27 diciembre 2009

Sobre cómo sobrevivir al vértigo del tiempo

Respira hondo antes de hacerle frente. 
Agárralo por las solapas-calendario.
Contémplalo con desdén, pero sin abismarte en su iris. Su mirada mortal podría succionarte sin remedio a un lugar sin puerta de salida. 
Dile lo que piensas. Lo que siempre has creído de él. 
De sus  desmanes. De su burda rueda mortal. 
Cuando se lo hayas dicho todo. Sal de ahí. 
Huye afuera sin esperar respuesta.
Pero sobre todo, arroja tu reloj de pulsera y ni se te ocurra celebrar el Año Nuevo.
 

13 diciembre 2009

¿Hotel o tonel?


Ensordecido por el ruido de mis contemporáneos, avanzaba sonámbulo por la Avenida de la Cordura. Casi sin darme cuenta había recorrido más de la mitad de mi trayecto y solo ahora  era consciente de caminar por una senda excesivamente recta, aburrida y previsible. Como no sabía como distraerme, decidí dar rienda suelta a mi mirada dejando que pastase libre por los callejones oscuros de las esquinas. En uno de ellos me llamó la atención un objeto de madera cilíndrica que me guiñaba un ojo.
  • Vaya, -pensé- un tonel invitándome a que descubra sus secretos. Eso no es habitual en esta atestada avenida. 
Allí me fui yo, tras el tonel. Llegue a su altura, le hice una reverencia y me metí dentro. Bajé como cuatro o cinco escalones y me encontré en una lujosa habitación color lila, iluminada por  tres lámparas de araña. Había una gran cama de matrimonio en el centro y enfrente, un amplio espacio cubierto por una cortina también de color lila.  Al otro lado, cerca de un vigoroso armario,  una puerta debía de conducir a otra instancia, quizás el cuarto de baño.
  • Me gusta el lila, aunque esté de moda. 
Encima del cabecero de la cama descubrí varios interruptores. Le di al primero y al segundo, me respondió una voz:
  • Servicio de habitaciones, dígame. 
  • Estoy contrariado, señorita. Entré en un tonel y ahora me encuentro en un hotel. Una suite de lujo, oiga; pero no es el tonel que despertó mi curiosidad e hizo que variase mi ruta.
  • No se venga abajo con tanta facilidad. Dele al botón verde, el que está al lado del que ha apretado antes, y verá.
  • ¿Qué veré?
  • Verá.
Al darle al botón, se abrieron automáticamente las cortinas y vi el camino desde el que había llegado, ahora radiante de optimismo. Llamé otra vez al servicio de habitaciones.
  • Servicio de habitaciones, dígame. 
  • Señorita, soy el sonámbulo de antes. Mire, es que ahí fuera algo ha cambiado. La avenida parece distinta desde este ventanal. No es como la recuerdo. 
  • Claro, ahora tiene color. A usted le habían convencido de que las cosas eran oscuras o claras. Nada más. Acaba de descubrir que hay muchas otras gamas posibles.
  • ¿Entonces, me habían engañado?
  • Me temo que sí, doctor. Para ellos es más cómodo enseñar que la vida solo usa dos colores, así no tienen que dar demasiadas explicaciones. 
  • ¿Ellos? ¿Quienes son ellos? 
  • Los que le han convencido de que un hotel es un tonel. Los mismos que le convencieron para andar hasta el final de la avenida, sin preguntar el motivo.
  • Ahora se las pediré.
  • Déjelos. Han quedado atrás. Usted está en otra historia. Acomódese. Aquí tiene todo lo que necesita para llevar una vida apacible.
  • Señorita, ¡pero es que  tampoco sé ahora donde estoy!
  • No hay problema en decírselo, señor doctor. Está usted en el hotel de Diógenes.
  • ¿Pero no era un tonel?
  • No caballero, ese es parte de la mentira que le contaron. Hacer creer que es angosto tonel. lo que a todas luces es un hermoso y confortable hotel.

07 diciembre 2009

El show debe seguir, la fábrica no puede parar.



"Casi 39 años después de la clamorosa muerte de Luigi Tenco, el famoso cantante italiano que, a los 29 años, tras verse derrotado en el festival de San Remo, decidió quitarse la vida, un magistrado italiano decidió reabrir el caso. "Molestaremos la paz del pobre Luigi Tenco por amor a la historia de la música", anunció el fiscal Mariano Gagliano, que en el marco de una nueva investigación ordenó que a principios de enero se exhume el cadáver del artista.

El fiscal adelantó que la nueva investigación no aportará novedades espectaculares. Pero, al menos, despejará todas las dudas que siempre rodearon su muerte. Esta, en efecto, fue un hecho trágico que conmovió a los italianos, y que la magistratura, al parecer presionada, quiso cerrar rápido, a las apuradas, porque "el show (en este caso, el Festival, debe seguir)".

Así, se trató de una muerte mal investigada, y archivada de inmediato como suicidio, sobre la cual se tejieron miles de hipótesis y leyendas. Tenco se pegó un tiro de una pistola Walter Ppk calibre 7,65 en la madrugada del 27 de enero de 1967. Su cuerpo fue hallado en el piso de la habitación 219 del lujoso hotel Savoy de San Remo por su mujer del momento, la cantante francesa Dalida (que también se suicidó, en 1987).  

Dalida había cantado junto con Tenco en San Remo Ciao amore Ciao, un tema poco antes excluido de la final por un jurado popular. Esa noche, deprimido, Tenco había rechazado ir a cenar con ella y sus amigos. Se encerró en su cuarto de hotel, donde tomó grapa y Pronox, un calmante. A las 2.10 de la madrugada, la mujer hizo el macabro hallazgo en la habitación del hotel.
A las 2.45, el cadáver fue llevado a la morgue. Y poco más tarde, a las 3.30 de la mañana, fue nuevamente trasladado al cuarto 219 del hotel Savoy, el escenario de los hechos, para que los periodistas pudieran sacarle fotos... Algo considerado hoy no sólo una grotesca puesta en escena.
Al margen de esto, nunca se hizo una autopsia, ni una prueba de parafina, ni tampoco un sumario de reconocimiento del escenario del crimen. Tampoco nadie se explica por qué en las fotos del cadáver se deduce que Tenco se disparó sobre el lado izquierdo del rostro, cuando él no era zurdo.
Lo cierto es que en la habitación se halló una nota manuscrita por Tenco -jamás analizada-, que explicaba el porqué del suicidio:"Hago esto no porque estoy cansado de la vida (todo lo contrario), sino como un acto de protesta en contra del público que manda a la final ´Io tu e le rose´ (otro tema presentado en el festival)... Ciao, Luigi". Esta carta será puesta bajo la lupa de peritos caligráficos. Según sus amigos, Tenco amaba demasiado la vida como para quitársela."

