29 diciembre 2007

Entrevista con el Comandante



  • Estamos en el Cuartel General de la Agrupación Revolucionaria Ruralista Galega (A.R.RU.GA) y vamos a entrevistar a su legendario lider el Comandante Vituco Vilariño.
  • ¡¡¡Comandante Bo Peixe, mamalón!!!
  • Ordena el Comandante, que desde ya le llame Bo Peixe, su nombre de guerra.
  • De acuerdo. El que acaba de hablar es el Capitán Botafume, jefe de prensa de la guerrilla, que nos va ayudar en la traducción. El Comandante Bo Peixe conoce y practica nuestro idioma, pero se niega a hablarlo por motivos anticolonialistas y estratégicos. Comandante, ¿se rumorea que A.R.RU.GA prepara una gran ofensiva contra Snobia, la capital señoritinga y que por tanto, estamos en las vísperas del día D?
  • ¡Conteste vostede, Capitan Botafume! Sendo responsable de Prensa sabe que as filtracións ao inimigo, os xornalistas sempre son inimigos, considéranse delito de alta traición. Queda arrestado e ao mencer procederemos a súa execución. Terá dereito a elexir o menú da súa derradeira cea. 
  • Pero Comandante eu, eu eu non fixen nada.
  • ¡Fóra!
  • Nunca había visto nada semejante, Comandante.
  • Tranquilo amigo, usaremos balas de fogueo, pero al menos me libraré de él durante un tiempo. Nada más insufrible que un urbanita pijo reconvertido a la buena causa. Después de una buena temporada encalleciéndose las manos con el arado, volverá más tranquilo.
  • Con su permiso, Comandante, hay un tema que preocupa a la opinión pública: el secuestro de los componentes del Club de Senderismo . Los familiares están preocupados ya que no saben nada de ellos salvo que ustedes los tienen retenidos
  • ¿Retenidos? Le informo, caballero, que nunca fueron tan felices. Tienen lo que deseaban: largas caminatas por el monte, vida al aire libre y encima no les cobramos la comida y el alojamiento, por lo menos mientras no pidamos rescate por ellos. Sus parientes deberían estar contentos, ya no los tienen cerca y ahora están sanos, robustos y muchos hasta han rejuvenecido. La mayoría quiere formar parte de nuestras tropas. Hay algún caso más complejo, ya sabe algún funcionario "rabudo" acostumbrado a no hacer nada, pero con un poco de trabajo agropecuario, de sol a sol, casi le garantizo que en el futuro tendremos nuevos entusiastas de la causa.
  • Comandante, se dice que ustedes son muy tradicionalistas. Que quieren obligar al uso de ropas oscuras, con chaleco, boina y faja en los hombres y falda larga y pañuelo en la cabeza en las mujeres.
  • Se olvida de los zuecos, a los que queremos hacer un símbolo vivo de nuestra idiosincrasia nacional. Las viejas y sanas costumbres. Cuando éramos atrasados pero auténticos. ¿Qué somos ahora?. ¿Sabe usted que los jóvenes han abandonado cualquier forma de vestimenta tradicional para ponerse unos trapos chillones que o bien les quedan demasiado holgados o demasiado estrechos?. Mire, cuando capturamos en una de nuestras cacerías alguna manada de jóvenes en eso que llaman el botellón, nos solemos partir de risa tanto por la facha de algunos como por su incapacidad por tener una borrachera como Dios manda, es decir como siempre han sido las borracheras. Luego después de tres o cuatro meses de reeducación: trabajando la tierra, cocinando, haciendo trabajos de albañilería, limpiando establos y cuidando del ganado, cambian tan radicalmente que es difícil reconocerlos. Pero no somos conservadores como sostienen ustedes, los de la canallesca. Por ejemplo y sin ir más lejos cuando conquistemos el poder propondremos el aborto libre y gratuito siempre que la criatura no haya alcanzado los 18 años. Es una medida aplicable a las ciudades para evitar aglomeraciones perturbadoras, por ejemplo en estos días de Navidad.
  • Lo tienen todo bien pensando, Comandante.
  • Amigo periodista el Comandante Bo Peixe, puedo prescindir de todo excepto de dos cosas que siempre llevo conmigo : el esquema del país que quiero, bien dibujado en mi cabeza y un revolver Magnum calibre 44 por si algún imbécil pretende emborronármelo.

26 diciembre 2007

El último sultán del Swing

Oscar Peterson (1925-2007)

17 diciembre 2007

¿Arde el blues a nueve bajo cero?



Nine Below Zero / Sonny Boy Williamson
Yeah, ain't that a pity, people ain't that a cryin' shame
Ain't that a pity, I declare it's a cryin' shame
She wait till it got nine below zero, and put me down for another
man

I give her all my money, all of my lovin' and everything
All of my money, all of my lovin' and everything
It done got nine below zero and she done put me down for another
man

Nine below zero, the little girl she done put me down
Nine below zero, the little girl she done put me down
She know I don't have nowhere to stay, and I don't have not one
dime


10 diciembre 2007

Pobre Mister Jones



Espero que papá no se enfade mucho, pero ya sabes como es él. Tú lo conoces bien, ¿eh pillín? Siempre has sido su confidente, su amigo, su socio y yo siempre he sido la típica hija solitaria y abandonada por sus padres.
¿Qué pensará cuando te vea con los ojos arrancados de las cuencas y tirados como canicas gemelas por el suelo de la habitación? Esos ojos fijos, como dicen que tienen los muertos, que aterrorizaban mis vigilias nocturnas sabiendo que estaban allí, mirando al techo en el cuarto de al lado.
Pobre Mister Jones.
¿Qué pensará cuando te vea sin boca -con la que decías esas cosas tan graciosas para meterte conmigo- y en su lugar sólo quede ese agujero con tan mala pinta, oscuro y feo como entrada de pozo?
Pobre Mister Jones, obre desnarizado.
¿Cómo llevará mi padre que ya no puedas gesticular con tus brazos, aquellas especie de palos tirados en la papelera, ni mover tus piernas inexistentes y que tan siquiera puedas estar sentado sin caerte?
Pobre Mister Jones, pobre muñeco roto.
Sueño de muchos, negocio de algunos.
Pobre mi papá ventrílocuo, sin muñeco y con hija asesina.
"No te asustes, nena. Piensa que es un compañero de juegos. Como un hermanito. Gracias a él tenemos esta casa tan bonita y puedes estudiar en ese colegio tan caro" "Pero él no es de verdad" "Como si lo fuese. Debes considerarlo como un miembro más de la familia"
Pobre Mister Jones. Lo tenías todo ¿eh? y sólo eras un trozo de madera relleno de trapo.

  • Tú también eres de madera y trapo.
  • Mientes, Mister Jones. ¡¡¡Yo soy una niña de verdad!!!
  • Las niñas de verdad no hablan con muñecos rotos.
  • Me estás engañando con una de tus trampas. Quieres vengarte por lo que te he hecho.
  • Dime, niña de verdad ¿por qué no sangraste cuando al arrancarme los ojos con la navaja te cortaste un dedo? ¿Dónde está tu sangre? El dedo tiene un corte profundo pero no ha salido ni una gota por ahí.
  • Es que estoy enferma.
  • ¿Enferma? Estás enferma de envidia porque el ventrílocuo me prefiere a mi, al gran Mister Jones.
  • MALDITO, MALDITO, MALDITO...
    ----------------------------------------------
    Ya no puedes hablar ¿eh? Te he arrancado el corazón y la lengua y eres un pelele irreconocible. Sólo espero que papá no se enfade mucho ya sabes como es él. Tú lo conoces bien, ¿eh pillín? Siempre has sido su confidente, su amigo, su socio y yo siempre he sido la típica hija solitaria y abandonada por sus padres.

09 diciembre 2007

Se han largado



  • Se han largado.
  • ¿Quienes?
  • Los hombres.
  • Estarán escondidos.
  • Imposible, los descubriríamos. Son muchos y ruidosos.
  • ¿No hay nadie en las calles?
  • No hay nadie en ninguna parte. En las calles, en los coches, en las viviendas, en las universidades, en los colegios, en las iglesias, en los cines, en los museos, en las bibliotecas, en los teatros, en los estadios, en los restaurantes y bares, en las tiendas, en los autobuses, en los trenes ...todo está vacío.
  • ¿O sea que queda su mierda, no?
  • Sí, claro. Los restos de su GLORIOSA civilización. Hi hi hi hi.
  • ¡Qué bien!. ¿Entonces que esperas para mover tu culo de rata y correr a darnos el gran festín?

