13 diciembre 2008

PatoDifuso


  • Lo siento, no puede ser.
  • ¿Pero que más te da, mamá?
  • No me llames mamá, si te cuidé en su momento es porque pensaba que eras hijo mío.
  • ¿Cómo dices eso? Tú eres la única madre que he tenido. Siempre te he considerado como tal.
  • No puedes volver. Tus hermanastros no te aceptaban antes y no te aceptarán ahora. En el pasado te despreciaban por raro, ahora se sentirían acomplejados al verte tan grande y robusto. ¡Vete con los tuyos!
  • Me gustaría saber quienes son los míos.
  • No te puedo ayudar en eso, lo tienes que descubrir tu mismo.
  • ¿No hay ninguna posibilidad de volver a casa?
  • Ninguna.
  • Entonces, adiós, mamá.
  • Adiós hi...adiós, adiós.

-------------------------------------


  • ¿Quien era, Mamá Pato?
  • Tu hijito descarriado, el feo. En Navidad cierran la Escuela de Formación Profesional de Cisnes y quería venir a celebrarla con nosotros.
  • No vuelvas a decir que es mi hijo, no tiene nada que ver conmigo. Si acaso lo será tuyo y eso por ser tan desastre como para incubar un huevo de cisne y no darte cuenta.


(OJO AL DATO: RESPECTIVAMENTE,
HUEVOS DE CISNE Y PATO)


  • ¡Lo que me faltaba por oír! ¿Dónde se supone que estabas tú mientras yo cuidaba de ellos?
  • No, si al final voy a yo ser culpable de que seas tan patosa.
  • ¿Patosa? ¡Tú si que eres un patán cuando haces el ganso por ahí con esas pretenciosas pavas! ¿Te crees que no sé lo de tus aventuras con ciertas volátiles pájaras de mal vivir?
  • Tuve que hacerlo, tú no me hacías caso. Te pasabas el día cuidando a tus crías y no me prestabas la debida atención. Te prometo que no va a volver a suceder, patita mía, estoy arrepentido.
  • Vale, patito de mi corazón , te perdono. Lo importante es que la familia este siempre unida. ¿Unida, oyes? Para siempre.

15 comentarios:

  1. No estoy muy de acuerdfo con la unidad familiar para la siempre. Ni el foro de la familia!

    Pero me ha gustado, chamán.

    ResponderEliminar
  2. No entiendo como ese pato/cisne quiere volver a su casa. Nadie debería volver a su casa jamás, ni siquiera por Navidad, con turrón o sin él.

    Los papás/mamás tienen a sus hijos -desde que se le ha podido meter un gol a la biología y la anticoncepción fiable es tan asequible como una gominola- para sí mismos, nunca para hacerles un favor a ellos. Después todo son decepciones y reproches. Nunca se cumplen las expectativas ni de unos ni de otros.

    El orgullito de género exculpará siempre a su genética y declarará culpable la del otro/a.

    La monogamia impuesta por un modelo social absurdo de convivencia, que no biológica, provoca estos tópicos: la mamá a sus polluelos y el papá a sus pollerías.

    Aconsejabilísimo el perdón. No queda otro refugio que el perdón. Sobre todo en el ocaso del ciclo, cuando no quedan polluelos/patitos que criar, ni pollitas/patitas que se dejen cepillar.

    Los diálogos son muy buenos. En un plis plas, todo sigue como antes. Sin embargo todos actúan muy civilizadamente. El patito se va sin armar alboroto. Papa y mamá pato se reprochan todo un largo pasado, pero que sabiamente resuelven con dos muletillas centenarias. No cabe duda: Patolandia debe ser civilizacionlandia.

    Los seres humanos, yendo a debate diario sobre un tema legendario, no consiguen salir de inutilandia.

    ResponderEliminar
  3. No sé por qué, pero siempre me despiertan más simpatía los patitos feos, las ovejas negras o descarriadas...

    ResponderEliminar
  4. Afortunadamente esto es una fábula y los problemas humanos nunca se darán en el reino animal.
    Un beso, Krapp

    ResponderEliminar
  5. Es genial la mezcla de realidad y fantasía de tu cuento. A mí siempre me han gustado los cuentos de hadas, aunque hay que reconocer que están cargaditos de estereotipos, para que ya, desde chiquitines, aprendamos el rol que nos ha tocado. Y es que pasamos del género humano, al género masculino y femenino, para terminar en el género tonto.¿Raros? ¡Ni hablar! Esos dan problemas.
    En algún momento del cuento, mucho antes, los papás patos debieron prometerse amor eterno y esas cosas, pero con el paso del tiempo, se han olvidado el uno del otro irremediablemente. Así que por mi parte, que se conviertan en rana y sapo y a la charca.
    Lo que más me preocupa de todo esto es el futuro del cisne; hay muchos, y nunca sabrán que lo son porque ni siquiera tendrán la oportunidad de darse cuenta de ello. And they lived happily ever after...?

