27 agosto 2007

El Corazón de la Foresta (Fauna Directo)


  • Hola, amigos. Soy el Sapo Pepe Perreras, el presentador más audaz e impertinente del orbe animal. En nuestro programa de hoy de Al Bicho Vivo, el Buho Casimiro, nuestro corresponsal noctámbulo en bosques y selvas, nos va a hablar de un universo mágico y sorprendente. ¿No es así, Casimiro? 
  • Ciertamente, Pepe Perreras. Hoy vamos a contar cosas sobre El corazón de la Foresta. Hummm. Suena bien. ¿De que estamos hablando, Casimiro? 
  •  Pues mira, se trata de un lugar situado en lo profundo del bosque. Un pequeño claro donde ni el sol ni la luna se atreven a entrar por miedo a que sus rayos se queden enganchados entre las ramas de los árboles y la maleza salvaje. Dicen que fueron los elfos quienes lo encontraron y que decidieron, con su talante habitual para la conciliación, regalárselo a los animales para convertirlo en un lugar de debate abierto a todo el mundo donde el entendimiento y la diversidad fueran el único objetivo. 
  •  ¡Qué buena gente eran los elfos!. Cuanto los echamos de menos. Es maravilloso disponer de un lugar así donde los que lo desean pueden discutir, dialogar, conversar y enfrentar opiniones sin perder la compostura ni el sentido del humor. 
  • No siempre es así, amigo Pepiño. 
  •  ¿Y eso? 
  • Los animales tenemos mucho de humanos cuando se trata de nuestros instintos más primarios y por muy buen rollito que haya, es difícil para una comadreja estar al lado de un simple topillo común sin que le entren ganas de enviarlo con un simple ñam a las oscuras profundidades de su estómago. 
  • Cierto, Casimiro, cierto. Pero seguro que los responsables del lugar habrán encontrado una solución a esa dificultad. 
  •  Sí, han encontrado una: un montón de troncos enhiestos pero vacíos en medio del claro. El anonimato garantiza la seguridad de los más vulnerables, es decir los más comestibles. Llegan, aprovechando la oscuridad se introducen en los troncos por túneles excavados en la tierra, se saludan y comienzan a charlar de sus cosas 
  • ¿Ves? Cuando hay voluntad de entendimiento todo es posible. Has asistido a una sesión. Debió de ser una experiencia maravillosa. 
  • Bah, no creas. Mucha gresca. El anonimato da valor a los medrosos, engrandece a los pequeños y convierte en sabios a los necios. Encima los valerosos, los grandes y los listos quieren seguir siéndolo. Todo un lío. 
  • ¿Y el debate? 
  • Bueno, si le llamas debate a una exhibición de egos. Fíjate en la urraca Blasa, la madre de Pega y Pica. Antes era una urraca normal, un poco estirada eso sí, pero desde que frecuenta El Corazón de la Foresta, menosprecia a sus congéneres y va diciendo que esta primavera no piensa anidar sus huevos ya que está harta de traer al mundo a estúpidas crías consentidas. 
  • Caray, ¿quién se cree ella que es? Bueno, ahí dentro se hace pasar por el águila Rowena. No es secreto, ella misma presume de su doble identidad con sus amistades de El Corazón de la Foresta. Si la vieras allí, majestuosa y soberbia. Capitana en mil batallas. Rigiendo a sus huestes con voz firme y poderosa y no con es infame cha-cha-cha de las de su especie.
  • ¿Pero tendrá problemas al volver a la rutina diaria? Pero no le importa o dice que no le importa. Está dispuesta a sacrificar todo su tiempo de realidad por dos horas de fantasía, debate y adrenalina. 
  • ¡Qué complicada es la condición animal! Y pensar que esos monos vestidos piensan que entre nosotros, todos somos iguales. 
  • Mejor que sigan pensándolo. Seguiremos viviendo más tranquilos. 
  • Gracias, Casimiro. Está ha sido una emisión más de Al Bicho Vivo.  Buenas noches a todo el orbe animal de su presentado más audaz e impertinente, el sapo Pepe Perreras. Recuerden nuestro grito favorito: ¡aléjense de los humanos!

20 comentarios:

  1. Un fiel retrato minimizado o minimalista de la sociedad, verídico como la vida misma: Hay gente que se cree el papel que representa, otros al que nunca les sale el que les gustaría representar, y otros que son lo que son, independientemente de que sean de mayor o menor categoría, iguales o diferentes; obviamente son los más felices. O no, quizás los felices son los que se creen lo que no son, aunque todos se rían de ellos, como el rey desnudo aquel. Qui lo sap...
    En cualquier caso, he tenido que reponerme del ataque de risa que me ha entrado, es que me troncho, lo siento; se me ocurren comparaciones varias a cual más jocosa.
    Muy bueno también el dibujo, foto o composición, no sé qué es pero me ha encantado.
    Besitos ;-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias,Fauve.
    Vivir en la inconsciencia de la propia personalidad es vivir feliz.
    Cualquier parecido entre la realidad y determinados personajes del relato es pura coincidencia.
    Que nadie se sienta identificado ya que cualquier puede ser cualquiera de ellos, incluyendo al propio autor del texto.