 (ROSSEND DOMENECH - EL PERIODICO - 27/12/2005)
(El caso fue archivado cuando el  fiscal no encontró nada relevante) 
La calle de siempre,
blanca como la sal
El grano que crece,
los campos que se aran.
Mirar cada día
si llueve o hace sol
para saber si mañana
se vive o se muere
y un buen día decir basta y largarse
Ciao amore, ciao amore
ciao amore ciao.
Marcharse lejos
a buscar otro mundo
decir adiós al patio
alejarse soñando
y luego mil calles
grises como el humo
en un mundo de luces
sentirse nadie
saltar cien años en un solo día
de los carros en el campo
a los aviones en el cielo
y no comprender nada
y tener ganas de volver a tu lado
Ciao amore, ciao amore, ciao amore ciao.
No saber hacer nada
en un mundo que sabe todo
y no tener un duro
ni siquiera para volver.
Ciao amore, Ciao amore, ciao amore ciao...




"Dalida murió el 3 de mayo de 1987 como consecuencia de una sobredosis de somníferos, en la soledad de su maravillosa casa de la rue d´Orchampt nº 11 bis, sita en el parisino barrio de Montmartre. Contaba 54 años. Seguía así la senda que también habían seguido sus tres grandes amores: Luigi Tenco (muerto en 1967), Lucien Morisse (primer esposo de Dalida, el cual se suicida en 1970) y Richard Chanfray (fallecido en 1983). Junto a su cuerpo se encontró una nota de despedida: Pardonnez-moi, la vie m'est insupportable (Perdónenme, la vida me es insoportable)." (WIKIPEDIA ESPAÑOL)

02 diciembre 2009

Dios está con nosotros

Hoy, 23 de agosto de 1492, es un día importante para la Ciudad Eterna. En esta gran explanada donde queremos ver construida muy pronto una nueva basílica, se han reunido miles de miniaturistas, copistas, editores y encuadernadores de todo el orbe cristiano con el objetivo de exigir a las autoridades que tomen medidas drásticas y urgentes en favor de la literatura manuscrita y en contra de la difusión y desarrollo de la imprenta. Su portavoz, el anciano monje Ludovicus Eduardus Autus declaró a los medios:
  • Si no tomamos medidas, en cinco años ésto desaparece. Si desaparecen los manuscritos desaparecerá la forma de vida de miles de personas y terminarán por desaparecer los propios libros entendidos a la manera tradicional. La única posible. La cultura no puede ser plebeya, ni ser tan barata, ni estar al alcance de cualquiera.
También ha manifestado:
  • Queremos que el Santo Padre se implique en esta cuestión y si es necesario que agote todas las vías posibles.
  • ¿Incluso aunque fuera a través de una posible excomunión o con la intervención del Santo Oficio?
  • Sí, creemos que la excomunión o la actuación de la Inquisición contra impresores y lectores de esos nauseabundos libros, podría ser una medida que asegurara que el invento de ese diablo tedesco llamado Gutenberg no termine por acabar con nuestra ingente labor en favor de de la humanidad cristiana, de la que nosotros solo somos humildes servidores. Queremos seguir fieles a nuestras tradiciones, las que nos han permitido llegar a las altas cotas de progreso de las que disfrutamos en este portentoso siglo XV.  Como pueden ver, nada nos importa tanto como el bienestar general. Y además sabemos que Dios está con nosotros. La mayoría de nosotros somos religiosos que hemos entregado nuestra vida por su causa.
  • Ya, con Dios de su lado todo será más fácil.

    29 noviembre 2009

    Geografía del dolor: Cuatro días para acabar con un hombre



    Televisión Española 25/11/2009:
    Detienen a un hombre por causar lesiones y quemaduras a una niña de tres años
    * Se trata de la hija de su compañera sentimental
    * El arrestado se presentó con ella en un centro de salud
    * La pequeña permanece ingresada con pronóstico grave
    * La detención se ha producido en un municipio de Tenerife
     
    Televisión Española 27/11/2009:
    Fallece la niña de tres años agredida por el novio de su madre en Tenerife
    * Según han confirmado a RTVE.es fuentes del hospital, ha muerto de madrugada
    * Desde el centro han preferido no dar información del cuadro clínico
    * El agresor ha pasado este viernes a disposición judicial

    Televisión Española 28/11/2009: 
    Libertad sin cargos para el detenido por la muerte de una niña en Tenerife
    • El joven fue detenido tras llevar a la menor a un centro de salud
    • La niña, que presentaba varias lesiones, falleció en el hospital
    • La autopsia revela que su muerte se produjo por un accidente
    • En el mismo hospital se descartó que sufriera abusos sexuales

    24 noviembre 2009

    (Pre)Manifiesto (Anti)Cursillista



    Un fantasma recorre el mundo: el fantasma del cursillismo. Con ese fantasma se han conjurado en santa cruzada todas las fuerzas del mal: el papanatismo y el azar, la falacia de la formación permanente y el complejo de inferioridad, el aburrimiento, el fundamentalismo de las políticas educativas y la obsesión ridícula por el ocio útil.
    No hay un solo adversario de esta política cursillista al que los gobernantes no lancen al rostro acusaciones estigmatizantes: obsoleto, caduco, trasnochado etc...
    Pero debemos denunciar esta fiebre cursillista y  convencer a la opinión pública de que aunque la existencia es un constante aprendizaje, no por ello debemos vivir sometidos a una instrucción que nos convierte en sonámbulos aprendices de por vida. 
    Vistos los hechos, podemos desprender dos consecuencias:
    1. El cursillismo no es la panacea de la felicidad por muchos diplomas que se consigan.
    2. Ya es hora de que los perpetuos estudiantes expongan a la faz del mundo todo lo que han aprendido.
    Con este fin, ex-cursillistas de todas las nacionalidades hemos decidido que algún día nos reuniremos  para redactar el preceptivo manifiesto, siempre y cuando nuestro recuperado autodidactismo nos lo sugiera.
    Hasta entonces, fastidiaros si caéis en la trampa.

    16 noviembre 2009

    Gatos que no quieren ser mascotas

    Estamos en el año 2000 y pico después de Cristo. 
    Toda la Gatia está ocupada por aburridas mascotas caseras...
    ¿Toda? 
    !No! 
    Un callejón poblado por irreductibles gatos callejeros resiste todavía y siempre al invasor. 

    Y aunque la vida no es fácil con tanto vehículo motorizado, 

    tanto rico manjar envenenado, 
    tanta obsesión humana por la limpieza urbana,
    y tanta mala bestia a dos patas
    dispuesta por capricho a despanzurrar a un precioso gatito;
    tampoco quieren convertirse en castrados gordos neuróticos  
    con cita mensual en el veterinario
    siestas de veintidós horas 
    y paseos rutinarios entre dormitorio, sala y cocina.  
    Simplemente es su derecho ¿o no? 

    09 noviembre 2009

    Lo que Judson unió...