    ResponderEliminar
  6. Soportándome,la unidad familiar es una falacia de mucho éxito para el poder que necesita tenernos a mano y en instituciones donde podar controlar nuestros posibles desvaríos.
    Anónimo, aunque no conozco las sensaciones últimas de mis personajes ya que me limito sólo a describirlos, seguramente el pato-cisne añoraba eso que llaman calor de hogar. Respecto a la necesidad del perdón hoy en día y tal como esté el patio es casi un requisito indispensable para salir airoso. Una vez más se impone el calor de hogar aunque habría que saber qué es. Quizás una simple vuelta a las rutinas gratificantes donde todo tiene su sentido. El pato-cisne no debe ser parte de esa rutina o no es tenido como tal, por lo cual es facilmente desechable por su "familia".
    Entiendo tus gustos, Luis Antonio, la poética de la diferencia es más sugerente que la prosa de lo esperado.
    Novicia,¿acaso desde nuestra "humanidad" sabemos los problemas reales del mundo animal?
    Angie me gusta eso del género tonto pero no estoy seguro de que sea posterior a la diferenciación sexual, me inclino a pensar que es consustancial a nuestra naturaleza prenatal. Los padres de nuestro patocisne que asuman sus contradicciones y que él se olvide del incómodo pasado y se eche a volar que debe ser muy estimulante y divertido.

    ResponderEliminar
  7. Un cisne; Siempre cisne desde su nacimiento y nunca patito feo (eso sólo era una visión defensiva de unos pocos) porque esa blancura impoluta del alma sera siempre blancura, perenne y majestuosa mientras la mugre del alma de los patos, paticortos patosos feos que todo lo hacen, pero mal [nada son capaces de hacer bien; ni tan siquiera formar una familia. Y todo porque falta lo más esencial: cariño (ya no digo amor porque ni expectativas)]los condena a vivir una vida plagada de continuos pretextos disfrazados de reproches y perdones. Una vida al fin y al cabo vacía de sentido, y un embuste lleno de vanidades.

    Es la canción más triste.

    ResponderEliminar
  8. Ya,Corsario pero las cosas son así y muchos de esos patos no tienen reparos, a causa de su mezquindad e hipocresía, en convertir el embuste en verdad absoluta haciendo que los cisnes acaben despreciando su propia condición.

    ResponderEliminar
  9. Por esta vez, la pata se lo ha tragado.Pero ya verás con el tiempo...¿O se lo ha tragado el pato?

    ResponderEliminar
  10. Uyyyy, la primera parte me dió penita de verdad. Del pato, y de la madre, de lo duro que tiene que ser decirle a un hijo que se vaya.
    Parece que no era querido...

    En un documental vi como una leona abandonaba a uno de sus hijos por estar herido. Al final, siempre mirando hacia atrás y escuchando el llanto de aquel, fue en su busca. Debe ser duro para una madre.

    Ahora, en esta familia no parece que exista el arrepentimiento, y vayan a buscar al pato-difuso. Aunque esto quizás sea mejor para el pato (non-pato), ¿?

    Saludetes

    ResponderEliminar
  11. es cuestion de vivir y dejar vivir creo... familia o no... cisne que se ve pato o pato que se suegna cisne...

    buen blog, saludos.

    ResponderEliminar
  12. El afecto entre personas no tiene relación directa con su consanguinidad. Falacia, sí... Y además Ellos lo tenían muy fácil para engañarnos. Pero no se puede negar que, tal y como ya ha ocurrido tantísimas veces, si el engaño requiriese un mayor grado de complejidad estructural también lo habrían llevado a cabo. Son muy hábiles en lo suyo.

    ResponderEliminar
  13. PD: Por cierto, parece que los huevos de cisne están mejor adaptados, ¿no? A mi parecer, resultan menos apetecibles y más fácilmente confundibles con piedras xD

    ResponderEliminar
  14. Difícil dar una buen respuesta su cuestion, Doctor Vitamorte. ¿Quién sabe?
    Parece sin duda, Lola que el PatoDifuso no era querido o no era querido hasta el punto de sacrificar la estabilidad familiar.
    Admiro tus buenas idealesArya. Bienvenida a este blog.
    Ellos son peligrosos y se sienten impunes y tú, nsK, bien lo sabes. Efectivamente los cisnes saben que deben ser bellos solo cuando les conviene ser bellos.

    ResponderEliminar
  15. Although from different places, but this perception is consistent, which is relatively rare point!
    Rope,Twine

    ResponderEliminar