29 noviembre 2009

Geografía del dolor: Cuatro días para acabar con un hombre



Televisión Española 25/11/2009:
Detienen a un hombre por causar lesiones y quemaduras a una niña de tres años
* Se trata de la hija de su compañera sentimental
* El arrestado se presentó con ella en un centro de salud
* La pequeña permanece ingresada con pronóstico grave
* La detención se ha producido en un municipio de Tenerife
 
Televisión Española 27/11/2009:
Fallece la niña de tres años agredida por el novio de su madre en Tenerife
* Según han confirmado a RTVE.es fuentes del hospital, ha muerto de madrugada
* Desde el centro han preferido no dar información del cuadro clínico
* El agresor ha pasado este viernes a disposición judicial

Televisión Española 28/11/2009: 
Libertad sin cargos para el detenido por la muerte de una niña en Tenerife
  • El joven fue detenido tras llevar a la menor a un centro de salud
  • La niña, que presentaba varias lesiones, falleció en el hospital
  • La autopsia revela que su muerte se produjo por un accidente
  • En el mismo hospital se descartó que sufriera abusos sexuales

24 noviembre 2009

(Pre)Manifiesto (Anti)Cursillista



Un fantasma recorre el mundo: el fantasma del cursillismo. Con ese fantasma se han conjurado en santa cruzada todas las fuerzas del mal: el papanatismo y el azar, la falacia de la formación permanente y el complejo de inferioridad, el aburrimiento, el fundamentalismo de las políticas educativas y la obsesión ridícula por el ocio útil.
No hay un solo adversario de esta política cursillista al que los gobernantes no lancen al rostro acusaciones estigmatizantes: obsoleto, caduco, trasnochado etc...
Pero debemos denunciar esta fiebre cursillista y  convencer a la opinión pública de que aunque la existencia es un constante aprendizaje, no por ello debemos vivir sometidos a una instrucción que nos convierte en sonámbulos aprendices de por vida. 
Vistos los hechos, podemos desprender dos consecuencias:
  1. El cursillismo no es la panacea de la felicidad por muchos diplomas que se consigan.
  2. Ya es hora de que los perpetuos estudiantes expongan a la faz del mundo todo lo que han aprendido.
Con este fin, ex-cursillistas de todas las nacionalidades hemos decidido que algún día nos reuniremos  para redactar el preceptivo manifiesto, siempre y cuando nuestro recuperado autodidactismo nos lo sugiera.
Hasta entonces, fastidiaros si caéis en la trampa.

16 noviembre 2009

Gatos que no quieren ser mascotas

Estamos en el año 2000 y pico después de Cristo. 
Toda la Gatia está ocupada por aburridas mascotas caseras...
¿Toda? 
!No! 
Un callejón poblado por irreductibles gatos callejeros resiste todavía y siempre al invasor. 

Y aunque la vida no es fácil con tanto vehículo motorizado, 

tanto rico manjar envenenado, 
tanta obsesión humana por la limpieza urbana,
y tanta mala bestia a dos patas
dispuesta por capricho a despanzurrar a un precioso gatito;
tampoco quieren convertirse en castrados gordos neuróticos  
con cita mensual en el veterinario
siestas de veintidós horas 
y paseos rutinarios entre dormitorio, sala y cocina.  
Simplemente es su derecho ¿o no? 

09 noviembre 2009

Lo que Judson unió...


Sí, a ti Whitcomb L. Judson
A ti te le digo. 
Te sientes orgulloso, ¿eh? Seguro.
Claro, el gran inventor se siente satisfecho de su obra. 

Primero lo intentaste con un tranvía moviéndose por aire comprimido a través de un sistema de pistones subterráneos. Conseguiste que te montaran una línea para probar tu cachivache y nada menos que en la capital. En Washington.
Durante dos semanas tuviste a la población en vilo:
  • Ohhh el Ferrocarril Neumático de Judson.
  • Ohhh, el futuro esplendoroso ya está aquí.
Fracaso estrepitoso. Los tranvías eléctricos resultaban más económicos y prácticos.
No te conformaste. No señor, seguiste erre que erre. 
Sacabas patentes al mercado como un mago saca un conejo de la chistera. 
Seguro que te decías: 
  • Alguna caerá, digo yo
Y cayó. Vaya si cayó. 
En 1890 inventas un instrumento maligno. 
Diabólico.
Asesino.
Es cierto que tú no le pusiste el nombre. Es cierto que solo pusiste a andar la máquina y que luego otros la hicieron más compleja, más sutil, más terrible. Algo semejante a ese Dios téista, mero creador del Universo, que admiraba Voltaire y que los antidarwinianos utilizan para recusar el evolucionismo.
¿Recuerdas cuando Mr. Anderson, examinador de patentes, frunció el entrecejo y
rechazó tu invento en gesto benevolente hacia la humanidad futura?  
Poco duró la cosa. El buen hombre te pidió que lo mejorases, porque se parecía demasiado a otros artefactos que habían pasado por aquella pulcra oficina.
Te pusiste a trabajar -obsesionado por la idea que no te dejaba dormir- y presentaste tu mecanismo de nuevo en 1893. 
Fue aprobado y las lágrimas rodaban hasta tu barba de orgulloso inventor. 
No había duda, la Humanidad  te debía una. 
¡Qué feliz eras en la Feria Mundial de Chicago y luego cuando pusiste los cimientos de tu empresa, la Universal Fastener Company
Al principio la cosa no iba bien del todo ya que los fabricantes desconfiaban de aquel extraño producto que no siempre funcionaba como debía. Hasta que tu empresa contrató a aquel ingeniero sueco que mejoró de forma ostensible aquel  primitivo aparato. 
Crecieron sus dientes, pero se siguió atorando. 
Se siguen atorando hoy en día, aunque aparentemente hubierais conseguido la unión perfecta entre machos y hembras.
No tan perfecta. 
Si lo piensas bien, no puede haber una unión perfecta entre machos y hembras. 
Y eso lo sabes tú bien. 
Lo tuviste que saber desde el momento en que te hiciste responsable de ese instrumento que atormenta nuestras vidas y que cuando somos cadáveres, nos las cierra al mundo embutidos en esas tremendas bolsas oscuras en las que nos conducen a la funeraria. 
Malditas cremalleras.