18 enero 2009

Suicidios de baratillo









21 comentarios:

  1. Pobres suicidas, cómo comercian con ellos y cómo se rien de ellos. El último me ha parecido especialmente divertido, con la prueba de demostración ¿Sabe usted cómo se puede trabaajr en el Centro Estatal de Atención al Suicida? Es por mi marido, que está en paro.

    Buenas parodias alrederor de los suicidas!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por quitarle dramatismo y aportarle sentido del humor a algo tan trágico.
    Tengo experiencias al respecto que helarían la sangre al más pintao y las relataria si no fuera porque se me abren heridas antiguas y hoy no es momento para eso porque no me siento lo bastante fuerte para soportarlo.

    Gracias por buscar y seleccionar todos estos episodios que llevan casi al esperpento una situación tan complicada. El humor es lo mejor para desdramatizar la realidad.

    Un beso Krapp

    ResponderEliminar
  3. Desencuentro
    ....................
    Por eso en tu total
    fracaso de vivir,
    ni el tiro del final
    te va a salir.

    Te recomiendo la versión de Goyeneche Dr. Krapp. Claro que es un poco más dramática.
    Como Novicia Dalila he vivido experiencias muy cercanas y dolorosas. Sin embargo eso va guardado en otro rincón y he podido disfrutar y reír con cada uno de los videos.
    Parafraseándote
    ¡Qué maravilla el buen humor y qué triste la realidad! Así es la vida. Gracias.
    Geniales mis compatriotas Les Luthiers

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué sesion de cine, Dr. Krapp! ¿Alguna sugerencia para suicidio de brujas? Creo que me quedo con el de la regadera y el arbolito, que es a largo plazo. Todavía me quedan muchas cosas por hacer y la vida es breve.

    ResponderEliminar
  5. Tengo entendido, Maritoñi, que las oposiciones al Centro Estatal de Atención a Suicidas son extremadamente duras. Pocas plazas y muchos opositores. Además se producen muchas bajas por el contenido del temario, realmente fúnebre. Usted verá si tiene interés en desprenderse de su marido.
    Novicia, sin humor la vida es un chiste malo en su segura ridiculez.
    Gracias, Mara corro, presto y dispuesto a localizar en Internet ese tema del siempre maravilloso Goyeneche.
    A ver, Angieaclarémonos. ¿Quiere que le sugiera un suicidio propio de una bruja o prefiere hacer las cosas que le quedan por hacer, ya que la vida es breve?. A mi como suicidio gratificante para los de su actividad brujeril me gusta el tema de la autocombustión, eliminando toda aquella espectacularidad antigua pero costosa, de quema de brujas en la plaza pública con autoridades, populacho y un número indefinido de extras.

    ResponderEliminar
  6. No he podido abrir los videos, pero da igual, -al menos a mí- si el tema va sobre los falsos suicidas, o de los que simplemente se hacen “pupa” para llamar la atención (no sé para que demonios quieren la atención de quien los ha considerado invisibles hasta entonces) está todo dicho.

    No todo el mundo va a ser espectacular y se va ha hacer el “hara kiri” para demostrar un par de bemoles o una “falsa dignidad” a la hora de la desaparición.

    Si la dignidad sirve de poco en la vida, menos servirá a la hora de la muerte. Así que la chapuza en el suicidio, no sólo es legítima y comprensible sino que parece la única alternativa posible.

    Buscarse excusas (como la de regar ese arbolito para aplazar el pim pam pum) es una forma de esperanza o autoengaño.

    Manida la cantinela: “No he escogido nacer…”

    ¿Manida la cantinela: “Siempre puedo escoger morir…?

    Hay muchas más vidas de mercadillo que suicidios de mercadillo.

    Todavía son una inmensa mayoría los que abogan por: “Antes la mayor vida de perros que ninguna…” La actualidad nos lo confirma todos los días.

    Lo más obsceno es intentar entender a un suicida después de muerto. Me parece casi prostitución. Intentar dar un diagnóstico a posteriori, para lavar conciencias de supervivientes “tipo” que siempre necesitan una explicación para todo.

    Y esos sí que ofrecen un muestrario chapucero de “topicazos” propio de los militantes en el horripilante “sentido común”:

    “Tenía problemas…”
    “Debía dinero…”
    “Sufría depresiones…”
    “Su mujer le ponía los cuernos…
    “No tenía trabajo…”


    Y la Súper-Estrella de las conclusiones: “Era un/a cobarde…”

    ¡Para tirarse del Empire State! ese sí un suicidio que no tiene vuelta atrás e invalida toda posibilidad de quedar a medias.

    Eso sí, todo el mundo tranquilo, el suicidio no es contagioso como la tuberculosis.

    Por lo tanto (al no haber visto los videos que supongo cómicos) suscribo -como el resto de opinantes- que el humor es el recurso más preciado que posee el ser humano.

    ResponderEliminar
  7. Una ayudita Dr.

    http://www.todotango.com/spanish/las_obras/letra.aspx?idletra=320

    ResponderEliminar
  8. alegrate dentro de tu tristeza chaman.

    ResponderEliminar
  9. Por fin se afronta el tema del suicidio de una vez en este blog, que para eso entré. Me ha perecido una forma genial de afrontarlo, pero como dice Novicia, sin áportar humor a algo tan trágico....

    ResponderEliminar
  10. Amigo, Anónimo, contemple la posibilidad de que ese, y perdone la expresión "anonimato", de los posibles suicidas haya propiciado la necesidad imperiosa de una solución pomposa y espectacular. Hasta el más mediocre espera la guinda que salve al final el contenido insípido de la tarta.
    No estoy de acuerdo tampoco en que la chapuza tenga que ser la alternativa. La única chapuza posible en este terreno es el fracaso. Pero el acto es humano y como humano es ridiculizable, aunque sea como forma de perder el miedo a su absoluta radicalidad.