03 diciembre 2007

Sacrificar el cerdo a cuchillo será objeto de sanción en Galicia


La Xunta no prevé aumentar inspecciones, pero admite que el aturdimiento previo no está aún generalizado

La ley de bienestar animal entra en vigor en plena eclosión de las matanzas en Galicia



( En : FAUVE, la petite sauvage )

22 noviembre 2007

De viaje a ninguna parte

Fernando Fernán Gómez (1921-2007)

19 noviembre 2007

El dragón mágico

Puff, the magic dragon / Peter, Paul and Mary




(Traduccción muy personal)
Puff, el dragón mágico vivía en el mar
y en Honah Lee, cuando había niebla en otoño

le gustaba jugar.
El pequeño Jackie Paper quería al pillo de Puff
y le traía cuerdas, lacres
y otras cosas con las que disfrutar, oh.

Puff
, el dragón mágico vivía en el mar

y en Honah Lee, cuando había niebla en otoño
le gustaba jugar. (2 veces)

Juntos viajaban en barco con la vela ondulante
Jackie vigilaba los vientos desde la cola gigante
Los nobles reyes y príncipes ante ellos se inclinaban
Y cuando
Puff su nombre bramaba
los barcos piratas las banderas bajaban.

Puff
, el dragón mágico vivía en el mar
y en Honah Lee, cuando había niebla en otoño

le gustaba jugar (2 veces)

Un dragón es siempre un dragón pero los niños crecen.

Las olas pintadas y los anillos gigantes ya no apetecen
Una noche gris sucedió, Jackie Paper no volvió
Entonces el tremendo rugido de Puff, el bravo dragón, se apagó.
Su cabeza
por la pena se dobló.
Sus escamas cayeron como la lluvia
y Puff no volvió a jugar por el camino de cerezas
Sin su amigo de toda la vida, Puff se sentía sin fuerzas
Así que Puff, el bravo dragón,
triste y derrotado en su cueva se quedó

Puff
, el dragón mágico vivía en el mar
y en Honah Lee, cuando había niebla en Otoño

le gustaba jugar. (2 veces)



En catalán


16 noviembre 2007

Confesións dun superheroe VI: Balsa de aceite


-Non podemos acercarnos máis ao barco sen perigo, señor conselleiro.

-Moi ben, capitán. Fondee aquí.
Sueiro, que vaian todos a cuberta ata que lles demos aviso. As sirenas dos pesqueiros soarán cando cheguen as manchas.


-Co debido respecto, señor conselleiro, pero non vexo que este sexa o mellor sistema para combater o derrame de petróleo.


-Imos ver, ¿cantas veces terei que dicirlle que me limito a cumprir as ordes do noso presidente? ¿E supoño que vostede non terá dúbidas sobre a capacidade que ten él de elixir sempre as mellores solucións?


-Por suposto, señor conselleiro, por suposto. Líbreme o ceo de pensar outra cousa. Con todo, e perdoe a franqueza, a xente, os medios e a oposición pensan que facemos isto porque gastamos todos os cartos no monte ese e xa non temos cartos para outras solucións máis axeitadas e verosímiles.


-Sueiro, levamos moitos anos gobernando. Dígame, ¿cándo fixemos caso dos comentarios da xente?


-E certo, señor conselleiro, ten toda a razón.


-Pois continúe obedecendo as ordes e se cadra algún día celebraremos todos a súa chegada a postos de meirande responsabilidade.
-------------------------

-¿Cómo vai todo, conselleiro? Estou reunido en consello, no meu despacho, e os seus compañeiros adoecen por ter novas do noso plan.

-Moi ben, presidente. Os gaiteiros xa están ensaiando na cuberta. Cando nos avisen que chegan as manchas, tocarán todo o tempo que sexa necesario ata conseguir que muden a ruta e tornen a mar aberto.
¿Con que prefire que empecemos, cun alalá ou cunha muiñeira?
-Ten que ser algo moi enxebre, moi noso, moi ...moi de dentro.

- Tranquilo, presidente, non lle defraudaremos.

-------------------------


-¿Qué pasa, conselleiro? ¿Cómo vai iso? Non temos noticias súas dende as tres.

-E que...

-¿E que , qué?

-E que...presidente, pasou algo imprevisto. Logo de que as bandas comezaran co Alalá das Mariñas chegounos un estoupido tremendo, fortísimo. Miramos o ceo e vimos un home voador.
-¿Un home voador? ¿Non sería Ultragalego?

-
Sí, era Ultragalego e levaba tras él unha morea de nubes que facían ise ruido tan forte ao chocar entre elas. El levaba un bastón dourado do que saían faíscas e que usaba cando algunha alonxábase demasiado das outras.-Ou sexa pastor de nubes. ¿Vostede toma por tonto ao presidente que o colocou onde está?

-
E verídico, presidente.
Prosigo, co seu permiso. Chegou onde as manchas fixo un áceno coa vara e notamos un ruido como de absorción dende as nubes. Nun segundo as manchas, todas as manchas, érgeronse do mar e sairon cara as nubes de xeito abraiante. Estas ennegreceron, é logo dun bo rato, xa ben gordas, marcharon elas soas con rumbo descoñecido dirixidas dende a distancia polos berros de Ultragalego.
Logo chegou o do barco...
-¿Tamén fixo voar o barco?

-Non, nese caso amarroulle
a proa un cabo do grosor ,como de catro homes repoludos, e así guindado no aire levouno a toda velocidade sobre o mar ata non sabemos donde, xa que lle perdimos a pista.Agora todo está limpo e despexado.-¿ Es os helicópteros?

-Os helicóptero perderon a súa pista nun banco de néboa.
¿Qué imos facer, presidente?.
- Pois volver ao porto co noso mellor sorriso e na roda de prensa posterior falaremos de que se trata dun éxito máis deste goberno que co seu esforzo continuado e as súas medidas, as veces arriscadas, está convertendo este país nun territorio próspero e tranquilo. En definitiva: Galicia xa é unha auténtica balsa de aceite. ¿Está de acordo, conselleiro?

-Por suposto, presidente, por suposto.


-------------------------


12 noviembre 2007

06 noviembre 2007

Manifesto achado en Camariñas (22 anos despois)


Crónicas Hyportuarias
Nos bretemosos días da Era Hyportuaria, despois da chegada da Grande Humidade e do cataclismo ideolóxico que africanizou Iberia e terminou coa decadente Idade Postoureira, reducindo aos mouros habitantes do Magreb á barbarie e o axexo, unha civilización valente e comerciante florecía na costa do
Atlántico: A Reserva Noroccidental. Atlantic City, Celtic Town, Kompostpétrea érguense ao longo da Raia Atlántica, inseridas na Federación Marítima que integra os pobos costeiros de Noveuropa.
Telón de Grelos

Entre a Raia atlántica e o Telón de Grelos , que afasta fisicamente a Reserva Noroccidental das tribos do Deserto Mesetario, discorre unha terra dura e brava, onde unha raza noroccidental primixenia se endurece nos perigos do bosque para encarar un destino remoto e común a todos os seus antergos:
dominar os aspectos máis carnais da hostelaria en Soho e Saint Paul. Son os dominios de Mont-Fort, Burgasville, Saint Froiland, Mont-Ross
Barra do Bacalhau
A Reserva Noroccidental pertence á Comunidade Económica do Mar do Norte. Nas principais metrópolis da mesma os reservistas exercen unha importante influencia no sector de servicios. Este rasgo nacional procede da época "ultramariña" na que aventureiros noroccidentais iniciaron na ciencia
da tenda de coloniais á poboación indíxena do Atlántico Sur, empresa á que se uniron tamén algúns fillos do País de Camoes, unha sud-parte atlántica afastada da Reserva pola Barra do bacalhau, pero profundamente unida por similares costumes, como a tradicional aversión polos aranceis aduaneiros.