    Sí, a ti Whitcomb L. Judson
    A ti te le digo. 
    Te sientes orgulloso, ¿eh? Seguro.
    Claro, el gran inventor se siente satisfecho de su obra. 

    Primero lo intentaste con un tranvía moviéndose por aire comprimido a través de un sistema de pistones subterráneos. Conseguiste que te montaran una línea para probar tu cachivache y nada menos que en la capital. En Washington.
    Durante dos semanas tuviste a la población en vilo:
    • Ohhh el Ferrocarril Neumático de Judson.
    • Ohhh, el futuro esplendoroso ya está aquí.
    Fracaso estrepitoso. Los tranvías eléctricos resultaban más económicos y prácticos.
    No te conformaste. No señor, seguiste erre que erre. 
    Sacabas patentes al mercado como un mago saca un conejo de la chistera. 
    Seguro que te decías: 
    • Alguna caerá, digo yo
    Y cayó. Vaya si cayó. 
    En 1890 inventas un instrumento maligno. 
    Diabólico.
    Asesino.
    Es cierto que tú no le pusiste el nombre. Es cierto que solo pusiste a andar la máquina y que luego otros la hicieron más compleja, más sutil, más terrible. Algo semejante a ese Dios téista, mero creador del Universo, que admiraba Voltaire y que los antidarwinianos utilizan para recusar el evolucionismo.
    ¿Recuerdas cuando Mr. Anderson, examinador de patentes, frunció el entrecejo y
    rechazó tu invento en gesto benevolente hacia la humanidad futura?  
    Poco duró la cosa. El buen hombre te pidió que lo mejorases, porque se parecía demasiado a otros artefactos que habían pasado por aquella pulcra oficina.
    Te pusiste a trabajar -obsesionado por la idea que no te dejaba dormir- y presentaste tu mecanismo de nuevo en 1893. 
    Fue aprobado y las lágrimas rodaban hasta tu barba de orgulloso inventor. 
    No había duda, la Humanidad  te debía una. 
    ¡Qué feliz eras en la Feria Mundial de Chicago y luego cuando pusiste los cimientos de tu empresa, la Universal Fastener Company
    Al principio la cosa no iba bien del todo ya que los fabricantes desconfiaban de aquel extraño producto que no siempre funcionaba como debía. Hasta que tu empresa contrató a aquel ingeniero sueco que mejoró de forma ostensible aquel  primitivo aparato. 
    Crecieron sus dientes, pero se siguió atorando. 
    Se siguen atorando hoy en día, aunque aparentemente hubierais conseguido la unión perfecta entre machos y hembras.
    No tan perfecta. 
    Si lo piensas bien, no puede haber una unión perfecta entre machos y hembras. 
    Y eso lo sabes tú bien. 
    Lo tuviste que saber desde el momento en que te hiciste responsable de ese instrumento que atormenta nuestras vidas y que cuando somos cadáveres, nos las cierra al mundo embutidos en esas tremendas bolsas oscuras en las que nos conducen a la funeraria. 
    Malditas cremalleras.


    28 octubre 2009

    Yoñlu: Morir a los diecisiete

    El 26 de julio de 2006 moría en su casa de Porto Alegre (Brasil), Vinicius Gageiro Marques, conocido en Internet como Yoñlu o Yoñlu. Era un chico de clase alta, hijo de padre político y madre psicoanalista, que había recibido una educación esmerada. Dominaba el francés y el inglés –aprendido viendo series de TV-, leía a grandes autores de la literatura universal, por ejemplo a Kafka, y sobre todo componía y grababa música en un estudio improvisado en su casa familiar. Luego los guardaba en un cd e incluso los colgaba en la red.
    Mala suerte para un chico sensible y culto en una época donde está mal visto que los chicos sean sensibles y cultos.
    Había nacido en 1990 y por tanto, le quedaban escasas semanas para cumplir los 17 años. Poco tiempo, pero suficiente como para pensar que había llegado la hora de largarse de este mundo en que se sentía extraño. 
    En aquella tarde de invierno lo preparó todo concienzudamente. Detallista como era dejó una nota exculpando a sus padres, a los que aconsejaba que escucharan su música cuando estuvieran tristes, indicándoles también la dirección del blog donde había colgado sus canciones. En su nota contaba que la música era el único remedio posible frente a la desesperanza. A él no le bastó. Se llevó al baño su equipo para  poder escuchar sus temas favoritos, mientras se entregaba a la muerte ingiriendo monóxido de carbono:



    Con 23 de aquellos temas grabados en su casa, se ha sacado un disco de gran éxito, A Society in Which No Tear is Shed is Inconceivaibly Mediocre. Desde entonces han aumentado sus clubes de fans en las redes sociales. Ahora en Youtube proliferan los vídeos con sus temas -combinados con bonitas imágenes- y los arreglos que otros han hecho con ellos. La prensa como no, ha usado su ejemplo para contarnos una vez más como Internet es un diabólico instrumento cargado de corrupción y muerte. No tienen reparos en imaginar un futuro donde los adolescentes se suicidarán en masa delante de los monitores, animados por otros internautas, mientras sus padres no se enterarán de nada  hasta que cansados de trabajar, llegan por la noche a sus casas.
    Yoñlu era considerado, amable y muy inteligente según quienes le conocieron. Es cierto que recibía terapia desde los 9 años, pero eso es normal entre la gente culta y progresista que tienen hijos en edad escolar. 
    Como otros chicos, vivía en un mundo doble. Un mundo real, insufrible par él, y un mundo virtual donde todo era posible. Sus canciones eran tristes porque hablaban de las tristezas de ese mundo real que él apenas quiso conocer. Son temas que se adaptan a la perfección a esa tristeza y saudade sobre la que pivota lo mejor de la música brasileña. 
    Ahora lo comparan con otros grandes artistas. 
    Ahora será un nuevo cromo par el álbum de los mitos malogrados. 
    Ahora yo contribuiré con esta entrada a alimentar un poco más la leyenda, mientras la persona real, la que está detrás de Yoñlu, irá desapareciendo más y más hasta que finalmente muera por completo. Esa muerte de la que no te salva nadie,  ni la fama, ni los beneficios que ella conlleva. 
    Si es así, que así sea.


