ficción, y como tal hay que tomarla. Luego cuando has hecho ese comentario sin duda para alimentar la polémica. algo que adoras, yo te he seguido el juego, Luis. Es inútil desvirtuar el contenido de la entrada con una sucesión de comentarios para lucimiento de nuestras respectivas capacidades dialécticas.
    Desde mi punto de vista, esta entrada no es el sitio más adecuado para hacerlo; como tampoco sería adecuado en una de tus entradas con haikus, por poner un caso.

    ResponderEliminar
  19. Sí, sí, de rodillas, sólo nos falta alargar la mano y pedir. Porque es que este nuestro país, parece ser que está a expensas de los llamados ricos. Y eso que nosotros estamos incluídos dentro de lo que se ha dado en llamar el primer mundo. Pero tenemos ese complejo de inferioridad que no hay manera de quitárnoslo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Krapp; Ya me dirás qué normas hay que seguir para hacer comentarios "adecuados" en este espacio. Espero que no sean muy restrictivas...

    ResponderEliminar
  21. Somos los últimos invitados a este convite de ricos, los novatos del banquete y como tal condenados a lavar los platos al final, Miguel. La obsesión nacional por entrar en el vagón de primera clase sin pensar en las consecuencias.

    Para nada son restrictivas, Luis Es cuestión de encontrar el momento adecuado para cada cosa y mi opinión al respecto es puramente subjetiva y tiene tanta validez como cualquier otra. Yo mismo puedo equivocarme y confundir momentos e intenciones.

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Lo que pasa es que son pocos los que son conscientes de que vivimos de rodillas. Algunos se creen lo que les cuentan los medios y son felices pensando en lo mal que viven en otros lugares y que nosotros somos diferentes.

    Si pensasen un poco verían que somos marionetas colgando de hilos invisibles que mueven unos pocos, que son los dueños del pastel y se lo reparten, dejando las migas para los pobres de a pié.

    Y de mientras seguimos entretenidos con la Copa de Europa, los Juegos de Invierno, los de verano y los Olímpicos, la salsa rosa y la verde, el sálvame y el no te ahogues, la bomba en Bombay, la crisis provocada por la ambición. ¿Alguien ha visto a alguien quemando dinero en la plaza pública o en la privada? ¿dónde estará el dinero? Pues ya sabes .... en el cajón de los de siempre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Podría firmar sin problemas tu comentario, Rosg aunque supongo que ese desvío de nuestros verdaderos problemas hacia motivos más livianos es casi una obligación para no acabar quemando el dinero como tú dices.

    ResponderEliminar
  25. También las hormigas se creen poderosas, hasta que descarga la tormenta.
    Cosas veredes que non creeredes Cada vez van a ser más a los que les tocará doblar las rodillas... y lo que te rondaré morena!
    Tienes razón, vivimos en un sitema agotado e injusto hace ya mucho y lo peor de todo, sin recambio válido a la vista... y así nos va... de parche en parche.
    Pequeñas o grandes, aprovechemos las cosas que nos hacen disfrutar, que con la que está cayendo, tampoco son tantas.
    En fin, saludos Krapp.

    ResponderEliminar
  26. Te veo pesimista, Cristal00k. Quizás la cuestión estribe en que todos acabemos arrodillados, sin excepción. Si no hay igualdad desde arriba que haya igualdad desde abajo, o sea que nadie siga de pie. Hay muchas cosas para disfrutar si salimos de la convención de las noticias publicadas y vivimos nuestra vida al margen de lo que nos dicen que pasa. Saludos

    ResponderEliminar