27 agosto 2007

El Corazón de la Foresta (Al Bicho Vivo)


  • Hola, amigos. Soy el Sapo Pepe Perreras, el presentador más audaz e impertinente del orbe animal. En nuestro programa de hoy de Al Bicho Vivo, el Buho Casimiro, nuestro corresponsal noctámbulo en bosques y selvas, nos va a hablar de un universo mágico y sorprendente. ¿No es así, Casimiro? 
  • Ciertamente, Pepe Perreras. Hoy vamos a contar cosas sobre El corazón de la Foresta. Hummm. Suena bien. ¿De que estamos hablando, Casimiro? 
  •  Pues mira, se trata de un lugar situado en lo profundo del bosque. Un pequeño claro donde ni el sol ni la luna se atreven a entrar por miedo a que sus rayos se queden enganchados entre las ramas de los árboles y la maleza salvaje. Dicen que fueron los elfos quienes lo encontraron y que decidieron, con su talante habitual para la conciliación, regalárselo a los animales para convertirlo en un lugar de debate abierto a todo el mundo donde el entendimiento y la diversidad fueran el único objetivo. 
  •  ¡Qué buena gente eran los elfos!. Cuanto los echamos de menos. Es maravilloso disponer de un lugar así donde los que lo desean pueden discutir, dialogar, conversar y enfrentar opiniones sin perder la compostura ni el sentido del humor. 
  • No siempre es así, amigo Pepiño. 
  •  ¿Y eso? 
  • Los animales tenemos mucho de humanos cuando se trata de nuestros instintos más primarios y por muy buen rollito que haya, es difícil para una comadreja estar al lado de un simple topillo común sin que le entren ganas de enviarlo con un simple ñam a las oscuras profundidades de su estómago. 
  • Cierto, Casimiro, cierto. Pero seguro que los responsables del lugar habrán encontrado una solución a esa dificultad. 
  •  Sí, han encontrado una: un montón de troncos enhiestos pero vacíos en medio del claro. El anonimato garantiza la seguridad de los más vulnerables, es decir los más comestibles. Llegan, aprovechando la oscuridad se introducen en los troncos por túneles excavados en la tierra, se saludan y comienzan a charlar de sus cosas 
  • ¿Ves? Cuando hay voluntad de entendimiento todo es posible. Has asistido a una sesión. Debió de ser una experiencia maravillosa. 
  • Bah, no creas. Mucha gresca. El anonimato da valor a los medrosos, engrandece a los pequeños y convierte en sabios a los necios. Encima los valerosos, los grandes y los listos quieren seguir siéndolo. Todo un lío. 
  • ¿Y el debate? 
  • Bueno, si le llamas debate a una exhibición de egos. Fíjate en la urraca Blasa, antes era una urraca normal, un poco estirada eso sí, pero desde que frecuenta El Corazón de la Foresta, menosprecia a sus congéneres y va diciendo que esta primavera no piensa anidar sus huevos ya que está harta de traer al mundo a estúpidas crías consentidas. 
  • Caray, ¿quién se cree ella que es? Bueno, ahí dentro se hace pasar por el águila Rowena. No es secreto, ella misma presume de su doble identidad con sus amistades de El Corazón de la Foresta. Si la vieras allí, majestuosa y soberbia. Capitana en mil batallas. Rigiendo a sus huestes con voz firme y poderosa y no con es infame cha-cha-cha de las de su especie.
  • ¿Pero tendrá problemas al volver a la rutina diaria? Pero no le importa o dice que no le importa. Está dispuesta a sacrificar todo su tiempo de realidad por dos horas de fantasía, debate y adrenalina. 
  • ¡Qué complicada es la condición animal! Y pensar que esos monos vestidos piensan que entre nosotros, todos somos iguales. 
  • Mejor que sigan pensándolo. Seguiremos viviendo más tranquilos. 
  • Gracias, Casimiro. Está ha sido una emisión más de Al Bicho Vivo.  Buenas noches a todo el orbe animal de su presentado más audaz e impertinente, el sapo Pepe Perreras. Recuerden nuestro grito favorito: ¡aléjense de los humanos!

24 agosto 2007

Pongamos un aprendiz de chamán

Pongamos un año: 1979

Pongamos un mes: Noviembre


Pongamos una ciudad: Santiago de Compostela


Pongamos dos quejas: El precio de alquiler de los pisos de estudiantes y el pésimo nivel académico en la Universidad


Pongamos una protesta: C
lases en la plaza junto a las piedras milenarias. Fiesta y cacerolas. Sin siglas. Sin partidos. Alcohol, pastillas y humo.

