05 junio 2009

Geografía del dolor 3: Pekín




  • Por qué están aquí? Mi ciudad es un caos por su culpa. Retrocedan, den la vuelta y dejen de matar a mi gente.

"Luego, la grabación muestra cómo varios civiles empujaron al hombre entre la multitud, mientras los tanques seguían su camino. Muchos sospechan que eran, en realidad, fuerzas de la ley sin uniforme.
Dentro de China, la imagen fue usada por el gobierno como símbolo del cuidado de los soldados para proteger al pueblo chino: a pesar de las órdenes de avanzar, el conductor del tanque rechazó hacerlo si eso implicaba dañar a un sólo ciudadano. El "Hombre del Tanque" fue presentado como un delincuente social, un símbolo de los irresponsables y oportunistas alborotadores que aparecieron durante las protestas de Tiananmen y como un posible agente provocador de los gobiernos occidentales.
Bruce Herschensohn indicó que fue ejecutado dos semanas más tarde. Otras fuentes dicen que fue fusilado unos pocos meses después de las protestas de Tiananmen. Jan Wong afirma que el hombre aún está vivo y escondido en la China continental."


¿Veinte años no son nada?

A tiro de click, documental online sobre el tema en la Televisión Pública Norteamericana.

14 comentarios:

  1. Tengo entendido que la tragedia histórica de Tiananmen, provocada por Deng Xiaoping, Li Peng y otros carniceros, es ignorada por la mayoría de estudiantes universitarios de China. En concreto el episodio del hombre frente a la formación de tanques... Esto habla por sí mismo. Y en Occidente, callados. No hay que molestar a un gigante que cada vez consume más...

    Me encanta esta línea de denuncia que vienes siguiendo últimamente, Dr. Krapp

    ResponderEliminar
  2. Occidente cierra sus ojos ante China y su burla ante los derechos humanos. La esclavitud, la pena de muerte, el atropello, dejan de existir cuando no se denuncia, se finge no ver.

    ResponderEliminar
  3. Krapp, vas a tener tema para toda una eciclopedia del dolor, atlas incluído

    ResponderEliminar
  4. Tan grande como tan gran país, J.D..

    Imposible que lo sepan en un país sometido a una brutal censura, Luis. Recordemos por cierto como los grandes de Internet, el propietario de este servidor entre ellos, se han plegado a los caprichos de ese gobierno filtrando para no molestar a las autoridades gubernamentales.

    ResponderEliminar
  5. Qué razón tienes, Tesa, no ver ha pasado a ser igual a no existir. Solo se legitimiza lo que tiene visibilidad, aunque en el caso chino creo más bien que más que invisibilidad se trata de desviar para alejarse de un punto de vista que pudiera ser comprometedor.

    Sí, colega Vitamorte, sé que el dolor está en todas partes pero identificando lugares donde adquiere especial dramatismo quizás nos pueda servir para orientarnos entre las tinieblas de la realidad. Necesitamos un plano, un mapa , algo que identifique donde estamos y hacia donde vamos. No otro fue mi objetivo al cambiarle los títulos a mis tres últimas entradas.

    ResponderEliminar
  6. ¡Con qué cuidado se recuerda de manera aséptica el aniversario del hecho... y pasamos página!
    Lamentablemente no creo que todos intentemos orientarnos en las tinieblas de la realidad, como dices en respuesta a algún comentario.

    ResponderEliminar
  7. Terrible lo de Tiananmen.

    Y se desconoce la cifra de muertos de la masacre ¿Quién se animaría a decir que radica ahí su importancia? Su significado?

    ¿Quién podría decir que el grito ahogado de la protesta de una sola persona, entregando la vida, vale menos que el de muchos?

    El de muchos se oye más, y es importante. Pero que no apague a los otros ante la injusticia. Porque por no escuchar los primeros gritos aislados, luego se termina en esto.

    un saludo, y con cariño Dr. Krapp.

    ResponderEliminar
  8. No, veinte años no son nada. Esto no se olvida y se siente igual de hondo que entonces.

    ResponderEliminar
  9. Después de las últimas Olimpiadas en China salieron a la luz infinidad de violaciones de los derechos humanos que suceden allí cada día... El mundo entero se escandalizó (no hay nada más efectivo que mostrar estas cosas a la hora de la comida en el telediario) pero una vez pasado el evento, todo vuelve a su lugar y si te he visto no me acuerdo...
    Tristísimo.

    Un beso, Krappi

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que hay que hacer un esfuerzo de voluntad, Félix no conformarnos con ser topos para seguir eternamente bajo las tinieblas sofocantes de la conformidad. La asepsia nos hace vulnerables.
    Maracuyáel símbolo de ese hombre con las dos bolsas, señal inequívoca con la que él quería demostrar su vulnerabilidad frente a las máquinas de matar, tiene una fuerza tan grande que sobrevivirá a la situación que lo produjo, sobrevivirá a quien la produjo, sobrevivirá a los represores y sobrevivirá a sus víctimas. Su valor es infinito, como el valor de cada vida es infinito para quien la vive y la suma del valor de todas las vidas sigue teniendo el mismo valor infinito para cada una de ellas.

    ResponderEliminar
  11. Es una guerra entre los que quiern que no sea nada y por lo tanto prefieren la oscuridad y los que deben, quizás debemos, iluminarlo para que no se olvide. No puede haber perdón ni olvido ante la injusticia no reparada, Valentín.

    Somos cómplices de ese olvido, Novicia. Como somos cómplices de los gobiernos hipócritas que se olvidan de toda su palabrería sobre los derechoa humanos cuando se trata de tener a mano a 1.700 millones de posibles consumidores potenciales de nuestros productos. 1.700 millones de seres esclavizados por una dictadura que repugna a cualquier conciencia medianamente digna.

    ResponderEliminar
  12. Hola!!!!!!

    Hoy me acorde de tu interesante blog y por eso estoy aquí, para alentarte que te inscribas en el concurso 20minutos.es, espero encontrarte allí.

    El año pasado me inscribí y me encanto, muchos lectores conocieron mi blog.........

    Un besote y abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Común, por acordarte; la verdad es que soy poco competitivo pero tendré en cuenta tus palabras.

    ResponderEliminar