03 junio 2009

Geografía del dolor 2: Ciudad Juárez


Quizás hoy mismo, otra mujer vaya a ser torturada y asesinada en Ciudad Juárez.

Ya son 16 años de impunidad.









22 comentarios:

  1. Y sin embargo mil temas nímios e intrascendestes acaparan los titulares de los medios. ¿Quiénes deciden lo que es o no noticia?

    Aunque estos medios virtuales y familiares sean modestos, creo que hay que utilizarlos para ir creando, aunque modestamente, conciencia.

    ¿No le parece, DR.KRAPP?

    ResponderEliminar
  2. Y como esta, tantas otras desgracias. Tantos abusos, tantos crímenes, tantas violaciones, tanto tráfico de órganos al servicio de los que más tienen, tanta hambre, tanta enfermedad, tanta miseria... El mundo, en cuanto miras un poco alrededor, es una mierda enorme.
    Y sí, nosotros agobiados por menudencias que a veces nos debería dar hasta vergüenza perder un minuto en esas banalidades.

    Me ha gustado, Krappi.
    Un beso. Te lo has ganao (K)

    ResponderEliminar
  3. Dr.Krapp
    Lo de ciudad Juárez, tal vez sea el caso más impactante de violencia de género, y el más difundido.
    Pero si comenzamos a caminar un poco hacia el sur, aún sin salir de México, comenzaremos a espantarnos. Ni qué decirte cuando pasemos por Guatemala y El Salvador. Y así, en cada país de latinoamérica, encontraremos unas estadísticas que nos erizarán la piel (si podemos ver que detrás de cada número hay una mujer, una persona con una vida truncada). Si todavía nos quedó fuerza para llegar hasta Argentina...entonces sabremos que, por ejemplo, en el primer semestre de 2008, cada cinco días, dos mujeres fueron asesinadas. Y si alguien llegara hoy a mi ciudad, estaría viendo la desesperación de dos madres cuyas hijas de 16 años han desaparecido ayer...pero bueno, que no es un caso aislado. Muertes por violencia doméstica, droga, violaciones seguidas de muerte y secuestros para la explotación sexual...y el denominador común entre todos estos países es la inacción de los gobiernos para prevenir estas muertes. Muchas de ellas han tenido una muerte anunciada...y nadie hizo nada para evitarla, como en ciudad Juárez.

    El relato del penúltimo video, me resulta tristemente parecido a otros, de hechos que ocurrieron aquí entre 1976 y 1983...con las mujeres secuestradas. Me lo ha recordado mucho.

    No sé si se creará conciencia Luis, ojalá, pero por lo menos que se conozcan muchas realidades que se tapan con cortinas de humo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Maritoñi esa denuncia sale del grito desgarrado de los que han sufrido en sus carnes, a través de sus familiares, la tragedia.

    Las noticias, Luis obedecen al axioma de la sorpresa y la novedad. Una cosa que se repite deja de ser noticia y ocupa un lugar dentro de una gran masa de noticias ya pasadas. Siempre es más noticia el primer asesinato que los 500 que viene detrás aunque cada uno de ellos sea tan o más estremecedor que el primero. Par aliviarnos del dolor se recurre al número, el número esconde tragedias individuales y solo cuando conocemos las tragedias individuales volvemos a sufrir por un momento todo el impacto de la noticia.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu beso Novicia que yo te devuelvo.
    Hay que saber todas esas cosas pero también ir un poco más lejos más allá del dolor o la tristeza y exigir respuestas.
    El dolor debe ser una potencia activa para no quedarnos sentados.
    Creo que también hay que darle valor a las cosa nímias, ellas son parte importante de nuestras vidas individuales. No sería soportable cargar a hombros todo el dolor del mundo, también hay pequeñas cargas que no debemos despreciar.

    ResponderEliminar
  6. Pobrecitas sí pero que la lastima no nos haga olvidar nuestra capacidad de respuesta. Su muerte no es un castigo divino, Tesa.

    Estoy absolutamente de acuerdo contigo, Maracuyá, lo que pasa ahí pasa en cualquier territorio del mundo pero al igual que cuando hay un accidente y un cuerpo se desangra primero hay que cerrar las heridas mayores para luego hacerlo con las más pequeñas, aquí lo más acuciante es saber que pasa en Ciudad Juarez, encontrar soluciones y responsables, y luego acudir a otros territorios donde suceda algo parecido. Hubo desaparecidos en Chile, en Brasil, en Uruguay, en Paraguay pero lo más acuciante en aquel momento era la masacre abosluta que se produjo en tu país, algo que rebosa todos los límites inimaginables.