    ResponderEliminar
  3. ¿La felicidad del necio? Sí, puede que sí, porque yo soy muy, muy feliz XD
    Lo del parecido y la coincidencia sobraba; es obvio.

    ResponderEliminar
  4. Usted no es necia,Fauve. La necedad es tomarse en serio cosas que aparentemente tienen valor sin tenerlo en absoluto. La necedad es no tener sentido de humor o creer que el propio pensamiento es sagrado, permanente e incluso inmanente. Los necios no ríen, porque creen que la risa les rebaja y acaba convirtiendo al riente en objeto de risa. En su escueta personalidad, ser distante es ser serio y maduro. La cercanía es un peligro ya que implica riesgo y además contamina.

    ResponderEliminar
  5. Pues mira, Fauve, yo más que aplicarlo a la vida real, lo he aplicado a la vida virtual, y ustedes dos me entienden perfectamente...

    PLAS PLAS PLAS PLAS, soberbio post, sí señor. Ironía, humor fino y elegancia, todo por el mismo precio.

    Doctorcito, créame: cada día le admiro más. No cambie nunca.

    B.

    ResponderEliminar
  6. Doctor, estaba bromeando, pero sus palabras han sido tan bonitas que me han llegado hondo. ¡Espero que no estuviera bromeando usted! XD Muchas gracias por sus halagos, inmerecidos, sí, pero... ¡qué gusto leerlos!
    Guindilla, yo creo que todo lo real es aplicable a lo virtual y viceversa, solo que hay que saber diferenciar ambos ámbitos, y ponerles un límite infranqueable: simplemente. Cosa que creo que haces y ya muy bien.
    Saludos a todo el mundo con la sonrisa que se me ha puesto de bobalicona y ojos de vaca con las lindas palabritas. De verdad.
    Queda pendiente hablar de lo que es valioso y lo que no, pero eso es otra histoire, como dice Z.

    ResponderEliminar
  7. Yo para usted tengo la máxima consideración ya que es capaz de transformar cualquier conflicto aparentemente digno del western más tosco y del melodrama más turbio en un hermosa pieza musical bailable que despertaría las envidias de cualquier Fred Astaire o Ginger Rogers con traje de noche y en plena forma. Su bis comica es un auténtico bis-a-bis, no hay duda.

    ResponderEliminar
  8. Gracias,una vez más por sus elogios, Guinda. Viniendo de una persona que conoce las duras contrariedades de la vida y que sabe expresarlas de la manera que lo hace usted, cualquier elogio es un dulce obsequio.

    ResponderEliminar
  9. Doctor: veo que en su crónica, el Buho Casimiro, ha pasado por alto esa otra criatura en ese otro tronco.
    Risueña y queda, se limita en cada sesión, simplemente a escuchar. Creo que en una ocasión alguien le preguntó: ¿Y usted? ¿No nos va a contar nada?
    -¿Qué que contar tengo? Lo que soy ya todos lo ven; Mis hazañas... Pues careciendo de valor ¿Cómo hazañas se pueden llamar?
    Nada enriquecedor tengo que ofrecer sino el arte de escuchar. Sera inmensa mi aportación si la logran aprender.

    ResponderEliminar
  10. No desespere, Corsario, personaje tan importante, tan necesario, quizás también tenga su tiempo y su lugar. Casimiro, a pesar de su nombre, es un pájaro extremadamente atento a su entorno. Valora la grandeza no por el tamaño si no por la trascendencia y bien sabe, como pájaro viejo, que en muchos silencios hay más verdad que en los más presuntuosos parloteos.

    ResponderEliminar
  11. Es cierto que la vida ha sido en ocasiones dura con esta Guinda, doctor, pero no mucho más que con otra gente. Eso sí, estos trocitos de vida en forma de letras que muestra usted en este blog reconfortan el espíritu y lo hacen todo mucho más llevadero. Así da gusto.

    ResponderEliminar
  12. Y yo que me llevé el cuento a la playa para leerlo y desde allí convoqué a la Rana Sara,cantaora y saltadora, al Lagarto Amadeo, transformista, la Mariposa Mariví, mejor conocida por La Bella Arco Iris, artista del diseño, y quise que estuviera presente el Colibrí Eugenio, técnico de vuelos estáticos y estéticos, pero no pudo asistir.

