08 septiembre 2009

A buenas horas...


Una disculpa para el matemático que 'cazó' a los nazis
Una campaña popular solicita que el Gobierno británico rehabilite a Alan Turing, precursor de la inteligencia artificial que se suicidó tras ser condenado por homosexual



El País (A. G. - Madrid - 31/08/2009)
Miles de ciudadanos se han sumado a una campaña para que el Gobierno británico ofrezca una disculpa oficial al matemático Alan Turing (1912-1954), que descifró los códigos de las transmisiones nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y que se suicidó tras ser condenado por homosexual. Entre los firmantes de la petición se encuentra el novelista Ian McEwan y el biólogo evolucionista Richard Dawkins, según informa la BBC.
La hazaña de Turing se remonta a los años más crudos de la contienda mundial. Como miembro del entonces secreto equipo de científicos de Bletchley Park, Turing lideró la investigación que descifró los códigos de la máquina Enigma, con la que las fuerzas del Tercer Reich ocultaban las comunicaciones sobre sus maniobras. La tarea de Turing y Bletchley Park fue decisiva para conseguir la derrota de las fuerzas del Eje en 1945.
Pocos años después, sin embargo, la proeza de Turing parecía olvidada. En 1952 fue sometido a un proceso judicial bajo la ley de indecencia pública después de que admitiera haber mantenido una relación sexual con un hombre. El eminente matemático oxoniense fue sometido a castración química experimental y se le retiraron los privilegios oficiales, de manera que tuvo que dejar de trabajar para el Cuartel General de Comunicaciones Gubernamentales (GCHQ, en sus siglas en inglés). Atormentado por el caso, dos años después Turing se suicidó al morder una manzana impregnada de cianuro.
Ahora miles de ciudadanos piden una rehabilitación pública de la figura de Turing. La campaña nace impulsada por el ingeniero informático John Graham-Cumming, que pide una disculpa pública por el trato que recibió el joven matemático después de ser condenado. Incluso ha escrito a la reina Isabel II para proponer que Turing sea investido póstumamente como caballero del Imperio Británico.
El trato que recibió "añadió un insulto y una humillación que al final lo condujeron al suicidio", señala el defensor de los derechos de los homosexuales Peter Tatchell, que también apoya la campaña. "Con la muerte de Turing, el Reino Unido y el mundo perdieron una de sus mentes más brillantes. Se le debe desde hace tiempo una disculpa gubernamental y un exoneración póstuma".
Turing es autor de un ingente legado científico. Además de contribuir a la creación de la máquina Bombe, que descifró los mensajes encriptados por el procesador alemán Enigma durante la Segunda Guerra Mundial, el matemático también hizo contribuciones importantes a los campos emergentes de la inteligencia artificial y la informática. En 1936 estableció los fundamentos conceptuales y filosóficos para el advenimiento de los ordenadores en un influyente ensayo titulado On computable numbers.
Más adelante, en 1950, elaboró una prueba para determinar la inteligencia de una máquina, test que hoy se conoce como la prueba de Turing. Consiste en una conversación escrita entre un ser humano y un ordenador, sin ningún tema prefijado ni orientación por parte del operador del terminal. Para que el ordenador pueda aprobar, el ser humano no debe darse cuenta de que está hablando con una máquina. La prueba se basa en que las conversaciones se rigen por unas reglas muy complejas que no se pueden reducir a un código binario.
La Prueba de Turing está premiada con una recompensa de 100.000 dólares pero todavía nadie la ha conseguido, aunque según los expertos algunos terminales se aproximan a la hazaña.
Tras la guerra, Turing formó parte de varias instituciones, incluida la Universidad de Manchester, donde trabajó en el Manchester Mark 1, uno de los primeros ordenadores modernos.
Graham-Cumming admite que es bastante improbable que se produzca una disculpa oficial, dado que Turing no tiene descendientes, pero añade que el verdadero objetivo de la petición es simbólico. "Lo más importante es que la gente oiga hablar de Alan Turing y se dé cuenta de su increíble impacto en el mundo moderno, y qué terrible fue el impacto de los prejuicios que recibió".

