01 marzo 2010

Ser gallego

Parece ser que en el año 137 antes de Cristo el pretor romano Décimo Junio Bruto, tuvo que vérselas en singular batalla con unos cuantos miles de guerreros peludos, amantes de la cerveza y costumbres prehippies procedentes de asentamientos castreños del Noroeste Peninsular. Aquellos combatientes eran de las tribus de los καλλαικoι -es decir kallaikoi, tal como los denominó Estrabón-, del que derivaría el posterior gallaeci usado en la centuria siguiente por Plinio el Viejo. El amigo Bruto supo sacar partido de su victoria y llevo con orgullo el resto de su vida el apelativo de Galaico.
2147 años después todavía hay gente que no sabe como puñetas somos los gallegos:

Imagínense mis amigos latinoamericanos que un líder de la oposición dijese de Chávez o de Lula da Silva o de cualquier otro presidente en ejercicio, algo así como:
"Es argentino -o colombiano, o brasileño, o uruguayo-, en el sentido mas peyorativo del término"
Yo, que me declaro gallego en el peor, en el mejor y hasta en el más gallego sentido del término, no dejo de sorprenderme del atrevimiento inconcebible, de la ignorancia y de la impunidad con que sueltan lindezas por esa boquita individuos que ostentan la representación popular.
Es curioso como toda esta caterva de antiguos izquierdistas,  reconvertidos al pensamiento reaccionario, se creen con la libertad de decir cualquier cosa. Es como si liberados del yugo de la ideología, nos enseñasen su verdadera naturaleza: la naturaleza clasista y profundamente antidemocrática a donde le arrastran sus instintos primarios. 
Sabiendo su trayectoria, tampoco tiene un valor excesivo que una minúscula rosa política de ideas mustias crea que todo el monte es orégano y decida meterse en una selva porque piensa que el presidente del gobierno -en su falta de definición- es semejante a los gallegos. Ella salió del partido del presidente cuando no pudo acceder a la Secretaría General. Con posterioridad se alió con algunos antinacionalistas radicales del País Vasco y Cataluña para crear una alternativa "nueva"(?). Una alternativa nueva basada exclusivamente en el antinacionalismo periférico -el español es otra cosa- es decir, una ideología que se define por lo que rechaza y que por lo tanto es pura indefinición. Mayúscula indefinición.
Señora diputada, los gallegos no necesitamos definirnos.
Somos como somos.
Sin explicaciones ni banderolas al viento para reafirmarnos a cada momento.
Quien quiera entendernos que nos entienda. Y si no nos entienden, siempre pueden leer los versos del bardo Pondal que se han convertido en letra del himno de Galicia.
Os bos e xenerosos
a nosa voz entenden
e con arroubo atenden
o noso ronco son,
mais sóo os iñorantes
e féridos e duros,
imbéciles e escuros
non nos entenden, non.
A la señora Díez, tan a "être à la page" siempre,  como me siento "bó e xeneroso" y para que me entienda, le dedico  una breve ráfaga rockera del tema a cargo de Los Suaves:

31 comentarios:

  1. Esta tipa siempre ha ido a la que salta, a la patata que más alimenta, y su partido sigue la misma trayectoria, un cúmulo de personas que no se sabe muy bien de dónde y adonde van, con un decálogo más bien escasito y así les pasa lo que les pasa, que luego uno dije Digo y la otra dice Diego.
    Lo mejor de todo es que la tía no se baja del burro y en vez de pedir disculpas, pues comenta que no la han entendido y que hay poco sentido del humor.

    ResponderEliminar
  2. Por lo visto, la señora tiene algún tipo de fijación y relaciona gentilicios (hay quien lo hace con los horóscopos) y carácter.
    Pero me pregunto si vale la pena siquiera prestar atención a un sinsentido.
    Como decía Forrest Gump: Tonto es quien hace tonterías.

    Ahí queda eso.
    Hubiese preferido que nos hablases del viento. Me alegro no te hiciese volar... ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Semejante individua (me he mordido mucho la lengua por no decirle otra cosa) se caracteriza sola, es el reflejo de la caspa rancia y envidiosa de lo diferente. Podríamos extender un epíteto despectivo para todo aquel que se manifieste de tal manera, se le podría decir "no seas rosadíez" o "no hagas el rosadíez" o más aún "¡Serás rosadíez!"