    19 octubre 2009

    Solo para nosotras solas (N_ONE _ O : perdiendo los papeles)


    • ¡Tú no eres el Adonis del Caribe!
    • Señoras ...yo.
    • ¡Señoras, leches! ¿Se puede saber como coño te has metido en mi furgoneta?
    • ¡Qué descaro, ustedes me secuestraron!
    • No te secuestramos a ti, mamón.
    • Cállate, Elvira, que te pierdes.
    • Maruja, explícame entonces por qué en vez de nuestro príncipe latino tenemos aquí dentro a este viejo oxidado.
    • Ni idea. Nos habremos confundido, pero no sé cuándo ni cómo. Escucha, tío mierda, me estás cansando y la opción es clara: o sueltas lo que sabes o te remuevo este bate en las entrañas.
    • ¿Queréis que le pinche en los riñones con las agujas de calcetar, chicas?
    • Espera, Reme, antes démosle una última oportunidad. Suelta lo que tengas que soltar y hazlo rápido.
    • Señoras, yo...yo sólo soy un pobre archivero que me dirigía a mi trabajo como cada...cada mañana en el Barrio Antiguo (Ver aquí). Desconozco quien es ese Adonis del Caribe que ustedes quieren encontrar.
    • ¿Encontrarlo? Queremos poseerlo para nosotras solas. Ansiamos alimentarnos con su glorioso cuerpo, contaminarnos con los efluvios de su rotunda masculinidad, saborear el hidromiel de su alma generosa.  ¡Pedro Raúl Trigales, solo para nosotros solas!
    • No seas teatrera, Luisa y menos le des datos sobre nuestras ansias profundas a este pisapapeles desestructurado.
    • Entonces tendremos que libraremos de él, ¿no niñas? Habrá que cargárselo. Decidme que sí, venga.
    • Elvira, aunque habitualmente reniego de tus tendencias abiertamente sádicas, esta vez considero que has estado acertada. No veo otra opción, chicas, si no queremos acabar nuestra postrera juventud en una lúgubre mazmorra.

    • ¿Diga?
    • Sabemos que usted y sus amigas han hecho una mínima gamberrada. Nos da igual pero escúcheme bien ya que solo se lo diré una vez. Comuníquele lo que le voy a decir a sus compinches parroquiales.
      Como ustedes tienen al tipo que íbamos a secuestrar nosotros y nosotros al suyo, tendremos que hacer un intercambio.
      Lleven a nuestro paquete a la explanada del Faro Mayor de Kaskarilleira a las 3 de la madrugada y nosotros le entregaremos vivo al pirindolo tropical. Sean buenas chicas y podrán jugar con su muñequito hasta que se cansen de él. De otra forma serán culpables de una tragedia que les traerá algún dolor de cabeza.

    • ¿Quienes son ustedes? Cómo los reconoceremos allí, si estará todo a oscuras?
    • Lleven una linterna. Lo dicho: a las tres de la mañana les esperamos, ni un minuto más.

    12 octubre 2009

    La montaña trágica (Kaskarilleira existencial 5)


    (El resto de historias de Kaskarilleria existencial las podéis ver desde aquí)

    Os diré una cosa: Sapatileira nunca me dio buena espina. Ahí tan grande, haciéndole sombra a Kaskarilleira e incluso disputándole protagonismo al Faro Mayor.
    En los tiempos ominosos algunos usaban su chepa pelada para el deporte más exitoso del momento: el tiro al rojo, versión castiza de otros afamados deportes como el tiro al negro y las variedades arias: tiro al judío, al gitano, al eslavo etc...
    Mucho les gustó el sitio a aquellos avezados tiradores, hasta el punto de querer prolongar su
    tierna camaradería armada habilitándolo para su recreo. Con sus ya conocidos modales enérgicos, desalojaron las aldeas de Sapatileira y plantaron las semillas de las que luego serían florecientes sociedades: la de tiro, el club de golf, el de tenis, la hípica, el aero-club etc...
    Bajo el azul del cielo, el inequívoco azul de las camisas patrióticas iluminaba los alegres corazones victoriosos, muy lejos de la ominosa grisura de la ciudad a sus pies.
    Allí mismo construyeron sus nuevas mansiones interurbanas y como había espacio suficiente, las escuelas, colegios y facultades en los que luego estudiaron sus retoños.
    Pasaron los años y Sapatileira se convirtió en lugar de paso para estudiantes, profesores, chachas, amantes nocturnos y yonquis. El resto solo nos acordábamos de ella cuando cada verano, invariablemente, decidía quemar sus matorrales y lanzarnos encima sus malos humos.
    Todo normal, todo sabido, todo aceptado. Hasta aquel día
    de principios del mes de octubre. Desde entonces nada fue igual.
    Los periódicos de la mañana daban la noticia con caracteres espectaculares. Aquella misma noche, algo extraño había ocurrido en Sapatileira. No serían ni las 2 de la mañana cuando un destello verde barrió la montaña de arriba a abajo, desde la cima hasta las faldas de la ladera norte que daba a la ciudad. Un grupo de guardias de seguridad de las urbanización colindante llegó a los pocos minutos. D
    esde lejos nada les llamó la atención, excepto los restos humeantes en la roca desnuda. Se acercaron hasta la piedra con su linternas y notaron que la pared estaba horadada con grandes cicatrices de una profundida inaudita.
    Eran letras.
    Enormes.
    Inmensas.
    Con un mensaje corto pero categórico:
    "O me quitáis toda la mierda que que me habéis echado encima en el plazo de una semana, o me la sacudo yo misma. Estáis avisados"
    (Firmado: Sapiteleira, la montaña trágica)

    02 octubre 2009

    Vampiresas que me merezco (Kaskarilleira Existencial 4)

    (Los capítulos anteriores, aunque no imprescindibles, ya que cada uno es mayor de edad, los podéis leer pinchando aquí)

    La noche estaba fría, pero me resultaba insoportable seguir en casa adormecido por la pantalla de soltar mentiras. Bajé al portal saltando las escalera de tres en tres e imaginando que de repente me quitaba veinte años de encima, pobre infeliz.
    Ya abajo, en el zaguán de la entrada, fui recibido cordialmente por una animosa capa de polvo. Me sentía feliz en compañía de aquella cochambre
    .
    ¿Feliz? Aquella obsequiosa masa no tenía la forma acostumbrada.
    A la luz de la mortecina bombilla, más bien parecía que escondía algo.
    No, definitivamente, aquello no era normal.
    Instintivamente busqué la pistola en el bolsillo de mi cazadora.
    • ¡Mierda, quedó en la mesilla de noche!
    Allí delante tenía a tres mujeres en un torbellino de mierda. Fascinante, aunque sonaba a ya visto.



    Las tipas se pusieron a cuchichear entre ellas. La más alta estaba en medio. Era una mujer elegante pero sobria y tenía una mirada gélida y cortante como una espada de hielo. Estaba escoltada a su derecha por una rubia, quizás de tinte, entrada en carnes y con una enorme dentadura sonriente que destacaba en la penumbra. Al otro lado estaba la más joven, de cara redondita como una tortilla francesa hecha en sartén pequeña. También era rubia y ostentaba una nariz respingona que le daba el clásico aire de sabionda, la eterna sabionda de su clase.
    Las había visto en alguna parte pero aquel no parecía ser el momento más adecuado para consultar el archivo cerebral de imágenes.

    Aunque hice un esfuerzo sobrehumano para salir por patas, me había quedado clavado con la mano metida en el bolsillo superior de mi cazadora.

