22 diciembre 2008

Preocupaciones de papá



Mi padre me llamó a su despacho y me hizo sentar en un puff cochambroso que había comprado en el mercadillo de los domingos. A falta de otras virtudes más llamativas, pretendía que la familia reconociese su maravilloso olfato para descubrir deslumbrantes gangas entre la mierda.
  • Te he hecho venir, ya que espero que me digas de una santa vez que pretendes hacer con tu vida.
  • Papá, te lo he dicho en varias ocasiones: quiero estudiar veterinaria como tú.
  • Esas son bobadas. Con dos hijos con carrera, basta. Eres el último y como tal, tanto tu madre como yo mismo, hemos depositado en ti todas nuestras ilusiones.
  • No os podéis quejar, a mis hermanos les ha ido bien. El mayor estudió derecho y ahora es un funcionario de cierto nivel. El segundo está haciendo el proyecto de arquitectura. ¿Que hay de malo en que yo haga lo que hicieron ellos?
  • ¿Funcionario, arquitecto, veterinario? Eso son puras chorradas ¿Qué mérito tiene hacer una carrera? Cualquier idiota consigue un título. Yo quiero para ti algo distinto.
  • Tú estudiaste una carrera.
  • No tuve opción. Tu abuelo me puso entre la espada y la pared.
  • ¿Y que quieres que haga yo?
  • Quiero que te hagas hippie. Necesitamos un hippie en la familia.
  • ¿Hippie? ¿Hablas en serio?
  • Sí, hippie. No se por qué pones esa cara de sorpresa. Vivir sólo con lo estrictamente necesario sin ser esclavo del consumo y de la moda. Hacer lo que te venga en gana sin estar sometido a un horario, a un jefe, a las hipocresías de la vida laboral. Poder dedicarte a la artesanía o incluso al arte. Tú dibujabas bien de pequeño.
  • ¡Papá, en las láminas para el colegio!
  • No pongas pegas, está decidido. He hablado con el tipo ese que toca la flauta junto al super de la esquina y hemos llegado a un acuerdo para que te tome por aprendiz a partir del lunes. Me pareció un tipo muy experimentado y lleva muchos años en este negocio.
  • ¡Pero si es un tipo mugriento que vive de la limosna! Papá, ¿quieres que tu hijo sea un mendigo?
  • Hay cosas peores. Ese será tan solo el principio. Hay que empezar desde abajo. Si lo haces bien, lo sustituirás en su puesto este verano cuando vaya a pedir en las fiestas y ferias de la comarca. Quien sabe hijo, a lo mejor algún día puedes acabar siendo el patriarca de una secta milenarista de esas que hacen yoga y bailan danzas religiosas lanzando pétalos a diestro y siniestro. ¡Ay señor, nunca agradecerás bastante, todo lo que tu padre hace por tu bienestar!

18 comentarios:

  1. Casi prefiero el oficio de pícaro; lo de hippie está bien pero la picaresca es un ancestral oficio de gran mérito.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez alguien debería decirle a papá que todos los caminos cuyo final se desconoce son igualmente válidos. Precisamente por ese motivo, tal vez nadie deba decírselo.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡el mundo al revés¡¡¡
    Me ha dado una pena horrible el chico.
    O sea, Krapp, que al final los hijos terminan pagando las frustraciones de los padres en todas las direcciones posibles...
    Sin embargo, no puedo compararlo con el caso inverso. Es posible que el hijo que es "obligado" a estudiar una carrera en contra de su voluntad se sienta igual de presionado y frustrado como este chaval, pero no creo que unos padres que desean a su hijo ese porvenir no lo hagan por el bien del chico o la chica. Otra cosa es lo que pasa en esas familias tan herméticas de tradición tan férrea que son generaciones y generaciones de médicos, abogados, etc....
    Pero obligar a alguien a no hacer nada me parece algo sin pies ni cabeza....

    Un beso doctor y felices días

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor este padre proyecta sus ambiciones inconfesables, como tantos, en su propio hijo...El problema sigue siendo el mismo: los padres marcan, cuando no imponen, el camino de sus hijos... Si esa idea hubiese sido del hijo, seguramente habría clamado al cielo.
    Buena reflexión, Dr. Krapp

    ResponderEliminar
  5. jajajaja. Qué gracia me ha hecho leerte, Chamán. Entre patriarca de secta y chamán hay poca diferencia. Cuánta razón tenía su padre. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me ha parecido de las conversaciones padre-hijo mejor redactadas del mundo. Opino como Maritoñi, Chamán.
    Suerte!

    ResponderEliminar
  7. Me pregunto qué dice la madre de todo esto, igual ha desaparecido hace tiempo por no querer seguir las imposiciones hippistas. Me gusta ese chico porque es testarudo y sabe lo que quiere; a veces no queda más remedio que medio aceptar situaciones y luchar el doble por alcanzar el objetivo. Las dificultades curten y ese chico tiene pinta de ser un triunfador.
    Querido Dr. Krapp, o Chamán Triste (bonito nombre) ,que a veces me lías con esa doble personalidad que usas, que se cumplan tus deseos para el 2009, siempre que no sea volverte hippy pasota, claro.
    Angie.

    ResponderEliminar
  8. Yo diría Corsario que los hippies del 2008/2009 son más pícaros que cualquier otra cosa. Malos tiempos para la lírica.

    Exacto Nsk,mejor no decirle nada a papá. Yo no me atrevo a quitarles sus pequeñas ilusiones de futuro.

    ¿Novicia, cómo que ser hippie es no ser nada? No son lo que dicen que hay que ser según las formas al uso; pero es una forma de ser, de estar, de pensar, de existir.

    Esa es la idea Luis Antonio, los roles son más importantes que la ideología que los justifica o pervierte.