    Miles de gracias, Mara y Cuyá otra obra maestra de la maquinaria tangueril ¿Y van?

    Apologética el Chamán hace arte de su tristeza por eso es mejor que persevere en lo que mejor sabe hacer. Gracias por el consejo en su propio nombre.

    No es justo, Soport hay bastante entradas sobre este tema:
    http://suicidasperezosos.blogspot.com/search/label/Galer%C3%ADa%20de%20suicidas
    pero tampoco podemos perder la perspectiva: es un blog sobre suicidas perezosos ¿y que van a hacer estos individuos mientras se abandonan a la pereza? Pues hablar de otras cosas.

    ResponderEliminar
  11. Me ha costado mucho entender su respuesta –como siempre, y seguro que no la he entendido- y por fin me he decidido a ver alguno de los videos y me ha parecido genial el último. La concatenación de absurdos siempre me ha parecido fascinante. Sobre todo como espectáculo.

    Y ha valido la pena abrir estos videos aunque solo sea por volver a ver a la bellísima Emma Cohen en su antiguo esplendor.

    Sigo insistiendo que estos suicidas chapuzas me encantan. No soporto a los estetas, que aún en el último momento quieren dejar un bello cadáver (o una bella muerte, que al final es lo mismo)

    Totalmente de acuerdo que mientras se espera hay que seguir haciendo el chorra hasta el final.

    Y nunca es tarde.

    Si una mente lúcida y brillante, como la de Sándor Márai, por ejemplo, esperó hasta los 89 años, significa que incluso los más sabios al final prefieren ganarle (o hacerse la ilusión de que la ganan) la partida a la decrepitud y a la muerte (como ejecutora).

    Es una forma absurda y lúcida de venganza contra la propia naturaleza humana que al final es la verdadera tirana de todas las vidas. Pero todo es absurdo.

    ResponderEliminar
  12. Quien se ha suicidado en el 75% de las ocasiones lo ha dejado escrito o se lo ha comentado a alguien. cuidado con los anónimos.

    ResponderEliminar
  13. Personalmente agradezco su acotación Dr. Freud, pero el tema no iba sobre si los suicidas dejan o no su intención de suicidarse por escrito, sino si sus “suicidios” son chapuceros, o de baratillo, o... con la denominación que se elija.

    Estos videos tratan de parodiar al suicida “nada convencido” de su decisión. Ridiculizar un acto tan dramático hace que pierda su pavor.

    Los anónimos somos tan peligrosos como los nicks: Dr. Freud, Habitación con vistas, Princesas doradas, Fresas Salvajes, O club de fans de Obama…

    O sea: Absolutamente nada.

    El peligro en un entretenimiento tan inocuo como éste, es exactamente el mismo que el de apuntar a alguien con una pistola de agua: ¡Ninguno!

    Ponerse nicks a estas alturas de la película, me resulta tan absurdo como llevar uniforme. Aunque es respetable que lo haga la gente, sobre todo si tiene un blog y es autor a la vez que comentarista.

    También es legítimo que la gente prefiera “reconocerse” y relacionarse incluso más que leer un comentario.

    Si el sistema (que todos aceptan) permite el anonimato, es precisamente por eso, por considerar que el comentario no necesita autor, sino que es optativo.

    ResponderEliminar
  14. No entiendo como no me entiende, Anónimo.
    Mi comentario dice que el suicidio puede ser, en algún caso, el acto de contrición de una vida anónima que pretende terminar de forma pública, brillante y notoria. Lógicamente un interés así es inevitablemente esteticista ya que una decisión tal pretende ser grandiosa y no ridícula. Luego pasa lo que pasa, todo se estropea por cualquier minucia y lo grande deviene en algo atrozmente estúpido.
    Dr. Freud hay una necesidad de hacer público un suicidio ya que en el fondo ese acto es una protesta contra la vida y su malaventura. Por eso es necesaria darle una publicidad incluso aunque el sujeto que la vive haya elegido una vida oscura.

    ResponderEliminar
  15. El que de verdad quiere quitarse la vida, sin dramatismo y sin teatro, lo hace y punto. Sin notas, sin avisos, sin amenazas... Directamente toma la determinación y lo lleva a cabo como sus medios lo permitan.

    Sigo jodida con este tema. Siento traer este halo de dramatismo. Sorry

    p.s. No sé si halo es con hache o sin hache, no tengo ganas de buscarlo y me gusta más con hache, así que lo dejo así

    ResponderEliminar
  16. No he visto los vídeos, pero sí a Anónimo, y estoy muy pero que muy contenta, digo enfadada, de que haya vuelto y no me haya avisado, ¡desde luego! con lo que yo te quiero, ¡qué mal me tratas!
    Estoy por volver a hacerme seguidora de este blog para leerte.
    Besos, Anónimo, y saludos a todos los demás.

    ResponderEliminar
  17. Quizás muchos no quieran quitarse la vida, Novicia, si no que les ayuden a recuperarla. Halo es con h, has acertado.
    Saludos, Fauve.

    ResponderEliminar
  18. Sobre Les Luthiers. Son maravillosos. Tuve a suerte de verles en directo hace dos años aquí en Madrid y si puedo emplear algún ejemplo de ellos en mis clases de música, no lo dudo.

    ResponderEliminar
  19. Y lo mejor de todo es que son siempre modernos y actuales. Su humor es universal y eterno, Valentín

    ResponderEliminar
  20. De la buena selección que has puesto me quedo con les luthiers. Unos fenómenos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Por supuesto, aunque ese programa de humor vasco "Vaya semanita" se merece todos los elogios.

    ResponderEliminar