Ruta do Calamar
O océano é a corda umbilical que comunica os noroccidentais co seu destino de civilización. Por el exténdese a Ruta do Calamar, un labirinto de intereses pesqueiros intermarítimos que atinxe desde Durban e Johanessburg ata Boston e as illas Sandwich, dominado por unha cúpula financieira noroccidental establecida en Celtic Town, que herdou do seu antigo colega Francis Drake a súa habilidade especulativa. Do océano proceden tamén regularmente centos de mariños noroccidentais que hexemonizan as tripulacións mercantes que percorren as rotas de abastaecimento enerxético, ben provistos de exóticas mercadorías de grande aprezo, especialmente as níveas ou o célebre "Winston",
que son posteriormente introducidas nos antros praieiros da meseta desértica.

Atlantic City, a nobreza

Atlantic City é a metrópoli da Reserva e a guía da tradición xerárquica noroccidental , gardada por unha camada de escribas de ríxidos e señoriais costumes, que aspiran a hexemonizar o discorrer cotidiano
dos reservistas, tal e como preconiza O Faro, símbolo totémico da urbe. Os niveis de estatus social en Atlantic City están unicamente demarcados pola antigüidade do clan familiar á que pertence o cidadán.
O pasado é o valor máis venerado na cidade atlántica e o tempo discorre entre as súas ventosas avenidas sen deixar pegada, mentres a néboa do océano agacha os seus faraónicos poboadores da contaminación contemporánea, refuxiados atrás das asépticas e afamadas cristaleiras, ocupados no culto
aos grandiosos antepasados, o seguimento da bolsa de valores e a defensa dunhas arcaicas e ameazadas institucións metropolitanas que xa brillaban nos tempos lonxincuos, cando a Era Hyportuaria non nacera e Atlantic City era o vixía noroccidental do imperi magrebí do caudillo Fran-Franc.
Celtic Town, a fronteira
Celtic Town é a alternativa abigarrada a Atlantic City; unha urbe trepidante sinalado polo espírito da fronteira. Neste caso, a súa condición de encrucillada contraditoria entre a viciña impetuosidade meridional do País de Camoes, os vicios noratlánticos traídos polas tripulacións británicas ao Berbés e
a inxenua ferocidade dos clans piratas que poboan a outra banda da Baía do Morrón e aflúen ás excitantes covas nocturnas de Celtic Town a través do Paso de Rande. Esta terra de ninguén atraiu todo tipo de "Outsiders" -mercadores, xoglares, alquimistas- que dereon a Celtic Town unha época dourada
e un símbolo inequívoco: unha oliveira a medio camiño entre a alegoría do coñecimento e a arte de vender aceito para o bacalhau ao pobo camo eta. A vida en Celtic Town ten a esperanza propia de xentes pouco acostumadas á resignación; un certo morbo de cidade sen lei e o ascenso social dunha
camada de barbeiros e taberneiros son o esqueletoo deste pobo aberto.
Kompostpétrea, o conxuro
Kompostpétrea é a memoria cabalística da raza noroccidental. Un labirinto de sociedades segredas ocultas pola pedra e un conxuro astral. Nas profundidades dos seus edificios remotos armacénanse os misterios de sucesivos cultos que varias xeracións de sacerdotes e meigos menores empregaron para
exercer o poder. O advenimento da Grande Humidade forzou a negociación dunha alianza de curandeiros, feirantes e vetustos bibliotecarios que, baixo da tutela dos escuros magos, exerce como clero da nova relixión: o "Self Government". As antigas camadas terratenentes e ilustradas
noroccidentais tentan así perpetuar o seu poder e dar unha fráxil unidade política ás centrífugas relacións que manteñen entre si as tribos da Reserva. Arredor da vella cicadela de granito refléctese unha imaxe inversa: ociosos e xovens retallos das principais familias noroccidentais, enviados en pescuda do coñecimento armacenado en Kompostpétrea, amorénase nunha perpetua xoldra en pousadas e tabernas, das que o rebumbio provocou hai miles de anos o nacimento do "tour operator" e asolagou Kompostpétrea de visitantes do norte a través da primeira rota turística europea, a Vía Pétrea.
Por este mesmo camiño soñan chegar algún malfadado día as cábilas mesetarias a pór fin á Grande Humidade e selar un confuso "affaire" histórico que encerra toda a virilidade noroccidental nos sinos do Grande Templo kompostpétreo, pretendidamente roubadas polos siareiros do Magreb nos esquecidos tempos do Poder Mouro.
Madrís, a conspiración
No corazón do Deserto mesetario érguese a turbulenta Madrís, metrópoli do universo de secano e porta do ardente Magreb, poboada por xente patilluda e bandoleira, inventora de covas malsás onde se practica a inexplicablemente célebre Cocida madrileña.
A era Hyportuaria rematou coa hexemonía ibérica da capital do deserto, onde porén se tecen novas conxuras contra da orde noroccidental. Ao abeiro do rexurdimento dun movimento folclórico latino esquecido desde o éxito de "La plaga", unha cúpula madridista tenta reunificar o abatido espírito mediterráneo e hexemonizar o eixo xeopolítico Roma-París-Madrís. Os servizos de información infliltrados na quinta coluna noroccidental en Madrís -adestrados na Escola de Hostelaria de Kompostpétrea – avisaron do próximo obxectivo da conspiración elaborada pola Ameaza Magrebí: extender o Eixo a Lisboa. Madrís coñece e valora o tradicional proverbio noroccidental: "Nada vai mal mentres quede Portugal".
Recollido do "Manifesto achado en Camariñas".
(LA NAVAL . Revista atlántica. Número 1. Marzo-85 )

01 noviembre 2007

Tocahuevos: un agudo debate sobre piques y mosqueos (Fauna Directo)

-¿El tocahuevos nace o se hace?

¿Qué es anterior, el huevo o el tocahuevos?

Hoy en Fauna Directo, un espectacular debate:

A la derecha Benita, portavoz de SIMOCO (Sindicato de la Mosca Común). A la derecha la vaca Marela de
AVIVA la Asociación de Víctimas de Insectos Varios. En medio la profesora Mariluz Avestruz, investigadora con amplio curriculum en el estudio y tocamiento de huevos.

Repito mi pregunta: ¿el tocahuevos nace o se hace? Profesora Avestruz,
es su turno.

-Pues yo que tengo la suerte de haber tocado e incluso incubado huevos de toda clase y condición, creo que se trata de un debate abierto, donde las posturas aparentemente encontradas puede que al final efectivamente terminen encontrándose, siendo aventurado, puramente especulativo y totalmente acientífico decir el momento y el lugar.

-Es su turno, Marela.

-Mmmmuuuuchas veces me he preguntado porque nosotras, las vacas, seres privilegiados y productivos del mundo animal, tenemos que sufrir esa lacra en forma de mosquitos, moscas, avispas y toda esa morralla zumbona que amarga nuestros días, nuestras noches y sin darnos un respiro se reúnen en tropel
alrededor de nuestras entrañables bostas. Realmente es una atrocidad, un acto miserable, una verdadera vergüenza ...Y YO LE ACUSO A USTED Y A SU ASOCIACIÓN DE MALHECHORES, señora mosca, DEL INSOPORTABLE SUFRIMIENTO DE MIS SEMEJANTES, seres pacíficos y tranquilos donde los haya.
-Lávense, que van hechas unas guarras y ya verán como visitamos sitios más apetecibles y propicios. Además ¿por qué se ponen así? Los humanos se alimentan de su leche y de su carne y no por ello se dedican a calumniarlos. En definitiva, son ustedes unas caprichosas incapaces de hacer nada por si mismas. Las limpian, les dan de comer, las meten en establos, hasta se dejan sacar la leche por un tubo. ¿Productivas? ...ustedes son unas INÚTILES.


-Mmmmmoderador no estoy dispuesta a oír esa clase de insultos. Solicito que ese miserable díptero retire sus palabras.

-
¡¡¡VACA BURRA!!!
-¡¡¡SANGUINARIA COMEMIERDA!!!

-Por favor, amables bichos ...¡¡¡están discutiendo como humanos!!!

Les corto la palabra. Hable usted, Mariluz.
Mariluz, ¿no me oye? ¿Qué hace con la cabeza bajo tierra?