    De todas formas, no pierda su flema Dr., que como dijo el más sabio hidalgo que haya existido nunca "ladran Sancho, luego cabalgamos"

    Maloserá

    ResponderEliminar
  4. La rosadiez te ha tocado los mismísimos...O lo que duele es la adjudicación del zapatero?
    Si todos os queremos, porque vostede é xente boa

    ResponderEliminar
  5. no solo me lo imagino Dr., sino que es pan de cada día... aquí boliviano, peruano o paraguayo se usan como insulto lisa y llanamente...vengo de una semana de sumergirme en la lírica galaico portuguesa del siglo trece...una delicia para los corazones...un placer para cantar... moitos ignorantes circulando (espero que esté bien escrito)...larga vida a Martin Codax, los que gustamos de trobar, agradecidos.
    http://www.youtube.com/watch?v=xRFyGDTaHD0

    ResponderEliminar
  6. qué lástima, no puedo escuchar la música del Projecto Miño... voy a buscar por otro lado.

    ResponderEliminar
  7. Vaya metepatas, la Díez.
    Políticamente incorrecta e incorrectamente política (que no es igual).

    ResponderEliminar
  8. No puedo escuchar aquí el video pero estoy loca por hacerlo en casa... Me muero por saber qué coño habrá dicho la mujer esta para que te hayas pillado ese rebote, Krapps... Es evidente que te ha tocado lo que no suena eh??? :P
    Yo sí quiero entenderos. A los gallegos, a los catalanes, a los vascos.... Igual que espero que vosotros me querais comprender y conocer a mí.... Tantos tópicos y tan añejos no hacen otra cosa que echar leña al fuego.

    En casa escucho la perlita de la Rosa.

    Un beso, Krapps

    ResponderEliminar
  9. Yo no caeré en el error de decir que no se baja del burro porque es vasca, faltaría más, Efter
    Ya está bien de tanto oportunismo, tanto mamoneo y tanto pescador en aguas revueltas.

    La señora Diez ya ha usado en alguna otra ocasión el mismo gentilicio con los misms fines, Borraeso y sí el tema es tan irrelevante como ella como personaje político pero resulta significativo sobre la frescura de determinados políticos.
    Xynthia nos defraudó, aunque maldita la gracia que les haría este comentario a los familiares de la persona fallecida, pero el hecho es que fue muy liviana comparado con Klaus que nos dejó su firma el año pasado.

    ResponderEliminar
  10. No la perderé, buen Enric, aunque tampoco me voy a privar de decir lo que pienso de este montón de oquedades que tienen la pretensión de gobernarnos.

    Las dos cosas, Vitamorte, que para ser gallego hay que llevarlo en los genes, tomarlo con la leche materna, alimentarse con su aire y el señor ZP no tuvo tiempo cuando venía de vacaciones todos los veranos antes de ser eso que es ahora.

    Hummm esa maravillosa lírica es un buen remedio para toda clase de aberraciones aunque me temo Myriam que la señora de esta entrada solo sería feliz asistiendo como VIP a una pasarela de moda. Gracias por esa joya.

    ResponderEliminar
  11. Pura incorrección, Tesa, de esa clase de incorrecciones que hoy en día se disfrazan de autenticidad. Algo así como decir:
    -"Soy bruto pero debes entenderlo, debes perdonarme ya que soy auténtico".

    No me ha sublevado este tema, Novicia, lo tomo mas como un incordio y un comentario lastimoso.
    Cuando Iñaki Gabilondo le pregunta por una idea que defina a Zapatero dice que es gallego, gallego en el sentido más peyorativo del término. Luego cuando Rajoy dice: es gallego y se sonríe. Besos

    ResponderEliminar
  12. Dr. Krapp: Casualidad o no, ambos hemos decidido casi simultaneamente en nuestros blogs sumergirnos en el barro de nuestras respectivas miserias políticas nacionales.

    Vos decís:
    "Es curioso como toda esta caterva de antiguos izquierdistas, reconvertidos al pensamiento reaccionario, se creen con la libertad de decir cualquier cosa".

    De que estas hablando? De España? de la Argentina? De ambas?

