13 enero 2009

Última nana para un bebé rabioso


A pesar de su corta edad, Stewie Griffin, es el paradigma más sobresaliente de la corrientes filosóficas de este comienzo de milenio. El llamado por muchos "Nuevo Maquiavelo del Siglo XXI", se ha convertido en una respetada figura en los círculos intelectuales más iconoclastas con su discurso sereno, mordaz , algo cínico y decididamente matricida. Es verdad que la Asociación Internacional de Madres Lactantes y otros grupos de la misma índole, han decidido emprender una dura cruzada contra sus tenebrosas ideas -incluso se ha dicho, que han recurrido a imanes islámicos para que emitan una fatwa condenatoria- pero también es cierto que un número creciente de entusiastas tiene como libro de cabecera su controvertida obra maestra: "Última nana para un bebé rabioso" .
¿Cómo resumir su filosofía? Lo más fundamental, debemos decir que Stewie Griffin no es un autor original. En su obra convive en elegante urdimbre, ideas extraídas de Maquiavelo, -por ejemplo en lo relativo a la naturaleza del Estado y la mejor manera de apoderarse de él- el cuerpo doctrinal del pensamiento de Nietzsche -la confrontación entre moral de señores y moral de esclavos, la voluntad de poder y la llegada del Superhombre (el propio Stewie) como necesaria superación del hombre actual- y por último presupuestos tácticos entresacados del celebérrimo El Arte de la Guerra de Sun Tzu. Veamos un caso práctico:




¿Por qué esa extraña obsesión con su madre y aunque suene doloroso con su deseada muerte? ¿Qué representa la madre en la dialéctica stewiniana? ¿No es acaso la madre la más acabada representación de Gea, la Tierra que nos otorga sus frutos cuando se reviste de florida naturaleza? ¿Por qué Stewie quiere matar a la Tierra? Comprendemos que no perdone la banalidad de los seres que le rodean ¿pero ese ensañamiento con la figura matriz?
Sigamos leyendo:

    • Dios, qué hago, tirarme a una cerda! ¡Soy igual que mi padre!
    • Los monos son demasiado inteligentes para que el gordoseboso o la guarra de Lois desciendan de ellos.
    En la primera máxima, el otro progenitor se suma al discurso hostil de Stewie, provocando en el filosofo-bebé un cuestionamiento de su propia personalidad al calor de la posible semejanza con su lamentable padre. En la segunda, se pone en cuestión, de forma magistral, la teoría evolutiva darwiniana en beneficio de una revolucionaria visión en el que los simios, al igual que en el planeta de los idem, ejercen su supremacía sobre la especie humana. Veamos más casos:
    • ¡¡Oh cielos por fin ha ocurrido!! ¡Se ha hecho tan grande que se ha colapsado en sí mismo como una supernova! (¿Puede el Yo colapsarse cuando desborda sus límites y ocupa todo el espacio disponible en el Ello?)
    • ¡Eh, oiga! ¿Llama tetas a esos implantes baratos? ¡Eso no son tetas, son PATRAÑAS! (Un ataque directo y en pleno plexo solar a las lacras del esteticismo consumista del Siglo XXI)
    • Dejar la leche materna es lo peor que me ha ocurrido en la vida. Seguro que a los Padres Fundadores no les costó tanto la Declaración de Derechos. (Una afirmación clara de la inutilidad de la existencia humana después de los dulces primeros momentos, cuando la materia primordial, lo único realmente importante, nos mantenía vivos)
    • Maldita seas. vil mujer, has impedido mi trabajo desde el día en que escapé de tu despreciable útero. (Con razón este comentario provoco la violenta reacción de grupos feministas y madres lactantes -éstas llegaron a amenazar con una huelga inédita de mamas secas- que llegaron a exigir que se les entregase la cabeza de Stewie Griffin para usarla como balón reglamentario en la temporada regular de fútbol americano)
    • Has oído Meg? Los hombre se pueden casar con hombres así que...oh, es curioso. Pero si se pueden casar entre ellos ya puedes ir olvidándote, no? No tienes nada que hacer. Se acabó. (Como buen seguidor de Nietzsche, no tiene compasión por su hermana a la que considera viciada por una moral debil y enfermiza que la condena a un seguro fracaso futuro)
    Otros ejemplos:
    • La reafirmación del yo a través del exhibicionismo sexual:


    • Y por último la ácida deconstrucción de un mito sagrado:

    Pronto, cuando se edite la siguiente obra de este autor primordial de nuestro tiempo, podremos calibrar en su justos términos el alcance, la fuerza y la capacidad de sorpresa de su extraordinario y novedoso pensamiento.