Pongamos una casa y en la casa un piso y en el piso dos altavoces y en los altavoces esta canción atronando en la noche, junto a otras canciones en otros altavoces, en otros pisos, en otras casas, con la misma protesta, con las mismas dos quejas, en la misma ciudad, en el mismo mes, en el mismo año.

Pongamos un aprendiz de chamán que canta y baila...

Alan Stivell - Suite Sudarmoricaine


20 agosto 2007

¿Qué son treinta años para un rey de leyenda?

Mi himno favorito de su majestad Elvis I de Rockolandia :

18 agosto 2007

Confesións dun superheroe IV: Un pesadelo no peito



Miña nai tiña unha voz moi grave aquela mañá. De feito dicía cousas que eu era incapaz de entender. Pero o peor de todo era que non podía vela xa que alguén pechara as miñas pálpebras con algunha cola de boa calidade. Fixen un esforzo supremo e por fin conseguín abrilas unha migalla. Pecheinas de novo. Non era lóxico, non. Un tipo descoñecido estaba encima do meu corpo e dende alí latricaba sen xeito
  • ¿Queres un grolo? E un licorcafé de primeira calidade aínda que un pouquiño especial: nos seus compoñentes está a natura, a mandrágora e outras herbas secretas que non podo desvelar a risco de convertirme en carracha de cociña bilbaína.
  • ¿Quen é vostede? -gaguexei con dificultade.
  • ¿Cómo que quen son? Gfunderkaltstesick­, xa cho dixen ...o anano da cova.
De súpeto lembrei o que me acontecera. Estaba claro que non fora un soño. Posiblemente as novas foran demasiado fortes para o meu corpo de bolseiro famento e caera ó chan desmaiado. Unha cousa era segura, naquel intre o anano tomara posesión do meu peito e dende alí -sentado como un marqués, bombín na man, orellas de coello e aquela ollada terrible- estaba a piques de cambiar o rumbo da miña vida.
  • Tes que beber, estás demasiado feble.
A bebida sentoume ben, de feito en poucos segundos a cova pareceume un bo sitio para pasar alí o resto dos meus días. Víame como un novo Ali-Babá: rodeado de moedas de ouro, cofres enfeitados con pedras preciosísimas e unha rica colección de sedas, bordados e teas de damasco. Faltaban as huríes pero seguro que andaban perdidas nalgún burato poñendo as súas mellores galas para ofrecerme en calquera intre unha sicalíptica danza do ventre.
  • Agora xa podemos falar, pareces con mellor ánimo.¿Qué pensas do que che dixen antes?
Aínda estaba algo atordado e non entendín a pregunta
  • ¿De que me fala?
  • Rapaz, creo que me espera un duro traballo se quero facer de ti un poderoso superheroe.
Escoitar aquelo foi outro duro golpe para a miña recén estreada cordura pero xa estaba máis preparado
  • Mire eu non sei que dicirlle, todo esto me colle de sorpresa. En realidade o que quero e pillar un posto de traballo nun departamento da universidade e levar unha vida tranquila e ben pagada.
  • ¿Qué maricalladas son esas? -o anano semellaba algo alterado, polo menos a súa faciana tiña agora unha estraña cor violeta- ¿Podes ter o mundo ós teus pes e te conformas con ser un deses grises académicos que saben moito dunha cousa e nada do que realmente importa?
    Imos ver se te explico a situación. Hai un tempo, setenta anos atrás se non lembro mal, fun convocado ó consello anual. Non sei se sabes -boh, seguro que non tes nin idea, os da superficie pensades que o voso mundo é o único posible- non sei se sabes, dicía, que cada ano, na noite de San Xoán, -mentres os humanos quedades para comer sardiñas e facer o parvo arredor das cacharelas – os da miña raza reunímonos en Consello Xeral para facer balanzo do sucedido dende a xuntanza anterior. As asembleas celébranse no interior dun castro e aquela vez tocou nun pretiño a Celanova chamado Castromao. Había moita preocupación, as novas do voso mundo eran inquietantes. Alí enriba estabades facendo o parvo metidos nunha liorta desas nas que morre xente, guerra civil creo que a chamáchedes. A verdade e que poñendo nomes sodes uns coñóns. Normalmente os ananos non nos metemos nos vosos asuntos pola conta que nos trae, pero aquelo pasaba de castaño escuro. Os vosos mortos eran tirados ou caian nas nosas covas a moreas e na reunión decidimos crear unha brigada de voluntarios para enterralos. Tomamos outras resolucións que non veñen ó caso e cando xa iamos marchar pediu a palabra Gfunderkuszcstuckl, un dos ananos máis vellos e respectados. Del se contaba moitas historias a máis sonada que fora amigo do lexendario mago Merlín nos tempos escuros. ”Señores ananos -comezou- estes son momentos de dor para a xente miúda. Os nosos veciños da superficie están empeñados nunha guerra cruel que non respecta nin os sagrados vencellos do sangue. Penso que debemos facer algo máis que apañar os seus cadáveres.” Houbo un murmurio xeral e logo dun anaco Gfunderkuszcstuckl seguiu “Propoño que usemos dos nosos poderes para meterlles un pouco de cordura nos miolos”. De súpeto, fixo un movemento rápido coa man dereita e despregou diante nosa o que parecía unha capa de cor vermella. “Esta é a capa que me entregou o mago Merlín como galano por axudarlle a combater contra a sinistra fada Morgana. As súas verbas foron claras: entrégoche esta capa para que a gardedes como garantía da eterna alianza entre os homes e os ananos. Ten grandes poderes pero o seu uso está reservado a criaturas non féericas. Con todo, vós, os ananos, tedes que decidir quen pode usala ou non. Señores, penso que é o momento de utilizala” O balbordo no castro foi incontenible pero pronto a voz poderosa e xuvenil de Gfunderkelzsstlackk, o anano do Castro de Baroña, impúxose o resto. ”Non quero ser augafestas honorable Gfunderkuszcstuckl pero como ben sabes a Lei Xeral da Ananía, no seu artigo terceiro, prohibe taxativamente calquera encontro non casual cos humanos. Entón ¿que imos facer se tampouco podemos manexala nós?”. “Esperar” respondeu rapidamente Gfunderkuszcstucklesperar ata que chegue un home que sexa merecedor dela”. “Pero poden pasar moitos anos ata que o atopemos e mentres, os de alí enriba, seguirán matándose”. “Irmán Gfunderkelzsstlackk, a capa non vai cambiar a natureza sanguenta dos homes dun día para outro, esperar un tempo non modificará as cousas. Ademais, non podemos ir contra o destino. El nos dirá quen debe levala” Aprobouse a moción e durante setenta anos esperamos inutilmente a chegada dun home. Hoxe chegou ese home. Ese home es ti, compañeiro.
Xan das Covas rematou a súa perorada sinalándome co dedo índice nun xesto teatral.