-Yo no quiero saber nada, allá ustedes se la compongan. Vine a hablar de mis amados huevos y no de otras lacras que no me afectan como investigadora. Lo siento, pero no participaré en problemas de índole social que no son objeto de mis estudios. Pueden estar seguros que por nada del mundo pondré en peligro mis prestigiosas plumas.
-Amigos, amigas.
Llegado a este punto, visto lo visto y oído lo oído -como dice el refrán oigo mi gallo cantar pero no se en que corral- poco queda por decir; sólo invitarles a un próximo programa de Fauna Directo. Esperando que para entonces la paz haya vuelto a reinar en este alborotada charca, les envía su mejor croac su amigo anfibio, el sapo Pepe.

24 octubre 2007

Críticos en estado crítico


"La rue de Peletier es un lugar de desastres. Después del incendio de la Ópera, ha ocurrido otro accidente en ella. Acaba de inagurarse una exhibición en el estudio de Durand-Ruel que, según se dice, se compone de cuadros. Ingresé en ella y mis ojos horrorizados presencian algo espantoso. Cinco o seis lunáticos, entre ellos una mujer, se han reunido y han expuesto allí sus obras. He visto personas desternillándose de risa frente a estos cuadros, pero yo me descorazoné al verlos. Estos pretendidas artistas se consideran revolucionarios, “impresionistas”. Cogen un pedazo de tela, color y pinceles, lo embadurnan con unas cuantas manchas de pintura puestas al azar y lo firman con su nombre. Resulta un delirio de la misma índole que sí los pacientes del manicomio que recogen piedras de las márgenes del camino y se creyeran que habían encontrado diamantes."


(Crítica en un semanario humorístico de la primera exposición impresionista de 1876. Recogido por Ernest Gombrich en su célebre obra: La historia del arte)

21 octubre 2007

EN: Bartleby y compañía / Enrique Vila-Matas

"Los talentos de primer orden jamás serán especialistas. La existencia, en su conjunto, se ofrece a ellos como un problema a resolver, y a cada uno presentará la Humanidad, bajo una u otra forma, horizontes nuevos. Solo puede merecer el nombre de genio aquel que toma lo grande, lo esencial y lo general por tema de sus trabajos, y no el que pasa su vida en explicar alguna relación especial de cosas entre sí."
(Arthur Schopenhauer, "Escritos literarios)



"Es maravilloso el no porque es un centro vacío, pero siempre fructífero. A un espíritu que dice no con truenos y relámpagos, el mismo diablo no puede forzarle a que diga sí. Porque todos los hombres que dicen sí, mienten; en cuanto a los hombres que dicen no, bueno, se encuentran en la feliz condición de juiciosos viajeros por Europa. Cruzan las fronteras de la eternidad sin nada más que una maleta, es decir, el Ego. Mientras que, en cambio, toda esa gentuza que dice sí viaja con montones de equipaje y, malditos ellos, nunca pasarán por las puertas de la aduana."

(Carta de Herman Melville a Nathaniel Hawthorne)



04 octubre 2007

Apuntes para el comienzo y final de una historia victoriana





COMIENZO

El 7 de Marzo de 1879, en la época gloriosa de la reina Victoria, apareció en el “Illustrated London News” un artículo firmado por Thomas Richard Stephens. El citado caballero, discípulo del pionero de la fotografía William H. Fox Talbot y miembro de la Sociedad Teosófica de Madame Blavatsky, hablaba de sus ensayos con un nuevo modelo de cámara fotográfica “que podría servir para retratar el alma humana”.

Pasó el tiempo y del invento e inventor poco más se supo. En los mentideros de Fleet Street se habló de que Stephens trastornado por un extraño descubrimiento había acabado sus días arruinado y alcohólico en un centro de acogida del Salvation Army en el East End.


Ya en 1894, Cornelius Adams, importante anticuario de Covent Garden, recibió anónimamente un extraño paquete. Aparentemente, aquello parecía una vieja cámara semejante a las utilizadas 20 años atrás en los gabinetes de fotografía pero de un tamaño desproporcionadamente pequeño y sin el acompañamiento de un trípode. Con todo, lo más curioso era el montón de cables negros que salían de su parte inferior. El aparato venía acompañado por un cuaderno de tapas doradas semejante a un breviario. Cornelius abrió la libreta y empezó a leer el texto. Aquel hombre devoto, miembro de la ilustrada minoría católica seguidora de las tesis del Cardenal Newman, no pudo dejar de lanzar una maldición a la par que sentir un profundo escalofrío a medida que las líneas de aquel extraño manuscrito pasaban delante de sus ojos.


El reverendo John Ramsey saboreaba cada minuto de su presente tranquilidad en Cromwell Street. Para él era una justa recompensa tras los sinsabores sufridos en su agitada vida pastoral. Después de dejar jirones de su piel entre los mineros de Newcastle o los estibadores de Cardiff había encontrado un oasis de calma burguesa en aquella pequeña parroquia del sur de Kensington. Ya habían pasado los tiempos de la furia anticatólica y aunque era muy consciente de que para sus vecinos no dejaba de ser una presencia algo molesta y muy poco chic que en cierta medida rebajaba el nivel del barrio, tampoco sentía a su alrededor aquella animadversión profunda que había encontrado entre sus paisanos de Londres cuando era un joven seminarista. Ni siquiera tenia necesidad de justificarse ante los viejos conocidos de otra épocas. Estaba seguro de si mismo. Había sido un sacerdote ejemplar en circunstancias excepcionales y ahora tenía derecho a su premio. Cornelius Adams era su amigo. Con él compartía largas veladas alrededor de una mesa de ajedrez. Hablaban reposadamante de teología pero también de política, arte o literatura. Rara vez de cuestiones personales. Sin embargo aquella noche ...



Aquella noche todo fue diferente. Nunca había visto al anticuario en semejante estado. Ni siquiera cuando un grupo de belgas le había querido estafar con un falso escritorio estilo Chippendale. Su rostro demacrado reflejaba una gran tensión. Sus ojos oscuros desprendían llamaradas de pánico. Aquel hombre, el que llamó a su puerta a las diez y cuarto de la noche, llevaba un abismo oscuro en su interior.



FINAL




Tres sombras oscuras proyectándose sobre el tapiz verde de Hyde Park. Apenas unas manchas de ceniza, cercanas al lago Serpentine, que el viento matutino se encargaría de esparcir en pocas horas.

El detective Barrow se ajustó el bombín, abrochó los botones de su gabán, puso las manos en sus bolsillos y observó como se desperezaba la ciudad dormida, más allá de las rejas, en los altos del Speaker Corner. Carruajes de reparto, landós particulares con la capota cubierta para combatir el rocío y el par de bobbies que le habían acompañado, alejándose velozmente en bicicleta del lugar del espanto. Nada más.
Sin duda sería un hermoso día de septiembre. Sereno, claro y tibio. No, él no estaría en condiciones de disfrutarlo.



03 octubre 2007

22 septiembre 2007

Fantasmas coma nós

  • ¿Está listo, Castelao?
  • Estou listo, Rosalía.
  • Hoxe é noite de luar.
  • Seino. Unha fermosa noite de luar. Iso faime lembrar a historia que escribín daquel esqueleto que tiña a facultade de erguerse do cadaleito e podía ver aos outros da súa mesma condición por ter un ollo de vidro.
  • ¿Unha historia triste?
  • Non pero si. Si pero non. Ten algo de retranca galega pero tamén un fondo cruel. Comento nel, por exemplo, que os esqueletos no cemiterio católico son tan parvos que só pensan en bailar e por iso o meu personaxe prefire a compaña da xentiña do cemiterio civil máis serios, profundos e circunspectos.
  • Pois as nosas osamentas para estar soterradas nunha igrexa, non son moi danzarinas que digamos. Alí quedan baixo a pedra facendo compañía aos outros egrexios: Brañas, Asorey, Cabanillas e Fontán.
  • E eses ¿por qué non queren vir connosco?
  • Son fieis a iso do descanso eterno. Están quentiños no sartego e non lles gusta erguerse as tres da mañá en noite de invernía, para botarlle unha ollada ao descoñecido mundo exterior.
  • Alá eles coas suas teimas. Cando queiran facelo non poderán, a conxunción cósmica desta noite tardará moito tempo en repetirse. Veña, cóllase do meu ganchete, Rosalía, que xa saimos para fora.
---------------------------------------------------------------------------------
  • Hai máis luz pero a cidade tampouco cambiou tanto. Oiga, ¿qué son esas cousas que hai por alí, unha detrás doutra?
  • Non estou seguro pero eu diría que son coches, Rosalía, aínda que cambiaron moito dende a miña época.
  • ¿Coches? ¿E onde colocan os cabalos? Son moi cativos.
  • Non hai cabalos, funcionan a motor. Por elo tamén se lles chama automóbiles.
  • Fíxese, Castelao, hai alguén na praciña. ¿Por qué non lle preguntamos cousas sobre este mundo? Seguro que nos pode dicir algo.
  • Con cuidado Rosalía, temos que ter moito siso xa que non sabemos como poden ser as persoas deste tempo.
-----------------------------------------------------------------------------

  • ¿Qué pasa? ¿Tengo monos en la cara o qué? ¿Qué coño miráis? Ademas, ¿por qué brilláis tanto? ¿Y esa facha? ¿De que baile de disfraces habéis salido? Malditos modernos. Pelos de punta, polvos de talco, un puto traje negro para daros un aire siniestro y ya os créeis nietos del Conde Drácula.
  • Disculpe señor, somos estranxeiros de viaxe en Compostela...