    Las arpías me debían de haber inmovilizado con algún extraño efluvio invisible entre la porquería del portal. Mañana, ni Dios me libraría de una agujetas. Seguro.
    De repente, una voz repipi resonó en aquel antro inmundo:

    • Empieza tú, Elena, por algo eres la Vicepresidenta.
    Mientras soltaba aquella extraña frase, la rubia de feroz dentadura no dejó de mirar a su compañera del centro y luego al terminarla, le hizo un gesto cortés invitándola a tomar la iniciativa.
    La tal Elena tenía una hermosa y muy bien templada voz, pero apenas pude extasiarme con ella tras oír el espantoso contenido de sus palabras.

    • No hay problema, Trini. Empiezo yo.
      Oye pichón
      -me señaló con el dedo- la suerte está echada. Está noche vas a hacer un gesto solidario de primera magnitud. Gracias a él te convertirás en un ejemplo a seguir por el resto de nuestros compatriotas. Es cierto que pasarás por momentos complicados pero a cambio conseguirás el agradecimiento eterno de nuestro pueblo.
      ¡Sacad las armas, niñas!
    La rubia que había hablado en primer lugar, no tuvo reparos en abrir más la boca en gesto horrorosamente obsceno. Lo peor de todo era ese progresivo crecimiento sus dientes más agudos y afilados.Tras alcanzar un tamaño no inferior a los 5 cm., los entrochocó como si fueran espadas.
    Grrrr. Era de esas cosas que luego te persiguen en todas tus pesadillas.

    • Trini, te sacará algunos litros de sangre, ya sabes que ella llevando el asunto sanitario siempre anda escasa de ese material.
    Lo dijo con tanta gracia, con tanto estilo, con tanto esmero que casi me enamoré instantáneamente de aquella majestuosa vampiresa.

    • Yo por mi parte como responsable económico he traído ésto.
    En la mano relucía un extraño objeto dorado. Por una parte parecía un secador del pelo, por el otro a través de un conducto terminaba en una criba o colador.
    • Es un aparato de alta tecnología a pesar de su aparente sencillez. Un producto de nuestro denostado I+D. ¡Para que luego digan que no inventamos nada! Este chisme aspira la piel de las personas y les extrae todo su sudor o el que se considere necesario. Luego por medio de un proceso químico ese sudor se transforma en pepitas de euro, he dicho bien de euro, mientras el líquido no aprovechado sale por la criba. Lo malo es que solo funciona con currantes por eso no nos lo podemos aplicar nosotras mismas. ¡Pura piedra filosofal!
    La rubia de cara redonda había levantado varias veces la mano en la locución anterior y hacía insistentes gestos pretendiendo hablar:
    • Elena, por fa, que yo también tengo un arma.
    • Tranquila, Leire, que ya vamos con lo tuyo.
      Fíjese en ella, lleva un tubo largo y metálico formando una espiral perfecta y la embocadura es del tamaño de una uña de meñique.Con esa especie de pajilla le vamos a extraer parte de su esencia vital, es decir, aquello que le hace hombre. Necesitamos mucha esencia vital para engrasar las instituciones del Estado y poder soportar esta crisis.

    Sentí un estremecimiento en la parte más vulnerable de mi cuerpo pero la diosa Elena, me lanzó una sonrisa condescendiente.
    • No se confunda, no necesitamos eso esa casa de efluvios. Preferimos sus lágrimas, material de lujo y muy escaso en un varón que se precie.
      No hay más que decir, pongámonos a trabajar.
    Las tres mujeres avanzaron hacia mi. Era ya un fiambre en potencia. Aquellas siniestras arpías me iban a cortar en lonchas para satisfacción de alguna oscura ideología solidaria.
    Una repentina explosión interrumpió mi agonía. Delante de mí apareció una figura suntuosa aunque maltrajeada.
    ¿Coño, si era él! No tenía dudas sobre el aparecido. Aquellas legendarias cejas...

    • ¡Atras! Este no es nuestro hombre, chicas.
    • Pero, Presi ... -dijo Elena.
    • Por Dios, ¿cómo habéis elegido a alguien tan lamentable? ¿Este ni de coña es la representación del Juan Nadie que buscamos.
    • Creíamos que cualquier ciudadano valdría para la experiencia.
    • ¿Qué dices, Elena? De este hombre no ibais a sacar ni una pepita de oro. En su vida ha pegado un palo al agua. No es un currante, Elena. No cotiza. Además ni lloró cuando murió su hamster favorito. No tiene lágrimas, Leire. Trini,su sangre es pura horchata, más fría que la de una iguana.
    • Usted sabe mucho de mi vida,caballero, espero que no me haya espiado con sus conocidas tretas.
    • Es usted un sicario de la prensa canallesca ¡Cállese y hable cuando pague sus impuestos, que es usted un defraudador compulsivo!
    Me largó un buen guantazo, luego dirán que el tipo es un blando. Desperté en mi sofá favorito delante de la tele y con cara de tonto.
    ¡Maldita fabada!


    (Inspirado libremente en el tercer capítulo de la maravillosa Drácula de Bram Stoker)

    29 septiembre 2009

    Geografía del dolor 7: Ohio (USA) 2009


    SE AMPLÍA LA SUSPENSIÓN TRAS LA EJECUCIÓN FALLIDA EN OHIO (ESTADOS UNIDOS DE AMERICA)
    Un juez federal estadounidense ha ampliado en dos meses la suspensión de la ejecución de Romell Broom. Romell Broom, afroamericano de 53 años condenado a muerte, fue sometido a un intento fallido por parte del estado de Ohio de administrarle la inyección letal el 15 de septiembre.
    El juez Gregory Frost, del tribunal federal de primera instancia para el Distrito Sur de Ohio, dictó el 18 de septiembre una orden por la que suspendía la ejecución de Romell Broom hasta el 28 de septiembre. En otra orden emitida el 22 de septiembre, el juez Frost amplió en dos meses esta suspensión. La orden actual expira a las 11:59 de la noche del 30 de noviembre de 2009.
    El 18 de septiembre, los abogados de Romell Broom presentaron ante el tribunal federal de primera instancia un recurso para impedir que el estado de Ohio volviera a intentar ejecutarlo de nuevo, o al menos "intentar ejecutarlo de nuevo utilizando los mismo procedimientos y protocolos defectuosos e inconstitucionales que utilizaron el 15 de septiembre de 2009". Según alegaron, el intento fallido, en el que el equipo de ejecución intentó una y otra vez de manera infructuosa encontrar una vena utilizable a través de la cual administrar la inyección letal al preso, "fue una forma de tortura que expuso a Broom a la perspectiva de una muerte lenta y prolongada". Entre otras cosas, el recurso alega también que, antes del intento de ejecución, "a Broom se le negó el derecho a consultar con su abogada en privado", y que, cuando se hizo patente que el proceso de ejecución fallaba, a su abogada se le negó el acceso a Broom, y a él se le negó el acceso a la abogada. Romell Broom ha firmado una declaración jurada en la que recuerda el intento del estado de ejecutarlo.
    Romell Broom lleva en el "corredor de la muerte" casi un cuarto de siglo. Fue condenado a muerte en 1985 por la violación y asesinato de Tryna Middleton, de 14 años, cometido en septiembre de 1984. Tras confirmarse en apelación la condena de muerte, Broom trató de sumarse a una demanda judicial que impugnaba la constitucionalidad del proceso de inyección letal de Ohio. Sin embargo, los tribunales rechazaron su intento, alegando que la impugnación estaba fuera de plazo y debería haberse presentado antes.

