13 julio 2007

Maldita la gracia, Chet


Maldita la gracia, Chet
Maldita la gracia de convertirse en leyenda trágica para que se publiquen biografías...

se hagan documentales...
y para que pronto, un actor cualquiera, pueda interpretar tu vida en el cine y ser aspirante a un Oscar.
Maldita suerte nacer guapo y ser blanco. Tú bien sabes que se prefiere a los blancos para las leyendas trágicas y fotogénicas.
Maldita suerte tener una voz maravillosamente dulce y tocar la trompeta como un ángel del Apocalipsis.
Maldita sensibilidad.
Maldita heroína.
Maldita cocaína .
Malditos maderos de media Europa que te metieron en el trullo y luego te expulsaron como un perro por ser drogadicto famoso.
Malditos matones bastardos que cobraron su deuda reventándote la cara a golpes para que no pudieras seguir tocando la trompeta con la que eras como un ángel del Apocalipsis.
Maldita tu resurrección de entre los muertos.
Maldita otra vez la fama.
Maldito el círculo sin fin.
Maldita la ventana.
Maldita la muerte, al fin.

0 comentarios:

Publicar un comentario