    17 comentarios:

    1. Aún recuerdo aquel fantástico momento en que Stewie, tras secar y lamer una lágrima de Meg, pronunciaba las palabras que marcarían el comienzo de una nueva era llena de camisetas y nicks del Messenger entre todo el populacho seguidor de sus enseñanzas:
      "Oh, sí... sí... tu angustia me alimenta."
      Completamente comprensible que, dada su prematura consciencia de la materia fecal imperante cada rincón del planeta, Stewie comprendiese que lo único bueno de nuestro campo de simulación interno es la posibilidad de experimentar en cabeza ajena, al contrario de lo que podríamos concluir leyendo nuestro tan objetivísimo refranero popular. Regodearse en desgracias ajenas es sólo una clara muestra de sus fervientes deseos de expandir los límites de su sapiencia mediante una espeluznante, esperada, esperanzadora y espesa especulación tragicómica de algo que ni siquiera recuerdo. Puta yerba.

      ResponderEliminar
    2. Cabal afirmación de nuestro ínclito, turbio y sabio personaje, piojo pensante depredador de lindas conciencias de tendedero y adalid de nuestro tenue malestar almidonado en tardes domingueras de vermouth, cocido y bandeja con pastas traída a media tarde por la abuelita con la pretensión de sobornar a la familia para que se olviden de enviarla a una residencia de ancianos de esas caras y con caché. Habrá que cambiar de yerba.

      ResponderEliminar
    3. No deberías leer esto... Es retorcidamente maquiavélico. Entra, mira y ya nos contarás:
      http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

      ResponderEliminar
    4. confieso mi ignorancia. Nunca jamás vi a ese maquiavélico bebé. Estaré atenta...no puedo opinar sin conocer pero me arriesgo a preguntar sin haber visto nada más que lo que está aquí. No hay muchs personas que se le parecen? que tienen las mismas intenciones y el poder para hacerlo? no hay peligro que quienes ya no son bebés lo idolatren y se identifiquen con sus actitudes? Sé que es humor e ironía, pero todos lo ven así? Bueno, soy una inconsciente, ya me informaré y entonces volveré a opinar, por ahora interrogo.

      ResponderEliminar
    5. Carolus, estoy tentado de hacerte caso y no leer eso que me pones, espero que tú me puedas convencer de lo contrario.

      Mara y Cuyá, vivimos una época donde la insolencia está de moda y creo que fundamentalmente por la prepotencia de los solemnes que se han propuesto que pensemos que la realidad es algo hecho a la semejanza de sus inquietudes. Esa expresión tan cansina ya de "lo políticamente correcto" tiene su respuesta en la mitificación de la insolencia y la provocación.
      Esta serie de dibujos animados, "Padre de Familia", pretende ir un poco más allá de lo conseguido en Los Simpson. Es mucho más ácida y corrosiva por eso es más graciosa a veces escandalosamente graciosa. Sin embargo, en esta entrada más que hablar de la serie en sí pretendo hacer una exégesis de la misma utilizando ese tono soberbio, pedante y cursi que tanto utilizan los críticos y esos llamados especialistas en Nuevas Tendencias.

      ResponderEliminar
    6. Niños de este calado cada vez hay más, de adolescentes se convierten en expertos en todo menos en lo que deberían, y ya de mayores acaban siendo egonios de los malos.

      ResponderEliminar
    7. Yo tengo que reconocer que lo adoro, y la relación con el Brian y su madre me encanta. Maquiavélico, sí.