    INFORMACIÓN ADICIONAL
    En una declaración jurada realizada el 17 de septiembre, Romell Broom describió lo que le había sucedido dos días antes, mientras el estado se disponía a matarle. Recuerda que, tras denegársele su apelación federal final, el alcaide de la prisión fue a su celda y "me leyó la orden de ejecución". A continuación, un enfermero y una enfermera trataron de encontrar una vena utilizable. "La enfermera trató tres veces distintas de acceder a las venas en el centro del brazo izquierdo. El enfermero trató tres veces distintas de acceder a las venas en el centro del brazo derecho. Después de esos seis intentos, me dijeron que íbamos a hacer un descanso."
    Tras un descanso de unos dos minutos y medio, la enfermera trató de nuevo de acceder a una vena en el brazo izquierdo de Broom. Él recuerda que "debió de alcanzar un músculo, porque el dolor me hizo gritar". El enfermero volvió entonces al brazo derecho. Al principio pareció conseguir acceder a una vena, pero cuando intentó insertar la sonda intravenosa, "la perdió, y la sangre me empezó a correr por el brazo". El equipo hizo entonces otro descanso. Para entonces, Romell Broom afirma que sufría "un gran dolor".
    Después de aplicarle toallas calientes en el brazo izquierdo y masajeárselo, el enfermero "trató de acceder una vez más a las venas en el centro del brazo izquierdo, y tres veces más en la mano izquierda". Romell Broom recuerda que el enfermero comentó que "el consumo de heroína me había afectado a las venas": "Me disgustó el comentario, porque nunca he consumido heroína ni ninguna droga intravenosa".
    La declaración jurada de Romell Broom continúa diciendo que trató de ayudar al equipo de ejecución "ayudándoles a atar mi propio brazo", y "un funcionario de prisiones se acercó, y me dio unos golpecitos en la mano para indicar que él también veía la vena y tratar de ayudar al enfermero a localizarla". La declaración recuerda que entonces "el jefe del equipo de ejecución me dijo que íbamos a tomarnos otro descanso, y me volvió a decir que me relajara". En ese momento, "me disgusté mucho. Me eché a llorar, porque me dolía, y tenía los brazos hinchados. Los enfermeros me estaban clavando agujas en zonas que ya estaban amoratadas e hinchadas". Romell Broom pidió que le dejaran hablar con su abogada, pero le denegaron la petición.
    Romell Broom afirma que la "enfermera jefe" entró en la sala y "trató de acceder a las venas en el tobillo derecho". Al parecer, la aguja tocó el hueso, y "fue muy doloroso". La enfermera jefe intentó entonces acceder a una vena en la parte inferior de la pierna derecha, al mismo tiempo que el enfermero trataba de acceder a una en el tobillo derecho. Al fracasar estos intentos, la enfermera jefe salió de la sala, llevándose una aguja. El enfermero intentó entonces dos veces localizar venas de acceso en la mano derecha de Broom. Para entonces, según Romell Broom, "parecía que se habían dado por vencidos respecto al brazo izquierdo, porque lo tenía morado e hinchado". El nivel de dolor, según recuerda, "estaba en su punto máximo" en esos momentos: "Me habían hurgado por lo menos 18 veces en un montón de sitios". Entonces, el intento de ejecución finalmente se abandonó.
    Cuando realizó la declaración, Romell Broom se enfrentaba a la ejecución el 22 de septiembre. En la declaración jurada manifiesta: "La espera para volver a ser ejecutado es angustiosa. Me aterra pensar que el estado de Ohio tiene intención de causarme el mismo dolor físico la próxima vez. Tengo constantemente en la cabeza que la semana que viene tendré que someterme a la misma tortura a la que el estado de Ohio me sometió el martes 15 de septiembre de 2009, porque no ha habido ningún cambio en el protocolo de ejecución de Ohio, y tampoco ha habido ningún cambio en mis venas".

    24 septiembre 2009

    Los defensores de la mujer


    • Esta noche he tenido una idea espléndida, María Teresa.
    • Suéltala cuanto antes, José Luis, no vaya a ser que se haga daño estando sola ahí dentro.
    • No me afecta tu sarcasmo, Vice. Creo que con lo que he pensado podemos consolidar nuestra férrea política de igualdad y al mismo tiempo recaudar unos eurillos para las arcas del Estado que no nos vendrán nada mal con la que está cayendo.
    • Te temo, Presi, concreta.
    • ¿Qué te parece si sancionamos con 500 euros cualquier forma de menosprecio a la mujer?
    • ¿A que mujer?
    • A todas, María Teresa, a todas. Castigaremos como se merecen a los piropeadores, a los despreciativos, a los chulitos, a los prepotentes. Imagínate al típico conductor arrogante que le suelta a la pobre conductora en apuros aquello de: "Mujer tenías que ser". Se le calcan 500 del ala y ya verás como se aplaca durante una nueva temporada.
    • Es lo más descabellado que he oído en mi vida. Es cierto que ganaríamos pasta a mansalva pero tu cabeza cejuda no lograría mantenerse mucho tiempo en su sitio acostumbrado. Los hombres acabarían contigo y las mujeres también ...por considerarlas idiotas.
    • No te preocupes, doy por hecho que los fachas me pondrán a parir pero a nuestros simpatizantes les haré reflexionar, eso lo hacen muy bien. He hablado con la ministra de Igualdad y hemos decidido confeccionar una gigantesca campaña propagandística de culpabilización masculina. Ya sabes que los hombres progresistas somos especialmente sensibles a la culpa. Ellos querrán quedar bien con sus mujeres, igualmente progresistas y aceptarán nuestra propuesta aunque sea a regañadientes.
    • José Luis, no es buena idea. Tengo entendido que los mayores piropeadores son los obreros. Por lo menos ellos siempre te votaban. Ahora además con la crisis inmobiliaria trabajan en su mayoría para nosotros gracias al Plan E(1). ¿Qué quieres, darles trabajo por un lado y quitárselo por el otro a base de multas?
    • Esas cosas siempre las ha hecho el Estado, Vice, no sé de que te extrañas. Te pongas como te pongas, no sé le puede dar carta blanca a los curritos. Deben ser respetuosos y saberse comportar con las mujeres en una sociedad igualitaria como la que pretendemos.
    • ¡Son obreros, José Luis! Están todo el puto día en la obra aguantando sol, lluvia, una seguridad laboral lamentable y unos sueldos de mierda. Es lógico que se relajen y suelten sus cosas para desfogarse. Además muchas mujeres adoran los piropos.
    • La ministra de Igualdad dice que eso es degradante y debe ser erradicado.
    • Bibiana no sabe nada. Te recuerdo que la sacaste de la cuna para ser ministra.
    • No sé, quizás tengas razón, María Teresa. Intentaré reflexionar como buen progresista. ¿Por qué algunas mujeres se lo ponen tan difícil a los defensores de sus derechos?
    • Quizás sea porque no nos habéis preguntado si queremos que nos defendáis vosotros. De los defensores de las mujeres, líbranos señor, que de los otros ...ya me libraré yo.
      ____________
    (1) Plan E: Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo.