    Volviendo al tema en cuestión, como sabrás aquí en mi país decimos "gallegos" a todos los españoles, "rusos" a todos los judíos, "chinos" a coreanos y asiáticos y "tanos" (x napolitanos) a todos los italianos.

    Y lo decimos desde un generoso sentido de la integración, ya que luego de décadas de inmigración (con sus luces y sombras) han convertido toda denominación en afecto y aprecio.

    Aunque aún nos quedan algunas miserias irresueltas como llamar "bolitas" a los bolivianos, "perucas" a los peruanos, "brasucas" a los brasileños y "cabecitas negras" a los pauperrimos habitantes de villas miserias. Tiempo al tiempo.

    un abrazo porteñísimo, mi estimado "gallego"

    ResponderEliminar
  13. No es tan casual, Miguel. Los dos participando de cierto espíritu descreído y volteriano, no dejamos de indignarnos ante las atrocidades de estos individuos. En tu caso en un tema mayúsculo y en el mío un tema menor, pero creo que significativo.
    Otro abrazo trasatlántico.

    ResponderEliminar
  14. ¡¡¡que brazos más largos tienes, Krappsssssssssss¡¡¡ :P

    ResponderEliminar
  15. A lo que dice Jazzmen agrego "rosarino comegato", "cordobés fayuto", "santiagueño holgazán"...y puedo seguir paseando por todas las provincias.


    Sabés Krapp, dos cosas.
    Recuerdo a mi tío gallego, Manolo, calesitero, me parece que lo escucho cuando me llebaba de la mano hasta la calesita, y hablaba con los chicos...yo no sé si todos los gallegos son como él, pero está entre mis recuerdos felices de la infancia.

    Anoche en la TVE vi un programa "Destino Galicia", entrevistaban a extranjeros que habían decidido radicarse en tu tierra ¡qué bonita tierra! un paseo por varias poblaciones...absolutamente todos se habían prendado de los gallegos. No te digo esto para consolarte ni hacer causa común con vos...sé que no lo necesitás (inorantes, imbéciles e escuros se pintan solos). Pensaba comentártelo de todas maneras porque me quedé encantada con lo que vi y las opiniones que oí...y bue, coincidió con esto.

    ResponderEliminar
  16. Ya lo he visto. Inexcusable. No puedo imaginar como ha podido meter la gamba de esa manera.

    ResponderEliminar
  17. Extraordinaria entrada, Dr. Krapp. Aunque me gusta presumir de cosmopolita, hoy me siento incondicionalmente gallego. Con vuestro permiso, claro.

    A esa Sra., a la que tuve en cierta consideración hace unos años, ya hace tiempo que la ignoro. La zafia torpeza que ha cometido con semejantes declaraciones me viene a dar la razón.

    Un abrazo solidario

    ResponderEliminar
  18. Cada vez sigo menos la política de este país y la politica en general y uno de los motivos es por evitarme perlas de este calibre. Aun así, hay cosas que quieras o no, siempre te llegan.

    E por unha vez, vasme deixar exercer un pouquiño...

    Si eso, que dice aquí Doña Piquito de Oro fuese cierto, ¿también lo sería que en última instancia, el político es un chorizo? Pregunto, sólo pregunto, no afirmo. Aissss

    Confundir o cu coas témporas tampouco é tan raro nesta boa muller. Tal como dis non é a primeira vez.

    Me gusta que estés al "aparato" amigo. Bicos!

    ResponderEliminar
  19. Maracuyá,habría que descubrir como en los relatos criminales quien es el que tiene menos que perder en esta historia de los epítetos, es decir quien no tiene ninguno o tiene menos que el resto, ahí está el culpable.
    Deseo que algún día puedas contemplar con tus propios ojos paisaje y paisanaje de estas tierras.

    Yo sí lo puedo imaginar porque ya lo ha hecho en innumerables ocasiones,Novicia a fin de cuentas se considera una mujer moderna y espontánea que siempre dice lo que piensa.

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Luis.

