25 noviembre 2005

La patria


“Oigo, patria, tu aflicción,
y escucho el triste concierto
que forman tocando a muerto,
la campana y el cañón”
(BERNARDO LOPEZ)
Ay señor, señor… ¿habrá alguna patria que no esté en perpetuo estado de aflicción? Todas ellas son auténticos focos de tristeza debido a su bajo nivel de autoestima. Recelosas de las virtudes ajenas y celosas de las propias, siempre necesitan compararse entre si para dar lo mejor de si mismas. La patria es sadomasoquista por naturaleza;  por un lado precisa que la maltraten, que le den duro, ya que un buen historial de agravios fabrica muchos y buenos patriotas pero también necesita dar leña, si la ocasión lo requiere, ahí tenemos el caso del "pueblo elegido" capaz de pasar de víctima a verdugo en menos tiempo de lo que tarda un rabino en decir Hosanna.
La auténtica esencia de la patria es el sentimentalismo facilón para el que se requiere el uso de argumentos de contenido melodramático, simples y comprensibles para todo el mundo. En el kit de una patria fetén nunca debe faltar un himno pegadizo aunque eso sí con una letra solemne y que valga para las grandes parafernalias; un puñado de héroes trágicos con los que nombrar y decorar calles y plazas; una historia debidamente retocada en el que la patria quede estéticamente presentable incluso en las peores derrotas y finalmente y como colofón, un bonito pendón, ese trapito indispensable para cubrir un féretro, decorar una trinchera asolada por las bombas o presidir un concurso de belleza.

15 comentarios:

  1. Me ha gustado el tono y el contenido de la narración y el vídeo sobre Feudalia, genial. Una cosa que me pasma es el hecho de que ser de aquí o de allá se convierta en motivo de orgullo y exaltación. ¿Tiene algún mérito o demérito personal el haber nacido en Francia o en Mauritania?

    ResponderEliminar
  2. Ninguno.
    Creo que detrás de esa hipervalorización de las propias raíces se revela un instinto primitivo de rellenar los propios vacíos con contenido ajeno. Es decir, el patriota ve el mundo así:
    "Yo puede estar hueco pero mi país no porque tiene historia, tiene cultura, tien lo que yo no tengo. Mis vacíos los lleno con lo que tiene mi país"
    Lo mejor de Le Luthiers es que su ironía está tan viva como hace 40 años.

    ResponderEliminar
  3. Geniales, como de costumbre les luthiers! que por cierto cobran sus buenos dineros por hacerlo tan bien. La protesta permanente, a veces, es también un buen negocio. Y legítimo ¡ojo!

    "Yo puedo estar hueco pero mi país no porque tiene historia, tiene cultura, tiene lo que yo no tengo. Mis vacíos los lleno con lo que tiene mi país"

    Quizás por mi peripecia personal, y aunque no me guste ni necesite hacer gala de ello, es probable que parta de posturas mucho más ácratas aún que las tuyas, incluso que les luthiers (y perdón por la presunción)pero creo que más allá de políticas interesadas, un país, no es esa entelequia que sugiere tu comentario. Son sus gentes las que llenan ese país de cultura y de historia y no al revés. Los países sin gentes, son sólo "territorios".

    Añadiré que con las excepción de la "injusticia palmaria" (y opiniones haylas de todos los gustos y pareceres) nunca me cansaré de repetir, que cada uno...

    P.D.: ¿porqué esa "rabia" de tu primer comentario en fcbk, hay para tanto?

    ResponderEliminar
  4. Más que protesta yo lo veo como darle un poco de humor a la vida ya que cuando desaparece éste llega la solemnidad, la altivez y la absurda creencia de que uno o lo que uno defiende es demasiado importante.

    Pobres de aquellos que rellenen sus propios huecos con remiendos ajenos. Todo es accidental en nuestras vidas, la familia en la que naces, la cultura a la que perteneces o la historia de la que te sientes heredero. Realmente la única historia verdadera es la personal, la que empieza cuando naces y termina cuando mueres. Todo lo demás es aleatorio ya que no necesita tu presencia para seguir existiendo.
    Mi peripecia personal ácrata arranca de cuando era un adolescente y quería ir a las Jornadas Libertarias de Barcelona en el Parque Guell.
    Si un país es la gente, será un país para toda la gente e incluso para ser solidario y no despreciativo con otras personas pertenecientes a otros países y con otros intereses. Si un país es la gente que lo compone y no un territorio ¿por qué hay que sacar a cada rato la bandera y el victimismo frente a un enemigo real o inventado? Seamos realistas, los catalanes han sido maltratados por el centralismo pero algunos han sabido sacar provecho al victimismo. Me parece genuina la postura de los que son y se sienten independentistas pero no creo en esa burguesía tibia de la CiU que se ha hecho con el poder económico y político en base a agitar su victimismo. Ellos nunca han querido la independencia, ahora están desbordados, prefieren el victimismo que les da privilegios. Esto es así desde Prat de la Riba o Cambó.