  • Ben, ben. A historia está moi ben. Moi etnográfica, moi exemplarizante, moi...
-non sabía que carallo dicir- Pero é que eu son un tipo normaliño, non teño vocación redentora, nin sequera fixen o servicio militar.
  • Non te preocupes, deixa todo da miña conta. Cando faga algúns arranxos non te vai recoñecer nin a nai que te pariu -chiscou un ollo- As mozas rifarán por ti, xa verás. Ben, agora teño que facer unha cousa.
  • ¿Qué cousa?- resposteille alarmado. Do anano podería esperar calquera tolería.
  • Collerte as medidas.
  • Non entendo
  • Moi fácil, teño que collerte as medidas para o traxe de galego. ¿Ou é que pensabas que ías ir polo mundo sendo un superheroe en zamarra e blue jeans?


  • 16 agosto 2007

    La felicidad tiene que ser algo así

    Sonny Rollins tocando My one and only love.
    (Para R., claro)


    14 agosto 2007

    Susana Rinaldi


    (Haced click en la imagen de arriba para oír la canción en el reproductor)

    Sin piel

    (Letra y música de Eladia Blázquez)


    ¡Ya sé! Llegó la hora de archivar el corazón...
    De hacer con la ilusión, que no me va a servir
    un lindo paquetito con una cinta azul,
    guardarlo en el baúl y no volverlo a abrir...
    Es hora de matar los sueños,
    es hora de inventar coraje
    para iniciar un largo viaje
    por un gris paisaje...
    ¡sin amor!

    Voy a aprender a llorar sin sufrir,
    sin detenerme a mirar una flor,
    a encallecer lentamente
    ¡igual que la gente sin alma y sin voz!
    Voy a entender que se puede morir,
    y latir... al compás del reloj;
    como una máquina fiel
    igual que un robot...
    ¡sin piel!

    Después de haber sentido hasta el dolor.. a los demás,
    de darme sin medir, de amar sin calcular,
    llegó la indiferencia metiéndose en mi piel
    pacientemente cruel, ¡matando mi verdad!
    Saber que no me importa nada...
    de alguna vibración pasada;
    y caminar narcotizado
    por un mundo helado...
    ¡sin amor!