  • ¿Cómo que sois extranjeros si estáis hablando en gallego? Los guiris no hablan en gallego. ¡¡¡Maldito chute!!! Me ha dado mal rollo. Ahora os veo como flotando en el aire. Seguro que el cabrón del gitano me metió alguna mierda en la papelina de caballo que le compré esta mañana.
  • Ve, Castelao, fala de cabalo. Non estaba tan descamiñada cando eu preguntaba polos cabalos.
  • Non me gusta esté tipo; é agresivo, está moi desnutrido e ten a dentadura podre ...e iso que semella ser bastante novo.
  • ¿Estará enfermo? ¿Pasará fame o pobriño? Ao mellor chegamos en época de fame ou incluso de peste. ¡A Nosa Señora da Barca nos asista!
  • ¿Qué coño hablais? ¿Teneis algo de guita? Tengo mucha gusa. Hace la hostia de horas que no pruebo bocado. ¿Qué pasa, joder? ¿Por qué estáis tan pálidos y callados?
  • Mire, non sabemos do que está a falar.¿Verdade, Rosalía?
  • ¿Rosalía? ¿Rosalía de Castro?
  • Sí señor. Son Rosalía de Castro.
  • Pero tía jajajaja...¿con que te colocas? Adios ríos, adios fontes...
  • Adios regatos pequenos... Castelao, ímonos de aquí.
  • ¿Y tu eres Castelao? Ahora te reconozco por las gafotas. Jajajaja, te pareces a Harry Potter. No era caballo, jajajaja, era un tripi. Me he chutado un puto tripi jajaja.
  • Oes, ti. ¿Coñeces Negra Sombra, o poema?.
  • Si, claro jajaja. ¿Quien no conoce Negra sombra?
  • Cando penso que te fuches...
  •  
  • ...Negra sombra que me asombras...Ehhhh ¿Dónde estáis? ¿Dónde os metisteis?
  • Detrás túa
  • Ahhhhhhhhhhhhhhhh.
  • Sigo eu co poema ...Ó pé dos meus cabezales, tornas facéndome mofa
  • Co medo estará correndo un bo rato, Rosalía.
  • Seguro. ¿Gústalle este mundo moderno, Castelao?
  • Non, pero pode ser divertido para fantasmas coma nós.

14 septiembre 2007

Desacato al Sindicato (Fauna Directo)



-Hola, amigos. Soy el sapo Pepe . Bienvenidos a Fauna Directo. Hoy con un tema de rabiosa actualidad:
  • ¿Qué está pasando en nuestras colmenas?.
  • ¿Por qué están tan alteradas nuestras laboriosas y gentiles abejas?
Y para hablar de todo ello, damos paso a nuestro corresponsal en el micromundo entomológico: Hortensio, el escarabajo pelotero.

¿Cómo va la asamblea, Hortensio?

-Alborotada y volátil. Tal animal, tal condición. Pero antes de nada quisiera hablar una vez más de nuestro agraciado conductor. En el sapo Pepe se aúna la inteligencia poderosa con una fuerza de voluntad digna de un dios antiguo. A mayores...
-¡Basta! Te ruego que te centres en la asamblea de abejas obreras y dejes los piropos para otra ocasión.

-No se diga más, amado monstruo.
Pues aquí las cosas están que arden como decía. El Sindicato de Abejas Obreras está pasando por unos momentos realmente difíciles. Lejanos quedaron los tiempos en que las bravas sindicalistas se jugaban las alas en la defensa de las "curritas": que si había que luchar para que las celdas fueran más espaciosas y aireadas, que si se debía aumentar el tiempo del bocadillo de nectar de media mañana, que si era denunciable la actitud perezosa y displicente de los zánganos, que si se debía hacer una selección más rigurosa y democrática del enjambre que debía acompañar a la vieja abeja reina en la búsqueda de nuevas colmenas ... etcétera.


-¿Qué ha pasado entonces?

-Lo que pasa siempre, amado maestro. Poder y apoltronamiento van unidos como la carne y el hueso. ¿Quién le pone objeciones a una abeja con pretensiones? Yo, por supuesto, no. Fundamentalmente por el posible picotazo.
En resumen: las abejas jóvenes están hasta las mísmisimas corbículas de las maniobras del sindicato y las cosas han estallado en plena asamblea con consecuencias imprevisibles.
-Detalles, Hortensio. Queremos detalles

-Pues bien , el colectivo de abejas no pecoreadoras -es decir las jóvenes que no pueden salir de la colmena- manifiestan que mientras ellas se matan trabajando; las viejas,
con la complicidad del sindicato, están de jarana fuera de la colmena, sin pegar palo al agua y el nectar y polen no lo recolectan ellas, si no que lo consiguen trapìcheando con las apidae de las otras colmenas.

-Eso es grave, Hortensio.

-
Es grave, pero no es todo, Pepe. También se dice que los del sindicato tienen una larva escondida a la que suministran ilegalmente jalea real, para convertirla en reina y utilizarla luego como posible alternativa a la heredera, a la que acusan de no apoyarles lo suficiente y dedicarse al puro desenfreno con la compañía de un montón zánganos desocupados.

-Por último...

-¿Todavía hay más?

-Sí, Pepe. Se comenta que los del sindicato han repartido entre los suyos los puestos del enjambre que saldrá con la
vieja abeja reina cuando tenga que abandonar la colmena y crear una nueva comunidad. Así la organización se difundirá de forma irreversible por el resto del colmenar.
- Va a ver una buena bronca.

-Los aguijones estan preparados. Será una bonita batalla. Pero los del sindicato son muy listos y se las saben todas. Seguramente, los alborotadores quedarán neutralizados por las buenas, ofreciéndoles algún puesto o regalándoles alguna prebenda, o por las malas, es decir, arrancándoles directamente el pellejo.
No hay otra
, Paco .

-Gracias, Hortensio.

-Y que conste que no me has dejado hablar de tu estilo maravilloso y de tus virtudes incomparables.

-Habra ocasión pare ello,
Hortensio.

Hasta la vista, amigos. Este ha sido un programa más de Fauna Directo. Retransmitiendo en directo a todo el orbe animal.
Gracias por estar ahí.

12 septiembre 2007

Regreso a la Tierra de los Pájaros


Joe Zawinul (1932-2007)
Pionero e impulsor del jazz rock y
fundador del mítico grupo Weather Report.

Birdland / Weather Report con Manhattan Transfer



08 septiembre 2007

Confesións dun superheroe V: Decisión crítica na hora meiga



(Traductor de galego en: Opentrad)


Aquela noite, na hora meiga en que se apagan os televisores é unha torrenteira de auga corre polos canos, estaba o voso servidor acochado a carón dunha fiestra, esperando ter o valor suficiente para lanzarse ao infinito.

Tres días antes chamaron á porta da miña casa, fun abrir e diante miña apareceu un paquete dourado sostido por dúas pernas miúdas, como de gato, embutidas nuns pantalóns cor anil.



  • Coño ...¡é isto!

  • E para vostede -dixo unha voz miúda dende debaixo do vulto- Pero por favor, teña compaixón deste pobre anano e axúdeme. ¡¡Vaime esmagar co peso!!

