22 septiembre 2008

¿Con un poco de pasta, basta?



  • Muñeca, creo que tendrás que pagar la factura.
  • De eso nada monada, yo soy la clase trabajadora. Págala tú que eres el capital.
  • Amiga mía, te recuerdo que vendiste tu cuerpo a cambio de mi dinero. No puedes exigirme nada.
  • Mi cuerpo te ha permitido a ti placeres que a mí me están vedados, cariño. Es tu turno de pagar el pato.
  • Ni lo sueñes, querida. La culpa es tuya por querer imitar mi estilo de vida. Ahora pasa lo que pasa.
  • Entonces habrá crisis. No tengo un céntimo, me he empeñado hasta las cejas.
  • No es mi problema, deberías haber previsto los riesgos.
  • Eres un jetas, tú me concediste toda clase de facilidades para que los pasase por alto.
  • Habla con papá.
  • ¿Con papá Estado?
  • Sí, el viejo siempre tiene pasta ahorrada de lo que nos roba.
  • Te recuerdo que su pasta es la pasta que yo le entrego con el sudor de mi frente.
  • Querrás decir, la pasta que yo te doy para que me des placer, cielo.
  • La pasta que me gasto contigo para que te hagas más rico a mi costa, mi amor.
  • ¡Callaros de una vez, que no me dejáis dormir! ¿Cuanto queréis cada uno?
  • Gracias papá, sabíamos que podríamos contar contigo.


25 comentarios:

  1. Tranxilium para todos22 de septiembre de 2008, 12:42

    Sí, ahora ha quedado patente la perversa circunvalación mareante que sufre el dinero que al final resulta que se ha invertido en humo.

    Y los políticos, tan monos ellos, en el limbo como siempre. Es tan guay dedicarse simplemente a espolvorear discursitos huecos, mientras los voraces tiburones les hacen la cama ¡Oh, cielos, nos la hacen!

    Todavía queda mucho por averiguarse en este culebrón financiero. Y papá está acojonado. Pero como todo papá bonachón les dirá a sus criaturitas “Tranquilos pequeños, todo va a salir bien”.

    Los reproches ¡a la carta! ¡Pero ni un puto consuelo ofrecerán a unos u otros. En nuestro hermoso país no se sabe nada todavía de las Entidades afectadas (que parece que son bastantes) y las cigarritas rumborosas que se hayan pillado los dedos al igual que las hormiguitas acojonadas que sostenían esa pirámide insostenible, están gastando ya todo el Tranxilium de las farmacias.

    Sí, la máxima ahora no puede ser: "Café para todos" sino sedantes a tutiplén.

    ResponderEliminar
  2. Realmente es un sarcasmo que Papá/Estado, con el dinero de los contribuyentes, acuda en ayuda de los mayores y más despiadados depredadores.

    ResponderEliminar
  3. No sé si se ha invertido en humo Tranxilium, quizás se haya invertido en cosas sólidas que se pueden convertir en humo ante el lamento de la concurrencia. Como siempre los funerales los pagará el erario público.
    Luis Antonio, sigue siendo verdad aquella frase manida de los 80: El Estado siempre socializa las pérdidas y privatiza las ganancias.

    ResponderEliminar
  4. Con un poco de pasta, no basta, pero tiene que bastar. No queda otra. Y hacer filigranas, y milagros como si fueramos dios, porque tiene que bastar. Y aún dar gracias porque tus hijos no pasan hambre y porque van al colegio, y porque se ponen malos y tienes un médico al que llevarles....
    Lo he pensado mejor: Si basta. Tiene que bastar.

    ResponderEliminar
  5. Reconozco que me despistó el comienzo, -díjeme yo: hoy toca ponno-; no sabía que se le dieran tan bien los autos sacramentales, Doc K., con sus alegorías y todo :)

    (Joer con la crisis...)

    ResponderEliminar
  6. Piensan que bastante tenemos con un poco de pasta. Ellos, los innombrables, piensan que nuestras necesidades son inversamente proporcionales a nuestra resignación.
    Ya ve usted, Alma Cándida, tengo que tocar cualquier palo y aún así no me siento del todo satisfecho.

    ResponderEliminar
  7. como se duerma el papá, puede haber hasta incesto

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que el incesto es ancestral aunque secreto o cuando menos disfrazado.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué duro es usted Dr., pero qué certero con sus dardos!

    ResponderEliminar
  10. Gracias colega.
    No queda más remedio que echarle un poco de fuego a las brasas para que prendan de nuevo y desaparezca esta fría indiferencia en la que vivimos.

