05 julio 2009

Tales sementales


  • La situación en nuestras granjas de inseminación artificial es realmente crítica, Divina Farona. Si la cosa sigue así, nuestras reservas de materia prima se agotarán a medio o incluso a corto plazo.
  • ¿Qué les ocurre a nuestros sementales, Eficiente Gran Eunuco?
  • Majestad, los machos no producen semen porque no se siente motivados.
  • ¿Motivados? ¿Acaso esos idiotas no saben que su supervivencia depende de que sigan produciendo el material necesario para garantizar la supervivencia de nuestra femenil civilización? ¿Para qué los necesitamos si no son productivos?
  • Nosotros, los eunucos, siendo hombres, no somos productivos, Divina Faraona.
  • Vosotros sois un sector minoritario seleccionado escrupulosamente por la calidad de vuestras neuronas, unos frikis en suma, y como tal, a cambio de la perdida de vuestra sexualidad, ofrecéis un gran servicio para el buen gobierno de nuestro estado, Honorable Gran Eunuco.
  • Sin embargo, sentimos como propia la desgracia de nuestro género.
  • ¡Ellos se lo buscaron y merecen su suerte! Mientras nosotras luchábamos con nuestros propios medios contra la opresión patriarcal y nos hacíamos más cultas y más fuertes acaparando los mejores puestos en la enseñanza secundaria y en la universidad; realizando en nuestro tiempo libre cursos de yoga, meditación transcendental, literatura creativa, historia del cine, baile de vientre, cocina y macramé; yendo a conferencias, exposiciones, sesiones de teatro y conciertos de música de cámara; ellos, los muy capullos, preferían quedarse en casa para poder dedicarse a sus aficiones favoritas: rascarse los genitales, beber jarras de cerveza y quejarse de lo mal que les trata la vida. Tuvimos que tomar el poder y ahora ellos en las granjas pueden hacer lo que quieran, incluso no trabajar, siempre que nos proporcionen lo único valioso que tienen a su disposición : su semen.
  • Sí, pero las condiciones han cambiado. La lectura que de las obras de las grandes mártires de la revolución femenina no les estimula a seguir produciendo. Y lo mismo ocurre con películas, vídeos y otrso materiales que ponemos a su disposición.
  • Vosotros, hombres como ellos, sois encargados de pastorearlos. Quizás debería ofrecérseles algo de nuestras grandes genialidades literarias actuales para meter algo sólido en sus vacías cabezas.
  • Sería igual. No les estimula ni Stieg Larsson, ni Rosa Montero, ni Almudena Grandes, ni Juan José Millás.
  • ¿Antonio Gala?
  • Si obligáramos a leer a ese señor en nuestras granjas, habría una revolución de incalculables consecuencias. Al menos deberían poder usar Internet o por lo menos entregarles revistas de tono subido.
  • Olvídate de Internet y de revistas pornográficas, se volverían completamente ingobernables y derrocharían la producción.
  • Entonces solo queda una solución posible: recurrir a las viejas técnicas de copulación.
  • ¡Por Dios, Eunuco, eso sería una ignominia, un retroceso, una vuelta a los tiempos oscuros. Además la zoofilia no está permitida.
  • Podríamos cazar a alguno de los machos que se echaron al monte y probar con ellos. No están contaminados de civilización y seguramente su semen será de mejor calidad. Sería una experiencia novedosa para vuestras súbditas, Faraona.
  • Un experiencia novedosa ...hummm, suena bien. Lo pensaré, ya hablaremos del tema. Retírate Gran Eunuco.
  • Salud y pureza, Divina Faraona.
(Para más detalles de tan tremebunda civilización, prueba a ampliar la ilustración)

12 comentarios:

  1. Es horrible.
    Cuando lleguen esos tiempos de futuro de Amazonas, yo pienso reivindicar el "método clásico".

    ResponderEliminar
  2. No me extraña que los sementales prefieran estar tumbados en el sofá viendo la TV. Sólo hay que ver a la Faraona...Si sus súbditas se parecen a ella, no me sorprende nada lo que está ocurriendo. Quizás si se olvidaran de prepararse tanto y profundizaran más en lo de "la danza del vientre" y en recuperar las curvas ausentes, los hombres, ahora un tanto "pusilánimes", podrían despertar de su letargo...

    Los hombres, a su vez, podrían dejar de usar los vaqueros muy ceñidos...que no ayudan nada.

    ResponderEliminar
  3. Perdón Dr. Krapp...te prometo que mañana te comentaré, tengo mucho sueñito (estuve hasta esta hora poniéndome cremitas y un poquito de gimnasia, ahora me falta la gotita de perfume y listo), pero esto no lo puedo dejar pasar...

    Luis Antonio, yo he bailado en tu propio espacio y en tu penúltima entrada la "danza del vientre"....y tú ni siquiera viste mis curvas, me ofreciste té...claro, que había corrido mucho alcohol allí, y ya se sabe, el alcohol..............

    Gracias, Dr. Krapp, hasta mañana

    ResponderEliminar
  4. Ya era hora que la Faraona, al igual que el General Jack Ripper hizo en su momento, inicie una campaña definitiva en defensa de la producción de fluidos naturales.
    Una sola pregunta ¿una ración moderada de Larsson, R. Montero, A. Grandes o J.J.Millas mejora significativamente la calidad del esperma?