    19 septiembre 2009

    Soltando un poco de adrenalina


    • Te hemos visto en la tele, cariño,
    • ¿He salido, mami?
    • Si, cielo. Tu padre y yo estamos muy orgullosos de ti. Te vimos cuando estabas al lado de aquel coche quemado. Por cierto, ¿lo quemaste tú, no?
    • Claro, aunque me ayudaron dos colegas. Date cuenta que era una furgoneta de reparto y nos dio mucho trabajo. Llevábamos un bidón de gasolina y cogimos unos trapos viejos de un contenedor. Cuando estalló, aquello parecía un auténtico infierno. ¡Fue genial!
    • Lo importante es que os lo pasasteis bien. Eso lo que importa.
    • Mami, la verdad es que tengo algo de miedo ¿tú crees que me pueden enchironar?
    • No te preocupes, cariño, eres menor y no se atreverán contigo procediendo de donde procedes.
    • ¿Ni siquiera por haber intentado asaltar la comisaría?
    • Lo verán como una chiquillada, seguro. Nadie, con un poco de sentido, puede querer encerrar a un montón de jóvenes guapos, sanos y deportistas. Encima sois buenos estudiantes. Con la cantidad de fracasados y atorrantes que hay por ahí. Con esa regla de tres, la mitad de la juventud estaría en la cárcel.
    • ¿Pero Gladys me contó que en su país los que hacen algo así acaban condenados a largas penas de cárcel?
    • ¡Qué no te venga la chacha con sus monsergas! Aquello es el Tercer Mundo y lo hacen por cuestiones políticas. Es normal que el gobierno intervenga y los ponga en su sitio. Muchos de los que montan disturbios son comunistas y están en la guerrilla. Lo vuestro es diferente. Vosotros lo hacéis por...¿Por qué lo hacéis, cariño?
    • Por divertirnos, supongo y porque los maderos son unas nenazas.
    • Pues eso. Ninguna justicia, que se pretende como tal, trataría de igual manera, a unos tipos revolucionarios y sanguinarios, que a unos chiquillos que sólo quieren soltar un poco de adrenalina un sábado a la noche.

    15 septiembre 2009

    ¿Por qué luchas tú?


    Mayo de 1968, París:
    Por la democracia directa.



    Marzo de 1976, Vitoria:
    Por los derechos sindicales.



    Junio de 2009, Teherán:
    Por la libertad.



    Septiembre de 2009, Pozuelo de Alarcón:
    Por la borrachera del finde
    .

    11 septiembre 2009

    Pobres huerfanitos


    Necesitan conseguir una patria que les amamante, himnos poderosos para sentirse fuertes, una tela a colores que les proteja, unos libros de historia que les defiendan y un montón de ruinas legendarias donde cobijarse de la intemperie.

    08 septiembre 2009

    A buenas horas...


    Una disculpa para el matemático que 'cazó' a los nazis
    Una campaña popular solicita que el Gobierno británico rehabilite a Alan Turing, precursor de la inteligencia artificial que se suicidó tras ser condenado por homosexual



    El País (A. G. - Madrid - 31/08/2009)
    Miles de ciudadanos se han sumado a una campaña para que el Gobierno británico ofrezca una disculpa oficial al matemático Alan Turing (1912-1954), que descifró los códigos de las transmisiones nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y que se suicidó tras ser condenado por homosexual. Entre los firmantes de la petición se encuentra el novelista Ian McEwan y el biólogo evolucionista Richard Dawkins, según informa la BBC.
    La hazaña de Turing se remonta a los años más crudos de la contienda mundial. Como miembro del entonces secreto equipo de científicos de Bletchley Park, Turing lideró la investigación que descifró los códigos de la máquina Enigma, con la que las fuerzas del Tercer Reich ocultaban las comunicaciones sobre sus maniobras. La tarea de Turing y Bletchley Park fue decisiva para conseguir la derrota de las fuerzas del Eje en 1945.
    Pocos años después, sin embargo, la proeza de Turing parecía olvidada. En 1952 fue sometido a un proceso judicial bajo la ley de indecencia pública después de que admitiera haber mantenido una relación sexual con un hombre. El eminente matemático oxoniense fue sometido a castración química experimental y se le retiraron los privilegios oficiales, de manera que tuvo que dejar de trabajar para el Cuartel General de Comunicaciones Gubernamentales (GCHQ, en sus siglas en inglés). Atormentado por el caso, dos años después Turing se suicidó al morder una manzana impregnada de cianuro.
    Ahora miles de ciudadanos piden una rehabilitación pública de la figura de Turing. La campaña nace impulsada por el ingeniero informático John Graham-Cumming, que pide una disculpa pública por el trato que recibió el joven matemático después de ser condenado. Incluso ha escrito a la reina Isabel II para proponer que Turing sea investido póstumamente como caballero del Imperio Británico.
    El trato que recibió "añadió un insulto y una humillación que al final lo condujeron al suicidio", señala el defensor de los derechos de los homosexuales Peter Tatchell, que también apoya la campaña. "Con la muerte de Turing, el Reino Unido y el mundo perdieron una de sus mentes más brillantes. Se le debe desde hace tiempo una disculpa gubernamental y un exoneración póstuma".
    Turing es autor de un ingente legado científico. Además de contribuir a la creación de la máquina Bombe, que descifró los mensajes encriptados por el procesador alemán Enigma durante la Segunda Guerra Mundial, el matemático también hizo contribuciones importantes a los campos emergentes de la inteligencia artificial y la informática. En 1936 estableció los fundamentos conceptuales y filosóficos para el advenimiento de los ordenadores en un influyente ensayo titulado On computable numbers.
    Más adelante, en 1950, elaboró una prueba para determinar la inteligencia de una máquina, test que hoy se conoce como la prueba de Turing. Consiste en una conversación escrita entre un ser humano y un ordenador, sin ningún tema prefijado ni orientación por parte del operador del terminal. Para que el ordenador pueda aprobar, el ser humano no debe darse cuenta de que está hablando con una máquina. La prueba se basa en que las conversaciones se rigen por unas reglas muy complejas que no se pueden reducir a un código binario.
    La Prueba de Turing está premiada con una recompensa de 100.000 dólares pero todavía nadie la ha conseguido, aunque según los expertos algunos terminales se aproximan a la hazaña.
    Tras la guerra, Turing formó parte de varias instituciones, incluida la Universidad de Manchester, donde trabajó en el Manchester Mark 1, uno de los primeros ordenadores modernos.
    Graham-Cumming admite que es bastante improbable que se produzca una disculpa oficial, dado que Turing no tiene descendientes, pero añade que el verdadero objetivo de la petición es simbólico. "Lo más importante es que la gente oiga hablar de Alan Turing y se dé cuenta de su increíble impacto en el mundo moderno, y qué terrible fue el impacto de los prejuicios que recibió".