    Yo hago lo mismo que tú, Cristal00k, me aburre enormemente la quincalla política que no deja de ser una forma de narcotizar a la población para que olvide los verdaderos problemas.
    Prometo non estar moito ao "trebello" non vaía ser que remate mesturándome con xente que non convén. Bicos

    ResponderEliminar
  21. Por lo menos la anécdota ha servido para volver a sacar a la palestra todo el moho que anida en nuestras mentes. Incluso en el telediario se editó un apartadito, con entrevista callejera incluida (sí, esas que parecen tan espontáneas como un discurso del rey) preguntando al pueblo sobre los conocidisimos y todavía no superados tópicos sobre las diferentes características locales de los bípedos que pueblan esta nuestra ¿E...? de nuestras entretelas.

    Todo el mundo admite, que esos tópicos son simplificadores y absurdos, que surgen del desconocimiento y del desinterés por conocernos verdaderamente. Sin rivalidad no sabríamos vivir. Cuando fallan las rivalidades particulares, aquellas que dan vidilla a cada uno, es muy socorrido acudir a las rivalidades genéricas, y nada mejor que espetar un laconismo tan simplón, absurdo y sin venir a cuento, como que el que ha soltado la RESENTIDA diputada.

    Decir sin decir nada, es algo que ha ascendido mucho en la cota de valoración en los últimos tiempos. Porque a la gente le aburren los discursos con contenido, y una frase así, tan tontotaba como esa, se caza al vuelo, incluso por la atención más distraída.

    Esta mujer ha encontrado un hueco en el panorama político simplemente "yendo en contra de" no ha necesitado nada más. Eso ya la invalida como una política de ley. Agrupar resentidos nunca puede ser bueno para un país. Incluso aunque tuvieran razón, que ni siquiera creo que la tengan.

    Los gallegos pueden superar semejante sandez. Su flema, y su carácter encajador les eleva por encima de bobadas de este calibre.

    P.D. Genial las viñetas de Castelao. Esa sí una mente que la quisiéramos para el siglo XXX, los que lleguemos, que seremos unos cuantos.

    ResponderEliminar
  22. Los estereotipos están ahí, alguien los inventó en su momento por xenofobia, por envidia, por encontrar un chivo expiatorio para los propios males etc.. Por ejemplo, los chistes que se hacen sobre el pueblo de Lepe -casi todos lamentables- proceden del hecho de que es un lugar de gente muy trabajadora con una economía boyante y próspera. Como son trabajadores-los más ricos de la comraca- son brutos, como son brutos son tontos. Todo ésto que parece antiguo nació en los 60 de una de aquellas comedietas desarrollistas. Los leperos sonríen cara fuera pero no les hace ni pizca de gracia el asunto.
    Rosa Diez no dice nada porque no tiene nada que decir. Su discurso es el discurso del escaparate, del cartón piedra, de la banalidad que se basta a si misma; por lo tanto es atrevida y no rectifica. No le importa, si le quitamos los lugares comunes quedaría más desnuda que un pobre musulmán en el escaner de un aeropuerto americano.
    Felicidades por la longevidad, Atalaya.

    ResponderEliminar
  23. Doctor, me maldigo por no usar sombrero y no tener siquiera uno a mano; pues no habrá otra ocasión que merezca tanto el sacarselo.

    De Rosa Diez ¿Qué quiere que le diga? para ella y otros de análoga categoría somos, simplemente, inalcanzables.

    ResponderEliminar
  24. Amigo Krapp, me siento medio gallega por mi familia política, asi que te puedes imaginar la indignación que nos ha producido las declaraciones de esa señora que siempre se ha caracterizado por su oportunismo y su arribismo descarado.

    Pero ya sabes lo que dice el dicho: "A palabras emitidas por laringes inconscientes...

    Ergue Galiza. Biquiños, Krapp.

    ResponderEliminar
  25. Mellor unha pucha ¿Nonsi, Pirata? Inacanzables, sin dúbida.
    Grazas polas tuas verbas.


    Eres realmente fina como el Cristal..y graciosa.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  26. Ay, galleguito, que mosqueo te has pillado. Siguiendo a Cristal: "a palabras hiperbólicas oídos peripatéticos".

    ResponderEliminar
  27. Un mosqueo relativo, Angie. En todo caso terrible el día en que ya no haya mosqueos y todo nos sea igual.

    La cuestión, Jordim, es si es por opción o por vocación.

    ResponderEliminar
  28. ¿Qué bien tienes el blog hoy!!!!
    Hala, a ver si te dura. Yo me voy a encerrar un rato.

    ResponderEliminar