En realidade non pesaba nada, polo menos para min. Debaixo apareceu un pequeno casco de moto, do tamaño dunha cunca para o caldo e de cor lila, no que apenas podía verse a faciana sufocada, case fervente, dun homiño. O seu atavío era singular para un ser que evidentemente procedía da raza dos ananos de cova: levaba cazadora de coiro, camisa a raias e aqueles pantalóns anil que escentilaban estrañamente na penumbra do corredor. Inviteino a entrar mentres deixaba o paquete encima da mesa da entrada. Instintivamente decateime que dentro daquel fardel estaba a clave do meu futuro.


  • ¿Quere...quere tomar algo?- a penas balbucín
  • Si, claro estou realmente canso- O anano tirouse no miña cadeira favorita- ¿Tes licorcafé?
  • Non, non teño. Pódolle ofrecer outra cousa
  • Déixao, o único que me podería erguerme o ánimo sería un bo grolo de esa bebida.
  • ¿Moito tráfico polas rúas? –dixen eu, por dicir algo.
  • ¿Polas rúas? Non sei, supoño que si, aínda que non cho podo dicir con seguridade. Eu a penas me desprazo por elas
  • ¿Cómo é iso? ¿Entón como chegou ata aquí?

O anano botouse a rir a esgalla.


  • ¿Non pretenderás que eu vaia polo voso inferno automobilístico coa miña pequena Lisistrata? - Sen máis, meteu unha man no peto e foi sacando pouco a pouco unha longuísima pluma verde de case o seu mesmo tamaño. Aquelo parecía pura maxia.

  • ¿Verdade Lisistrata?,churriña. Eu nunca permitiría que colleras unha doenza por mergullarte con esas máquinas asasinas. Xa temos bastante coas ratas –Despois de acariñar a pluma deulle un bico e volveuna a meter no peto coa mesma indiferencia.

  • ¿Ratas di?

  • ¿Non as chamades así? Os vosos sumidoiros están cheos de ratas. Algunhas tan grandes como gatos. Non vexas o que custa canealas cando vou dun lado a outro montado na miña doce Lis.

  • ¿Ou sexa que os ananos usan os sumidoiros para desprazarse ...¿voando?

  • Sí claro, dende as nosas covas na Ananía temos comunicación directa co voso mundo a través dos sumidoiros. Cando os ananos mensaxeiros temos unha misión na superficie utilizamos os vosos canles subterráneos. Con todo, o peor momento é cando temos que erguer a tapa e saír fora, nunca sabemos o que podemos atopar enriba.

Interrompeu a conversa e sacou una reloxo de area da cazadora



  • Ben. Xa vai sendo hora de que me vaia, é tarde demais. No paquete atoparás as instruccións para o manexo do traxe. Tamén vai dentro un intercomunicador para que te poñas en contacto connosco se o necesitas

Foi ata porta con xesto seguro e rematou con aire grave e profundo:
  • Boa sorte meu amigo, necesitarala.

Trala súa marcha quedei un rato no sofá sen sequera folgos para abrir o envío. Aquela historia era moito para un tipo normaliño coma eu. Dende o principio, despois da primeira sorpresa na cova, decidira deixarme ir tal como se fose un pesadelo que máis tarde ou máis pronto terminaría por rematar. Pasou o tempo, e agora aquelo voltaba a min de xeito inesperado e no peor intre: estaba a piques de conseguir un posto como profesor contratado na universidade.

Foi unha longa tarde de tabaco, música e alcohol e xa cando comezaba a esmorecer o día botei un fondo suspiro e púxenme a remexer no paquete.

O primeiro que chamou a miña atención foi un rolo que semellaba de pergamiño. Despregueino. En letras góticas enormes, de cor vermella, estaba escrito todo un manual completo de como levar con xeito o uniforme de superheroe así como algunhas nocións básicas sobre técnicas de vóo con capa. Debaixo estaba a roupa, que fun sacando case con arrepío; e ó final de todo, atopei o que mensaxeiro chamara intercomunicador: dúas cascas cóncavas de piñeiro unidas por un fío delgado de liño. Non entendía aquel trebello. Puxen as cortizas nas orellas pero non escoitei nada. Probei a axitar o fío pero tampouco. Xa case desesperado, decidín golpear unha casca contra a outra. De súpeto, escoitei unha voz profunda saída de alí dentro.




  • Identifíquese, camarada.

  • Mire é que son...-un zumbido indicoume que perdera o sinal. Volvín a golpear as cascas esta vez con máis forza

  • Identifíquese, camarada.

  • Perdoe son o de antes...-outro zumbido e volta ó silencio

  • ¡Rediosss, ¿cómo carallo funciona esta merda? – berrei alporizado mentres lanzaba unha cuncha contra a outra de xeito brutal.


De súpeto a habitación quedou envolta nunha especie de fume de cor amarelo. Cando esvaeu a néboa apareceu diante miña a figura case familiar de Xan das Covas fumando placidamente nunha cachimba verde.

  • Ahhh es ti. ¿Quén se non? A túa brusquedade te delata. ¿Algunha novidade?

  • Estaba probando a cousa esta do intercomunicador. Por fin funciona.
  • Moi ben, vexo que xa estás preparado para iniciar o teu adestramento. Tes dous días para familiarizarte coa rutina teórica de vóo e ó terceiro comezarás a parte práctica.

  • Un momento, un momento...¿Está a falar de que dentro de tres días terei que poñerme a voar?

  • Exacto, ese e o prazo que tes. Calquera retraso podería ser funesto para a túa saúde. O traxe é moi sensible ós temerosos e lacazáns. Podería obrigarte a voar pola forza. Date conta que ten o que poderiamos chamar... vida propia.

  • Pero señor das Covas, eu non estou preparado... - case chorei
  • Non quero máis desculpas. Sabemos que ti es a persoa axitada e non hai outra cousa que dicir - fixo un chisco cos dedos e desapareceu entre a fumareda amarela.


Os días seguintes foron de verdadeira tortura. Enchinme a tomar tranquilizantes e anxiolíticos, lin todos os manuais de autoaxuda que atopei pola casa e arredores e incluso escoitei por fin as cintas de relaxación que me dera aquela psicóloga ilusa que pretendera curarme, no seu momento, da miña vella, familiar e naquel momento desexada depresión.

Descoñezo completamente o que senten os toureiros cando se poñen por primeira vez o traxe de luces pero estou seguro que a sensación non pode ser peor que a que experimentei aquel día vestido con aqueles farrapos e xa a piques de entrar na historia da estupidez humana.

Era unha noite triste de outono e un orballo preguiceiro acompañaba coa súa monótona letanía a miña desesperada determinación. Calaron os canos e a noite foise espesando naquel arrabalde marxinal da cidade chantado encima dun outeiro. Vivía nun vello piso de dúas habitacións alugado a baixo prezo ao que intentara gornecer con moi pouco éxito, condicionado polos meus mesquiños recursos. Dende a fiestra tiña unha ampla perspectiva da cidade e unha extensa matogueira separaba o meu edificio solitario das casas circundantes. Abaixo un pequeno tramo asfaltado permitía a entrada e saída á civilización sempre que o medio de locomoción non fose demasiado fachendoso.




  • Un, dous, tres... Non, non podo -supliquei á noite indiferente

  • Un, dous, tres... Sintóo... é imposible- repetín nun triste laio

  • Un, dous, tres ....

  • Salta dunha puta vez, ¡¡¡coño!!! -era unha voz grave e amenazante e saía dun lugar descoñecido do meu traxe.

Saltei.