    Duro por lo que es y duro por lo que expresa sobre las miserias del ser humano, Juan. Alguien ha usado el argumento de que México es un país machista pero sería ridículo echarle la culpa a un territorio que a fin de cuentas no es diferente de cualquier otro más allá de cierta tolerancia al uso de la violencia para resolver conflictos.

    ResponderEliminar
  7. Querido Doc:

    Hacía tanto tiempo que no me podía pasar por todos los blogs que hoy que lo estoy consiguiendo me he quedado petrificada en el tuyo..

    Y es que no se puede permitir que en todo este dichoso mundo no se haga nada por refrenar esta hola de violencia .. ya no digo tan solo en Juarez.. sino en otros paises que pasan lo mismo..

    Esto tan solo es una muestra de la injusticia mundial.. mientras que los grandes líderes buscan su propia publicidad.. otros solo viven para enriquecerse.. otros intentan taparnos los oidos y los ojos con deportes y otras nimiedades.. y el mundo en general.. grita por el desafuero..

    Me uno a tí a esta denuncia.. y apoyo cualquiera de las que se viven alredor de todo este planeta..que por desgracia no son pocos los problemas mundiales que de momento no tienen arreglo.

    Besitos querido amigo

    ResponderEliminar
  8. Quiero decir qué cómo podemos proteger a esas mujeres, si ni siquiera podemos proteger a nuestra vecina de al lado.
    Si, a veces, ni nos enteramos de la tragedia por la que está pasando.

    ResponderEliminar
  9. Hola Lisebe, gracias por el esfuerzo.
    Tú conoces la historia que en realidad tiene cierto parecido con las casas de la gente importante esas con dos entradas: una puerta delantera y una puerta de servicio. Por la parte delantera, siempre hermosa y reluciente, llegan las cosas y personas que dan prestigio y de las que hay que presumir; por la trasera, en cambio, se traen las provisiones, se echan los desperdicios y entra la gente prescindible y menor.
    ¿Qué importan 500 chicas, jovencísimas, muertas más allá de la constatación de que son mujeres "insignificantes", simples trabajadoras en cadenas de montaje y que viven en colonias donde abunda la oscuridad y la miseria?
    Les falta glamour, encanto, no están en los medios y no tienen dinero, para casarse, descasarse, tenre amantes, y hacerse un lifting cuando se hacen mayores.
    Soy irónico y demagógico pero me apetece serlo en este caso tan hiriente

    ResponderEliminar
  10. Salvando la cordura que nunca podemos perder, Tesa.
    La información es y sigue siendo poder. Cuanta más publicidad al tema será más evidente la necesidad de una respuesta ya que atacará más a las conciencias.
    Cuando los focos se pusieron en Ciudad Juarez hubo un descenso de asesinatos. En el momento en que se "duerme" o se intenta "dormir" las noticias, se están dando argumentos para que se sigan cometiendo.
    Es es el problema, la información no se corrsponde a la importancia de lo que se cuenta, caso comparativo el que se ha dado ese casi bluff de la gripe porcina y a éste del que no sabemos casi nada desde hace años. Al gobierno mexicano le resulta más rentable la publicidad sobre lo que hace en el tema de la gripe y sus fantásticas medidas de protección, que sobre este tema antiguo y que casi han convertido en irresoluble por motivos que ellos solo saben.

    ResponderEliminar
  11. Sí, es cierto, estoy totalmente de acuerdo con tu último párrafo.

    ResponderEliminar
  12. Es una opinión. Me parece sangrante tanta hipocresía.

    ResponderEliminar
  13. Perdóname Dr. Krapp. Pero no acuerdo con lo que has dicho. No se trata de menores o mayores números, se trata de vidas, y cada una de esas mujeres en cualquier lugar del mundo, es importante...y es prioritario que en cada caso (aunque fuera sólo uno) se encuentren responsables y soluciones.

    No le resto importancia a ciudad Juárez, ni a ninguna mujer que muera víctima de violencia...es más, a ninguna persona, no importa el género.

    La muerte violenta no es comparable a una herida mayor o pequeña. Es una muerte que exige justicia.

    La masacre de mi país, como decís, traspasó los límites de lo inimaginable, perversa e irreparable. Pero no, de importancia menor a lo que ocurrió y ocurre en otros países.

    ResponderEliminar
  14. Quiero dirigir este comentario a Maracuyá.

    En Ciudad Juárez no se trata de “violencia doméstica, o de género” designaciones verdaderamente infames, ya que si nos ponemos puristas y semánticos (odio la obscenidad del lenguaje) doméstico es el ámbito del hogar, por lo tanto no puede considerarse sólo violencia contra la mujer, ya que en el hogar pueden convivir mujeres, hombres, ancianos, niños, perros, gatos, tortugas... sí, perogrulladas de todo a cien, pero es así como quiero expresarlo.

