28 abril 2007

Nacer pato, morir pato


Ante el gran número de reclamaciones recibidas en nuestro jardín, el Equipo de Diseño de Especies Naturales (E.D.E.N.) quiere manifestar a la opinión pública lo siguiente:



  • La historia del patito feo convertido en cisne es una mera falacia pergeñada por el escritor danés Hans Christian Andersen con la intención de dar falsas esperanzas de redención a los especímenes más apaleados de la raza humana. Además el texto se impregna de cursilería cuando escribe aquello de: Rizó entonces sus alas, alzó el esbelto cuello y se alegró desde lo hondo de su corazón, "Jamás soñé que podría haber tanta felicidad, allá en los tiempos en que era sólo un patito feo".

  • También son un puro embuste las varias versiones de la historia de la rana, que metaforicamente salió rana, al convertirse en príncipe tras el consabido ósculo de la princesa del cuento.

  • Taimadas leyendas ancestrales nos hablan de hombres convertidos en lobos, de hombres murciélagos, de hombres osos, etc.... En realidad cuentos para asustar a cachorros inocentes de variado pelaje.

  • Cada una de esas historias de transformismo son falsas y de ello se desprende una única conclusión valedera para todas las especies: ustedes, que nacieron rebecos, morirán rebecos. Ustedes, que nacieron urracas, morirán urracas. Ustedes, que nacieron begonias, morirán begonias. Y sobre todo ustedes, que nacieron patos, moriran patos.

  • Si a pesar de ello siguieran con sus absurdas intenciones de modificar su imagen original (sabemos de casos de alargamientos de cuellos de pato con consecuencias mortales, de hormigas con injertos de espinas para parecer abejas, de ranas quedándose afónicas tras intentar imitar la voz humana etc...) nuestro equipo de diseño no se hace responsable de las consecuencias a corto, medio y/o largo plazo. Recuerden el caso de la extinción de los dinosaurios y lo que dijo el señor Darwin al respecto de la evolución de las especies proceso que debe ser natural y no causado por traumatismos caprichosos.

  • Algunos de ustedes nos hablan de los progresos de la cirugía humana. Bah, pura banalidad. Unos pechos más grandes o pequeños, unas nalgas que se reducen, una nariz que se acorta, un sexo que aparece o desaparece como conejo en sombrero de mago. Vulgares juegos malabares de torpes aprendices de demiurgo. Nosotros, profesionales del diseño natural, desdeñamos esta forma indigna de intrusismo profesional.

Por todo lo dicho, exigimos de todos los seres vivos, el inmediato cese de toda aspiración de cambio no justificado por fuerza mayor, bajo amenaza de largarnos con viento fresco a otro universo paralelo donde nuestra actividad sea debidamente reconocida. ¿No han oido hablar de la deslocalización? Ya lo saben ...el que avisa no es traidor.

3 comentarios:

  1. embolic dijo...

    embolic la pifió colgó el comentario donde no debía, o eso, o el San Antonio se lo afanó a los patitos... así que he castigado al santo y he botrrado el mensaje. lo he seleccionado, copiado y pegado aquí en lo de los patitos, donde debía ir... espero no tener trifulcas con los cielos.

    **********************************

    ¿como puede ser posible que ante este análisis tan acertado de los cuentos de hadas, patos, brujas, príncipes y dragones no tengas un mogollón de comentarios?

    ¿es que la peña está tonta o que?

    Muy bueno, si señor... con lo cómodo, inteligente, apropiado, fácil y adecuado que es andar por el mundo con la jeta que el azar le dió a uno...

    Y encima con reclamaciones!!!

    ya haces bien en mandarlos a hacer puñetas...

    ¿ande dices que te largarás?

    ¿a que universo?

    m'avisas por favor...

    emoticono de guiño.

    y otro de beso.

    ResponderEliminar
  2. Señora embolic, San Antonio no se dedica a raptar aves acuáticas, al contrario, facilita que la gente recupere todo lo que ha perdido, menos la inocencia y la vida, ambas cosas sólo se tienen una única vez.

    Respecto a su segundo comentario, he de decirle que tanto este doctorcito como mi colega el Chamán somos profetas en el desierto de la desidia. Nunca pregunte a un allegado si ha leído los último que ha puesto en el blog ya que recibirá cualquier respuesta peregrina.
    Da igual, la llama de la verdad, la razón y la ciencia debe permanecer encendida tal como nos lo exige el Devayana o Vía Solar hacia el Nirvana.

    ResponderEliminar
  3. La belleza interior es una buena patraña, que no se la cree ni Cenicienta.

    ¡ Cuánta maldad hay en el mundo por no saber intuir los futuros cisnes que anidan en todos los adefesios del planeta, y se cuentan por millones !

    Y adefesios acaban siendo todos. Y ni los entendieron cuando cotizaba su físico ni los entenderán después.

    El patito no debería llorar. Pero llorar es el arma más alcance de cualquiera. ¿ Y quien ha dicho que un cisne es más bello que un patito ? ¿ La comparación ? ¿ Es diferente a los demás y por tanto más feo ? ¡ Ahí duele carcamales !

    Cerca de mi casa hay un estanque, los cisnes son bobos, y poco limpios la verdad, vistos de cerca son pura decepción.

    ¡ Pero ay, amigos, la sublimación de la imagen ! ¡ esa elegancia al deslizarse por el agua, ese cuello larguísimo que le concede no sé que categoría... !

    Y el patito, más pequeño, menos visible, sin blancura inmaculada... el día que alguien me explique que demonios tiene la blancura....

    En fin, Serafín, ¡ patitos feos del mundo, no os aflijáis... ! ¡ ignorad la opinión de los demás !. La opinión de los demás siempre es innecesaria, aunque siempre el prójimo en su generosidad infinita nos la ofrece, la pidamos o no.

    ¡Salud!


    P.D. Tener respeto a la imagen original eso sí que es la más absurda posición. Opérense de lo que quieran y no le tengan respeto a nada de lo que la biología les concedió. Ni es mérito de ustedes odiar su aspecto y mucho menos amarlo. El mérito no existe, amigos.

    ResponderEliminar