17 comentarios:

  1. Impresionante el curriculum de este hombre eh??
    En cualquier caso, aparte de esto, que por supuesto merece todos los reconocimientos y premios, a mí hay dos cosas que me sugiere este post tuyo, tan documentado y tan interesante como siempre, que todo hay que decirlo:

    1) De qué sirve a estas alturas que el gobierno se retracte? A él, desde luego, para nada, y a sus familiares y amigos, si los hubiera aún vivos, pues no sé, yo creo que tampoco...
    2) Esas condenas, por desgracia, siguen teniendo vigencia hoy en día, y sabemos que en los países islámicos no sólo se les condena, sino que se les mata. Y esto si que me preocupa....

    Un beso, Krapps.

    ResponderEliminar
  2. Enorme homenaje.

    Y muy importante difundir su trabajo y su vida.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá consigan algo, aunque sea una breve disculpa, pero lo dudo. En su momento leí la historia de Turing, es impresionante su contribución a la ciencia y lo que le hicieron. Tengo entendido que el tratamiento químico le deformó el cuerpo, pues contenía una dosis de hormonas brutal, lo que contribuyó a su depresión. Pobre...

    ResponderEliminar
  4. No nos desharemos de los prejuicios jamás. Es algo innato, inherente al hombre.

    Un día, en una reunión de madres que hablábamos, alrededor de un café, sobre la homofobia. Todas se sorprendían ante mi declaración (me tienen por muy liberal y abierta) de que no me gustaría que mi hijo fuese gay.
    Y yo argumentaba que la vida, ya es bastante complicada para aquellos a quienes nos consideran del montón y normales... como para encima tener que vivir con la mirada prejuiciosa de tanta gente a las espaldas.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Novicia, muy bien escrito ..por el periodista de El País.
    Contesto a tus preguntas:
    1)Es el típico acto de desagravio a posteriori. La Iglesía tardo más de 400 años en perdonar a Galileo.
    Reproduzco este texto de la Wikipedia, a pesara de causarme espanto.
    "En 1952 Arnold Murray, el amante de Turing, ayudó a un cómplice a entrar en la casa de Turing para robarle. Turing acudió a la policía a denunciar el delito. Durante la investigación policial, Turing reconoció su homosexualidad, con lo que se le imputaron los cargos de "indecencia grave y perversión sexual" (los actos de homosexualidad eran ilegales en el Reino Unido en esa época), los mismos que a Oscar Wilde más de 50 años antes. Convencido de que no tenía de qué disculparse, no se defendió de los cargos y fue condenado. Según su ampliamente difundido proceso judicial, se le dio la opción de ir a prisión o de someterse a un tratamiento hormonal de reducción de la libido. Finalmente escogió las inyecciones de estrógenos, que duraron un año y le produjeron importantes alteraciones físicas, como la aparición de pechos o un apreciable aumento de peso, y que además le convirtieron en impotente. Dos años después del juicio, en 1954, murió por envenenamiento con cianuro, aparentemente tras comerse una manzana envenenada que no llegó a ingerir completamente. La mayoría piensa que su muerte fue intencionada y se la consideró oficialmente como un suicidio."
    2) Aunque lo hacen los países islámicos en la actualidad, eso se hizo cuando empezaba su reinado la actual Isabel II
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Si hubiera tenido hijos le harían Lord a título póstumo, algo muy propio de aquellos pagos, ¿pero que hacer con un gayeValentín?

    Hola Efter, lo que le hicieron a Turing por denunciar un robo está a escrito a sangre y lágrimas en la historia mundial de la ignominia.