    ResponderEliminar
  5. Es que Tesa si las cosas siempre se hicieron así con cierto éxito ¿por qué cambiarlas? Además los experimentos mejor con gaseosa que con nuestros fluidos.

    Dios santo, Luis Antonio tus ideas son profundamente peligrosas en una sociedad regida por normas tan estrictas. No quiero ni pensar que harían contigo estas hembras de tanto tronío.

    Espero con impaciencia tus comentarios, Mara, ¿Te puedo llamar Mara?

    No lo creo, Félix se necesitan, sin duda, uvas de más solera. Esa es mi manera de entenderlo aunque no es palabra de faraón, no señor. Vivan los fluidos libres y no tan encauzados, digo yo.

    ResponderEliminar
  6. He vuelto Dr. Krapp...

    Discrepo con la faraona, creo que la solución es volver a las viejas técnicas, pero adaptádose a las exigencias actuales. Aunque no sé si muchos hombres estarán de acuerdo. Quizás se sientan más cómodos y menos presionados, bebiendo una cerveza sobre un sofá, imaginando lo que harían con esos cuerpos que les muestra la tele, que compartiendo el lecho con una mujer que por haberse preparado tanto, por haber elevado su autoestima, se ha liberado de muchos prejuicios y puede apreciar, disfrutar y comparar las exquisitas complacencias del sexo. Hay que esforzarse un poco más, no? Ya no es tan fácil, da miedo que se quede mirando el techo...el sofá no ofrece riesgos, pero es taannnn aburrido.
    Qué zonzo ese hombrecito de la imagen...no sabe, no sabe.
    Las mujeres exigirán más ahora, pero como siempre, son capaces de dar mucho más de lo que exigen.

    Así que este mensaje, es para los hombres del monte: Vuelvan!!! Les espera algo delicioso.

    Saludos, Dr. Krapp.

    PD: Me ha costado mucho unir mis dos mitades, pero no hay problema, puede llamarme mara.

    ResponderEliminar
  7. Ahhh...disculpen, me quedó una duda por un comentario más arriba.

    Todo el mundo afirma que el tamaño del pene no tiene importancia cuando de placer se trata. Las curvas femeninas, sí?...vaya, que desigualdad de criterios.

    ResponderEliminar
  8. La Faraona creía superada esa necesidad biológica, Marácuyá y de repente descubre horrorizada que no está a salvo de sus propias contingencias biológicas. En definitiva, descubre que necesita el deseo lo cual le lleva a no sentirse mejor que esos esclavos masculinos del deseo que tanto desprecia.
    ¿Está el hombre moderno preparado para asumir las exigencias de una mujer diferente o acaso es la mujer que descubre esa libido que culturalmente estaba reservada a los varones? Ritmos diferentes, actitudes diferentes que quizás solo se puedan resolver rebajando el nivel de exigencias del otro y por supuesto liberándonos de la idea de encontrar resultados mensurables.
    En el placer sexual cualquier detalle es manifiestamente importante, aunque también el ser humano está suficientemente capacitado para subsanar sus carencias biológicas resaltando otras que actúen de contrapeso.

    ResponderEliminar
  9. Dr. Krapp...no estoy de acuerdo con la expresión carencias biológicas, cuando se habla de placer sexual.
    Como vos decís, cualquier detalle es manifiestamente importante, tanto de parte de la mujer, como del hombre.

    Otra vez te deseo muy buenas vacaciones.

    ResponderEliminar
  10. Dejemoslo pues como carencias psicobilogicas, Maracuya. Gracias, estoy en pleno proceso vacacional con puntuales entradas a este mundillo bitacorero.

    ResponderEliminar
  11. Bonjour Krappi :D
    De verdad piensas que la sociedad actual es tan castradora para los hombres?? Yo creo que no. Además, fíjate si tengo fe en el género humano masculino, que ni siquiera pienso que el buen funcionamiento de la neurona sea incompatible con una actividad sexual satisfactoria para todas las partes, y mucho menos con la producción de un semen de calidad... En nuestros tiempos decían que eso lo producían los pantalones ajustadísimos que los chicos llevaban en aquella época... Sería una leyenda urbana como tantas otras???
    Yo, particularmente, en algún momento me gustaría poder ser tío para rascarme los huevos... Ya sé que suena mal, pero es así :P:P


    Un beso, my dear

    ResponderEliminar
  12. Hola, Novicia, aunque estoy a muchos km. de casa de vez en cuando paso por aqui a ver como estan las cosas, regar las plantas y demas actividades propias de la lejania. Que no te parezca raro como ya he dicho, la falta de acentos o de esa letra con bigote se es estila por alla. Ya sabes como son estos teclados extranjeros.
    La socedad actual es castradora para ambos sexos ya que se alimenta de deseos nunca satisfechos. Es decir no se alimenta, simplemente los pone en el menu, y los individuos se contentan con la esperanza de que algun dia les serviran esos exquisitos platos. La sexualidad, con todas sus trampas, forma parte del menu y en ese terreno la masculina siempre juega en desventaja por mucho que en la carta lo pongana como especialidad de la casa.
    Besitos veraniegos.

    ResponderEliminar