    ResponderEliminar
  11. Bailando con una calavera26 de septiembre de 2008, 11:25

    A veces, sin saber porqué, nos damos cuenta de repente de lo importante que es un tema. Y éste, sin duda, es el caso de esta terrible crisis financiera.

    Ante un tema de esta envergadura, la certeza de que el debate es tan inútil como la lucha entre una gacela y una pantera, nos aboca a aceptar que tenemos que seguir buscando en el polvoriento baúl del anacronismo fórmulas viejas ya que ha quedado patente que la capacidad de innovación y reacción no existe.

    Los empresarios han dicho verdaderas sandeces. Los economistas han dicho verdaderas sandeces. Los periodistas han dicho verdaderas sandeces.
    Nosotros estamos obligados a decir verdaderas sandeces…

    ¿A qué obedece tanta sandez? Fácil: ¡Al miedo y al desconocimiento y a la falta de fórmulas válidas para salvar este capitalismo que nos lo han puesto en la UVI todos aquellos encantadores de serpientes que nos vendieron la panacea del riesgo y la ganancia fácil como zanahorias a los estúpidos conejillos que somos.

    La cosa es muy seria. Mucho más de lo que sospechamos, precisamente porqué los que saben del tema están acojonados y no tienen ni idea del efecto dominó que este horror financiero causará a corto y largo plazo en la economía mundial.

    No será un problema de incesto o de paternidades protectoras, será una invocación milagrera a los Santos Patrones -salvadores de "los pechos lobos" crecidos en una imprevisión de colegial- para que vuelvan a conferir su forma original, creíble y solvente a los malabarismos de ingienería financiera que el Sistema Bancario Internacional nunca debió permitir.

    Las filigranas con mazapán, señorías, no con el producto del esfuerzo de toda una pirámide de esclavos que ahora comprueban como ese esfuerzo es tan inútil y tan absurdo como bailar con una calavera. Muy ligero el baile al principio, por la falta de carne(inversiones-humo), pero que, lamentablemente, una vez apagada la música, comprobamos que esos huesos no sirven ni para hacerle un caldito al abuelete más desdentado.

    Yo siento una infinita indignación. Ni siquiera la frivolidad o el humor me sirven estos días.

    Cuanto más escucho/leo sobre el tema -y lo he hecho hasta la saciedad- más REPUGNANCIA, me inspira una clase pólítica MUNDIAL, que nos obliga a vivir en un optimismo facilón, hueco e insultante, sin que ellos se tomen la molestia ni siquiera de hacer los deberes de un parvulito.

    ResponderEliminar
  12. Aclaración, por ser palabra en desuso.

    Parvulito: Esta palabra viene del latín párvulos, de parvus, que significa pequeño; se le da el nombre de párvulo, al niño o niña de cuatro o cinco años.

    ResponderEliminar
  13. Baile con calaveras o baile con elefantes, querido, la indignación no puede resolver ni éste ni casi ningún otro problema.
    El rasgado de vestiduras no nos exime de nada, por eso el humor es una hermosa forma de, cuando menos, reírnos de nuestra propia realidad.

    Eso que dice ha pasado: nos han engañado, pero es que siempre nos engañan. En las duras y en las maduras. Cuando las vacas son gordas y cuando son flacas.

    Por mucho que busquen en el baúl recetas mágicas hay una concreta realidad constatable: la naturaleza humana necesita ciclicamente pasar de una fase de autoengaño a otra fase de reconocimiento de ese autoengaño pero eso sí, sin dejar nunca de estar engañado.

    ResponderEliminar
  14. Yo hice Parvulitos (sic) en el Parvulario con parvos recursos económicos (soy la 5ª hermana...).

    Parvo en realidad es 'escaso'. Paulus es 'pequeño'. Bueno, eso creo, no soy especialista. Quien tiene teclado, se equivoca.
    ¿Qué sería correcto: "parvula pulcherrima est" o "paula pulcherrima est"?

    Qué tiempos.

    ResponderEliminar
  15. Coñe, ¿era "pulcherrima" o "pulcerrima"? (superlativo de "pulcra").

    M....a de latín oxidado... (parece latón :D)

    ResponderEliminar
  16. Parvo en gallego es tonto, Almita. Tal como puede ver en este referencia:

    http://www.digalego.com/diccionario/html/index.php?op=ver&id=48761&buscado=PARVO&opcion=entrada

    ResponderEliminar
  17. Y gracias por el enlace del diccionario de galego!!! :)

    ResponderEliminar
  18. Muy bien diccionario, se lo recomiendo si quiere introducirse por los vericuetos y corredoiras de la lengua de Rosalía.