    Tampoco es violencia de género, pues la violencia admite muchos matices: golpecitos, empujones, patadas, insultos, manipulación psicológica de la autoestima de la víctima... bla, bla, bla, bla...

    En el caso de Ciudad Juárez, es “Machismo Criminal” como ya lo expresé en el otro tema, y vuelvo a repetir que agradezco a nuestro presidente que utilice esa expresión, nada tibia y que impide la posibilidad de matices y vericuetos semánticos para referirse a esa lacra demencial.

    Las organizaciones que se formaron para denunciar los asesinatos y desapariciones en Ciudad Juárez lo llaman: feminicidio.

    http://www.mujeresdejuarez.org/

    En Ciudad Juárez, son asesinos sádicos, brutales, demenciales, sin ninguna capacidad de compasión (aunque fuera por una milésima de segundo) por sus víctimas, unas víctimas que además son mujeres a las que ellos consideran seres inferiores. Es así de simple.

    Las secuestran, las violan repetidas veces, las torturan horriblemente y las matan. Nunca se sabe a ciencia cierta la duración de su cautiverio ni de su suplicio.

    Tampoco el motivo (como si pudiera existir un motivo para semejante aberración) aunque se ha especulado mucho, desde “snuf movies”, orgías sádicas para disfrute de miembros del crimen organizado e incluso de políticos y empresarios pudientes, tráfico de órganos (la menos creíble para mí, pues de interesar sólo los órganos no sería necesaria la tortura)...

    En el libro de Bolaño, en un pasaje en el que unos policías que se suponen deben investigar uno de los crímenes, uno de ellos, cuenta aprox. unos 70 chistes Machistas de tal calibre, de tanto simplismo dañino (después dicen que los simples no son dañinos ¡y un carajo!) que jamás los había oído aquí en España, y miren que por aquí llevamos un retraso lógico en eso de la apertura mental y el respeto a los géneros.

    En Méjico son machistas, y punto. Es una realidad. Incluso en D.F. han tenido que habilitar vagones diferenciados para mujeres y hombres en el Metro.

    Pero no todos los machistas son asesinos. Pero todos los asesinos de mujeres Sí son machistas.

    Eso hay que tenerlo muy claro. Porque en la investigación, sobre la que leí mucho en el pasado -ya que me pasé noches sin dormir después de ver el cadáver de una niña en un bidón lleno de cal con una expresión horrible- siempre, desde el poder policial y político, se intentó camuflar ese horror como peleítas de parejas y cosas de novietes. O promiscuidades femeninas.

    ¡Por Dios, si algunas eran auténticas niñas que no sabían ni lo que significaba esa palabra!.

    El tema no interesaba a nadie. Eran mujeres pobres, obreras, que trabajaban en las maquiladoras, en una zona igual al infierno, que debe ser esa maldita frontera entre México/E.E.U.U. una especie de tierra de nadie, que parece tener en el ambiente una especie de miasma diabólica que despierta los peores instintos, perversiones y depravaciones. Lean si quieren, para cerciorarse (yo lo dejé a la mitad) “Meridiano de sangre” de Cormac McCarthy.

    ResponderEliminar
  15. Valeria. No contradigo tu opinión, con la que acuerdo.
    Simplemente quiero ampliar y aclarar algunas cosas. Nunca he dicho que lo que pasa en ciudad Juárez no sea "machismo criminal".
    La discusión es por si buscar solución primero a un caso, o a todos.

    Está claro que estábamos hablando sobre violencia hacia la mujer, por eso cuando he dicho "violencia doméstica" me he referido a la violencia que se ejerce sobre la mujer en el seno del hogar.
    Y no estoy hablando de golpecitos, empujones y manipulación psicológica(que tampoco admito) sino de muertes.

    Muertes de mujeres adultas, adolescentes y niñas, seres inferiores para el machismo criminal. De orgías en las que participan los niños del poder y donde se secuestra, se viola y se mata a una mujer, amparados en la impunidad de sus padres. De padres y padrastros que organizan esas orgías, utilizando a niñas de 6 años (como lamentablemente me ha tocado vivir de cerca) con la complicidad de una madre manipulada por ese machismo criminal.
    Mujeres utilizadas para el comercio sexual y que son asesinadas cuando intentan escapar de ese círculo.
    ¿Hay motivo? ¿Cuál es?
    Sabes cuáles son para esos machistas hoy no limpiaste bien la casa o no me despertaste a tiempo o no tenías ganas de tener sexo, naciste mujer, sos inferior, te utilizo y te hago desaparecer cuando se me da real gana.