      ResponderEliminar
    8. No puedo opinar Doc. porque no he visto ni una de este niño-bebe. No lo conozco, quizás porque no me gustan este tipo de dibujos, pero tengo que decirte que tampoco me gustaba lo más mínimo cuando hacían el CHIN CHAN, , y es que creo que a veces los dibujos para adultos, tiene que ver mucho con las actitudes de los más pequeños, quizás porque también veen estos dibujos.

      En cualquier caso este tipo de dibujos en paracer hacen más mal que bien. Opinando sin criterio alguno ya que no lo conozco!!

      Besitos Doc.

      ResponderEliminar
    9. Me parece una temeridad opinar sin conocimiento de causa. Pero que conste que he hecho los deberes, ¿eh?

      Muy logrado lo de "pretendo hacer una exégesis de la misma utilizando ese tono soberbio, pedante y cursi que tanto utilizan los críticos y esos llamados especialistas en Nuevas Tendencias".

      Ya está aclarado, pero por un momento había pensado no muy bien de Vd. Dr. Krapp...

      Saludos

      ResponderEliminar
    10. En mi casa se ve "padre de familia" los findes (no sé si lo echan entre semana)...
      Familia curiosa donde las haya. No sólo Stewie es singular, aunque sí el más mordaz. Porque una familia donde el padre es retrasado, el perro está enamorado de la madre y todos odian a la hija de la familia.... pues es como mínimo raro y aunque impactante, en mi opinión se dan demasiadas circunstancias a la vez que no representa a nadie.
      Yo me quedo con los Simpsons... mucho más simples, como yo :D

      Un beso Krapp y buen finde

      ResponderEliminar
    11. Angie, no todos los que dicen ser egonios buenos son tabbuenos y los malos, a veces, ay a veces, solo son gruñones o fanfarrones.
      Maritoñi, ese humor grueso ya veces subido de tono, es purificador ante tanta fanfarria sin sentido.
      Amiga Lisebe, uno cuando observa estos dibujos por primera vez puede que hasta le resulten escandalosos pero al final se les coge cariño, por lo menos eso le ocurre a este doctorcito. (En La Sexta toda la semana después de las 3 de la tarde).
      Líbreme el Señor de los Cielos del pésimo concepto que has tenido de mi por el contenido de esta entrada, Luis Antonio. Aunque como bien dice el refrán, piensa mal y acertarás:-)
      Adoro Los Simpson,Novicia, adoro el humor algo gamberro ya que lo considero purificador. Nadie se identifica con personajes tan radicales, como nadie se identificaba con Mortadelo y Filemon, Doña Urraca o el reporter Tribulete que en todas partes se mete, pero son increiblemente divertidos.

      ResponderEliminar
    12. Considero que pone en palabras senrimientos infantiles que desde el psicoanálisis se saben que existen en la infancia. La tiranía del bebé, el perverso polimorfo... y un largo etc. Para mí es magistral la relación madre-bebé.

      Felicidades por dedicarle una entrada a Stewe.

      No sé si sabe que fue censurada parte de una de las películas y tras varios juicios consiguieron poder difundir la peli completa en USA. Sólo ha ocurrido una vez en USA que tras una censura se pueda publicar íntegra de nuevo. Y ha sido con FAMILY GUY

      ResponderEliminar
    13. Querido Dr. Freud , fue la presión popular la que consiguió que se reanudase la serie y eso es extremadamente reocofortante en tiempos de aciago conformismo.
      Lo único que hace Padre de Familia, tal como dice usted, es visualizar sentimientos latentes y reprimidos en el subconsciente colectivo e individual de las personas.

      ResponderEliminar
    14. O llevarlos a la realidad, es un buen ejemplo para que algunos no quieran tener hijos...
      Dejando ese tema incosnciente o subconsciente de lado para los doctores, es una serie que me encanta; el personaje de Stewie es magistral pero también la madre, el perro,,, bueno, todos.

      Saludos.

      ResponderEliminar
    15. Por cierto, doctor, me alegro de que ya te guste la serie. En unas cosas se evoluciona para mal y en otras para bien; algo es algo :P

      ResponderEliminar
    16. Fauve, reconozco que un primer momento no me llamaba la atención por su dibujo clasicista pero fue cosa de ver el primer capítulo y me enganchó hará cosa de un año.

      ResponderEliminar