    ResponderEliminar
  19. Más jetas que pequeños o parvos27 de septiembre de 2008, 19:22

    'pequeño' se dice en latín 'parvus,parva,parvum'

    Palabra: parvus,parva,parvum
    Significado: pequeño
    Tipo: adjetivo
    Flexión: 2ª Declinación
    Caso: Nominativo
    Numero: Singular
    Genero: Masculino

    Estimada Alma Cándida, mi latín está más oxidado que el suyo, y el griego que me tuve que meter entre pecho y espalda no digamos. Pero con su acotación me ha hecho interesarme por el tema, -que aunque no era el objeto del relato ni del debate- siempre es interesante enlazar unas cosas con otras. Esto que copio es lo que he encontrado al respecto. Afortunadamente a San Google no se le oxida nada, o si se le oxida, siempre logra disimularlo mejor. No he encontrado en cambio el significado de paulus. Durante mucho tiempo me interesó mucho la etimología, ahora desde que decidí no hacerle reverencias a la arbitrariedad del lenguaje, una arbitrariedad lógica e imprescindible, sólo aclaro cuando creo que puede haber alguna confusión.

    Los políticos no son pequeños, ni cortos, ni escasos, ni parvos, sino unos jetas, que no hacen los deberes no por ser escasos, sino por tener un morro que se lo pisan. Un saludo.


    párvulo, la

    1.adj. De corta edad.

    2.adj. y s. Se dice del niño que recibe educación preescolar: los párvulos duermen un ratito después de comer.

    3.Inocente o ignorante. También s.
    parvo, va
    adj. Pequeño, escaso: parvo y frugal desayuno.

    ResponderEliminar
  20. Aquí Puella Pulcherrima, pasando de google y con diccionario (de lejanísimo COU) Latino - Español, Español - Latino (Vox) en mano:

    paul(l)us-a-um: (adj.) en poca cantidad // pequeño, débil.
    Paul(l)us-i: sobrenombre romano

    (el de Tarsio, vamos)

    Así que los dos tenemos razón, Pinganillo/Más jetas que...(et caetera), quod erat demostrandum :) :)

    P.D.
    Requiescat In Pacem Paul Newman :(

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué fácil es echar la culpa a los políticos para eludir nuestras responsabilidades!
    Al ser ellos las cabezas de turco que nos convienen, podemos aliviar nuestra responsabilidad en la crisis.
    La verdad es que a la gente común siempre le viene de perlas tener una diana que reciba los dardos de la amargura colectiva. Antes, como la gente le tenía miedo a los poderosos utilizaba como blanco a minorías de cualquier tipo (judíos, moros, gitanos, extranjeros etc.) Hoy como la gente es más atrevida usa a sus propios líderes, los que ellos mismos han elegido.
    Una gran mentira útil.

    ResponderEliminar
  22. Los culpables no consuelan28 de septiembre de 2008, 20:26

    Gracias, Alma, un placer su aclaración.

    Mil cabezas de turco, le doy la razón, tenemos responsabilidad en esta crisis los ciudadanos de a pie. ¡Ya lo creo! Por dejarnos engañar y admitir unos riesgos que no éramos capaces de afrontar.

    A mí me consuela menos (en realidad no me consuela nada) encontrar un culpable, que el miedo que me inspira esta situación.

    No sólo han perdido su vivienda en EEUU + de 2 millones de personas (según dicen) y lo que caerá, sino que al asumir el Estado esas pérdidas al verse obligado a asumir esos activos inexistentes, los contribuyentes pagaremos el pato.

    En España, la ocultación existe y es lógico, pues ya sabe que si suben medio € la botella de aceite en el supermercado se forman colas y barren con todo, imagínese que dicen que nuestros ahorros corren peligro, ya nos veo a la masa haciendo cola en todas las Entidades Bancarias, con saco de dormir incluido, e incluso rompiendo los cristales.

    El corralito sería un cuento de hadas comparado con lo que por aquí podríamos llegar a hacer.
    Los bancos ahora han cerrado el grifo y no prestan ni una piruleta. Montones de PYMES que vivían permanentemente pendientes de renovar sus créditos, caerán como moscas, y no hablemos de los constructores que ese tema ya es garrafal.

    Yo no sé quien es la gente común ni la gente excepcional. Si se refiere a la masa, esa sí que sé quienes somos, y nos han engañado caballero, nuestra ingenuidad es imperdonable, pero los políticos no pueden irse de rositas ni de coña.

    No han tenido la decencia de desplegar un mínimo control a esas entidades especulativas y voraces, alegando un respeto al mercado que no se lo cree ni Heidi.

    ResponderEliminar
  23. Me estoy acojonando (perdón por la ordinariez y la simplicidad, pero...).

    ResponderEliminar