    10 agosto 2007

    Un hombre llamado Triste


    Yo, Domingo Triste, hijo de Felicidad y Cayo Triste, chamán ayudante del pueblo yaqui en las riberas del río Yaqui que esparce sus aguas a lo largo del gran estado de Sonora, tierra del maíz, he tomado la forma de mi nagual, el águila real, para volar sobre valles, desiertos, ciudades y montañas y atravesar el mar gigante tras el que se encuentra Galicia, territorio yori que sólo he visto en sueños.

    Los yoremes, así nos gusta que nos llamen, somos un pueblo altivo, independiente y orgulloso. Los yoris siempre han querido someternos. Primero con la cruz. Luego con la espada o el fusil. Luchamos y fuimos derrotados en mil batallas contra españoles, criollos, federales o revolucionarios. Expulsados de nuestra tierra, exterminados por las enfermedades, usados como esclavos en tierras extranjeras, nuestro espíritu siguió en pie y no consiguieron que olvidáramos nuestras fiestas y danzas, nuestra artesanía, nuestros modos de pesca, nuestra forma de cultivar la áspera tierra que nos proporciona soya, cártamo, alfalfa... Defendimos nuestra esencia espiritual con la misma fuerza con que ustedes protegen sus posesiones materiales o sus ambiciones secretas.

    Poco quedó todo aquello. Lo que no consiguió la espada y el fusil lo consiguieron la lupa, la pluma y la plaga asesina del turismo. En los libros fuimos estudiados, analizados, clasificados y convertidos en una nueva esperanza para la agonizante espiritualidad blanca. Llegaron los jóvenes yoris rebeldes con sus flores mustias y sus melenas lacias, buscando algo a lo que llamaban paraíso. Más tarde los comerciantes, vendedores de baratijas y falsos tesoros, atrajeron a los turistas ávidos de aventura, y con ellos llegó el oro fácil, el alcohol y la droga. Algunos de los nuestros, ambiciosos del lujo blanco, han acabado hacinados como ganado en barrios marginales y polvorientos. Las viejas danzas que nos hacían entender la belleza del mundo, se han convertido en mascaradas patéticas para consumidores de exotismo en viaje de vacaciones. La desesperanza reina y sólo nosotros, los chamanes, somos depositarios de la vieja sabiduría.

    Y ahora yo, Domingo Triste, ayudante del gran chamán Lengua Oscura, hago el viaje de vuelta. Me espera ese territorio verde, húmedo y fértil que llevo tantos años vislumbrando en mis sueños. Una noche tuve una pesadilla en la que vi como todo ese mundo verde y feraz desaparecía en un torbellino de humo, oscuridad y angustia. Al día siguiente, recibimos una visita. Se solicitaba nuestra ayuda ante un desastre previsible. Era más allá del mar. Supe al momento que aquel territorio era el de mi sueños. Ahora el nagual, mi espíritu en forma de águila real devoradora de serpientes, me lleva por los cielos cara a mi destino. Alli podré usar las palabras mágicas que provocan la lluvia y espantan al fuego que mata la vida. Pocas cosas llevo: algo de ropa, un cuaderno con oraciones, la palma de plumas, la sonaja de calabaza que atrae a las aguas del cielo y sobre todo, mi voluntad de poder.

    Los yoris vinieron a nosotros para cambiarnos. Quizás nosotros podamos cambiarlos a ellos y hacer que olviden su necedad tiránica y asesina.





    04 agosto 2007

    Mujeres de cine: imágenes y música



    Mary Pickford, Lillian Gish, Gloria Swanson, Marlene Dietrich, Norma Shearer, Ruth Chatterton, Jean Harlow, Katharine Hepburn, Carole Lombard, Bette Davis, Greta Garbo, Barbara Stanwyck, Vivien Leigh, Greer Garson, Hedy Lamarr, Rita Hayworth, Gene Tierney, Olivia de Havilland, Ingrid Bergman, Joan Crawford, Ginger Rogers, Loretta Young, Deborah Kerr, Judy Garland, Anne Baxter, Lauren Bacall, Susan Hayward, Ava Gardner, Marilyn Monroe, Grace Kelly, Lana Turner, Elizabeth Taylor, Kim Novak, Audrey Hepburn, Dorothy Dandridge, Shirley MacLaine, Natalie Wood, Rita Moreno, Janet Leigh, Brigitte Bardot, Sophia Loren, Ann Margret, Julie Andrews, Raquel Welch, Tuesday Weld, Jane Fonda, Julie Christie, Faye Dunaway, Catherine Deneuve, Jacqueline Bisset, Candice Bergen, Isabella Rossellini, Diane Keaton, Goldie Hawn, Meryl Streep, Susan Sarandon, Jessica Lange, Michelle Pfeiffer, Sigourney Weaver, Kathleen Turner, Holly Hunter, Jodie Foster, Angela Bassett, Demi Moore, Sharon Stone, Meg Ryan, Julia Roberts, Salma Hayek, Sandra Bullock, Julianne Moore, Diane Lane, Nicole Kidman, Catherine Zeta-Jones, Angelina Jolie, Charlize Theron, Reese Witherspoon, Halle Berry.

