15 enero 2010

¿Qué hacer cuando lo haces héroe y te sale rana?






"Dejo para el final una de las decisiones del Gobierno que tiene especial significado para nosotros. Se trata de la concesión de la Gran Cruz del Mérito Civil, a propuesta de la Ministra de Igualdad, a don Jesús Neira, que aún se encuentra en coma tras defender a una mujer de la agresión de su pareja y de haber sufrido él mismo la violencia de su agresor.
Jesús Neira se convirtió con su actitud en un símbolo, en el símbolo de la defensa colectiva frente a la violencia contra las mujeres. El día en el que el agresor ponía la mano encima a su pareja nos agredía a todos y ese mismo día en que Jesús Neira defendió a aquella mujer nos estaba defendiendo a todos. Estaba defendiendo nuestra dignidad como sociedad y, por eso, el Gobierno quiere reconocer con esta distinción su acción, que a todos nos honra."
María Teresa Fernández de la Vega, Vicepresidenta del gobierno español. (29-8-2008)

Ver aquí imágenes y texto




10 comentarios:

  1. ¡Cuanta rana y qué poco príncipe! cachisenlamar...

    Sólo queda reconocer que nadie es perfecto
    o que cualquiera, hasta la última rata, puede protagonizar un acto heróico.

    ResponderEliminar
  2. Jesús Neira llevó a cabo un acto horoico que merece admiración. Sus declaraciones sobre políticos, coincidan o no con las nuestras, exigen respeto. Yo no mezclaria una cosa con otra. Todos tenemos luces y sombras y a vecs hay que separar lo uno de lo otro. Mezclarlo conduce a la confusión.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto mi respeto y admiración por el noble acto de Neira y mi desprecio más absoluto para los que quieren sacar tajada política del asunto: en primer lugar, el gobierno al que le venía bien cuando era el "defensor de las mujeres" y ahora lo rechaza por sus opiniones discordantes y ene segundo lugar por el uso interesado por parte de los sectores reaccionarios de los medios que lo ignoraron hasta que manifestó mostró sus tendencias ideológicas.

    Efectivamente, Tesa, la heroicidad no tiene carnet político.

    Luis Antonio, la pregunta no va dirigida a Neira si no a los que le utilizan de ambos bandos.

    ResponderEliminar
  4. La medalla se la puso la ministra de turno a sí misma. Que luego se haya mostrado como es y no como quisieran que fuera, no creo que les preocupe en absoluto, tienen en la recámara muchos héroes.

    ResponderEliminar
  5. Coincido plenamente contigo, Krap. Por desgracia hoy en día se ve el interés por encima de los hechos.

    ResponderEliminar
  6. Creo que sí les preocupa, aunque no lo demuestrenDoctor. Los gobiernos solo usan un número muy limitado de ideas, sobre los que sustentan toda su ideología. Para apoyarlas es necesario contar con ejemplos prácticos que las confirmen, las reafirmen y les den sentido. La desafección ideológica de Neira diciendo barbaridades, de un radicalismo casi obsceno, contra al gobierno que te honra tiene que hacer daño si es que los gobiernos son algo más que máquinas de poder.

    Interés y manipulación de la opinión pública. Lo demás no importa, Pirata.

    ResponderEliminar
  7. Desde luego que sí, una cosa no infiere la otra.
    Y ya nos gustaría, a todos, en un caso como el que le ocurrió a la extraña Violeta Santander, tener a alguien de los "huevos" y la talla de este señor cerca, aunque más tarde no nos guste su posición política. ¡Vaya!
    Así me gusta Krapp, atento a la actualidad y puntualizando.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Cristal004 ya sabes que a veces la puntualización es algo necesaria dada la cantidad de personas que se quedan siempre con la parte más literal de las cosas, algo que nuestra idiosincrasia galaica difícilmente puede concebir, pero que es así.
    El caso de Neira es un ejemplo claro de esta bipolaridad repugnante a la que nos quieren someter los políticos sin ningún tipo de escrúpulos y con nuestra manifiesta complacencia.

    ResponderEliminar
  9. Sin ningunear ni mucho menos el acto de este hombre, que afortunadamente no es el único, lo que pasa es que tuvo la mala suerte de dar con médicos que no supieron detectar el mal a tiempo, a mí desde que empezó a hacer declaraciones de este tipo me pareció que se le había subido a un pedestal que no le correspondía. No me cae bien este tipo. Por supuesto reconozco su acto, pero nada más. Me parece un prepotente.

    Hay muchos héroes anónimos del mismo calibre o mayor que no tienen reconocimiento alguno....

    ResponderEliminar
  10. Coincido al 100 por 100 con el contenido de tu comentario; aunque a mi mas que la propia figura del profesor me preocupa la gente que saca y sacó provecho de él antes, cuando estaba en el hospital y ahora en las tertulias y demás.

    ResponderEliminar