24 octubre 2007

Críticos en estado crítico


"La rue de Peletier es un lugar de desastres. Después del incendio de la Ópera, ha ocurrido otro accidente en ella. Acaba de inagurarse una exhibición en el estudio de Durand-Ruel que, según se dice, se compone de cuadros. Ingresé en ella y mis ojos horrorizados presencian algo espantoso. Cinco o seis lunáticos, entre ellos una mujer, se han reunido y han expuesto allí sus obras. He visto personas desternillándose de risa frente a estos cuadros, pero yo me descorazoné al verlos. Estos pretendidas artistas se consideran revolucionarios, “impresionistas”. Cogen un pedazo de tela, color y pinceles, lo embadurnan con unas cuantas manchas de pintura puestas al azar y lo firman con su nombre. Resulta un delirio de la misma índole que sí los pacientes del manicomio que recogen piedras de las márgenes del camino y se creyeran que habían encontrado diamantes."


(Crítica en un semanario humorístico de la primera exposición impresionista de 1876. Recogido por Ernest Gombrich en su célebre obra: La historia del arte)

2 comentarios:

  1. Deber�a haber un Colegio Oficial de Cr�ticos de Cr�ticos. Pero suena a censura... uf, dif�cil cuesti�n.

    ResponderEliminar