31 julio 2007

A mis soledades voy, de mis soledades vengo


Michelangelo Antonioni

(1912-2007)
El eclipse (1962)

Una cita de amor a la que nadie acude.

6 comentarios:

  1. Gracias mil por su homenaje a Antonioni y Bergman (mi recuerdo también a Serrault, que ha fallecido en esos días).

    Yo no lo he hecho en mi blog Cerezas y Guindas, porque ya lo hice en un blog que acabo de inaugurar por motivos laborales. Hasta ahora no le había dicho nada, doctorcito, porque me obligan a escribir sin tildes -por temas de subida en el buscador o algo así-, y me daba apuro que quien entrara, pensara que deliberadamente no había puesto yo la puntuación correcta.

    La dirección, por si le interesa echar un vistazo, es: www.indicecine.com/blog

    Hay un poco de todo: actualidad, estrenos, cine clásico, directores, estrellas de siempre y de ahora, curiosidades, fallos de raccord, etc.

    Espero que le guste, y ya sabe, si no encuentra tildes no es ni por desconocimiento, ni por descuido.

    De nuevo, gracias, gracias y gracias por su homenaje a estos dos genios del cine con mayúsculas.

    Un beso,

    B.

    ResponderEliminar
  2. Apunto la dirección de su nuevo blog y prometo pasearme ya mismo por su nueva residencia.
    Tanto Antonioni como Bergman son dos grandes pérdidas para el cine mundial. Quizás ambos pertenecen a esa vieja generación, cada día más escasa, que consideraba que el cine era una bella forma de comunicación y no una mera industria cultural para el puro entretenimiento.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta que le guste el cine tanto como a mí.

    De momento me han dicho que paralice nuevas entradas en el blog para dedicarme a otro de música, pero en cuanto me den carta blanca, lo seguiré llenando de mil y unas cosas relacionadas con ésta mi pasión.

    Un beso y gracias como siempre.

    ResponderEliminar
  4. El viejo cine sigue estando ahí bien dispuesto para quien sepa sacarle partido. Los de nuestra generación somos seres privilegiados por tener una cultura cinematográfica más amplia, con aquellos ciclos en TV, de la que tiene la gente más joven .Ahora para ver una película anterior a los 60 hay que tener TV. por cable o esperar a que se les ocurra a los programadores poner alguna más allá de la 1 de la mañana en algún canal público.

    ResponderEliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo. Cuando éramos niños o jóvenes (léase esto último sin acritud, jeje) abundaban los ciclos y la proyección de películas clásicas. Es evidente que no todo lo anterior a los 60 es bueno, pero... casi.

    Hubo un ciclo dedicado al cine mudo cuando yo tenía unos 20 años (es decir, hace veinte), que me permitió descubir maravillas como El viento, Avaricia, Juana de Arco -de Dreyer- o Nanook el esquimal, entre otras joyas. Bueno, qué le voy yo a contar a usted, si es tan apasionado o más que yo de este mundo maravilloso...

    ResponderEliminar
  6. El cine es mi pequeño regalo de cada día. Sin mi pequeña dosis de cine diario no me siento del todo feliz.

    ResponderEliminar