    Entiendo lo que dices, Tesa. Debajo de una ligera espuma de modernez hay un océano de prejuicios solapados que son todavía más obvios por el disimulo con el que se presentan. Pero más vale eso que lo otro. Más vale el disimulo que el ejercicio brutal del terror a través de armas como la policía y el llamado poder judicial.

    ResponderEliminar
  7. Qué grande es el término "respeto" y cuánto engloba.

    Oxoniense, me lo apunto. Oxford ¡Qué ciudad tan bonita!, me trae recuerdos no muy lejanos "The Eagle and Child" "The Turf" ... Volveré, seguro.

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, Angie, la palabra respeto es un término de una grandeza y profundidad realmente poderosa.
    Oxford es una ciudad extremadamente interesante, tengo la la cúpula de la Biblioteca Bodleian o el Magdalen College metida en la retina.

    ResponderEliminar
  9. Interesantísima la entrada y el video...es terrible que una persona deba ser juzgada por su orientación sexual, que por ella tenga que optar entre ir a prisón o ser castrado, e inducido al suicidio, haya o no hecho aportes a la humanidad.

    Claro que a Turing no le servirá de nada una disculpa oficial, pero tal vez, como dice el entrecomillado final, sirva para reflexionar sobre las atrocidades que se cometen en nombre de la decencia.

    ResponderEliminar
  10. Me sobran todas las palabras que se me ocurren en este tipo de entradas...

    Objetivo: Vivir y dejar vivir en paz.
    Pero aquí sí soy pesimista: la predisposición a la imposición de ideas es innata en el hombre... y el (los) prejuicio(s) que dificulta(n) la vida de "normales" y "diferentes", también...

    Al menos, Turing dejó un legado de lo más interesante...

    P.D.: Me pareció leer que en el 66 se estableció el premio Turing que se otorga cada año a un miembro destacado de la comunidad informática.

    ResponderEliminar
  11. Joer Krapps, ¡¡¡pobre hombre¡¡¡
    Pecó de ingenuo... Si se pudieran vivir dos veces algunas cosas, seguramente jamás hubiera confesado su orientación sexual.

    Un beso y buen finde, Doc

    ResponderEliminar
  12. Cierto, Maracuyá, y que sirva de lección para cuando se proponen desde la modernidad más absoluta ideas semejantes para castraciones químicas a delincuentes sexuales o a personas con minusvalías psíquicas abandonando terapias menos agresivas.

    El legado de Turing es ejemplar en muchos aspectos, Borraeso, pero como "lo hicieron morir" joven nos quedaremos sin saber hasta donde podría haber llegado. Estamos ahora comunicándonos, tú y yo, gracias a alguna de sus magistrales intuiciones.

    ¿Y la solución, Novicia, es tener que esconderse?
    Si Rosa Parks no hubiera decidido no levantarse del lugar reservado a los blancos en los buses, quizás ahora no habría habido un presidente negro. Bien fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. Krapps, esconderse nunca, pero ser precabido es imprescindible para moverse por esa jungla. Y en esos tiempos de Turing más...
    Hoy puedes decir tranquilamente (según donde, claro) que eres homosexual.. Con "según donde" me refiero a nuestro país. Porque condenarte no te pueden condenar, pero la sociedad sí puede marginarte por ello. Puede joderte mucho la vida.. Según donde te muevas, claro...
    El Zerolo ha podido decir abiertamente que lo és, por ejemplo... sin embargo, en una empresa privada, tu condición sexual puede ser una razón para que te hagan mobbing... Y los trabajos no están ahí, a montones esperándote... Es cuestión de prioridades en muchísimos casos aún... Orgullo o pan?? Yo eligiría el pan. Sin duda.
    Ya leeré más tranquilamente el post nuevo, que tengo lío por aquí.
    Buen finde otra vez, Doc.