    Valeria. No he negado el machismo criminal de ciudad Juárez. He querido recalcar que no se puede tolerar en ningún lugar del mundo, ni sobre una sola de las víctimas.
    Porque yo las conozco a las futuras y he conocido a las que ya no están....y no me lo tiene que contar ningún libro. No se puede tolerar el machismo criminal y la inacción d los gobiernos.
    He sido víctima de la manipulación de ese machismo cuando he denunciado lo que estaba pasando y lo que se venía venir. He tenido miedo (para qué negarlo) y tenido que luchar para vencerlo, por principios.

    La muerte de una mujer por ser mujer, en ciudad Juárez y en Rosario, Argentina, y donde ocurra, no puedo justificarla, y una no le resta importancia a la otra.

    Espero que se haya entendido lo que he querido decir, en respuesta a Dr. Krapp cuando dijo que lo de ciudad Juárez era más acuciante solucionarlo. Entiendo que es acuciante solucionar todos los casos de estas muertes irreparables, terribles e injustas, víctimas del machismo, en todo el mundo.

    Con todo respeto te digo, que por ahí debe pasar la discusión. No por la geografía o la estadística.

    Que sea ciudad Juárez la nos puede llevar a este conocimiento y a esta discusión, es azaroso. La realidad está ahí, incontrastable.

    Un saludo, Valeria.

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado su respuesta Maracuyá. Podría, puedo y quiero, suscribirla punto por punto.

    Ya la había leído en algunas opiniones y siempre me pareció una persona lúcida, digna y comprometida -demasiado tal vez por lo que leo ahora- (tenga cuidado, si se arriesga demasiado, pueden incluso no agradecérselo) con el tema de la mujer.

    Es cierto, los asesinatos no deben categorizarse. Ni por número, ni por raza, ni por género, ni por situación geográfica... Todos son abyectos, despreciables y resulta indignante que queden (lamentablemente con demasiada frecuencia) impunes.

    Mi intención no era esa. Era matizar conceptos, que desde el poder siempre tienen una intención obscena: minorizar, ningunear e incluso ridiculizar a las víctimas, en este caso con insinuaciones veladas a sus vidas ligeras, viciosas y golfas. Algo que no se demostró en ningún caso.

    Muchas víctimas eran niñas entre 11 y 14 años, que simplemente se dirigían al colegio, o a su infame trabajo.

    El machismo jamás será erradicado. Porque está en los cerebros. Las leyes pueden proteger, y son imprescindibles, pero no tienen tanto poder como para destruir esa idea en los hombres (y también en muchas mujeres) que lo tienen muy enraizado en su mente.

    Tras ese machismo late una connotación sexual muy fuerte. Algunos hombres no aceptan que el sexo debe ser siempre, absolutamente SIEMPRE, consentido por ambas partes.

    Esos hombres no se resignan a copular “Con Quien Pueden” (y todos conocemos las limitaciones seductoras de infinidad de varones en el planeta) sino “Con Quien Quieren” y cuando no hay consentimiento, a esos hombres brutales y básicos, les queda el recurso de la fuerza bruta. Algo horrible pero tan antiguo como el mundo.

    Un saludo también para usted, Maracuyá.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Valeria. Te diré que no tengo vocación suicida. Pero no entiendo el demasiado compromiso. O uno se compromete con algo, o no lo hace.

    Las circunstancias me llevan a eso. Ante un niño, o niña molido a golpes o latigazos, con una luxación de cadera por sucesivas violaciones en su pequeño cuerpo. Ante una mujer con moretones y quemaduras en su cuerpo, y en su alma (y que viene a exponerlo como un pedido de ayuda), no se puede permanecer indiferente. Y aunque me he jugado por sacarlas de eso, casi siempre son ellas quienes deciden volver y ponerse, muchas veces, en mi contra...hasta que es tarde para salvar su vida.

    Pero no temas, he comprobado que la mayoría de esos machistas básicos y brutales, se vuelven cobardes cuando una mujer los enfrenta.

    Podés tutearme. Ha sido un gusto este cambio de opiniones con tan lúcida interlocutora.

    Otro saludo para vos.

    ResponderEliminar
  18. Cada uno debe elegir su batalla, su compromiso y evitar que el exceso de frentes le confunda o lo lleve a la pasividad. Priorizar es necesario, sobre todo cuando todo el cuerpo sangra y no tenemos ni tiempo, ni fuerza suficientes para limpiar y curar todas las heridas. Limpiemos las hemorragias arteriales que hacen peligrar la vida y luego intentemos curar las demás.

    ResponderEliminar