    Reunidos todos en amigable conversación les pedí su opinión:

    En síntesis manifestaron que es bueno este reportaje, no se puede negar que el Sapo Paco escogió lo mejor del corresponsal Buho Casimiro para retomar la nueva temporada del famoso programa Fauna en Directo, más no estuvieron de acuerdo en que los elfos hubieran acertado en regalar este espacio tan umbrío y escondido para convertirlo en un lugar de debate abierto… dijeron que era ¿una contradicción? ante esta pequeña discrepancia pregunté a cada uno de ellos su opinión particular.

    La Rana Sara dijo que le faltaba agua al lugar, que sólo había humedad y sus cantos no llegaban hasta el lindar del bosque, tampoco podía practicar su salto especial de charco en charco, que prefería los espacios abiertos y amplios para dialogar.

    El Lagarto Amadeo adujo que en un sitio tan oscuro no podía practicar su especialidad, pues por mucho que transformara su color para pasar desapercibido nadie lo vería y por tanto no se asombraría ni reconocería ni alabaría su magnífico arte.

    La Bella Arco Iris, mariposa sin par, explicó consternada que ella necesita el sol como el maná…sin él sus esplendidos colores se apagan, también lo necesitan las flores que ella visita.

    Los tres estuvieron de acuerdo que los espacios amplios, claros y soleados son los más adecuados para charlar y dialogar, un lugar donde nadie pueda esconderse ni obrar confusa ni ladinamente… con la cara bien alta y de frente… donde todos los animales tengan las mismas oportunidades para mostrarse tal como son. Eso si, aceptaron que en el mundo animal es probable se esté tomando rasgos parecidos a los de los monos vestidos… una desgracia y un peligro para la especie.

    Tiemblan sólo de pensar en oscuridades.


    Muy bueno el cuento Dr. Krapp.

    ResponderEliminar
  13. Como vuelva a escribir un texto así el pobre Casimiro va a perder su trabajo y se lo van a ofrecer a usted, Embolic y más conociendo su cercana amistad con la luna a la que usted no deja de acariciar con mil remilgos y carantoñas. Por eso ella, la muy ladina, le deja que se siente en sus propios cuernos para poderse balancear a su antojo.

    Con usted nuestro sensual satélite incluso sería capaz de entrar en El Corazón de la Foresta sin miedo a que sus rayos se lastimasen entre los rastrojos y los matorrales. Quizás entonces dejaría de ser un espacio oscuro, húmedo y pequeño y ganaría en prestancia.
    Pero ojo, no olvide que la penumbra también tiene sus encantos. Es el territorio de los seres pequeños y ahí puestos a plena luz estarían al alcance de muchos depredadores con hambre atrasada.

    ResponderEliminar
  14. Ste doktrcito va a acbar cnmigo d 1 momnto a otro, jjjjj

    Xo k imagnacin tiene el jdío mdico... :-P

    ResponderEliminar
  15. Y tanta, Guindilla; si, como dicen, la realidad supera a la ficción, me gustaría ver al House con este doctorcete, jeje, en un duelo dialéctico virtual para regocijo del personal (y sin haberlo planeado me ha salido un pareado. Estoy de un poético últimamente que no veas XDDD

    Embolic, me tienes a tus pies.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias Guinda, una vez más; aunque sospecho que su comentario estaba dirigido al texto de arriba y no a éste. Algo habitual en estos ambulatorios donde es fácil confundirse de sala como le ha pasado a este miserable doctorcito con demasiada frecuencia.

    Deje también, que le exprese mi admiración por su dominio de los mensajes SMS a pesar de su reconocida dificultad y aridez.

    Srta. De Plata, reconozcamoslo: usted siempre está en la permanente vanguardia de la actualidad.

    ResponderEliminar
  17. Lo siento no me siento capacitado para semejante mostruosidad Sra. Little Wild.
    El Dr. House debería afeitarse y ponerse al menos una bata blanca para intentar debatir conmigo y además desconfio de sus estados de ánimo. Su inestabilidad es preocupante en un hombre al que se supone capacitado para tomar resoluciones trascendentes y definitivas.
    Sin embargo, me preocupa que me ponga a la altura de un personaje de ficción ¿ Tan poca credibilidad le ofrezco?

    ResponderEliminar
  18. No sé, pero ahora que habla entre realidad y ficción, quería aprovechar este espacio para confirmar que cualquier parecido entre los animales de este sitio y "los míos" son pura coincidencia. Por si alguien se daba por aludido o algo.
    ¿No podría ser House real o tú una ficción? ¿Por qué no? ¡La imaginación al poder!

    ResponderEliminar
  19. ¿Tiene usted animales? ¿Posée acaso un zoo propio cual un Michael Jackson cualquiera? Mis felicitaciones, Fauve, aunque espero que estén tratados en las debidas condiciones.

    ResponderEliminar