03 agosto 2009

Mis repudiadas viejas damas bebedoras de té (Kaskarilleira Existencial 2)


Dejé mi biclé en la esquina de Guarrindongan Road, quizás algo atorao por pasear mi careto en el barrio mas guiri de mi Kaskarilleira natal. La purila me había citado a las cinco de la tarde y no podía desaprovecharlo. Bien sabía que debía ser un pureta bacán para que las cosas fucasen y más si tenía aspiraciones a que me fueran por primera vez de pinga. Abandoné pues mi característico estilo kie y me maqueé con el disfraz de julai que tan bien me sienta.
He de reconocerlo, lejos del argot me sentía como un hombre desnudo, pero lo disimulé con cierta alevosa aunque elegante indiferencia.
Eran días de árida incertidumbre en la siempre dulce y empalagosa Kaskarilleira abrumada tras la extrañísima desaparicion del ruiseñor Pedro Saúl Manuel, "El Adonis del Caribe". (Vease aquí los antecedentes de tan nefando asunto).
El alcalde, un tipo abyecto de ademanes gelatinosos, se había rasgado las vestiduras ante la prensa en repetidas ocasiones manifestando su absoluto horror hacia algo que mancillaba la "plácida existencia de nuestra bien amada metrópoli". Aquel capullo obsceno no tenía reparos en afirmar que la desaparición pudo haber sido intencionada, quizás obra de algún grupo terrorista. No dijo más, todos sabían que se refería al Komando Kaskarilleiro Karalludo (KKK), grupo escindido del temible A.R.RU.GA.(Ver, sin excusa, su tremebunda historia aquí mismo). Grupo asimismo, que en su último comunicado a la par de informar sobre su solicitud de ingreso como observador europeo en el O.C.A.S.O (Organización de Caudillos Americanos Socialmente Oportunistas), anunciaba que en breve plazo, una sección de intrépidos guerrilleros procedería a escojonciar el tupé del alcalde en una audaz acción reivindicativa. ¿Metáfora o vívida realidad? Ante la duda, su excelencia decidió empezar a asistir a todos los actos oficiales con un hermoso sombrero blanco, un panamá, que le quedaba pintiparado en su oblonga cabecita.
    LIDERES DEL O.C.A.S.O. CELEBRANDO UN NUEVO AMANECER
    PATRIOTICO PANAMERICANO
  • ¿Quiere tomarse otra tacita de té, Mister Marlon?
Llevaba diez minutos en aquella casa. Diez interminables minutos de remilgos teatrales por parte de aquella vieja decrépita que se había propuesto la no difícil tarea de ponerme de los nervios. Una pelagatos con pretensiones de dama victoriana, envenenándome con obsequiosa malevolencia por medio de aquel mejunje barato y repugnante.
  • No quiero más té, señora, y procedo a informarle por sexta vez que no me llamo Marlon. Soy Fiz, Fiz Arou, kaskarilleiro de patria y ley.
  • Ohhhh sorry, Mister Arou. Me obcequé con la idea de que estaba al lado de alguien cercano a aquel prodigioso actor y no menos fenomenal cuerpo.
  • Da igual, queda disculpada. Vayamos al asunto por el que estoy aquí. ¿Lo recuerda? me llamó por la desaparición de su marido.
  • Ahh sí, claro. Espero que no haya dado crédito a las necedades escritas sobre él en este horrendo blog que nos acoge (Ver la necia entrada sobre el marido de la vieja, en este horrendo blog)
  • No veo nada especialmente incorrecto en ese texto, Mrs. Pernas.
  • Perdone, pero me niego a ver en mi marido a un sarasa redomado dedicado a la infame tarea de repartir cachetes en los carrillos de archiveros adustos y serviciales. ¡Me niego a verlo así, señor detective!
Comprendí que tocaba sesión de tedioso psiconálisis casero y decidí sacar de mi capacho, con indisimulable indolencia, mi entrañable y gastada libreta Moleskine de tapas verdes. Me salió una voz escandalosamente cool cuando me atreví con aquello de:
  • Suelte todo lo que tenga que soltar, señora.

6 comentarios:

  1. Ojuuuu!! Como empieze la señora a soltar...

    ResponderEliminar
  2. Joer Krapps, ¡¡¡que fuerte has vuelto¡¡¡
    Sigo la historia, aunque tengo que revisar los enlaces.
    ¡¡con lo que me gusta a mí el té y lo poco glamuroso que has dejado el ritual¡¡¡¡

    Un beso y bienvenido. Se te ha echado de menos.

    ResponderEliminar
  3. Vaya pandilla de patriotas, qué bien posan para la foto.
    Tengo por ahí un relato a medio hacer, en que el bocón de Chavez, vestido con lencería femenina se deja sodomizar por la última Miss Universo venezolana
    ...a ver si lo encuentro, le doy fin, y lo publico. Algo me dice que no se trata de ciencia ficción.

    ResponderEliminar
  4. Como supongo a ti, J.D.a mi también me dan pavor las viejas damas desmelenadas, casi hasta dentera. Nunca se sabe lo que se puede esconder debajo de los perifollos.

    Novicia, no estoy dispuesto a perdonarte que no revises los enlaces y por lo tanto no tengas una visión completa de la historia.

    Tesa, ese texto en tus manos puede ser impagable. La bella sodomizando a la bestia hummm... es algo muy sugerente y ojalá sirviese para que el sodomizado dejase por un momento de sodomizar al pueblo venezolano.

    ResponderEliminar
  5. De verdad, amigo Dr. Krapp, mis limitaciones tecnológicas y mi actividad cerebral en vacaciones son tan limitadas que sólo tengo la posibilidad de mostrarte mi contento por tenerte de nuevo entre nosotros...
    Un cordialísimo saludo

    ResponderEliminar
  6. Entiendo lo de las limitaciones tecnológicas pero lo de la actividad cerebral, me desconcierta, amigo Luis Antonio, sobre todo viniendo de una persona como tú siempre a caballo de la curiosidad y el interés por todo lo que le rodea.
    Muchas gracias por tus palabras y por el esfuerzo.
    Disfruta, tú que puedes.
    Saludos

    ResponderEliminar