11 diciembre 2008

¡¡¡Huye!!!


















10 comentarios:

  1. For you:

    http://homepage.mac.com/pemodado/blogwavestudio/LH20050331151105/LHA20050617172034/Media/LHA20050617172144.mp3

    (K)

    ResponderEliminar
  2. Yo, a veces, intento huir de mí mismo, pero descubro con estupor que me encuentro más acompañado que nunca: sigo conmigo mismo y además...con mi sombra

    ResponderEliminar
  3. Ay Doc:

    Muchas veces huir es lo que desearíamos, pero quizás lo NO APROPIADO, nos descubrimos a nosotros mismos rodeados y necesitados, y es que el ser humano somos ese animal que necesita encontrarse para ser alguien en la vida.

    Besitos mi querido Doc

    ResponderEliminar
  4. Eso de huir es agotador.
    Mejor me quedo viendo y disfrutando el oeste íntimo.
    Es un placer pasar por aquí.Coger butaca y...

    ResponderEliminar
  5. Después de ver los vídeos una se queda un poco estresada, tan agotada ya no apetece huir, sino dejarse llevar. ¡Qué cansancio Dr. Krapp! Pero lo que sí es cierto es que el miedo nos puede, y nos pasamos la vida huyendo de miles de cosas y perdiendo muchas oportunidades que la vida nos ofrece.

    ResponderEliminar
  6. Parece que asï de animaloides somos. Pero no tanto como para suicidarnos perezosamente.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por el regalo Novicia. Hermoso tema, hermoso saxo.
    Luis Antoniodesconocía ese lado peterpanesco de tu personalidad. A las sombras hay que tratarlas con cierta displicencia atenta, creo.
    Lisebe, a lo mejor para encontrase a uno mismo hay que huir de los territorios conocidos de nuestra conciencia y luego, cuando ya nos hayamos olvidado de ella, poder volver a observarse con mirada renovada.
    Puede que sea agotador, Doctor pero seguro que un poco de ejercicio no nos iría a nuestra vida reposada y virtual.
    Angie, eso es lo que hay que hacer: dejarse llevar, y por lo tanto olvidarsnos de la idea de que desaprovechamos la vida o de que simplemente se nos escapa por entre los dedos.
    Doctor Freud un suicidio perezoso a tiempo relaja mucho y no tiene las consecuencias trágicas de los otros, los de más enjundia. Si me permite que me meta en su territorio, le diré que en algunos casos es aconsejable un suicidio perezoso a la semana. Lo dejo a su criterio si es o no es la dosis adecuada.

    ResponderEliminar
  8. My dearest Dr. Krapp. Tomo nota de tu consejo e intentaré seguirlo, aunque a veces, dejarse llevar, es complicado porque siempre hay algún egonio, de esos de los malos, dispuesto a controlarte.
    Angie.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  10. Although from different places, but this perception is consistent, which is relatively rare point!
    Rope,Twine

    ResponderEliminar