25 marzo 2010

Emblema ibérico

No resulta nada fácil descubrir a un victimista en su territorio de caza. Nuestras sofisticadas cámaras de televisión y nuestros delicadísimos aparatos de audio, deben permanecer ocultos y bien resguardados de la intemperie durante días e incluso semanas, antes de poder sorprender a esta ave lejos de su guarida y preparándose para su vorágine depredadora. Cuando al final conseguimos contemplar en nuestros visores, cómo este voraz animal despliega sus tácticas y sus trampas a la caza de incautos, una sonrisa de satisfacción ilumina nuestros rostros y un fuego -nada fatuo- enardece nuestros corazones.
Sí amigos, nuestro protagonista de hoy es el pájaro victimista, gloria de nuestras calles, orgullo de nuestros hogares y privilegio de nuestros campos.



 


Espero que hayan disfrutado de este programa. Si es así, habrán merecido la pena  nuestros arduos esfuerzos. 
Sabemos que son imágenes conmovedoras y dramáticas. 
Sabemos que reflejan el mundo secreto de este animal inteligente, soberbio y esquivo que siendo tan habitual en nuestras vidas, sabe ocultarse como nadie y aprovechar como pocos las ventajas que la naturaleza le ha otorgado.
Un ave que podría ser un perfecto emblema de nuestra identidad plurinacional, sin distinción de culturas, lenguas o acentos. Y es que verdaderamente no hay catalán, vasco, gallego, castellano, murciano, andaluz o canario -así hasta 17- que si no lo es él mismo, no conozca, disfrute, sufra o experimente la presencia cercana de tan acrisolada especie.
Ahora que alguno de nuestros servidores públicos han iniciado una batalla más -estéril como todas las suyas- en pos de convertir el asesinato impúdico de cornúpetas en Bien de Interés Cultural, sería bueno que también reparasen en la importancia de proteger a este ser tan familiar, 

tan nuestro, 
tan ibérico.
Buenas noches, amigos.

19 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo. Es muy ibérico e incluye mi reino. Aunque los Rumanos que trabajan en cocina del Palacio son muy victimistas, ahora que lo pienso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué gran verdad Dr.! Ya lo decían nuestros mayores cuando, hablando, se referían a esta especie al decir "¡Ése! ¡Menudo pájaro está hecho!". Y es que esta rapaz ha sobrevivido con gran éxito a lo largo de la historia, adaptándose a todo tipo de ambientes y circunstancias, y hoy campa a sus anchas por nuestro solar patrio ¿No habrá gripe aviar que la diezme?
    Saludos.

    P.D. El cartel, impagable. Además los personajes son intercambiables, como los cromos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, pero los victimistas ¿quienes son? ¿los toreros? ¿los pro-taurinos? ¿los medios de comunicación? ¿las comunidades autónomas? ¿el lobo con piel de cordero?

    ¿Asesinato impúdico de cornúpetas? ¡Ya te vale! La música de la famosa serie vale un potosí. A mí la única ave que me gusta es el tucán.

    http://www.windows.ucar.edu/earth/images/tucan_big.jpg

    ResponderEliminar
  4. Más preguntas:

    ¿El narrador es F.R.DLF?

    Con lo de "algunos servidores públicos" ¿te refieres a le Roi?

    Voilà:

    http://www.20minutos.es/noticia/661749/0/rey/apoyo/toros/

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que "algunos servidores públicos" se refiere a la ínclita Esperanza Aguirre y demás familia que tienen un curioso concepto de lo que son los Bienes Culturales.

    Sin embargo, no acabo de entender por qué los antitaurinos no hacen extensible la defensa de los cornúpetas a otros animales que también sufren violencia y vejaciones...

    Yo sigo en la duda. Espero despejarla porque la incertidumbre es peor que las certezas, aunque estén erradas

    ResponderEliminar
  6. No hay nada mejor que las miserias que nos rodean se traten en clave de humor para que lleguen a los estratos más bajos de la sociedad sin que cunda el pánico. Porque el panorama que nos rodea, si hubiera que tratarlo con la gravedad que se merece, daría paso sin duda a la histeria colectiva y a la inevitable decepción.
    Una vez más los animales nos sirven para expresar los sentimientos más hondos... ¿qué haríamos sin ellos???

    Un beso y feliz semana, Krapps

    ResponderEliminar
  7. Tengo la impresión, Majestad Maritoñi de que en su reino se siente todavía la presencia del gran Boabdil, victimista histórico, de ahí esa persistencia en el error. El caso rumano es más complejo y no me atrevo a sacar conclusiones.

    Se ha adaptado a todo tipo de ambiente e incluso ha anidado en las cotas más altas de la sociedad, Enric, allí donde nunca llegó la gripe aviar ni tampoco se la espera para comer en los próximos años.