    02 agosto 2007

    Alerta ante la plaga de listillos


    La plaga llega a las ciudades


    MADRIZ.- La plaga masiva de listillos que estamos padeciendo ha desatado una fuerte polémica. Mientras muchos afectados piden el uso masivo de venenos para su exterminio, destacados científicos y ecologistas desaconsejan el uso masivo de listicidas por los efectos adversos que podría tener sobre la salud humana y la fauna silvestre.


    Ésta fue la causa por la que el Ministerio de Agricultura decidió dejar de aplicar veneno. «Estamos ante un pico muy importante de explosión demográfica de los listillos. Pero todas las poblaciones cíclicas terminan bajando. Con ésta pasará lo mismo», afirma el que probablemente sea el mejor conocedor de este homúnculo, el neuropsiquiatra y libertino Max Von Krapp.

    Este investigador, que desarrolla su actividad en el Departamento de Neuropsiquiatría Evolutiva de Homúnculos, Humanoides y Humanos de la Universidad de Labidah, asegura que no estamos ante la única explosión poblacional del Ratus Doctus, un homúnculo común, que hasta hace cuatro décadas mantenía su hábitat en paisajes de los países desarrollados caracterizados por poseer cocientes de inteligencia alto y medio alto . «Desde finales de los 60 su avance es arrollador en la Península Ibérica», afirma.

    ««No sabemos con total precisión el porqué, pero casi podemos asegurar que el traslado masivo de población humana del campo a las ciudades , ha facilitado tal expansión». El avance económico y de los medios de comunicación, las mejoras en el nivel de vida, unido al continuo avance del comportamiento neopaleolítico entre la juventud, «pueden estar detrás del pico poblacional actual».

    No obstante, Von Krapp se muestra sorprendido por la duración de la plaga desde su primera aparición. «Aquellas primeras poblaciones ya están remitiendo, como anunciamos. Pero han surgido núcleos nuevos asincrónicos, que se reproducen en ondas viajantes como ocurre en el resto de Europa» ». declara.

    Sea como sea, la plaga de listillos está causando alarma entre la población ya que en algunos sitios se han producido densidades de hasta 1.800 individuos por hectárea. En condiciones óptimas, como las actuales, las hembras pueden parir cada mes seis crías. A los 20 días ya son fértiles. Y así hasta miles de ejemplares cada temporada.

    Ante la plaga, las asociaciones de docentes e intelectuales en peligro reclaman el uso masivo de veneno, como se hizo en primavera en varias ciudades universitarias. Unas 20.000 hectáreas fueron tratadas con atonticona, un anticoagulante producido por la fermentación de materia gris bombardeada con rayos catódicos, que lamentablemente tuvo efectos devastadores sobre otros animales: roedores silvestres, oropéndolas, seguidores del Hare Krishna, palomas, visitadores médicos, sapos y señoras de cierta edad.


    Un informe de la Universidad de Labidah del 31 de abril (sic) alertó del peligro para la salud si se consumían esos animales infectados. Esto, unido a la denuncia de siete asociaciones ecologistas, llevó a las autoridades a tomar la decisión de dejar de esparcir veneno. «Los análisis demostraron que las palomas y visitadores médicso-aparte de quedarse ya tontos del todo- tenían el buche lleno de veneno, y sin embargo, los listillos, que pillos, no presentaban hemorragias», señaló ayer el libertino veterinario jefe del Instituto de Recursos Animalísticos de la Universidad de Labidah, Max Von Krapp. «Dudamos de la eficacia de la atonticona tal como se ha aplicado», añadió.
    Mientras, el Ministerio está aplicando medidas como el cierre de librerías y bibliotecas y un uso distinto del listicida, que al estar metido en un tubo impide que sea ingerido por otras especies. Ante la crisis, el portavoz del Gobierno, ha ofrecido la ayuda «rápida y contundente -aunque eso sí- prudente, del Presidente».