03 septiembre 2007

La Dictadura Botellona

La Dictadura Botellona, abarcó un periodo de la historia D'Eiquí, entre los años 2014 y el 2021, caracterizado por la llegada al poder de los sectores más golfos, canallas y ruidosos de la juventud y la represión subsiguiente sobre la población discrepante: especialmente los mayores de 40 años y los menores de esa edad con tendencias culturalistas, es decir los conocidos con el apelativo de frikis. 
Esta dictadura se desenvolvió bajo la dirección del Comité Revolucionario de Adictos a la Mala Vida, cuerpo colegiado integrado por diferentes grupos juveniles vinculados al Movimiento del Mal Vivir. Su coordinador general e ideólogo era Máximo Beodo, quien señalaría en su obra magna "50 SMS para kmbiar l mundo": L Ditdura btyona n es + q la jstcia rpida, svera, inflxble cntra ls q kieren pner lmites al kchondeo, l inorancia y el jlgrio gralizado. 
La Dictadura Botellona empezó el 3 de septiembre de 2014 cuando miles de jóvenes convocaron una huelga general indefinida contra la orden gubernamental en la que se prohibía el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública. Los chicos amenazaron a sus padres, los padres amenazaron a los profesores, los profesores al ministro, el ministro al presidente y el presidente optó por marcharse el exilio -había amasado una considerable suma- esperando ser llamado de nuevo ya que pensaba que sin su aportación el país se iría irremediablemente al carajo. El país se fue al carajo, pero nadie le llamó de nuevo. El vacio de poder fue aprovechado por los grupos del Movimiento del Mal Vivir, que con suma facilidad tomaron el poder y proclamaron la Dictadura Botellona
El nombre de dictadura no puede ser más justo. Los tribunales revolucionarios condenaron sumariamente a millares de civiles inocentes, obligándoles a trabajar para el Estado limpiando los desperfectos causados por los militantes del Movimiento del Mal Vivir en sus fiestas vandálicas y orgiásticas. Otros, incluyendo catedráticos de universidad, fueron encerrados en "Campos Especiales de Deseducación y Pringado de cerebro" pare eliminar en ellos todo rastro de cultura erudita. A los más mojigatos se les obligó bajo sanción, al uso y abuso de lenguajes y comportamientos soeces. El acceso a cualquier actividad laboral era precedida de un examen en el que los candidatos debían recitar de memoria las máximas del Manual de las Malas Maneras editado por la Academia Nacional de Guarrerías y Malas Formas. Desaparecieron del diccionario las tres cuartas partes de los términos obligando al uso exclusivo en todo el territorio nacional, por decreto ley, de tan sólo 458 palabras. Los antiguas archivos, bibliotecas y museos vaciados de sus fondos -subastados al mejor postor- ganaron popularidad al convertirse en centros dispensadores de alcohol a un precio módico, para lo cual se creo el Fondo Estatal para la Bajada del Precio de las Copas (FEBAPC) financiada con aportaciones obligatorias de la población abstemia, naturista, deportista y frugal. En el Comité Revolucionario de Adictos a la Mala Vida estaban representados diferentes grupos de índole juvenil. El más importante era el Ejército de Liberación de la Juventud Rayada pero también había otras asociaciones relevantes: La Organización de Moteros sin Casco (OMSC), el Reagrupamiento Revolucionario de Rebeldes Ruidosos (RRRR), la Juventud Organizada para la Destrucción de los Tubos de Escape (JODETE), los Versificadores Raperos Cansinos, el Grupo de Acción Cultural "Tocahuevos sin Fronteras", la Hermandad de María (y el Hachís), Farloperos y Pastilleros Unidos (FYPU) y finalmente la Liga de Acción Tatoo (LATA). Máximo Beodo, era el gran líder y conductor del proceso revolucionario. Un hombre de grandes conocimientos al haberse matriculado en cuatro o cinco carreras universitarias sin acabar ninguna. Lamentablemente a pesar de su poder, caería a principios del 2019 tras descubrirse que leía en los tiempos muertos del Consejo de Ministros, obras de teatro de los Hermanos Alvarez Quintero y de Don José María Pemán. Después de su derrocamiento, se produjeron luchas por el poder entre los diferentes tribus urbanas, hasta que el Ejército de Liberación de la Juventud Rayada (ELJR) con su lider el General Domingo Defarra tomaron la capital. Tras su triunfo, en la primavera del 2021, el General Defarra convocó elecciones democráticas; promovió una nueva constitución aún más anodina que la anterior, y ya en posiciones inmovilistas creo un nuevo partido el Movimiento hacia el Muermo Intransigente y Absoluto (Momia) con el que consiguió mantenerse en el poder en los siguientes 16 años bajo el lema "Un tiempo de paz, silencio, apalancamiento y sopor". 
Durante la Dictadura Botellona numerosos ciudadanos se vieron obligados a exiliarse y sólo regresarían al país con la llegada al poder del General Domingo Defarra. Otros se decidieron por la lucha armada interior creando la Organización Guerrillera Cultureta y Pedante (OGCYP) pero su éxito fue muy escaso ya que no pudieron salir del "campo meramente teórico". 
La Dictadura Botellona se cobró numerosas víctimas provocadas por el despipote generalizado. Sin embargo, a medida que ha pasado el tiempo, el recuerdo se ha vuelto nostálgico e incluso algo enternecedor entre algunos de aquellos que vivieron aquella entrañable, extraña y confusa revolución.

27 agosto 2007

El Corazón de la Foresta (Fauna Directo)



-Hola, amigos. Soy el Sapo Pepe, el presentador más audaz e impertinente del orbe animal. En nuestro programa de hoy de Fauna Directo, el Buho Casimiro, nuestro corresponsal noctámbulo en bosques y selvas, nos va a hablar de un universo mágico y sorprendente. ¿No es así, Casimiro?

-Ciertamente, Pepe. Hoy vamos a contar cosas sobre El corazón de la Foresta.


-Hummm. Suena bien. ¿De que estamos hablando, Casimiro?

-Pues mira, se trata de un lugar
situado en lo profundo del bosque. Un pequeño claro donde ni el sol ni la luna se atreven a entrar por miedo a que sus rayos se queden enganchados entre las ramas de los árboles y la maleza salvaje.Dicen que fueron los elfos quienes lo encontraron y que decidieron, con su talante habitual para la conciliación, regalárselo a los animales para convertirlo en un lugar de debate abierto a todo el mundo donde el entendimiento y la diversidad fueran el único objetivo.
-¡Qué buena gente eran los elfos!. Cuanto los echamos de menos. Es maravilloso disponer de un lugar así donde los que lo desean pueden discutir, dialogar, conversar y enfrentar opiniones sin perder la compostura ni el sentido del humor.

-No siempre es así, amigo Pepe.
-¿Y eso?
-Los animales tenemos mucho de humanos cuando se trata de nuestros instintos más primarios y por muy buen rollito que haya, es difícil para una comadreja estar al lado de un simple topillo común sin que le entren ganas de enviarlo con un simple ñam a las oscuras profundidades de su estómago.
-Cierto, Casimiro, cierto. Pero seguro que los responsables del lugar habrán encontrado una solución a esa dificultad.

-Sí, han encontrado una:
un montón de troncos enhiestos pero vacíos en medio del claro. El anonimato garantiza la seguridad de los más vulnerables, es decir los más comestibles. Llegan, aprovechando la oscuridad se introducen en los troncos por túneles excavados en la tierra, se saludan y comienzan a charlar de sus cosas.
-¿Ves? Cuando hay voluntad de entendimiento todo es posible. Has asistido a una sesión. Debió de ser una experiencia maravillosa.

-Bah, no creas. Mucha gresca. El anonimato da valor a los medrosos, engrandece a los pequeños y convierte en sabios a los necios. Encima los valerosos, los grandes y los listos quieren seguir siéndolo. Todo un lío.
-¿Y el debate?

-Bueno, si le llamas debate a una exhibición de egos. Fíjate en la urraca Blasa. Antes era una urraca normal, un poco estirada eso sí, pero desde que frecuenta El Corazón de la Foresta, menosprecia a sus congéneres y va diciendo que esta primavera no piensa anidar sus huevos ya que está harta de traer al mundo a estúpidas crías consentidas.

-Caray, ¿quién se cree ella que es?

-Bueno, ahí dentro se hace pasar por el águila Rowena. No es secreto, ella misma presume de su doble identidad con sus amistades de El Corazón de la Foresta.
Si la vieras allí, majestuosa y soberbia. Capitana en mil batallas. Rigiendo a sus huestes con voz firme y poderosa y no con es infame cha-cha-cha de las de su especie.

-¿Pero tendrá problemas al volver a la rutina diaria?

-Pero no le importa o dice que no le importa. Está dispuesta a sacrificar todo su tiempo de realidad por dos horas de fantasía, debate y adrenalina.
-¡Qué complicada es la condición animal! Y pensar que esos monos vestidos piensan que entre nosotros, todos somos iguales. Mejor que sigan pensándolo. Seguiremos viviendo más tranquilos

Gracias, Casimiro.