    ResponderEliminar
  8. Me siento casi como mi admirada Belén Esteban, princesa del pueblo, ante tus preguntas de paparazzi, apreciada Atalaya.
    ¡Y yo que sé!
    Quizás tú desde tu posición sepas distinguir mejor entre tirios y troyanos, yo me limito a hacer mías lo que me comentan otros. Soy casi un ermitaño en mi Palazzo del Alto Adigio, cerca de Bolzano.

    ResponderEliminar
  9. Amigo, Luis definirse de alguna manera en cualquier faceta supone aceptar las contradicciones que eso conlleva, yo poco puedo decir al respecto, no me defino antitaurino simplemente, no me gustan los toros.

    Me encanta tu comentario, lo suscribo ya mismo. ¿Dónde hay que firmar, Novicia? Un beso y feliz finde semana.

    ResponderEliminar
  10. No me ha quedado claro si la manifestacion de este fin de semana es para salvar al pájaro, al
    cornúpeta o la novicia. Este capítulo de la fauna ibérica confieso que me lo perdí

    ResponderEliminar
  11. Está reponiéndolos en TVE a media tarde, Vitamorte
    Poca información puede darte aunque creo con respecto a la novicia que este finde es la dama del lago.

    ResponderEliminar
  12. A mis amados comentaristas les he dejado un ejemplo de victimista en acción. Pueden repasar la entrada de nuevo. Gracias.

    ResponderEliminar
  13. Gran verdad, este país siempre ha tenido una debilidad por la cultura de la queja, pero sin el marco legal tan estructurado que tienen otros, como EEUU.
    Por otro lado, qué se puede esperar de una nación cuyo rey apoya las corridas de toros y hay que emborracharle un oso porque si no, el pobre, no le acierta..

    ResponderEliminar
  14. Me gusta la expresión "cultura de la queja" que a lo mejor incluso nos puede llevar a una posible quejicología ibérica.
    En USA lo que tienen es una cultura ultracompetitiva donde el roce entre los individuos es continuo. Una caterva de abogados es usado como parachoques entre las personas lo que hace que la quejicología esté en pleno apogeo. Sin embargo, allí es de orden individual y aquí adquiere cierto tono colectivo y tribal.
    Saludos, Efter.

    ResponderEliminar
  15. A menudo los hijos se nos parecen. Algo hay en la actitud de ese pequeño tirano que fue alentado, festejado y consentido por un adulto. Algo logró con ella alguna vez.

    Quizás por estar desinformada sobre algunas cuestiones de tu país, la esté "pifiando" con el comentario, pero dicen igual de los gobiernos, que se parecen al pueblo. A mí me da cosita parecerme a "algunos" y también identificarme con ciertos Bienes Culturales como son aquí los espectáculos de doma de caballos entre otros. Lamntablemente se mueven muchos intereses detrás, y parece que en este mundo, bolsillo e irracionalidad son directamente proporcionales.

    Y claro, tanto bolsillo lleno, alcanza para anestesia y pócima convincente.

    ResponderEliminar
  16. A mí la verdad me ha dado much apena el niño
    Ciao
    Pedro

    ResponderEliminar
  17. Fíjate si ha sido festajado la actitud del pequeño, Maracuyá, que incluso han colocado sus gracias en Internet para que nos solacemos todos los demás. En esta sociedad del espectáculo lo que realmente importa es tener nuestro rato de protagonismo sin importar de que medios nos podamos valer para conseguirlo. Pueden ser los toros, pueden ser esos programas repugnantes de tv. donde la gente desnuda su intimidad, puede ser el propio victimismo para conseguir no pasar desapercibido y ser alguien en un mundo de seres anónimos.

    A mi también, Pedro. Lo que hay que hacer para que se fijen en uno.

    ResponderEliminar
  18. Dejado me han, en hondas y profundas reflexiones también a mí las preguntas de Atalaya...aunque las mías se produzcan en Diogénico barril, que anda la cosa mu achuchá doctorcito.
    Eso sí, visto lo visto y en prevención de ínclitos victimismos varios, en mi proxima reencarnación me pido por este orden:
    asesina en serie, que por lo que se ve trabajo no ha de faltarme.... y, o, en su defecto puta fina, digo, gallina charlatana de espúreas tertulias! (en que estaría yo pensando...) que ello ha de llevarme a las más altas cotas de sabiduría y riñón forrado. En fin...
    Abrazos Krapp!

    ResponderEliminar
  19. Yo creo estimadísima Cristal00k, que a estas alturas nuestra amiga ya habrá encontrado respuesta a cuestiones de tanta enjundia.
    Respecto a tus deseos de reencarnación no seré yo el que te los recuse. Asesina en serie o gallina chacharera lo mejor siempre es dar el cante.

    ResponderEliminar