    El Chamán seguro que no estaría de acuerdo con tu apreciación, Maritoñi si lo confunden con esos mitómanos descerebrados que manipulan a los demás; pero supongo que las intenciones del padre del relato son buenas.

    Gracias Soportándome, tus palabras son elogiosas en extremo. Las conversaciones padre-hijo admiten múltiples variantes aún intentando expresar conceptos semejantes. ¡Mucha suerte para ti!

    Angie, no tengo ni idea de donde pueda estar la madre. Tan siquiera sé si el padre miente cuando dice que habla en su nombre. Me inclino a pensar que el chaval solo sabe lo que no quiere lo cual es un paso importante en un mundo de excesivas sumisiones. ¿Por qué no quieres que me vuelva pasota? ¿Y si ya lo fuera en la actualidad?
    Mucha suerte para el 2009.

    ResponderEliminar
  9. Krapp, igual me he expresado mal... ¡¡¡pero si yo he sido una hippy toda mi vida¡¡¡ Pero sobre todo desde que "mamé" esa filosofía de vida en Ibiza, hace 30 años, cuando por aquí ni se conocía todo eso... Yo me refería a que no se puede obligar a alguien a vivir en la indigencia, como ese padre le propone a su hijo, si el otro no es lo que quiere para sí mismo... Y pienso que unos padres que desean que su hijo estudie es porque saben que en este mundo, como no te hagas con un status, tengas una nómina, etc, etc, te las ves bien putas para salir adelante...
    Pero no Krapp,yo creo que esa forma de pensar (más que de vivir, porque ya no se puede ser hippy de "hecho") hay que llevarla dentro, no se puede inculcar a nadie.

    Paz y amor, hermano :P:P

    ResponderEliminar
  10. Es un texto irónico Novicia y solo desde la ironía hay que entenderlo.
    Tal como escribí antes, es más importante el papel que uno juega o se obliga a jugar que la ideología que hay detrás. Los mismos esquemas autoritarios de relación se pueden reproducir en una familia progresista que en una conservadora.
    Paz también para ti, hermana.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por mascármelo, Krapp... Ya sabes que hay veces que tengo que leérmelo un par de veces para entender el trasfondo que quieres transmitir... Luego ya es cuestión de estar de acuerdo o no...

    Hace frío por aquí...

    ResponderEliminar
  12. No, no creo que tenga que mascarte nada. La visión de un lector de un texto es tan importante y relevante como la que pueda tener el propio autor.
    Sí, también aquí hace frío.

    ResponderEliminar
  13. Respondo a tus preguntas, Dr. Krapp. Cuando te conocí en El Vuelo de los Egonios, me gustó cómo eres: esos ojos vivos y curiosos, intrigantes, el cuerpo echado para delante, atento, ese gesto general entre gracioso, pícaro, resabiado y serio, en fin, así te veo o, al menos, así te muestras y así me he acostumbrado a verte. Lo que ya no sé es si cuando sales del círculo llevas una doble vida, te colocas una peluca de pelo largo -¡porque eres calvo!-, una margarita en la cabeza, gafitas redondas y pones ojillos de despistado.
    Lo de pasota no me cuadra para nada, las historias que cuentas están muy cuidadas en estructura, contenido y, lenguaje; te sitúo más bien del punto medio para arriba del perfeccionismo. En cualquier caso, ser pasota, me parece una postura tan respetable como cualquier otra y no deja de ser una forma de llamar la atención y romper con la norma, siempre y cuando responda a una situación transitoria y justificada, ahora, como actitud permanente hay que tener cuidado con no traspasar la frontera y llegar al caradurismo.
    Sé lo que quieras Dr. Krapp, mientras sigas contando historias que me entretengan, me hagan reflexionar, reír y mandándome a la rae a buscar algunos de los palabros que usas; por cierto, el término egonio ya lo he incorporado a mi lenguaje habitual, me encanta. Be happy Dr. Krapp.

    ResponderEliminar
  14. Y la cosa no va de broma y lo digo sin bromear. Últimamente he comprobado que el objetivo de muchos chavales / as es ser "famoso" y la cosa no queda ahí, los padres los acompañan a todo tipo de castings y convocatorias. También conozco dos casos cercanos donde los padres quieren que sus hijos sean tenistas famosos y los tienen esclavizados a la pista cinco días a la semana.

    ResponderEliminar
  15. Angie, en serio, ¿has visto todo eso en una simple entrada de un blog? Hay que reconocer que tienes una gran capacidad de visualización digan de todo un chamán. Por cierto ¿has encontrado en la RAE la palabra egonio? ¡Y yo que me consideraba su creador! Porca miseria.
    Gracias por tus palabras aunque sean algo abrumadoras para este pobre doctorcito.

    Noto Félix que hay cierta incontinencia mental en el ambiente. Las niñas ya no quieren ser princesas, como decía la canción, se conforman con que lo deseen sus mamás o sus papás. La incontinencia de la libido paternaestá está generando una caterva de niños prematuramente frustrados. Voy a intentar escribir algo sobre este tema en este blog.

    ResponderEliminar
  16. No, Dr. Krapp, el término egonio no se encuentra en la rae, es totalmente tuyo. Respecto a mi visualización, ni te lo imaginas, tanto para lo bueno como para lo malo, soy muy peliculera, pero no me digas que me he equivocado mucho.
    Angie.

    ResponderEliminar
  17. Si tus visualizaciones te son útiles ¿quién soy yo para échartelas abajo en el caso de que no respondieran a la realidad?.
    La realidad es solo una parte, y no la más importante, de la vida.

    ResponderEliminar
  18. See you in these things, I think, I started feeling good!
    Sports Net

    ResponderEliminar