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que Turing no eligió hacerostentación de su condición sexual, él sabía de sobra en que mundo le tocaba vivir, un mundo culto e ilustrado donde cualquiera podía hacer con su sexo lo que quisiera siempre que no fuera público y notorio. Al igual que a Wilde lo que le perjudicó fue el hecho judicial, es decir la intervención de la justicia en el ámbito privado, eso fue lo que le hundió. La justicia cuando interviene en asuntos de moralidad privada siempre acaba destrozando algo.
    Feliz fin de semana. Novicia.

    ResponderEliminar
  15. El filósofo griego Hispaso de Mataponto fué el descubridor de que la raiz cuadrada de dos era un número irracional, es decir, un número que no puede obtenerse por medio de las operaciones matemáticas básicas (suma, resta, multiplicación y división) con cualesquiera números racionales.

    Sin embargo, sus amigos le recomendaron que no revelase su descubrimiento, pues iba en contra de los postulados de las escuelas de los Pitagóricos, quienes entonces tenían mucho poder.

    En honor a la verdad, Hispaso reveló su descubrimiento, por lo que poco tiempo después murió ahogado en el Egeo, unos dicen que muerto por los pitagóricos, otros dicen que se suicidó al no poder resistir la presión a que fué sometido.

    Esto hace reflexionar mucho sobre lo que uno decida hacer cuando sepa o conozca algo, ya que generalmente no es muy bien aceptado por los grupos dominantes la inteligencia y la libertad de ejercerla.

    Es posible que la homosexualidad de Turing no fuese más que una excusa para castigar su inteligencia y su osadía al demostrarla.

    Convendremos en que los casos en los que las personas inteligentes y con visión han propuesto nuevas formas de entender el mundo se han saldado con frecuencia con el linchamiento del interfecto.

    El reconocimiento de los gobiernos es una panfinfla: no sirve para nada. Que se conozca y se difunda la verdad es el mayor reconocimiento. ¿Y qué mayor verdad que una verdad matemática?.

    Yo la verdad estoy en contra de estas póstumas disculpas porque estoy convencido de que, como dice el catecismo "no hay propósito de de enmienda" o sea a la próxima vez los grupos de poder, sean los gobiernos, militares o religiosos, volverán a castigar al que ose llevarles la contraria.

    Así que mejor dejar las cosas como están y que cada uno cargue con su culpa y su verguenza.

    ResponderEliminar
  16. Una apostillla: no puedo por menos que dar la razón a Krapp: hoy día es bastante fácil hundir a alguien con acusaciones y denuncias falsas, incluso aunque no haya pruebas.

    El simple hecho de denunciar basta para ensuciar la vida de cualquiera, puesto que con los atascos que hay en la justicia, cuando se acabe demostrando la inocencia, pueden haber pasado muchos años y el mal ya estará hecho.

    Y cuidado, que los juicios "de alto compomente mediático" van bastante más rápidos que los otros. Hay sentencias (absolutorias) que se producen veinte años después del hecho denunciado.

    Y cuando se quiere ocultarlo es mucho peor, pues crea en los demás una impresión de culpabilidad, precisamente porque lo está ocultando. Ya sabes lo que se dice: "yo soy inocente y no tengo nada que ocultar".

    Y también opino, como Krapp, que la irrupción de la justicia en la vida privada de una persona es una de las mayores desgracias que le puede pasar a alguien.

    ResponderEliminar
  17. La historia de Hispaso tiene algo que ver con la de la célebre Hipatia de Alejandría de la que Amenabar acaba de realizar una película todavía no estrenada.
    La crónica de la intransigencia y el dogmatismo tiene desde siempre muchos devotos incluso en campos tan aparentemente lejanos al conflicto como las propias matemáticas.
    Así como el mundo avanzó gracias a esos genios que se juegan la vida por sus ideas, el Estado ensaya nuevas formas de contención de la realidad ya que su verdadero objetivo, el único que realmente le vale por encima de las espuma ideológica con la que se disfraza, es el control.
    Gracias por tu interesante comentario, Rrío

    ResponderEliminar