Está ha sido una emisión más de Fauna Directo
. Buenas noches a todo el orbe animal de su presentado más audaz e impertinente, el Sapo Pepe.



24 agosto 2007

Pongamos un aprendiz de chamán

Pongamos un año: 1979

Pongamos un mes: Noviembre


Pongamos una ciudad: Santiago de Compostela


Pongamos dos quejas: El precio de alquiler de los pisos de estudiantes y el pésimo nivel académico en la Universidad


Pongamos una protesta: C
lases en la plaza junto a las piedras milenarias. Fiesta y cacerolas. Sin siglas. Sin partidos. Alcohol, pastillas y humo.

Pongamos una casa y en la casa un piso y en el piso dos altavoces y en los altavoces esta canción atronando en la noche, junto a otras canciones en otros altavoces, en otros pisos, en otras casas, con la misma protesta, con las mismas dos quejas, en la misma ciudad, en el mismo mes, en el mismo año.

Pongamos un aprendiz de chamán que canta y baila...

Alan Stivell - Suite Sudarmoricaine


20 agosto 2007

¿Qué son treinta años para un rey de leyenda?

Mi himno favorito de su majestad Elvis I de Rockolandia :

18 agosto 2007

Confesións dun superheroe IV: Un pesadelo no peito



Miña nai tiña unha voz moi grave aquela mañá. De feito dicía cousas que eu era incapaz de entender. Pero o peor de todo era que non podía vela xa que alguén pechara as miñas pálpebras con algunha cola de boa calidade. Fixen un esforzo supremo e por fin conseguín abrilas unha migalla. Pecheinas de novo. Non era lóxico, non. Un tipo descoñecido estaba encima do meu corpo e dende alí latricaba sen xeito
  • ¿Queres un grolo? E un licorcafé de primeira calidade aínda que un pouquiño especial: nos seus compoñentes está a natura, a mandrágora e outras herbas secretas que non podo desvelar a risco de convertirme en carracha de cociña bilbaína.
  • ¿Quen é vostede? -gaguexei con dificultade.
  • ¿Cómo que quen son? Gfunderkaltstesick­, xa cho dixen ...o anano da cova.
De súpeto lembrei o que me acontecera. Estaba claro que non fora un soño. Posiblemente as novas foran demasiado fortes para o meu corpo de bolseiro famento e caera ó chan desmaiado. Unha cousa era segura, naquel intre o anano tomara posesión do meu peito e dende alí -sentado como un marqués, bombín na man, orellas de coello e aquela ollada terrible- estaba a piques de cambiar o rumbo da miña vida.
  • Tes que beber, estás demasiado feble.
A bebida sentoume ben, de feito en poucos segundos a cova pareceume un bo sitio para pasar alí o resto dos meus días. Víame como un novo Ali-Babá: rodeado de moedas de ouro, cofres enfeitados con pedras preciosísimas e unha rica colección de sedas, bordados e teas de damasco. Faltaban as huríes pero seguro que andaban perdidas nalgún burato poñendo as súas mellores galas para ofrecerme en calquera intre unha sicalíptica danza do ventre.
  • Agora xa podemos falar, pareces con mellor ánimo.¿Qué pensas do que che dixen antes?
Aínda estaba algo atordado e non entendín a pregunta
  • ¿De que me fala?
  • Rapaz, creo que me espera un duro traballo se quero facer de ti un poderoso superheroe.
Escoitar aquelo foi outro duro golpe para a miña recén estreada cordura pero xa estaba máis preparado
  • Mire eu non sei que dicirlle, todo esto me colle de sorpresa. En realidade o que quero e pillar un posto de traballo nun departamento da universidade e levar unha vida tranquila e ben pagada.
  • ¿Qué maricalladas son esas? -o anano semellaba algo alterado, polo menos a súa faciana tiña agora unha estraña cor violeta- ¿Podes ter o mundo ós teus pes e te conformas con ser un deses grises académicos que saben moito dunha cousa e nada do que realmente importa?
    Imos ver se te explico a situación. Hai un tempo, setenta anos atrás se non lembro mal, fun convocado ó consello anual. Non sei se sabes -boh, seguro que non tes nin idea, os da superficie pensades que o voso mundo é o único posible- non sei se sabes, dicía, que cada ano, na noite de San Xoán, -mentres os humanos quedades para comer sardiñas e facer o parvo arredor das cacharelas – os da miña raza reunímonos en Consello Xeral para facer balanzo do sucedido dende a xuntanza anterior. As asembleas celébranse no interior dun castro e aquela vez tocou nun pretiño a Celanova chamado Castromao. Había moita preocupación, as novas do voso mundo eran inquietantes. Alí enriba estabades facendo o parvo metidos nunha liorta desas nas que morre xente, guerra civil creo que a chamáchedes. A verdade e que poñendo nomes sodes uns coñóns. Normalmente os ananos non nos metemos nos vosos asuntos pola conta que nos trae, pero aquelo pasaba de castaño escuro. Os vosos mortos eran tirados ou caian nas nosas covas a moreas e na reunión decidimos crear unha brigada de voluntarios para enterralos. Tomamos outras resolucións que non veñen ó caso e cando xa iamos marchar pediu a palabra Gfunderkuszcstuckl, un dos ananos máis vellos e respectados. Del se contaba moitas historias a máis sonada que fora amigo do lexendario mago Merlín nos tempos escuros. ”Señores ananos -comezou- estes son momentos de dor para a xente miúda. Os nosos veciños da superficie están empeñados nunha guerra cruel que non respecta nin os sagrados vencellos do sangue. Penso que debemos facer algo máis que apañar os seus cadáveres.” Houbo un murmurio xeral e logo dun anaco Gfunderkuszcstuckl seguiu “Propoño que usemos dos nosos poderes para meterlles un pouco de cordura nos miolos”. De súpeto, fixo un movemento rápido coa man dereita e despregou diante nosa o que parecía unha capa de cor vermella. “Esta é a capa que me entregou o mago Merlín como galano por axudarlle a combater contra a sinistra fada Morgana. As súas verbas foron claras: entrégoche esta capa para que a gardedes como garantía da eterna alianza entre os homes e os ananos. Ten grandes poderes pero o seu uso está reservado a criaturas non féericas. Con todo, vós, os ananos, tedes que decidir quen pode usala ou non. Señores, penso que é o momento de utilizala” O balbordo no castro foi incontenible pero pronto a voz poderosa e xuvenil de Gfunderkelzsstlackk, o anano do Castro de Baroña, impúxose o resto. ”Non quero ser augafestas honorable Gfunderkuszcstuckl pero como ben sabes a Lei Xeral da Ananía, no seu artigo terceiro, prohibe taxativamente calquera encontro non casual cos humanos. Entón ¿que imos facer se tampouco podemos manexala nós?”. “Esperar” respondeu rapidamente Gfunderkuszcstucklesperar ata que chegue un home que sexa merecedor dela”. “Pero poden pasar moitos anos ata que o atopemos e mentres, os de alí enriba, seguirán matándose”. “Irmán Gfunderkelzsstlackk, a capa non vai cambiar a natureza sanguenta dos homes dun día para outro, esperar un tempo non modificará as cousas. Ademais, non podemos ir contra o destino. El nos dirá quen debe levala” Aprobouse a moción e durante setenta anos esperamos inutilmente a chegada dun home. Hoxe chegou ese home. Ese home es ti, compañeiro.
Xan das Covas rematou a súa perorada sinalándome co dedo índice nun xesto teatral.

  • Ben, ben. A historia está moi ben. Moi etnográfica, moi exemplarizante, moi...
-non sabía que carallo dicir- Pero é que eu son un tipo normaliño, non teño vocación redentora, nin sequera fixen o servicio militar.
  • Non te preocupes, deixa todo da miña conta. Cando faga algúns arranxos non te vai recoñecer nin a nai que te pariu -chiscou un ollo- As mozas rifarán por ti, xa verás. Ben, agora teño que facer unha cousa.
  • ¿Qué cousa?- resposteille alarmado. Do anano podería esperar calquera tolería.
  • Collerte as medidas.
  • Non entendo
  • Moi fácil, teño que collerte as medidas para o traxe de galego. ¿Ou é que pensabas que ías ir polo mundo sendo un superheroe en zamarra e blue jeans?


  •