    No era rabia, era ironía cargada de mala leche. Tengo fobia a las banderas, como Brassens, cuando veo muchas juntas, incluso las gallegas con la estrella roja. Siempre imagino una esvástica dentro.

    ResponderEliminar
  5. Excelente reflexión y oportuna la escenografía que la acompaña. La Historia está escrita hace mucho tiempo en este tema de las identidades utilitarias, pragmáticas, en las que todo aparece sesgado en pro del objetivo real, a fuer de inconfesable. Basta de milongas, basta de añagazas, ya está bien de confundir la nuez con la hojarasca. Pero el pueblo se deja cautivar por los cantos que le prometen el Edén cuando el Edén ya está vedado para goce y disfrute exclusivo de los embaucadores. Mientras tanto, la percepción de la desigualdad se difumina en aras de una amalgama de palabras que encubren la manipulación más descarada de los hechos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Fernando.
    La ideología, como sabes, es territorio propicio para grandes mixtificaciones. Da pena pensar que lo que han pergeñado hombres idealistas convencidos de que tenían que regenerar una cultura y un idioma pisoteados y maltratados por un centralismo despiadado, sea luego reutilizado por unos mercachifles para conseguir privilegios que si no son inconfesables al menos contrastan con los ideales originales.
    Al trasladar el conflicto social al conflicto territorial, el patriotismo reduce la percepción de las desigualdades sociales y económicas y canaliza el inevitable malestar hacia un enemigo que ajeno a la propia tribu. Nazismo, peronismo, hay tantos ejemplos.

    ResponderEliminar
  7. He venido por recomendación del gran FERNANDO MANERO y me ha EN-CAN-TA-DO tu post y el video de Les Luthiers que son mis músicos de cabecera. Yo, como nací en Galicia, soy vasca, tengo apellido catalán, me crié en Toronto, Canada, viví y estudié en París y viví los años locos de Ibiza, como comprenderás lo de las "patrias" me traen sin cuidado, sinceramente. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida y mil gracias, Merche. Ésta es la cuarta entrada que hice. Era noviembre del 2005. La volví a publicar en el Facebook el otro día con motivo de la manifestación de la Diada. Sobre el mismo tema escribí hace apenas unos días este otro post:
    http://suicidasperezosos.blogspot.com.es/2012/09/adios-barquito-espanol.html
    Ssludos cordiales y pásate cuando quieras por este Círculo.

    ResponderEliminar
  9. No he podido copiar y pegar tu otro link. Me dice FB que ponga mi e-mail. Pues ahí va: merchepallares@gmail.com

    ResponderEliminar
  10. Es cierto, perdona, puse un script anticopia hace tiempo. Actualiza esta página en la que estás ahora y arriba de todo tendrás mi última entrada: Adiós, barquito español.
    Tomo noto de tu email.

    ResponderEliminar
  11. Vale, ya lo he visto y leido. Muy interesante. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante, Krapp, como siempre, con tu toque tan personal, me encanta.

    Me llama poderosamente la atención el título que eliges y luego esa certera reflexión acerca de que en toda patria hay un fondo de tristeza por su baja autoestima. Eso es precisamente lo que dejamos manipular a quienes intentan imponernos su visión politizada de "patria", cuando patria, en verdad, es un sentimiento personal y por ende subjetivo, es el vínculo que te une a la tierra donde has elegido echar raíces, sea porque naciste allí o sea porque la hayas adopatado como propia.

    Les Luthiers son patria para mí, en su genialidad que traspasa fronteras. Te dejo este link para que los escuches y los veas hablando en su más reciente presentación televisiva, donde tratan estas cuestiones de gobiernos y el patrioterismo K con una altura increíble: Les Luthiers en TN Tiene la palabra.
    Que los disfrutes como he disfrutado yo del Himno a Feudalia en este cierre de domingo y fin de semana patrio.

    Muchos besos y hasta mañana!

    Fer

    ResponderEliminar
  13. Gracias a ti y a Merche a la que me olvidè de contestar en su momento.
    Yo solo veo la palabra patria desde una visión política. No soy capaz de concebirla en otro contexto quizás porque nací en un país donde se ha cometido crímenes horrendos en su nombre. Durante 40 años el franquismo ha usado la palabra patria hasta agotar todos sus significados, pero curiosamente esa unión forzosa para forjar una patria ha generado, más bien ha aumentado el viejo idealismo patriótico de las diferentes comunidades. Me horroriza el gregarismo patrótico a través de una bandera, un himno o una bandera que excluye a todos los que no participan de ese catecismo. Yo me siento excluido de esas emociones a la manera escéptica de un Brassens o de los Luthiers, a los que ahora mismo voy a ver en esa vídeo que me has dejado y por el que te doy las gracias.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Vuelvo a leerte. Lo iré haciendo paulatinamente.
    Un lujo de blog.
    Ahh Luis Antonio, conocido de antiguo, un gusto encontrarle por estos lares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Emejota. Encantado de que te hayas atrevido a llega tan lejos. Han pasado 9 años desde que escribí esta entrada.
      Si , Luis Antonio ya andaba por aquí en el 2008 poco después de hacer la Primera Comunión.

      Eliminar