01 noviembre 2007

Tocahuevos: un agudo debate sobre piques y mosqueos (Fauna Directo)

-¿El tocahuevos nace o se hace?

¿Qué es anterior, el huevo o el tocahuevos?

Hoy en Fauna Directo, un espectacular debate:

A la derecha Benita, portavoz de SIMOCO (Sindicato de la Mosca Común). A la derecha la vaca Marela de
AVIVA la Asociación de Víctimas de Insectos Varios. En medio la profesora Mariluz Avestruz, investigadora con amplio curriculum en el estudio y tocamiento de huevos.

Repito mi pregunta: ¿el tocahuevos nace o se hace? Profesora Avestruz,
es su turno.

-Pues yo que tengo la suerte de haber tocado e incluso incubado huevos de toda clase y condición, creo que se trata de un debate abierto, donde las posturas aparentemente encontradas puede que al final efectivamente terminen encontrándose, siendo aventurado, puramente especulativo y totalmente acientífico decir el momento y el lugar.

-Es su turno, Marela.

-Mmmmuuuuchas veces me he preguntado porque nosotras, las vacas, seres privilegiados y productivos del mundo animal, tenemos que sufrir esa lacra en forma de mosquitos, moscas, avispas y toda esa morralla zumbona que amarga nuestros días, nuestras noches y sin darnos un respiro se reúnen en tropel
alrededor de nuestras entrañables bostas. Realmente es una atrocidad, un acto miserable, una verdadera vergüenza ...Y YO LE ACUSO A USTED Y A SU ASOCIACIÓN DE MALHECHORES, señora mosca, DEL INSOPORTABLE SUFRIMIENTO DE MIS SEMEJANTES, seres pacíficos y tranquilos donde los haya.
-Lávense, que van hechas unas guarras y ya verán como visitamos sitios más apetecibles y propicios. Además ¿por qué se ponen así? Los humanos se alimentan de su leche y de su carne y no por ello se dedican a calumniarlos. En definitiva, son ustedes unas caprichosas incapaces de hacer nada por si mismas. Las limpian, les dan de comer, las meten en establos, hasta se dejan sacar la leche por un tubo. ¿Productivas? ...ustedes son unas INÚTILES.


-Mmmmmoderador no estoy dispuesta a oír esa clase de insultos. Solicito que ese miserable díptero retire sus palabras.

-
¡¡¡VACA BURRA!!!
-¡¡¡SANGUINARIA COMEMIERDA!!!

-Por favor, amables bichos ...¡¡¡están discutiendo como humanos!!!

Les corto la palabra. Hable usted, Mariluz.
Mariluz, ¿no me oye? ¿Qué hace con la cabeza bajo tierra?

-Yo no quiero saber nada, allá ustedes se la compongan. Vine a hablar de mis amados huevos y no de otras lacras que no me afectan como investigadora. Lo siento, pero no participaré en problemas de índole social que no son objeto de mis estudios. Pueden estar seguros que por nada del mundo pondré en peligro mis prestigiosas plumas.
-Amigos, amigas.
Llegado a este punto, visto lo visto y oído lo oído -como dice el refrán oigo mi gallo cantar pero no se en que corral- poco queda por decir; sólo invitarles a un próximo programa de Fauna Directo. Esperando que para entonces la paz haya vuelto a reinar en este alborotada charca, les envía su mejor croac su amigo anfibio, el sapo Pepe.

5 comentarios:

  1. Muy interesante, original y creativo, y hace pensar... Hay algo que no me ha gustado: Marela, la vaca rubia gallega, entiendo, quejándose... Con lo buenas, pacíficas y encantadoras que son las vacas, es uno de mis animales favoritos. Cuando le preguntan a alguien cuál es su animal preferido siempre se responde: el caballo, el perro, el elefante, etc. ¿Por qué no la vaca (como en mi caso, junto con el gato) o los cerdos o las gallinas, o las garzas? Seguro que el Sapo Paco lo sabe...

    ResponderEliminar
  2. Hasta los animales buenos, pacíficos y encantadores tiene derecho a quejarse si consideran que se comete una injusticia con ellos.
    Hay mucha gente que prefiere la vaca a cualquier animal, entre otros mil millones de indios.

    ResponderEliminar
  3. Con lo pacientes que son las vacas, y pacíficas y pacifistas...
    Y desde que leí a Martin Harris tengo una opinión diferente de la devoción de los indios por las vacas.

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso ejemplo de esterilidad lingüística, doctor. Todo muy típico de nuestra clase política:Hablar mucho, no decir nada y tocar un poco los huevos.

    ResponderEliminar
  5. Ojalá solo fuera la clase política Corsario, porque mucho me temo que los no políticos también caemos a menudo en los mismos errores que creemos ver en ellos.
    Gracias por sus palabras

    ResponderEliminar