    05 septiembre 2009

    Dos hombres y una incógnita (Segunda parte)


    Incertidumbre. Incertidumbre la de los científicos alemanes que en 1933 contemplan estupefactos el triunfo del nazismo. No se engañaban, la subida de Hitler al poder supondría la inmediata desaparición del pensamiento libre en las cátedras e institutos de investigación.
    Fugas, purgas o castigos.
    El campo de la física teórica estaba dominado por intelectuales judíos.
    Según la lógica antisemita, si había tanto judío, era un territorio sospechoso y extirpable para la construcción del gran imperio intelectual ario. Toda la física teórica pasó a ser judaizante.
    Por entonces
    Max Planck aconseja a un preocupado Heisenberg y le pide que siga adelante a pesar de las dificultades. Planck se había entrevistado con Hitler y había comprendido que aquel individuo iba a llevar el país a la hecatombe. Según su manera de pensar, se hacía necesario que los jóvenes científicos, a pesar de las dificultades, siguieran en Alemania para ser los guardianes de la cordura tras el seguro desastre nazi.


    Bohr se sentía resguardado en su pequeño país. En aquel momento su prioridad era el átomo contemplado como un universo en si mismo. Descubrió que el núcleo era muy semejante al de una gota de agua en el que las partículas son las que mantienen unido al conjunto por la atracción existente entre ellas.
    ¿Y si intentamos dividir esas partículas tan sólidamente unidas?
    ¿Se rompería el átomo o podría ser escindido como una hogaza de pan?
    ¿Hay alguna clase de partícula que permita ese proceso?
    Los físicos tomaron nota y a finales de los años se hicieron diversos experimentos para conseguir la fisión del átomo.
    Los mejores resultados se consiguieron en Alemania en el equipo de Otto Hahn , Otto Frisch y Lise Meilner éstos dos últimos sobrina y tía pronto emigrados al Reino Unido. Probaron con el uranio 235, el minoritario en la naturaleza frente al más abundante 238, y comprobaron que se partía en dos
    si se le bombardeaba con neutrones. Pero es que además, era posible una reacción en cadena y liberar una energía asombrosa susceptible de ser usada como un explosivo mortífero. Los gobiernos olieron el olor a pólvora y se lanzaron a la conquista del arma definitiva en período prebélico. El gobierno de Hitler puso al frente de su equipo al propio Otto Hahn y a un resucitado Werner Heisenberg.


    Septiembre de 1941. La antes próspera y neutral Dinamarca ha caído bajo la bota nazi. Sin embargo, tras la rendición se respeta su autonomía a cambio de proporcionar alimentos y suministros a Alemania. Los judíos como el propio Bohr gozan de garantías de inmunidad. El físico ha rechazado ofertas para irse al exilio ya que quiere compartir la suerte de sus compatriotas. Heisenberg decide visitarlo aprovechando un viaje a Copenhague.

    Será su última entrevista con el maestro y la definitiva.
    El alemán se interesa por las condiciones de vida del matrimonio pero quiere algo más.
    La versión del propio Bohr y en cierta medida de la mayoría de que han tratado este tema es que Heisenberg quería tenderle una celada y saber como iba el desarrollo de la bomba atómica en los países aliados, consciente de que su maestro no había perdido contacto con ellos. A cambio, él le proporciona datos falsos sobre el reactor alemán con la excusa de que como físicos teóricos no deberían participar en esa clase de asuntos. Quizás también para asustarlo con los logros conseguidos y propiciar su paso al equipo germánico inevitablemente vencedor.
    La otra versión es diferente y aparece en un libro de 1953 escrito por Robert Jungk, un periodista judío. Es la principal fuente de inspiración de la obra "Copenhaguen".

    La idea de base, parte de las buenas intenciones de un Heisenberg consciente de que si no se para la investigación sobre la bomba atómica,
    a la humanidad le espera un aciago destino. El alemán muestra al danés un croquis sobre el reactor en proyecto y le informa de que va a hacer todo lo posible para que no se lleve a cabo. Solo pide a Niels, de forma solapada, que haga lo posible para que los aliados adopten la misma postura.
    El final es tenso y abrupto. Dos hombres que habían competido y compartido conocimiento y amistad, se separan conscientes quizás de que nada será lo mismo a partir de ahora.
    Heisenberg vuelve a Alemania y sigue con el proyecto. Bohr huye con el apoyo de la resistencia cuando el gobierno alemán en 1943 decide hacerse cargo del poder en Dinamarca e iniciar la deportación de los judíos. El danés tras multiples peripecias por Suecia y Gran Bretaña,
    llega a Estados Unidos y finalmente a Los Alamos, sede del proyecto atómico norteamericano. Lo que ve le horroriza y decide entrevistarse con Rooselvelt para evitar o al menos reducir los efectos de la bomba, no lo consigue. Va a Londres y aunque consigue ver a Churchill se da cuenta que el primer ministro lo trata con paternalismo, como si fuese un niño y no le hace el más mínimo caso. Algo parecido a lo que sintió Max Planck cuando visitó a Hitler interesándose por la suerte de los científicos alemanes y vió en él una preominición de una futura e irremediable catástrofe.
    No hay nada que hacer cuando los políticos se han hecho cargo, la suerte ya está echada.



    Dos días después de la explosión de Hiroshima, Heisenberg, encerrado en una casa-prisión en el Reino Unido, ofrece a sus captores la fórmula correcta para construir la bomba atómica. Los datos que había aportado con anterioridad
    eran asombrosamente erróneos para los científicos aliados que los habían estudiado.
    ¿Un triunfo en la derrota?
    ¿Una derrota en la victoria?
    Bohr no tuvo tanto suerte.


    "Los árboles del parque, los lugares amados. Nuestro hijos y los hijos de nuestro hijos. Preservados, posiblemente por aquel momento tan breve en Copenhague. Por algún acontecimiento que nunca va a ser localizado o definido del todo. Por ese último núcleo de incertidumbre que subyace en el corazón de todo lo que existe" (El espectro de Heisenberg al final de "Copenhaguen")